Autocartera de compañías españolas, según un estudio: "Spain may be different"

Cuando una compañía realiza compras de sus propias acciones se denomina autocartera. No solo es legal sino que es una práctica habitual que se realiza por ejemplo para pagar con acciones a sus empleados, regalárselas haciéndoles sentir pequeños accionistas, para estabilizar la cotización en algún momento puntual que con noticias se esté perdiendo la confianza en esa compañía, etc. Esto no debe inquietar mucho a los inversores de medio y largo plazo. Incluso para los que están en modo especulador es normal buscar información en páginas financieras para ver lo que están haciendo los insiders de esa compañía. Si los CEO comienzan a realizar ventas en paquetes en un corto período da que pensar y puede ser un buen momento para la especulación de venta en corto.

Lo inquietante es que este tipo de prácticas se puedan usar de forma fraudulenta y aquí es donde hace unos días la CNMV lanzó la advertencia que se puede estar dando esta situación.

 

Lo podemos comprobar la nota de prensa del 22 de octubre que publica en su página la Comisión Nacional del Mercado de Valores (aquí) haciendo referencia a un artículo de Maribel Sáez y María Gutiérrez denominado "Recompras y operativa de acciones propias". El artículo completo se puede leer en el boletín del tercer trimestre del 2019 (aquí).

las operaciones discrecionales de autocartera fuera de un puerto seguro en el caso de España son numerosas.

Según el estudio de estas profesoras de dos universidades de la Comunidad de Madrid presentan análisis de los años 2016 al 2018 de empresas del mercado continuo donde indican (citamos a la fuente) "Puede decirse que las empresas españolas hacen un uso bastante limitado de las recompras de acciones aunque casi un tercio realizan operaciones de autocartera fuera de uno de los puertos seguros que contemplan las normas correspondientes". Según ellas, las operaciones discrecionales de autocartera fuera de un puerto seguro en el caso de España son numerosas.

Además, en otro punto del estudio indican que las compraventas de acciones realizadas por un puerto seguro no deben levantar sospecha ya que están recogidas en la legislación actual como recompra de títulos como modo de amortización, pago en acciones y contratos con brókers para dotar de liquidez a la cotización.

No obstante también apuntan que aunque se hagan por un puerto seguro una operativa manual o discrecional de autocartera pueden levantar sospechas que se realizan para estabilizar o manipular los precios.

En el estudio se indica que las empresas españolas abusan de la compraventa de autocartera

El estudio no tiene desperdicio. Es aconsejable su lectura completa. Puede que genere inquietud en aquellos inversores que negocien con los títulos de empresas españolas. Puede que ese miedo que quizás tengamos más de uno a que la picaresca española esté presente en todas partes se nos manifieste después de ello.

Aunque es sabido de situaciones de manipulación de precios en los mercados sobre todo en USA donde puntualmente aparecen noticias que lo sugieran el conocer tan de cerca lo que ocurre en casa da pie a pensar un poco. Aunque aportan soluciones en el artículo sugiriendo algunas formas que ayuden a impedir situaciones que sean sospechosas de las que seguro que la CNMV ha tomado notas de ella.

 

 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar