Este contenido tiene alrededor de 14 años
El tipo de interés de una moneda es el "precio" que pagamos o cobramos por ella. Por un lado, es el precio que nos marca la entidad financiera por prestarnos dinero. Pero también es la compensación que nos ofrece la misma entidad por tener nuestro dinero en depósito y no gastarlo (coste de oportunidad). Una subida de tipos tiene, por tanto, una cara y una cruz: nos sale más caro pedir un préstamo pero el dinero que podamos tener ahorrado vale más y se remunera mejor.
 
 
Desde que hemos entrado en la moneda única, el tipo de interés oficial del euro se marca desde el Banco Central Europeo, institución de la Unión Económica y Monetaria que decide, de forma independiente, la política monetaria de todos los países del euro, con el objetivo de mantener a raya la inflación. Si el crecimiento económico en la zona euro es elevado, hay riesgo de aumentos de precios y el BCE utiliza el tipo de interés para reprimir la oferta de moneda en circulación.
 
 
Este tipo de interés oficial afecta necesariamente a los tipos de interés bancarios y en particular al Euribor, que es el tipo al que se prestan entre sí los bancos europeos. El euribor se mueve por la oferta y la demanda de dinero interbancaria y, con frecuencia, se anticipa a las subidas del tipo oficial, salvo que el BCE tome su decisión por sorpresa o con un incremento mayor de lo esperado.
 
 
El euribor es el tipo de interés más utilizado por los bancos españoles como referencia para los créditos hipotecarios, cuando estos son a interés variable. Con los tipos al alza, el consumidor se lo tendrá que pensar dos veces para pedir dinero prestado y necesariamente tendrá que reducir su gasto. Precisamente esto es lo que permite que los precios no se disparen, aunque puede provocar un retroceso económico si la población está muy endeudada. Difícil elección.
 
 
En cualquier caso, hay que mirar las cosas por el lado bueno: el que tenga dinero ahorrado está de enhorabuena, porque hoy vale más que hace un año (y menos que el que viene).
 
 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar