La hora de "Chindonesia"

El término BRIC fue presentado en 2001 por O'Neill, economista jefe de Goldman Sachs en Londres, y ahora es ubicuo para designar a una nueva ola de mercados emergentes en transformación con un crecimiento estelar. Cashmore toma dos de los países BRIC de O'Neill (China e India) y agrega a Indonesia para formar lo que este economista llama "Chindonesia". Cuando se le pregunta si el término llegará a ser tan común como BRIC, Cashmore bromea: "Obviamente me gustaría pensar que así será".

Hay una lógica contundente para expandir el concepto "Chindia" a otro miembro. China, India e Indonesia ya genera una actividad económica equivalente al 44% de la economía estadounidense. En cinco años, dice Cashmore, el producto interior bruto del grupo rebasará los 10 billones de dólares, incluso con niveles de crecimiento modestos. Parece una inversión obvia. Naturalmente existen riesgos a considerar, como la inestabilidad social en China, los elevados niveles de pobreza en India, la corrupción en Indonesia y muchos otros obstáculos.

Una profundización de la recesión mundial no ayudará a nadie, independientemente de cuán aislado se esté de las fuerzas del capital extranjero o el comercio. Sin embargo, "Chindonesia" tiene casi todo lo que los inversores centrados en el valor buscan en la actualidad. Incluso su miembro más débil desde el punto de vista de crecimiento, Indonesia, tiene una economía que crece al tercer ritmo más veloz en Asia y cuyas perspectivas son cada vez más brillantes. Indonesia demuestra que, aunque estas tres economías compiten entre ellas, también se complementan. Es un proveedor importante de recursos y puede apuntalar el crecimiento de las dos superpotencias nacientes de Asia.

Indonesia, un país rico en materias primas, se beneficiará con los tipos de interés ultrabajos de los países desarrollados. Conforme sus políticas de dinero fácil hagan subir la inflación, Indonesia saldrá beneficiada. Vale la pena destacar que India e Indonesia tienen economías nacionales grandes y crecientes que ayudaron a ambas a sobrellevar la crisis mundial. Aunque China sigue dependiendo mucho de las exportaciones, muchos economistas creen que las medidas de estimulo ayudarán a la segunda economía de Asia a impulsa su demanda interna. Y aunque tengo mis dudas al respecto, ciertamente es posible.

Yakarta, Chindonesia, EconomíaEl caso de "Chindonesia" está intrínsecamente relacionado con el mundo financiero hacia el que estamos avanzando. Es improbable que el crecimiento mundial desenfrenado producido hasta 2007 regrese pronto. Asimismo, el equilibrio internacional de poder está empezando a alejarse de Nueva York, Londres y Hong Kong y se está acercando al mundo en vías de desarrollo. Las ciudades que florecen con la negociación de instrumentos financieros complejos se verán afectadas conforme los reguladores intenten controlar la especulación. Esto hará que los focos de atención giren hacia los países de alto crecimiento con gran potencial y gobiernos comprometidos con la reforma.

La contribución relativa de "Chindonesia" al producto interior bruto mundial aumentará conforme el de Estados Unidos disminuya. Tomemos a India, que se encuentra en un buen momento tras la reciente reelección del primer ministro Manmohan Singh. El ex gobernador del Banco Central indio fue el cerebro detrás de los cambios en el mercado de los años noventa que impulsaron un rápido crecimiento. Ahora tiene un mandato de cambio mayor, libre de los líderes de pequeños partidos que lo limitaron. La esperanza es que Singh asuma el control de la enorme deuda pública de la India al tiempo que mejora la infraestructura y la educación y combata la corrupción.

La perspectiva para China podría ser más complicada aunque las medidas de estimulo produzcan resultados. La violencia étnica en la provincia de Xinjiang podría desencadenar inestabilidad social. En dos ocasiones la semana pasada, China no logró atraer suficientes postores en una subasta de deuda por la especulación de que los préstamos bancarios récord desencadenaran una espiral inflacionaria. Bizarro reto en un momento que el resto del mundo combate una deflación...

Los retos de Indonesia son igualmente intimidantes. Una población casi igual a la de Canadá sigue viviendo con menos de 70 centavos al día per cápita. La corrupción desenfrenada derrocha el crecimiento económico y no podemos descontar el riesgo de terrorismo. Las buenas noticias son que el presidente Susilo Bambang Yudhoyono parece haber ganado un segundo plazo en las elecciones de la semana pasada. La economía puede crecer mucho más del 7% si Yudhoyono cumple su compromiso de reformar las congestionadas vías de transito del país, sus descuidados puertos y sus anticuadas centrales de electricidad, dice Joachim von Amsberg, representante del Banco Mundial en Yakarta.

Vale la pena considerar las tendencias demográficas. Al tiempo que la población de la Eurozona, Japón y Rusia se estanca, dice Cashmore, China, India e Indonesia sumarán más de 170 millones de personas a su fuerza laboral en los próximos diez años. "Este es el nuevo triángulo del crecimiento de Asia", dice Cashmore. Pero es una espada de dos filos. La explosión demográfica se convierte en una pesadilla cuando no se generan suficientes empleos bien pagados.

Si los líderes asiáticos pueden mantener un crecimiento saludable y asegurarse de que sus beneficios se propaguen, la demografía será una bendición. Naturalmente, se trata de una gran condición. Muchas cosas podrían salir mal, como que la crisis mundial empeore, una pandemia o la necesidad de atender las fuerzas del cambio climático. En los próximos años debemos esperar sorpresas negativas. Sin embargo, si estudiamos la demografía, la perspectiva de demanda de los consumidores y los balances públicos en los países desarrollados, los retos de "Chindonesia" algunas veces parecen casi manejables.

William Pesek
Columnista de Bloomberg News


Extraído: Elboletin.com

¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap
¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar