Parte de Crisis: ¿se ha terminado la pesadilla?

3

Coyuntura económica febrero 2015Me hago esta pregunta como si me hubiera despertado después de un largo letargo, desconectado totalmente de la realidad. Y es que ayer me dio por leer algunos de los titulares que ha dejado el presidente Rajoy en el Debate sobre el Estado de la Nación y uno me ha devuelto bruscamente a la vida: Se-Ha-Terminado-La-Pesadilla. No he dudado un minuto en registrar tal afirmación en mi bitácora, ya que algún día volveré a leerla y seguro que la recordaré con nostalgia. De paso, aprovecho para limpiar las telarañas de este humilde espacio que abrí allá por el año 2007.

El caso es que el presidente tiene que tener razones poderosas para decretar el final del invierno económico. Veamos, veamos… Según el INE, parece que el PIB ha ido remontando poco a poco y, en el cuarto trimestre de 2014, hemos alcanzado la cifra mágica del 2% (variación interanual), ese crecimiento que los analistas colocan como listón para empezar a crear empleo. Eso sí, se trata de un indicador adelantado, habrá que ver si mañana se confirma el dato.

Sigo viendo números y entro en la EPA del cuarto trimestre de 2014. No, no hemos bajado del 15%, ni mucho menos. Pero la ocupación ha aumentado en 415.700 personas en el sector privado y –curioso dato en tiempos del Partido Popular- 18.100 en el público. Esta buena noticia no se da sólo en los servicios, la industria y la construcción se han llevado lo suyo. Y la tasa de paro se ha reducido más de dos puntos para situarse en el 23,70% de la población activa. [ironic mode on] Voy entendiendo por qué el presidente daba saltitos en la tribuna [ironic mode off].

Aún hay más. Está pasando algo que en la carrera no me habían enseñado: una variación interanual negativa del IPC del -1,3%. Entre otras razones, gracias a la histórica bajada del precio de los carburantes. Y mientras el BCE intenta la reanimación de los precios, el interbancario anda regalando los dineros y nuestra moneda única se ha apreciado un 0,7% frente al dólar en febrero. No me digáis que no es para estar eufórico. ¿Qué hay de malo en que bajen el precio de la gasolina y los intereses de las hipotecas?

Los mercados están tan pendientes de Grecia que nuestra deuda pública, equivalente al 86,1% de nuestro PIB, aburre hasta decir basta. Ahora somos un país serio que coloca sus bonos a tipos de risa. Y las cuentas del Reino controladas, con un déficit público en el -3,34% del PIB y la lucha contra el fraude a todo trapo. Para que los liberales y los garicanos de turno dejemos de criticar el orden económico español.

Así que, después de esta visión panorámica tan espectacular de nuestra coyuntura macro, no voy a estropear las esperanzas de mis compatriotas mencionando los salarios, la precariedad laboral o las expectativas del sector exterior. Eso lo dejo para una próxima entrada.

Y la verdad, no entiendo por qué los españoles son tan desagradecidos con su Gobierno. A juzgar por los datos, el Partido Popular debe barrer en las próximas convocatorias electorales. ¿O no?

Un placer estar de vuelta por Rankia. S2.

  1. en respuesta a marllejo
    #3
    15/03/15 11:07

    Hola, yo de datos macro no entiendo, pero sí que lo que observo todos los días en los casos que conozco y es que la gente de la calle (salvo sueldos fijos que no pueden perder el trabajo) no sacamos claramente la cabeza. Y sobre todo que hay un porcentaje de gente a la que han dado ya la puntilla de por vida (gente con una edad que ya es muy complicado que encuentre trabajo, o que lo encuentre con un sueldo para llegar a fin de mes, gente que tiene que coger lo que le ofrezcan, y ni le sirve para vivir con cierta tranquilidad, ni puede dedicar ese tiempo a mejorar e intentar progresar, ni quiero contar los que se han quedado con unas deudas de hipoteca para toda la vida, etc.).

  2. en respuesta a marllejo
    #2
    26/02/15 10:13

    Habitualmente defiendo que la macro anticipa lo que va a pasar en la micro pero esta vez creo que hay que ser mucho más cauteloso. Es verdad que los indicadores son mejores que hace un año pero el entorno en el que nos movemos no es tan previsible como antes. En mi opinión, este cuadro macro es un castillo de naipes.

    En efecto, la gente no está percibiendo la mejoría y, por lo que me temo, la razón no es estadística, es que todavía no hay nada que trasladar a la sociedad. Espero que toda la clase política -casta o no casta- tome nota porque donde no hay no se puede repartir.

    Siento ser tan aguafiestas.

    S2.

  3. #1
    25/02/15 12:47

    Si nos fijamos en los datos macro, España ha mejorado mucho en relación con otros países de la Eurozona que estaban en una situación similar como la de España. Si tengo que responder a tu pregunta, en mi opinión no se ha terminado la pesadilla ya que, los datos que ofrece el gobierno son datos macroeconómicos, pero no reflejan la situación de las familias españolas.
    En primer lugar, los desahucios aumentaron un 13,5% en el último año. En segundo lugar, uno de los problemas que más preocupa a los españoles es la corrupción y no se ha aprobado ninguna ley para hacer frente a la corrupción. En tercer lugar, el paro, especialmente el juvenil, en el cual muchos jóvenes tienen que ir a otros país para buscar un trabajo que aquí en España no se les puede ofrecer. Para finalizar, El Índice de Gini nos muestra que las desigualdades sociales en España se han incrementado desde el inicio de la crisis, es decir, los ricos son mas ricos y los pobres son más podres, reduciéndose el porcentaje de clase media.

    Desde mi punto de vista,estos son los argumentos por los que los españoles son tan desagradecidos con el Gobierno Español.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar