Brotes inmobiliarios resecados

2
Malas noticias para el sector ladrillil a lo largo de la última semana. Las transacciones de viviendas se desplomaron un 34.2% en el primer trimestre del año respecto a igual periodo de 2008. Y claro, ello acabó por repercutir en los precios, que según la tasadora Tinsa bajaron con fuerza hasta casi un 10% en el último año.

También al Gobierno le dio por añadirse a la fiesta, publicando que el número de viviendas nuevas sin vender ascendía prácticamente a un millón a finales de 2008 (ahora ya habrá más). Si bien, la consultora R. R. de Acuña y Asociados eleva esta cifra hasta los 1,5 millones. En fin, un millón de brotes inmobiliarios resecados. Y eso que aquí no se han contabilizado las viviendas que se han "comido" aquellos pasapiseros que intentaron dar el pase (compradas sobre plano para especular más tarde), ni tampoco entra todo el parque de viviendas de segunda mano. En ambos casos, su montante total resulta un gran misterio que no interesa desvelar, pero que fácilmente podrían andar por otro casi millón. En fin, es lo que tiene edificar a ritmo de 800.000 viviendas cada año en un país con más de 4 millones de parados.

Y aún ni con tanta oferta ni bajada de precios y ni con un Euríbor que se arrastra por los suelos, los jóvenes de este país pueden pensar en adquirir una vivienda. Para ello, deberían ganar el triple de lo que están ganando para empezar a pensar en comprar. Está claro que si los bancos en la concesión de hipotecas de pisos (que no sean suyos) se mantienen en los estándares de hace 15 años (30% del sueldo neto, 80% de valor de tasación real y 20/25 años de hipoteca) queda rally bajista para rato porque los precios actuales seguirán siendo inaccesibles para una gran mayoría.

Lo más increíble de todo es que con la que está cayendo todavía puedan quedar sinvergüenzas que mantengan con toda desfachatez que el sector ya ha tocado fondo. Y ello por el mero hecho, dicen, de haber llevado a cabo raquíticos descuentos del 20% cuando en los últimos años llegaron a subir, en según que zonas, hasta un 200%. Pues sí, siguen habiendo tipejos de profunda bajeza moral que no cejan en su empeño de seguir embaucando a la gente, como Joan Ollé, el mandamás de los API's de Barcelona, que ha soltado la siguiente patraña: "Señores, ha llegado la hora de comprar pisos. El ciclo bajista de la segunda mano se está agotado”.

Lo más triste de todo es que este comportamiento errático del lobby del sector está haciendo más lenta su agonía. Cuanto más tarden en hacer el inevitable ajuste, peor será para todos. Con el stock que acumulan y los años que nos quedan por delante de estancamiento económico, ya veremos hasta donde cae el precio de la vivienda. Y si no véase Japón. En su momento no hubo la necesaria corrección drástica de precios y lo pagaron con dos décadas de mercado bajista que aún continua.

Al menos los bancos no tienen tanta paciencia y ya han empezado a advertir a los promotores que se pongan las pilas y que hagan cajas ni aunque sea mediante pérdidas.

Quién parece que sí que ha cambiado de opinión es la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor. La misma que hace más de un año afirmaba sin rubor "que era buen momento para entrar a comprar", y que ahora se ha descolgado afirmando "la sartén por el mango la tienen ahora los compradores". Esperemos que fueran pocos los incautos que le hiciesen caso en su momento porque desde entonces la vivienda acumula un caída de dos dígitos. En todo caso, cabe felicitarse que la ministra haya dejado de ser la portavoz oficiosa de lobby constructor de este país. En tiempos de crisis el pluriempleo está mal visto.
  1. #2
    16/06/09 10:22

    Otro sinvergüenza a añadir a la lista es Enric Lacalle, que en el cierre del salón inmobiliario LOW COST se pavoneó soltando que "ya se ha iniciado el cambio de tendencia, que las colas en la entrada del recinto marcaban que la crisis inmobiliaria pronto sería historia" y no se cuantas barbaridades más.

    Lacalle es especialista en soltar bravuconadas del tipo “Ahora es el momento de comprar, los pisos no bajarán más", “el sector es sólido como una roca y no defrauda nunca a medio y largo plazo “ el precio del inmobiliario no lo he visto bajar nunca”.

    En fin,hay quién sigue negando la realidad, menos mal que el tiempo, juez inapelable, coloca a cada uno en su sitio.

    Un saludo

  2. #1
    Anonimo
    15/06/09 16:49

    Totalmente de acuerdo. Un saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar