¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El hogar del cuidador
Análisis de los mercados desde un punto de vista operativo

Manipulando con las recomendaciones

El jueves día 12 HSBC revisaba al alza su recomendación sobre el BANCO POPULAR desde “mantener” hasta “comprar” sin fijar, eso sí, un precio objetivo. El día de la recomendación la cotización del banco subía un 0,75% siendo el único banco junto al BANKINTER que acababa en positivo la sesión.

Pero más allá del tirón que pudiera producir en la cotización, la observación de las recomendaciones del HSBC dibuja una estrategia de trading que se alinea con la teoría de la opinión contraria, pues a cada recomendación del HSBC le ha seguido días después una fuerte caída del valor. Y esa pauta se repite en buena parte de las recomendaciones de casas de análisis y bancos de inversión.

Hay que mirar el gráfico, todos, no sólo en este caso del POPULAR, en el contexto de la emisión de la recomendación, es decir, que a la derecha del gráfico no había nada y, por tanto, esperar revalorizaciones del 45% en un valor en caída prácticamente libre, es legítimo y hasta loable para todos aquellos inversores enganchados en el título y que no desean dejar las acciones a sus nietos en herencia. Pero es precisamente esa pauta la que sitúa las recomendaciones de los bancos de inversión y casas de análisis en uno de los capítulos del Manual del Cuidador.

Detrás de una recomendación de compra de una firma de análisis o un banco de inversión existe, a buen seguro, una compra previa por parte de ellos. El prescriptor de los títulos, el hacedor de una proyección de un valioso precio objetivo, ya es poseedor, por sí o por su mandante, de esos títulos que recomiendan; es decir, que quien da un consejo de compra, ya ha comprado, y el que recomienda vender, ya ha vendido.

Esto así planteado no es ilícito. Es legítimo que quien recomienda comprar un título lo posea, y el que recomienda vender un título se deshaga de él. El mecanismo de manipulación viene, entre otras situaciones, en que la empresa que recomienda, por ejemplo, la compra de un valor, lo hace subir de forma rápida tras la recomendación y en poco tiempo, en cuanto los minoristas han acudido a la caza de un objetivo alcista casi estratosférico.

Así, el 17 de septiembre de 2015 HSBC recomendó comprar POPULAR con un precio objetivo de 4,36 cuando cotizaba a 2,97 euros. En las diecinueve sesiones posteriores el precio subió un 17% pero la recomendación implicaba un 45% hasta el precio objetivo. Desde ahí, el precio cayó un 58% hasta la siguiente recomendación. Ocho meses después, motivado por la ampliación de capital anunciada el día 26 de mayo, lanzaron una revisión de la recomendación con un mantener de la posición y un nuevo precio objetivo de 2,10 euros. Ese día, el POPULAR cotizaba a 1,45 euros. Los que entraron al trapo de la recomendación se llevaron un 15% en tres sesiones y con la expectativa de alcanzar el 45% de revalorización que proponía HSBC. Lo que se encontraron es un nuevo descenso de la cotización del 17% hasta que un mes después, y motivado por el hueco dejado por el Brexit en todos los mercados, rebajaron el precio objetivo hasta los 1,30 euros. El 8%  ropuesto como nuevo precio objetivo en 9 sesiones.

De nuevo, a partir de ahí, una caída imparable del 22% hasta la recomendación lanzada el pasado jueves. Cientos de miles de enganchados al calor de unas pertinaces recomendaciones de comprar y mantener desde hace casi año y medio en un valor que en ese tiempo se ha desplomado un 70%. Detrás de muchas recomendaciones se esconden intereses velados e instrucciones oportunas de los equipos gestores y los núcleos duros de las compañías, que tras reunirse con los analistas de los emisores de opinión, trasladan una imagen idílica para que el banco de inversión emita una recomendación de compra e, inmediatamente, empezar a empapelar al mercado. Eso es manipulación en estado puro.

En el caso del POPULAR, así ha sucedido en las últimas cuatro recomendaciones del HSBC sobre el banco. En todas ellas asistimos a un comprar o mantener con la fijación de un nuevo precio objetivo; mientras el aspecto técnico del valor lo único que lleva diciendo desde hace… años es un vender.

recomendaciones HSBC Pop

Buen trading.

Mario de Angeles López

  1. #1

    Neutral Investor

    Discrepo en varios puntos de su análisis. El tema de la manipulación de las recomendaciones está bastante superado. Los bancos de inversión deben justificar sus recomendaciones y les multan si cuando emiten una recomendación, como por ejemplo de comprar, se ponen a vender como locos en todos sus fondos. Todo ello viene por las cazadas que les metieron en le pasado haciendo estas prácticas totalmente ilegales (si algunos aún lo hacen, que seguro que sí, espero que les pillen y les crujan como es debido).

    Los gestores de fondos y casas de análisis también se equivocan, prueba de ello es el resultado de la gestión activa vs pasiva. Pueden entrar con sus fondos en una acción, recomendar comprar y que el valor de la acción se vaya al inframundo, perdiendo ellos como todos los pobres inversores que les siguieron. Detrás de estos errores no tiene porque haber una teoría de la conspiración. .

    Por ejemplo, usted ha dicho que por aspecto técnico hay que vender popular. Si ahora hubiera un rebote de, por ejemplo 50% al alza, a mi no se me ocurriría pensar que hay una maldad detras de que usted haya dado su opinión sobre el valor

    Saludos

  2. #2

    Mario de Angeles

    en respuesta a Neutral Investor
    Ver mensaje de Neutral Investor

    Gracias por las puntualizaciones.
    En este tipo de análisis entramos en el terreno, muchas veces, de la pura especulación, pues es indemostrable estas actuaciones (rayanas con las teorías de la conspiración). A partir de aquí una serie de cuestiones insoslayables:
    1ª. Los gráficos están ahí para ver la evolución de los precios tras cada recomendación (parafraseando a Bernard Baruch, dame un gráfico y te diré la noticia). Lo del POPULAR ha sido un ejemplo cercano por la recomendación emitida el jueves por HSBC, pero lo que viene a ilustrar es que en muchas ocasiones (ahí está la hemeroteca) tras una recomendación se produce un breve movimiento del precio a favor de la misma para inmediatamente girarse en un tramo mayor en contra.
    2ª. Una recomendación no deja e ser una apuesta de una parte interesada sobre la evolución futura de un valor. No se le pueden exigir responsabilidades a nadie por unas malas artes adivinatorias y por eso nadie está diciendo que las recomendaciones de bancos de inversión o casas de análisis hayan de ir a misa y tengan que ser acertadas por necesidad. Demostrar que tras esa predicción se escondía un interés particular o accionarial es indemostrable. Las sanciones brillan por su ausencia. La CNMV se limita a abrir diligencias informativas por si determinados hechos constituyen infracción de mercado. Y ya está. Sanciones hace que no hay... salvo la de JEFFERIES en octubre pasado y no fue por recomendaciones suyas sino por ventas en corto.
    3ª. Lo que venía a evidenciar en la entrada del blog (que se corresponde con un análisis más extenso sobre más recomendaciones) es la curiosa relación entre la evolución en el gráfico del precio de un valor tras una recomendación. Sin más pretensiones.
    Como dice Ud. yo mismo analizo valores y emito opiniones sobre el sentido del precio para un lado u otro. Y está claro que me equivoco. Si no estaríamos hablando de otra cosa!!.
    Pero yo no soy HSBC o JEFFERIES. Yo no tengo tras de mi la gestión de una cuenta con millones de euros con un mandato legal en un determinado sentido. O la gestión propia con un volumen muy alto que puede mover la cotización de un valor en determinados días.
    Lo que está claro para todos, es que ésta no es ciencia exacta ni es todo verdad: hay muchos mitos montados sobre los cuidadores, las manos fuertes, y la manipulación. Los gráficos nos dejan su rastro y los demás estamos para interpretarlos cada uno como nos interese. Manipulación en otro ámbito.

    Gracias de nuevo por sus comentarios.

    Saludos.

  3. #3

    Comstar

    Es muy simple, verifica la tendencia de cuando la predicción es opuesta. Calcula probabilidades y determina una acción.
    Mientras más datos, mejor.
    Si el banco dice + puedes decidir -.

    Por ejemplo, si los bancos ponen tipos fijos, es que esperan caída de tipos.
    Cuando no son fijos, esperan subida.
    Puedes leer sus comportamientos y recoger datos, y ver probabilidades y decidir con números.

    Si un día cambian de tendencia, marca ese día, revisa que pasó para que cambiaran de tendencia.

Autor del blog

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar