Hoy dejo algo que me manda un seguidor y colaborador de este blog, Jorudu. Gracias por el tiempo dedicado al blog

"La crisis económica nos afecta a todos, eso es indudable. Las compañías hemos visto como los clientes revisan mucho más a fondo importes de las primas, y a la hora de renovar sus pólizas miran otras alternativas, ya sea en otras compañías o en la misma, reduciendo las coberturas que tenían contratadas.

Con esto se da un caso excepcional, por una parte, debido a que los clientes pagan menos primas, las compañías hacemos frente a menos ingresos, con lo que los beneficios se reducen (como viene ocurriend oen la mayoría de sectores, el del Seguro no ha sido menos). Por otro lado, algunos clientes, al reducir coberturas tienen contratados menos servicios y garantías, con lo que a la hora de necesitar a la compañía se dan cuenta de que no tienen algunos servicios contratados, y han de asumir ellos algunos costes adicionales, que al final les salen más caros que haberlos contratado de inicio. Otros clientes usan la picaresca para dar partes "falsos". Por ejemplo, tienen contratado un seguro a terceros y se encuentran el coche con una abolladura que debería estar cubierta por la garantía de daños propios, pero como no tienen contratada esta garantía deciden quedar con un amigo o conocido para pasar un parte "falso" y así que sea la compañía contraria quien se responsabilice.

Durante estos dos últimos años han crecido enormemente los casos detectados por peritos en los que cuando se revisan los daños en el taller, se encuentra una grave inconsistencia entre lo dicho por parte del cliente y lo que realmente parece que ha sucedido. Nos encontramos casos que para cualquiera son situaciones imposibles. Recuerdo el caso de un cliente que indicaba que el contrario le dio dando marcha atrás en una calle con pendiente. No coincidía ni la altura de los daños,ni la pintura,... Se trata de un caso como hemos dicho, por suerte no habitual, pero que encontramos cada vez más.

Hemos de recordar que es un delito y que la compañía puede negarse a dar cobertura si se detecta (normalmente queda muy claro, en caso de duda siempre se le da cobertura a cliente). Además, al final el afectado es la persona que ha intentado "ayudar", ya que le afectará a la bonificación y por tanto pagará más en la próxima renovación."

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar