Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones
1

El oro, al que dedicábamos nuestra sección hace siete días, preguntándonos si es un activo refugio o un activo de riesgo, ha subido algo más del 2% esta última semana, un porcentaje muy similar al que han subido las cotizaciones de los considerados activos de riesgo por excelencia, las empresas que cotizan en las Bolsas. Sigue por tanto ahí la duda sobre el ángulo bajo el que los inversores miran al oro, activo por el que seguiríamos apostando a largo plazo, aunque no lo tengamos tan claro en el corto plazo.

Pero, como decíamos la semana pasada, cabe también pensar que los inversores están mirando a las tecnológicas en cierto modo como un “activo refugio”, un “activo seguro”, al verlas como empresas ganadoras en un futuro que todo indica será más digital.

Tal vez eso explique el enorme apetito que han suscitado algunas recientes salidas a Bolsa, como la de Snowflake, la compañía que ayuda a grandes empresas a almacenar y analizar sus datos en la nube. Inversores tan admirados como Warren Buffet suscribieron una parte importante de las acciones colocadas en el mercado, y la cotización más que dobló el precio de colocación, que fue 120 dólares por acción, en su estreno bursátil el pasado 16 de septiembre.

Sin embargo, tal y como se ve en el gráfico adjunto, en los primeros días de octubre Snowflake ha cedido posiciones hasta cerrar el viernes pasado a 227 dólares por acción. Tampoco han ido muy bien las dos salidas a Bolsa de esta última semana, Palantir y Asana, que se han hecho por la fórmula del listing directo, es decir, sin colocación previa. El mediocre estreno bursátil es especialmente llamativo en Palantir, una compañía casi de culto entre algunos seguidores de las tecnológicas, aunque a la vez controvertida y con fama de “secretismo” en sus actuaciones. 

Palantir, uno de cuyos clientes es el Gobierno americano, cerró el viernes a 9,19 dólares por acción, por debajo de su primera cotización al salir a Bolsa el miércoles 30 de septiembre, que fue 10 dólares, y por debajo de algunas valoraciones aplicadas en transacciones privadas previas a la salida a Bolsa. Igual es el caso de Asana, que empezó a cotizar el pasado miércoles y en tres días ha caído un 13%.

 

¿Se está agotando la fiebre por las tecnológicas? No nos atreveríamos a ir tan lejos. Sin duda el enfriamiento del entusiasmo parece evidente, y posiblemente tiene que ver con los excesos alcistas a los que se llegó en agosto, pero no podemos dar por agotado a un sector innovador y disruptivo, que todo indica será el gran creador de valor de los próximos años.

 

A corto plazo puede seguir la corrección en curso de las tecnológicas, pero si eso es así estaríamos muy atentos para aprovechar oportunidades de invertir en buenas compañías tecnológicas a buenos precios.

 

Palantir Gráfico

 

 

  1. #1
    Karel Escobar
    Sin duda el rally de las tecnológicas necesitaba un respiro.

     En el caso de Palantir, había mucha expectación. Sin embargo, cuando publicaron los números no fueron todo lo buenos que se esperaban: Pocos clientes, crecimiento no tan elevado, pérdidas muy elevadas y un múltiplo ya exigente en los capitales privados: 20B en la última ronda de financiación. Además los mercados secundarios fueron muy activos con esta empresa Pre-IPO. De ahí que cuando llegó a cotizar, hubo poco lugar a la sorpresa.
     
     Otras empresas Software que han salido a cotizar recientemente: JFrog y Unity, están manteniendo precios algo elevados a los de IPO.

     
    1 recomendaciones
1 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar