La Unión Europea firma su propia sentencia de muerte

69

El resultado de la reciente negociación entre la Unión Europea y el nuevo gobierno de Grecia supone una imposición mediante amenazas y coacción sobre el pueblo Heleno de la situación anteriormente aceptada de mantener la integridad de los prestamistas ante una situación de deuda impagable. Supone el fin de la cooperación voluntaria que hace posible la Unión Europea.

 

 

No suelo hablar de política, porque en general no pienso que valga la pena malgastar mi tiempo en ello. Sin embargo esta vez voy a hacer una excepción dada la importancia del tema. Como hemos discutido en artículos anteriores, nos encaminamos a una crisis global sistémica producida por la confluencia del agotamiento del petróleo barato de extraer y de la saturación de la deuda, que va a significar el fin del crecimiento económico mundial, con abundantes repercusiones a todos los niveles.

 

La historia nos enseña que las graves crisis económicas provocan crisis políticas proporcionalmente graves dado el descontento de los ciudadanos. Los gobiernos suelen empeorar la situación aumentando la presión fiscal ante la caída de ingresos. La Revolución Francesa tuvo lugar a causa de la crisis financiera de 1786 y la coincidencia de los aumentos de impuestos con malas cosechas. La guerra de independencia norteamericana tuvo lugar tras la crisis británica de 1763 por la guerra de los 7 años y el aumento de impuestos a las colonias a partir de 1765. Las naciones heterogéneas y las entidades supranacionales a menudo se rompen bajo estas presiones. El imperio Romano se partió en tres trozos durante la crisis del siglo tercero, con la excisión del imperio Gálico y del imperio Palmirano. El imperio soviético y Yugoslavia se desintegraron en multitud de países tras la crisis de finales de los 80. En España la crisis de 1640 provocó la sublevación de Cataluña, Portugal, Nápoles y Sicilia, resultando en la secesión de Portugal.

 

La probabilidad por tanto de que la Unión Europea, una unión basada en intereses económicos, sobreviviera a la disparidad de intereses que provocaría una fuerte crisis financiera, económica, crediticia y monetaria es ya de por sí muy pequeña. Sin embargo, por si hubiera alguna duda acerca de dicha posibilidad, la propia Unión Europea se ha encargado de disiparla firmando su propia sentencia de muerte al obligar a Grecia a una rendición total de sus pretensiones de cambiar su situación.

 

 

Que quede claro que esto no va de un análisis moral sobre las causas de la situación griega, ni tampoco sobre la justicia o la viabilidad de las peticiones griegas. En ningún momento supone un apoyo a las posturas del partido Syriza en el gobierno. Personalmente pienso que es mentir descaradamente a los electores presentar un programa basado en un fuerte incremento del gasto público cuando se es un país económicamente quebrado, que se sostiene en base a financiación externa basada en el aval del Banco Central Europeo. Esta situación es igualmente aplicable para España, Portugal e Italia, y similares mentiras a las que ha contado Syriza en Grecia, nos las cuenta aquí Podemos a diario. El dinero para incrementar el gasto público ni existe ni mucho menos va a existir no importa que políticas se apliquen. La deuda pública de estos países se haya saturada por falta de colateral, y solo continúa aumentando por el respaldo del Banco Central Europeo que hace responsable al resto de la Unión Monetaria Europea.

 

Pero... El mandato democrático griego tras las pasadas elecciones muestra bien a las claras la voluntad de los griegos de acabar con la situación de rescate permanente que llevan padeciendo desde hace 4 años, que les ha impuesto unas condiciones durísimas a cambio de un dinero que incrementa su deuda y que esencialmente solo sirve para pagar a los acreedores sin mejorar su situación.

 

A pesar de su retórica combativa, el programa de Syriza se basaba esencialmente en la buena voluntad de sus socios europeos, de quienes dependemos completamente. El gobierno griego fue a negociar que no se extendiera el programa actual, que no hubiera supervisión por parte de la Troika ni nuevas medidas de austeridad, un programa puente que proveyera de liquidez y el reconocimiento de la inviabilidad de la deuda que debería renegociarse. Así mismo querían que el gobierno griego tuviera jurisdicción sobre el dinero para poder emplearlo en medidas de crecimiento, fuera del corsé del rescate en el que el dinero viene ya marcado para su uso. En esencia querían una condonación parcial de la deuda al estilo de lo ocurrido con Alemania en los acuerdos de Londres de 1953, esperaban en cualquier caso poder sacudirse a la Troika y poder aplicar una política económica diferente aunque no se llegara a un acuerdo sobre la deuda y esperaban que buena parte de la financiación que necesitan viniera de Europa a pesar del plante. Esperaban contar con el apoyo de algunos gobiernos e instituciones europeas de cierto peso para obtener suficientes concesiones para presentar a su electorado.

 

La derrota ha sido total y absoluta, sin paliativos. La deuda griega está ahora en manos de los estados, no de los bancos, por lo que Europa teme menos, con razón o sin ella, a una ruptura y posible salida griega del euro de lo que lo teme Syriza. Nadie ha apoyado la postura griega y una tras otra todas sus peticiones han sido rechazadas. Tan solo se ha cambiado el nombre de Troika por el de Instituciones y se ha añadido una cláusula de que se tendrán en cuenta las condiciones económicas del 2015 para definir los objetivos a cumplir. Concesiones simbólicas que no permiten a Syriza disimular la magnitud de su derrota.

 

Es más, las autoridades europeas han decidido maniatar al gobierno de Syriza, obligándole a firmar que no tomará ninguna decisión unilateral para retrasar ninguna medida ni cambiar ninguna política ni realizar reforma alguna que pudiera tener un impacto negativo en los objetivos fiscales, la recuperación económica o la estabilidad financiera a juicio de las Instituciones. En esencia la Unión Europea ha dejado claro que no importa lo que los ciudadanos de un país endeudado quieran o decidan, la política de austeridad para garantizar que los acreedores cobran se va a imponer a la manera en que la entiendan ellos, mediante coacciones y amenazas. Grecia sabe ya que nada puede esperar de la Unión Europea, como lo sabemos muchos ciudadanos de otros países en similar situación.

 

A mí me interesa menos lo que puede pasarle al gobierno de Syriza tras la decepción que sufre su electorado, que ha visto traicionadas todas sus esperanzas y que ve ahora los desesperados esfuerzos de Syriza por vender como un triunfo la derrota total, que lo que pueda pasarle a la Unión Europea de la que seguimos formando parte. La Unión Europea, que tiene un fuerte déficit democrático y que se enfrenta al desapego y a las profundas divisiones de sus ciudadanos, exacerbadas desde la crisis de deuda soberana del 2010, tenía dos opciones en este asunto.

 

Su primera opción era reconocer la legítima aspiración del pueblo griego a que se reconozca el hecho evidente de que jamás serán capaces de pagar esa deuda, de la que son parte responsable tanto el prestamista como el prestatario y se sentaran a negociar que parte debería asumir cada uno para dar una oportunidad real a Grecia de superar su crisis de deuda. Esta opción tenía tres obvias e importantes desventajas. Por un lado suponía asumir importantes pérdidas financieras, lo cual tiene repercusiones económicas negativas para los prestamistas, entre los que se encuentra España, que deben provisionarlas, empeorando sus cuentas. Por otro abriría la caja de Pandora de tener que hacer lo mismo con todos los países endeudados que inmediatamente harían cola para solicitar lo mismo. Y en tercer lugar y no menos importante, supondría darle un triunfo sin precedentes a un partido populista con una fuerte retórica anti-europea, lo cual puede perjudicar gravemente los intereses electorales de varios partidos actualmente en el gobierno y conducir a un incremento del populismo anti-europeo.

 

Su segunda opción es la que han tomado, y a priori parece mejor desde su punto de vista. Se aplastan las pretensiones de renegociación griegas manteniendo la apariencia de que las deudas se van a pagar en su totalidad para tranquilidad de los mercados, y se derrota completamente y sin ambages a un partido populista, demostrando a las claras que por encima de las decisiones democráticas están los tratados, apoyando a las instituciones y partidos que siguen las reglas establecidas.

 

Y sin embargo, los líderes europeos no han sabido ver que si la primera opción era problemática, esta segunda opción supone la sentencia de muerte de la Unión Europea. Existe ya una seria desafección de la ciudadanía con respecto a una Unión Europea cuyo mecanismo de toma de decisiones está muy alejado de los ciudadanos y de sus preocupaciones. ¿A quien defiende realmente la dirección de la Unión Europea? Todos hemos asistido incrédulos al espectáculo de la colocación de dos tecnócratas vinculados a Goldman Sachs y al Banco Central Europeo al frente de Grecia e Italia sin pasar por las urnas en medio de la crisis de deuda, a finales de 2011, tras la dimisión de los primeros ministros legítimamente elegidos.

 

Lo sucedido ahora va mucho más allá. Muestra que las políticas decididas por quienes realmente gobiernan la Unión Europea se van a imponer mediante la coacción en contra de los deseos de los ciudadanos y de los gobiernos de los países más débiles. Esta es la definición de tiranía. Pero la fractura no solo se ha vuelto infranqueable entre los ciudadanos griegos y el gobierno de la UE, sino que separa a los ciudadanos griegos de los alemanes, y se extiende ya a los ciudadanos de otros países que se aplican el cuento. Para muchos ciudadanos, de la desilusión con la Unión Europea se pasó al recelo, y de éste se está pasando al deseo de no pertenecer a ella. Cuando las cosas se pongan peor, que se pondrán, pocos ciudadanos griegos querrán esforzarse por mantener la Unión, pero lo mismo sucederá con muchos ciudadanos de todos los demás países por diferentes motivos y la Unión no podrá mantenerse. Se equivoca Alemania si piensa que va a cobrar esa deuda. Su elección nunca ha sido cobrarla o no cobrarla, su elección fue entre buscar un compromiso para tratar de seguir juntos, o forzar una rendición para asegurarse una separación futura, y eligió lo segundo.

 

La dirección de la Unión Europea nunca tiene que dar explicaciones a los ciudadanos, lo cual es inconcebible en un ámbito democrático. La dureza con Grecia, socio de la Unión Europea y miembro del euro, contrasta con la blandura con Ucrania, un país con unos fundamentales económicos que hacen que Grecia a su lado parezca Noruega, y a quien la Unión Europea, junto con el FMI le está prestando con nulas garantías de devolución unas cantidades escandalosas sobre las que no se habla absolutamente nada mientras se aprieta la soga al cuello de Grecia. Se habla de un paquete de ayudas a Ucrania que llegaría a ser de 40 mil millones de dólares durante 7 años, de los que al menos 20 mil corresponderían a la Unión Europea, que ya ha "prestado" varios miles de millones. No es fácil saber a cuanto vamos a tocar, pero lo que está claro es que todos los países nos estamos haciendo responsables de ese préstamo, incluso los países muy endeudados, incluso Grecia. Nos vamos a endeudar aún más para prestarle a Ucrania un dinero que jamás veremos de vuelta, mientras a nosotros se nos va a exigir hasta el último céntimo. Un país que no forma parte de nuestras instituciones ni de nuestro ámbito histórico. Buena parte de ese dinero terminará en manos de Putín que ya ha dicho que no va a suministrar gas a Ucrania a no ser que se le pague, y Ucrania ya le debe a Gazprom más de 2 mil millones de dólares. Supongo que es difícil para la Unión Europea explicarles a sus ciudadanos que deben endeudarse y sufrir para que Putin haga negocio vendiéndole gas a Ucrania.

 

Conforme transcurra la crisis que va a suponer estar en el lado descendiente del pico de petróleo, el mundo va a ir transitando desde lo global a lo local. Todo fraccionamiento supone una disminución de recursos, puesto que los recursos globales suponen mucho más que la suma de los recursos locales. En ese sentido la ruptura de la Unión Europea hará que todos sus países constituyentes estén peor por separado que juntos. Las decisiones que están tomando los que rigen la Unión Europea garantizan que la ruptura se adelante, destruyendo el espíritu de colaboración que había llevado 5 décadas construir.

 

A lo largo del descenso del pico de petróleo siempre vamos a tener la opción de hacer las cosas mucho peor de lo que tienen que ser. Muchas de estas malas decisiones se van a deber al intento de retornar a un mundo que ya ha dejado de existir o de mantener a toda costa el status quo, malgastando preciosos recursos o destruyendo el espíritu de colaboración tan necesario para reducir su impacto. La decisión de la Unión Europea de exigir el pago de una deuda impagable humillando al pueblo griego aviva el fuego en el que se consume el espíritu de colaboración europeo y es un ejemplo de decisión errónea, al igual que lo fue la decisión de imponer sanciones a Rusia que rompió la colaboración económica entre ambos bloques. La Unión Europea se encamina de forma decidida a su destrucción y está haciendo todo lo posible por adelantarla.

  1. en respuesta a Sdramo
    #69
    02/04/15 12:25

    Es curiosa la expresión " le deben a España ", " le deben a Alemania ", en realidad la deuda es con los bancos españoles , alemanes...
    Los bancos son empresas privadas que no deberían estar por encima de los estados. El problema es que esta es la Europa de los bancos, que no de los pueblos, que el sistema político está supeditado al económico cuando debería ser al contrario.

    Lo irracional. en mi opinión, es que la deuda, es impagable, que están alargando la agonía del sistema cuando saben que. tarde o temprano, tendrán que hacer una quita, condonación de la deuda ...

  2. en respuesta a Dalamar
    #68
    30/03/15 15:54

    El artículo no las compara Dalamar, más bien al contrario destaca la diferencia de criterio y exigencias por parte de la UE a la hora de prestar a Ucrania que está a un nivel de insolvencia muy superior al de Grecia.

    Por otra parte yo soy partidario de la no intervención y de no ir corriendo por el mundo tratando de dejar las cosas a nuestro gusto para luego provocar desastres tras nuestro paso como en el caso de Irak con el ISIS o de Libia donde más de uno añorará los tiempos de Gadaffi.

    Un saludo

  3. #67
    29/03/15 07:14

    Comparar Grecia con Ucrania no me parece razonable, son dos cosas totalmente opuestas... en Ucrania se esta hablando de frenar las ambiciones de Putin de volver a formar la Union Sovietica a punta de pistola, si no se ayuda a Ucrania y se demuestra su solidaridad Putin tendra exito con los paises vecinos a los que ya esta amenazando, y nos veremos cada vez mas con un bully que sacara a relucir sus armas nucleares y la destruccion del mundo cada vez que quiera conseguir algo por la fuerza

    En Grecia se esta hablando de politica interna de los paises miembros, de dar una leccion a los que han hecho trampas y no dar a entender al resto que no pasa nada... no digo que este de acuerdo o no, solo digo que son cosas que no se pueden comparar.

  4. en respuesta a Knownuthing
    #66
    27/03/15 02:52

    "Pero es curioso que en el artículo no mencionen de donde les viene esa información, para determinar su grado de fiabilidad."
    Eso es cierto.
    Un saludo amigo.

  5. en respuesta a crates
    #65
    26/03/15 21:51

    Tiene bastante sentido, Crates. Los yanquis están más concienciados con la situación global que los alemanes. Yo no creo que Grecia salga del euro a corto plazo, solo cuando las cosas se pongan bastante peor.

    Pero es curioso que en el artículo no mencionen de donde les viene esa información, para determinar su grado de fiabilidad.

    Un saludo

  6. en respuesta a Knownuthing
    #64
    26/03/15 14:41

    Mira Know, un artículo que viene a apoyar lo que afirmaba, no sé si lo habrás leído.

    http://www.elblogsalmon.com/economia/estados-unidos-presiona-a-merkel-para-que-grecia-no-salga-del-euro

    Un saludo.

  7. en respuesta a Claudio Vargas
    #63
    04/03/15 13:20

    Hola Claudio!!!

    Encantado con tus adiciones. Estoy muy de acuerdo contigo de que la elección de un partido populista o extremista o como se quiera definir a Syriza constituye un acontecimiento extraordinario que pone de manifiesto el hartazgo de los griegos con la situación actual y con los políticos que a su entender les han llevado a ella.

    Con respecto a la vuelta al drachma, la amenaza de destrucción mutua asegurada de Syriza que no tuvo valor para usar, el tema es extraordinariamente complejo y me temo que se requiere de un tipo muy especial de expertos para saber qué consecuencias podría tener a corto medio y largo plazo. Está muy por encima de mis conocimientos.

    A nivel de deuda no está nada claro que fueran a empezar de cero. Se pasó la época en que los países acreedores te enviaban la armada a bombardear hasta que pagaras, pero el caso de Argentina demuestra que incluso en el caso de los bonos propios las decisiones unilaterales son retadas en las cortes internacionales y de otros países. Pero lo que es peor, buena parte de la deuda griega es deuda de tratado internacional (préstamos de la UE, FMI, BCE, etc.), por lo que no pagarla implica incumplimiento de tratado internacional, y esa deuda no se cancelaría nunca. Pasados 200 años aún se la exigirían los países acreedores debidamente actualizada. No lo recuerdo ahora pero existe al menos un precedente histórico del que leí hace tiempo de un país que tras décadas, revoluciones y demás quiso restablecer relaciones económicas con Gran Bretaña, y le dijeron que estupendo pero que debía primero cancelar las deudas pendientes impagadas hacía muchísimo tiempo, y tuvo que hacerlo.

    A nivel de la moneda, del drachma, la cuestión también es compleja. A nivel interno actuaría de dinero malo según la ley de Gresham y haría que los euros desaparecieran, al tiempo que muy probablemente dispararía una inflación muy fuerte. Llinares tiene una hipótesis muy interesante en su blog para evitar eso utilizando metales preciosos pero es dudoso que algo así se les ocurriera implementarlo. Todo el que pudiera rechazar el cobro en drachmas lo haría. Y como medio de pago de impuestos, bueno, los griegos tienen una notable resistencia a pagar impuestos. A nivel externo gozaría de muy poquita aceptación en otros países. Es posible que los bancos extranjeros se negaran a aceptar drachmas y los bancos nacionales tendrían que imponer límites para evitar ser drenados de divisas. Eso implica que en el comercio exterior los importadores griegos no dispondrían de medio de pago adecuado y las importaciones caerían en picado, bueno para la balanza de pagos pero malo para los griegos, que no fabrican prácticamente de nada. Está por demostrar que un viaje hacia la autarquía suponga una mejora económica, los ejemplos contrarios son demoledores.

    Como mencionas, parte de este efecto puede ser paliado si alguien acepta tutelar al drachma, evidentemente con pérdidas, proveyendo cantidades suficientes de una moneda fuerte, idealmente el renmimbi, aunque el rublo podría servir. Más vale tener ese acuerdo bien firmado antes de dar el paso. Eso supone que renuncias a tu dependencia del club de Alemania para hacerte aún más dependiente de otro club. La dependencia económica de Cuba y Corea del Norte de la Unión Soviética demostró no ser una buena idea cuando las cosas se pusieron feas económicamente, algo que en este blog tenemos conciencia de que inevitablemente va a pasar.

    Como he dicho es un tema complejo en el que yo no soy capaz de prever adecuadamente las posibles consecuencias. No es de extrañar que Syriza, demasiado verdes, no hayan tenido valor para apretar el botón rojo. Incluso creo que Papandreus, Samara y compañía hubieran llevado mejor la negociación. Hasta ahora los griegos habían negociado relativamente bien a pesar de su situación desesperada. Históricamente los griegos han sido grandísimos embaucadores. Hasta consiguieron que otros les lucharan su guerra de independencia.

    Un abrazo muy fuerte y mis mejores deseos.

  8. en respuesta a crates
    #62
    04/03/15 05:37

    Muchísimas gracias crates!

    Bueno, a ver si un día de estos me pongo, pues ya me encuentro un poco mejor.
    Es curioso, porque Know y yo coincidimos en un montón de temas; pero desde un punto de vista distinto, como dices. Ya que, en efecto, mi lado es más "humanista" y el suyo más "científico". Será por deformación profesional, supongo.
    Yo soy liberal, sí. Pero ser liberal hoy en día parece una utopía. Como la de mi abuelo... Con los Bancos Centrales intentando manipularlo todo, es difícil tener un mercado que se ajuste libremente con la ley de la oferta y de la demanda y que acepte los defaults como algo inherente al Sistema. Me gustaría que fuera así, pero no lo es.

    Encantado de hablar contigo crates!
    No te creas, yo también tengo una vena libertaria (cualquier liberal lo es, en el fondo)

  9. en respuesta a Claudio Vargas
    #61
    04/03/15 01:47

    Hola Claudio! Me alegro mucho de que te encuentres mejor.
    Yo también pienso que el componente geopolítico, va a ser determinante para dilucidar esta cuestión de Grecia.
    Se echa de menos tus artículos, que aunque eres un liberal, yo soy más bien un ácrata como lo era tu abuelo entendido esto con sentido común, eres todo un humanista que es lo que nos hace falta en estos tiempos. Ya me hubiera gustado tenerte de profe en la EGB.
    Knownothing es un científico esplendido del que estamos aprendiendo todos un montón, pero científico al fin y al cabo... jeje.
    Un saludo amigo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar