Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

A costa del precio ¿Qué precio estamos dispuestos a pagar?
 

Entiendo la situación económica en la que vivimos, entiendo la situación dramática de muchas familias, entiendo que hoy el precio es un factor determinante, pero perdonarme por repetirme, a costa del precio ¿Qué precio estamos dispuestos a pagar?

Cada vez, me encuentro más clientes, o posibles clientes que no paran de repetirme una frase “Lo más barato”

Queremos un seguro barato, a toda costa, da igual el resultado. Pero luego, queremos que dicho seguro nos cubra todo, absolutamente todo. No se busca el equilibrio de los 3 factores de un seguro. Asesoramiento – Precio – Coberturas.

Hay una frase, que a mí, particularmente me repatea los higadillos “Quiero el precio de Balumba o L Directa etc. Pero con tu servicio” ¿Tan poco vale mi experiencia y mi servicio?
Al igual que cuando vamos a comprar una chaqueta, vamos a un restaurante o compramos un coche, miramos y remiramos para encontrar un equilibrio, preferimos pagar por una prenda de ropa 30€ más, pero que sea de calidad, que sea duradera. Preferimos pagar 10€ más en la cena, pero que esta sea de calidad. Un coche, preferimos gastarnos algo más, pero que el coche tenga más seguridad, más accesorios. ¿Por qué no hacemos lo mismo con los seguros?

Cuando elegimos a secas, lo más barato, estamos sacrificando los factores del Asesoramiento (Con las compañías telefónicas, internet o Banca), coberturas a costa del precio. Si, hemos pagado poquísimo en nuestro seguro, ¿Pero a qué precio?

En muchas ocasiones, le dices a alguien que quiere un seguro de hogar. Por 14€ más al año (1.66€ mensuales, 0.03€ diarios) le incluyo la reclamación de daños y el asesoramiento jurídico, esto hace que demandemos en su nombre ante daños que le pueda ocasionar un vecino, por ejemplo.
No, no, no, a mí lo más barato. Pero si se da una situación, en la cual, la compañía debería reclamar en nuestro nombre y no lo hace por no contratar la garantía, ya tenemos la batalla de coletillas “Las compañías solo intentan no pagar” “Para cobrar muy bien pero para pagar no” “Menudo seguro más malo tengo” y un largo etcétera.

Por ejemplo, yo ahora, cuando doy un presupuesto por escrito, lo cobro a 5€, a cliente le doy su recibo, yo lo declaro. Si el cliente hace ese seguro en X días, yo le descuento esos 5€. Pues resulta que es una medida impopular ¿Por qué? ¿Mi tiempo no vale nada? ¿Mi experiencia no vale nada? Yo pago luz, tinta, papel, material de oficina etc. Pero eso, no vale nada. Cuando por hacerte un presupuesto, te cobra el informático, el fontanero, el albañil, el carpintero… pero que lo cobre un asesor de seguros está mal.
¿sabéis porque? Porque los seguros, se han convertido en un maldito mercado persa. En el “todo vale” para vender una póliza, a cualquier precio, con cualquier consecuencia.
No os imagináis, la de pólizas de hogar de banca seguros que me he encontrado con contenido 0€. Luego atracan al asegurado o hay una subida de tensión y le rompe la tele, pero la compañía no paga nada, contenido 0€, pero oiga, no se preocupe, tiene usted un seguro barato de cojones.

Por eso, señores, por eso pasa lo que pasa. Hoy los seguros son un sector prostituido, poco especializado y con mucho cafre suelto por ahí aprovechando que los clientes, no miran, no comparan, solo suman y restan precios.

Repito la frase con la que empiezo el post. A costa del precio ¿Qué precio estamos dispuestos a pagar?

 

Como siempre, un placer escribiros, pero un placer aun mayor que me leáis.

  1. en respuesta a muros
    #6
    Boulder

    Estoy completamente de acuerdo en lo que dices. Por lo menos en teoría, que en la práctica sea así tengo más dudas.

    De todas maneras, desde el punto de vista del cliente, creo que se resolvía con más transparencia de precios, desglosando más los componentes del coste de la prima. Así se puede comprobar qué elementos suben y qué elementos bajan.

  2. en respuesta a Tango33
    #5
    muros

    Tango en un seguro de autos no solo se cubren los daños propios del coche, que supone una parte del precio, sinó que también está la responsabilidad civil obligatoria, y normalmente, también la optativa (estas dos coberturas suelen ser las más caras), el seguro del conductor, la defensa jurídica, la asistencia en carretera,... y aunque el coche baje de valor, al final los siniestros que se llevan la parte gorda del pastel son los que provocan daños personales (entra por responsabilidad civil salvo el conductor), de manera que si suben los gastos médicos, suben las indemnizaciones por daños (cuando entre el nuevo baremo), suben los gastos de asistencia, un coche más antiguo suele tener más posibilidades de utilización de la asistencia que uno nuevo,... no todo se va en cubrir los daños propios.

    Saludos

  3. en respuesta a miansupa
    #4
    Tango33

    Jajaja. Es curioso lo que comentas al final. Una vez te han enganchado el precio sólo hace subir y subir. Es curioso que asegures un vehículo nuevo a todo riesgo por 400 €/año, el coche cada vez vale menos es decir lo que cubre el seguro es cada vez menor y sin embargo contra toda lógica el precio del seguro es cada vez mayor. Ese mismo coche al cabo de diez años vale 2000 €, es decir que el seguro en caso de siniestro sólo te dará esa cantidad como máximo pero el seguro que hace diez años por ser nuevo te cobraban 400 €, ahora que te aseguran 2000€ de valor del coche te cobran 600 € al año. No he visto que nadie me explique porqué hacen esto (les dará vergüenza explicártelo de verdad). No lo saben ni ellos, te dicen que lo hacen todas. Y con el paraguas de que lo hacen todas pues ellos también.
    Al final te dicen que el seguro es un pacto entre dos, que si te gusta firmas y pagas y si no te gusta tú mismo.... Esa es la gran explicación que te dan, y tienen razón pero eso no quita que suelen tener prácticas habituales que en mi opinión son como mínimo abusivas.

  4. #3
    Tango33

    De acuerdo con meansupa. Si vas a informarte a una determinada compañía, desde luego que la suya es la mejor. Si vas a un asesor que suele trabajar con tres o cuatro compañías, desde luego son las mejores (claro, él está para vender pólizas). Si vas a otro asesor, resulta que trabaja con otras compañías porque son las mejores, y las del primer asesor que visitaste son mucho peores. Te dan dos hojitas de resumen en las que da a entender que cubre todo y luego, cuando ya has firmado la póliza te dan el condicionado general y el particular. ANTES NO TE LO DAN. Lo cual sería lo lógico, que me den todo el condicionado (general y el particular que acordemos) y entonces yo me lo leo, lo estudio, lo comparo y luego decido. No, no es lo habitual.
    Y luego vas a los comparadores de internet, en el que te enseñan el precio, un resumen de coberturas que no llega ni a dos hojas y una supuesta valoración de la póliza (normalmente de 1 a 5 estrellas). Dicha valoración ni se sabe quien la hace ni qué valores o ventajas se han tenido en cuenta para valorar mejor o peor una póliza. Te sueles preguntar porqué ésta tiene 4 estrellas y la otra cinco? Pues a saber...
    Yo se que en este foro hay muchos asesores de seguros, y como en todo habrá de todo. Pero teneis que reconocer que para cualquier usuario o cliente de seguros es lo que nos encontramos habitualmente a la hora de contratar una póliza de seguros.

    En fin, es lo que hay. Un saludo.

  5. #2
    miansupa

    Yo como usuario de seguros, tengo que dar una recomendación a las compañias de seguros (y a sus vendedores):
    por favor, sean más claros, no me suelten 10 hojas en letra que mi presbicia no me permiten leer y con muchos terminos que no son los coloquiales, hay que ser más didácticos.

    Hay casos que son los cumunes, las incidencias más normales, pues bien, esas en letras bien gordas indicando principalmente lo que no te cubre (un modo de resumen rápido) y después el resto, que por desgracia será el "taco" de hojas. Y a partir de ahí, junto al cliente, que se pueda ajustar el precio, quito y pongo, pero todo clarito.

    Con respecto a las compañias que son baratas, pues habrá que compararse con la competencia y explicar por que uno es más caro. Otro detalle es la atención telefónica, por favor, evitemos los teléfonos de pago, que yo con verlos ya me pongo nervioso.
    Y por último están los precios, da la sensación de que una vez estás "enganchado", el precio sólo sube. Si te cambias entonces te llaman y te dan la oferta... Eso a mi me parece fatal.

    Bueno todo esto es una opinión muy particular que no busca polémicas. Un saludo

  6. #1
    Mitucat

    Totalmente de acuerdo. Yo siempre recomiendo comparar precios siempre comparando COBERTURAS

    De hecho, como en casi todos mis análisis de "compras", primero pienso qué necesito, luego busco qué productos o servicios satisfacen lo que necesito, y luego comparo precios

    En el caso de seguros de coche suele pasar, que uno a costa del precio acaba contratando pólizas que, en caso de asistencia en carretera, no te lo llevan al taller que quieres, o tienen un número limitado de kilómetros... El problema de todo esto es que te das cuenta cuando ya tienes el siniestro, cuando te quedas indefenso

    Leed las condiciones, que para eso están. Recordad que un seguro es un contrato, con sus coberturas, su prima y que en la mayoría de casos se puede adaptar a lo que necesitamos.

    Saludos

contador de visitas
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar