Rankia España
Acceder
blog Contratos por diferencias
Descubre el mercado de los contratos por diferencias y estrategias con CFDs

Diferencias entre CFDs y las acciones

Antes de empezar a operar con CFDs es muy importante conocer las características de este producto, las ventajas, los inconvenientes y por supuesto, cuáles son las diferencias entre los CFDs y su subyacente.

Los CFD y las acciones funcionan en gran parte del mismo modo, por ello a continuación se explican algunas de las diferencias entre CFDs y acciones.
 

¿Qué son los CFDs?

Los contratos por diferencia o CFDs, son derivados financieros. Este tipo de derivados no son más que contratos en los que se intercambia la diferencia en el precio de un activo financiero entre la fecha de apertura y cierre del contrato.
 
Por lo tanto, la cotización de un derivado financiero depende a su vez de la cotización de otro activo, denominado activo subyacente. En los CFDs, el activo subyacente puede ser tanto las acciones de una empresa como índices bursátiles o materias primas.
 

Inversores de CFDs

En el momento de invertir con CFDs los inversores envían sus órdenes al banco o broker donde tienen abierta su cuenta, el cual se encarga del resto. 
 
Si la orden se envía para un CFD que cotiza en un mercado de intercambio centralizado, el banco o broker tramitará su orden como si se tratara de una orden que tuviera por objeto una acción, siguiendo los pasos:
  1. Envío de la orden.
  2. El banco o broker envía a su vez la orden al mercado de intercambio de acciones conveniente.
  3. El mercado cumplimenta la orden comparándola con otras órdenes.
  4. El mercado envía confirmación al banco o broker de que la orden se ha cumplimentado.
  5. Éste actualiza la orden en la cuenta del cliente.
 
Cuando se envía una orden para un CFD que no cotiza en un mercado de intercambio centralizado que en su lugar cumplimentará su banco o broker, el proceso es ligeramente distinto:
  1. Envío de la orden.
  2. El banco o broker la cumplimenta.
  3. Éste la actualiza en la cuenta del cliente.
 

¿Qué es una acción?

Una Acción es un activo financiero. Esto significa que cuando compramos una acción estamos comprando la propiedad de la compañía, ya que se trata de una parte alícuota del capital de una empresa. Con su posesión obtenemos una serie de derechos que subyacen de ella, como por ejemplo el reparto de dividendos.
 

Inversores de acciones

Los inversores de acciones a la hora de operar deben enviar sus órdenes al banco o broker con el que tenga la cuenta abierta y éste se encarga del resto:
  1. Envío de la orden.
  2. El banco o broker envía a su vez la orden al mercado de intercambio de acciones conveniente.
  3. El mercado cumplimenta la orden comparándola con otras órdenes.
  4. El mercado envía confirmación al banco o broker de que la orden se ha cumplimentado.
  5. Éste actualiza la orden en la cuenta del cliente.
 

Diferencias entre CFDs y acciones

  • Operaciones cortas: cuando un inversor desea operar en cortos, únicamente lo puede hacer mediante CFDs ya que no tienen ningún tipo de restricción. Los CFDs tienen la característica de poder abrir posiciones de compraoventa (largas o cortas), con lo que se pueden obtener ganancias en los movimientos del mercado tanto al alza como a la baja. De esta manera podremos aprovechar el potencial de una operación corta en caso de encontrarnos ante una tendencia bajista. En las acciones operar en corto no siempre está permitido y a menudo se restringe este tipo de operativa ya que se trata de operaciones puramente especulativas en las que “apostamos” a que el precio seguirá una tendencia bajista. En España, la CNMV ha prohibido las operaciones cortas durante periodos determinados de tiempo.
  • Apalancamiento: los CFDs permiten las inversiones apalancadas, de manera que podemos operar con más dinero del que realmente tiene en la cuenta. El apalancamiento esto es una arma de doble filo ya que permite conseguir beneficios equivalentes a los que se obtendrían si tuviéramos el total del importe sin habernos apalancado. Pero de la misma manera se puede incurrir en unas pérdidas mayores. En las acciones el apalancamiento no está permitido y solo podremos invertir o especular con el total de dinero que tengamos en nuestra cuenta.
  • Mercados en los que operan: Las acciones y su operativa están respaldadas por un mercado organizado, es decir, existe una regulación que normaliza los elementos de los contratos. Además existe una cámara de compensación que hace de intermediario entre compradores y vendedores, asumiendo el riesgo  de las operaciones. Un mercado organizado es una garantía de que la información de los precios y la cotización de ellos  es totalmente transparente. Los CFDs, por el contrario, operan en mercados no organizados, también llamados “Over the Counter” (OTC). Estos mercados no están intervenidos por un mediador que regule ambas partes de una operación.  Por tanto, los CFDs son contratos negociados directamente entre dos partes.
  • Coste de financiación: para poder mantener una posición abierta de un día a otro con CFDs es necesario asumir ciertos costes de financiación. Si mantenemos una operación larga se nos repercutirá un coste financiación, mientras que si la operación mantenida es una operación corta se nos abonará un ingreso financiero. El coste o abono será calculado en base a un determinado tipo interbancario (normalmente el Euribor). A este tipo interbancario se le añade un diferencial en caso de una posición larga, mientras que se le restará cuando estemos ante una posición corta. El caso de las acciones es mucho más simple ya que al ser operaciones sin margen no se soportan costes de financiación.
  • Stop garantizado: un stop garantizado difiere de uno convencional en que si el precio alcanza el stop, automáticamente nos cierra la operación. En la práctica puede suceder que el precio toque nuestro stop loss convencional, y se nos cierre la posición a un precio inferior/superior del que habíamos determinado. Esto no sucederá con los stops garantizados, los cuales solo se encuentran en los CFDs. 
  • Costes de custodia: Los costes de custodia son los costes exigidos por la entidad financiera por el simple hecho de tener los valores en cartera. Por tanto, solo son aplicables a las acciones.
  • Canon de bolsa: Este canon es el que nos cobra la bolsa de valores por la compra-venta de acciones. El canon por operaciones se aplica sobre las operaciones liquidadas, es decir sobre las instrucciones de liquidación efectuadas por los Miembros del Mercado. 
 

¿Qué Bróker se adapta mejor a tu perfil?

¿Quieres dar tus primeros pasos en bolsa o cambiar a un bróker que se adapte mejor a tus necesidades? Te ayudamos a encontrar el mejor bróker de acciones y derivados que mejor se adapta a ti en menos de 2 minutos. El estudio es gratuito y sin compromiso.


¡Comenzar búsqueda!
Herramienta gestionada por Rankia S.L.
  1. #1

    Barral2

    "En las acciones operar en corto no siempre está permitido y a menudo se restringe este tipo de operativa ya que se trata de operaciones puramente especulativas en las que “apostamos” a que el precio seguirá una tendencia bajista. En España, la CNMV ha prohibido las operaciones cortas durante periodos determinados de tiempo."
    Matizaría esto, y en CFDs tampoco está permitido siempre, porque cuando se prohíben cortos los brokers de CFDs, aunque sean creadores de mercado, las suelen prohibir. Por tanto en este sentido se pueden suponer iguales.

    Saludos.

Autor del blog
  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar