El grupo francés ORPEA es líder europeo en la gestión de residencias de la tercera edad. Con una trayectoria empresarial de más de 30 años, la compañía se encuentra presente en la actualidad en más de 20 países entre los que se encuentran su nación de origen, Francia (33% de su actividad), otras limítrofes como España, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Italia y Suiza, más aquellas de reciente implantación como Portugal, Polonia, República Checa, Rusia y  Austria, así como las conseguidas fruto de su política de expansión en Sudamérica (Brasil, Uruguay, Chile y México) y China.

ORPEA ALCANZA UN CONVENIO DE COLABORACIÓN PARA SUS RESIDENCIAS DE ...

Fundada en su momento por el doctor JEAN-CLAUDE MARIAN, desde hace dos años presidente de honor del grupo, la compañía, tras un periodo de fuerte crecimiento,  explota más de  1.004 residencias de la tercera edad con 103.032 camas disponibles. De ellas a finales del ejercicio 2019,  82.100 se encontraban en pleno funcionamiento y 20.935 se hallaban en fase de construcción pendientes de su próxima inauguración.

El crecimiento en los últimos años de ORPEA en sus principales magnitudes económicas ha sido espectacular. Sus ventas se incrementaron en 17 años un 2.400 % al pasar de los 156 millones de euros con los que cerró el año 2002 hasta los 3.740 millones de euros con los terminó el ejercicio 2019.

Este incremento en la facturación fue acompañado de una política acertada de crecimiento, tanto a nivel orgánico como con la adquisición de otros grupos, que le permitieron ganar tamaño con el transcurso del tiempo. Esto fue posible fundamentalmente por dos decisiones: en el año 2002 se decidió salir a Bolsa en el segundo mercado del Euronext de Paris y en el año 2013 con la entrada en el accionariado del fondo de pensiones canadiense CPPIB, que actualmente es su mayor accionista con una participación en el capital de ORPEA del 15,9%.

La residencia Orpea trae a Córdoba atención innovadora al alzheimer

El crecimiento selectivo mediante compras de grupos competidores propietarios de residencias de tercera edad en gestión en otros países, permitió la entrada en muchos otros mercados donde ORPEA no se encontraba presente de una forma acelerada convirtiéndole en un operador global. Entre sus operaciones más importantes destacan las realizadas en Bélgica (2012) gracias a la adquisición de las sociedades MEDITER y MEDIBELGE (57 complejos sanitarios en total),  en España, donde ya estaba presente desde 2006 con la adquisición de grupo CARE, con la compra en 2012 de la firma D´ARTEVIDA (1.162 camas) y posteriormente de  SANYRES, las realizadas en 2014 con SENAVITA (2.293 camas) en Suiza y SILVERSTONE (5.963 camas) en Alemania o las más recientes compras de las compañías SENECURA, RGB, VILATIL y MEDI-SYSTEM que le han permitido establecerse en Austria, República Chica y Polonia. A ello se une la adquisición en el año 2020 del GRUPO TLC que le permitirá su implantación en Irlanda aumentando su facturación futura en más de 40 millones de euros.

En la actualidad el valor en bolsa por capitalización de ORPEA asciende a 6.849 millones de euros, 2,27 veces sus fondos propios, lo que viene a significar una revalorización en sus títulos de más del 40% desde el mes de enero del año 2016. Su valor bursátil es superior a las dos mayores inmobiliarias cotizadas españolas, MERLIN PROPERTIES (4.165 millones de euros) e INMOBILIARIA COLONIAL (4.500 millones de euros).

No sucede lo mismo con los resultados netos de la compañía. A pesar de haber obtenido unos beneficios después de impuestos al cierre del ejercicio 2019 de 233 millones de euros (6,22% sobre sus ventas brutas), estas cifras solo representan un incremento sobre el año anterior del 5,9% (a pesar del aumento en facturación del 9,40%), y en cualquier caso suponen una disminución sustancial sobre los resultados obtenidos al cierre del año 2016. (256 millones de euros con una facturación un 24% menor a la actual).

Gran parte de este problema viene derivado de la enorme carga financiera que soporta ORPEA, fruto de su política d e financiación para sustentar su crecimiento. La deuda neta que tiene el grupo, independientemente de los compromisos de pago de rentas por alquiler, es superior a los 5.446 millones de euros, de los cuales el 76% es frente a entidades financieras a largo plazo y con garantía hipotecaria sobre los inmuebles y el resto es mediante emisión de bonos, en algún caso convertible en acciones, suscritos por inversores institucionales.

De hecho los gastos financieros del grupo, que en 2019 ascendieron a un total de 226 millones de euros (un 54%  superior a los pagados en el ejercicio 2018), son similares a los resultados netos obtenidos por ORPEA al finalizar el año. Esta proporción se ha ido perjudicando en el tiempo para sus accionistas, ya que en el año 2016 los resultados netos eran superiores en tres veces al costo de la financiación del pasivo de la compañía.

Aproximadamente el 50% de las residencias de la tercera edad gestionadas son propiedad de ORPEA, y constituyen un patrimonio fundamental para poder garantizar el cumplimiento de sus obligaciones financieras. El valor del mismo asciende a finales del ejercicio pasado a más de 6 mil  millones de euros. Desde el año 2008 el grupo utiliza a su filial AMUNDI INMOBILIER NOVATION SANTE OPCI, equivalente a una SOCIMI española, para canalizar estas inversiones y poder acogerse a sus ventajas fiscales.

Por tanto, la gestión que se realice del patrimonio inmobiliario es fundamental para equilibrar las cuentas y obtener una rentabilidad adecuada para el accionista. ORPEA procura posicionarse en activos en propiedad con buenas ubicaciones en ciudades importantes (de las residencias que posee en patrimonio el grupo en España, el 50% de ellas se encuentran en Madrid) o en lugares con entornos agradables, siempre teniendo en cuenta la posible venta futura de las mismas una vez puestas en gestión, y si el precio de la oferta es adecuado, a family office, inversores institucionales o compañías aseguradoras, que buscan en la posible operación una diversificación adecuada en su cartera de inmuebles en propiedad. Solo en el año 2019 el volumen de estas desinversiones ascendió a 340 millones de euros.

El envejecimiento paulatino de la población en los países donde opera ORPEA, la mejora en la calidad de vida y los avances médicos así como la oferta insuficiente de servicios para los demandantes y la existencia de  barreras de entradas en el negocio debido a la abundante legislación sobre la materia, hacen que el negocio de la compañía resulte atractivo para inversores que desean estar presentes en un negocio con futuro pero sin entrar directamente en los riesgos de gestión que implicarían una inversión en solitario.

La compañía, cuyo negocio fundamental es la gestión de las residencias de tercera edad, también obtiene facturación en la atención y prestación de servicios en el hogar del cliente, la gestión de clínicas psiquiátricas (en 2018 adquirió por ejemplo en España la clínica LOPEZ-IBOR) y centros de día especializados en post tratamiento y rehabilitación.

Sus 65 mil empleados atienden anualmente a más de 300 mil personas que residen en sus centros, donde los clientes (más del 50% de ellos sufren enfermedades neurodegenerativas tempranas) cuentan con talleres de estimulación cognitiva y sensorial, grandes espacios para el paseo y todo tipo de servicios comunes como catering, peluquería, actividades de ocio y religiosas.

La carga de personal es el elemento más significativo y de mayor importancia en las cuentas de ORPEA. El coste de la plantilla, que durante el ejercicio 2019, ascendió a 1.978 millones de euros, representa un porcentaje del 52,88% sobre las ventas totales del Grupo. Se trata de un negocio intensivo en personal, al que se le requiere formación, especialización y entrega en el desempeño de sus funciones. A lo largo del último ejercicio, la rotación en los puestos de trabajo se puede considerar razonable y el número de quejas realizadas por los clientes fueron relativamente pequeñas contabilizándose éstas en el 0,4% de los pacientes tratados.

UME en la Residencia y Centro de Día ORPEA Madrid Sanchinarro ...

Las previsiones para este año realizadas por la compañía han quedado suspendidas por los efectos secundarios que la pandemia COVID-19 ha tenido en el negocio de las residencias de la tercera edad en todo el mundo. ORPEA ha emprendido medidas sanitarias en todos sus centros que implican fuertes inversiones en medidas de barrera de entrada en las residencias, protocolos de obligado cumplimiento para el funcionamiento diario y nuevos métodos para la gestión de inventarios de equipos y su reposición.

Hasta el momento y según los datos facilitados por la propia compañía de los datos realizados más de 4,6% de los pacientes de las clínicas dieron positivo en los test realizados así como el 2% del personal sanitario que trabaja en las mismas.

En los siguientes cuadros mostramos algunos datos significativos que permiten un estudio pormenorizado de ORPEA, así como de su sector a nivel europeo y nacional.

DATOS RELACIONADOS

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar