Rankia España
blog Schroders

Los inversores globales están cometiendo tres grandes errores: ¡no cometan los mismos errores!

De acuerdo con un estudio a nivel mundial realizado por Schroders, parece que los inversores de todo el mundo están cayendo en tres trampas que podrían evitar. ¡Conócelas!

Enlace al Estudio Global de Inversión 2019 de Schroders

Imagen por Schroders

Uno: reaccionar a los vaivenes del mercado de valores

Muchos ahorradores piensan que invertir es tratar de adelantarse al mercado de valores, pero anticiparse al mercado en el momento justo es tremendamente difícil, por no decir imposible. Y hacer las cosas antes o después del momento idóneo puede salir caro. 

El Estudio Global de Inversores de Schroders 2019 concluye que menos del 20% de los inversores de todo el mundo estuvieron tranquilos y mantuvieron sus inversiones ante la volatilidad del mercado de valores en los últimos tres meses del 2018.

Esta encuesta, que recaba la opinión de más de 25.000 inversores de todo el mundo, señala que la mayoría de los inversores (56%) reaccionaron ante las caídas del mercado de valores pasándose a activos de menor riesgo o reembolsando sus inversiones a efectivo. 

De hecho, hubo algunos momentos difíciles en ese trimestre impulsados por las continuas tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y las acciones mundiales sufrieron sus peores caídas trimestrales a finales de 2018 en siete años.

Pero como muestra el gráfico de a continuación, los mercados bursátiles pueden recuperarse muy rápidamente.

Gráfico evolución del mercado de acciones 2016-2019

Por lo tanto, aquellos inversores que entraron en pánico a finales de 2018 y vendieron a mínimos, probablemente se perdieran la subsiguiente recuperacióon del mercado, que es todo lo contrario de lo que la mayoría de lo inversores aspiran.  

"A nadie le gusta perder dinero, así que no es sorprendente que cuando los mercados bajan, los inversores se pongan nerviosos", afirma la directora de finanzas personales de Schroders, Claire Walsh. "Nuestros análisis demuestran de manera consistente que a los inversores les duele más una pérdida que la satisfacción que les producen las ganancias. Y esto influye en la toma de decisiones de inversión", agregó.

"Como muestra nuestro estudio, tan con solo tres meses de inestabilidad en los mercados pueden llevar a muchos inversores a realizar cambios en los que podrían haber sido sus planes de inversión a largo plazo, lo que podría llevarles a cometer errores clásicos de inversión. Estos incluyen vender a mínimos cuando el viento va en contra o reembolsar el dinero invertido y mantenerlo demasiado tiempo en efectivo con la intención de proteger su patrimonio sin tener en cuenta los efectos de la inflación". 

Una buena práctica para aquellos inversores preocupados por el hecho de que los mercados puedan dar un giro inesperado y empeorar repentinamente es "alimentarlos por goteo". En otras palabras, apartar una cantidad regular mensual en su cartera. 

Cuando los precios del mercado de valores sean altos, esta aportación mensual comprará menos; cuando los precios sean bajos, sel inversor podrá beneficiarse de inversiones baratas. Esto contribuye en gran medida a superar la volatilidad del mercado de valores.

Igualmente, las emociones pueden jugarnos malas pasadas así que es recomendable que aquellos inversores que se pongan muy nerviosos por las caídas del mercado de valores acudan a un asesor profesional.  

Dos: una visión a corto plazo

La regla de oro de la inversión es que debe ser a largo plazo. En este sentido, cuando hablamos de invertir a largo plazo hablamos de mantener una inversión al menos cinco años y posiblemente incluso más de 10 años.

Sin embargo, el estudio de Schroders reveló que esto no suele ser así: los inversores tienden a adoptar una visión relativamente cortoplacista. De media, las personas mantienen su inversión solo 2,6 años antes de mover su dinero a otra parte o reembolsarlo. Esta cifra es todavía más baja en España, donde la media de los inversores mantiene sus inversiones 1,9 años. 

Solo el 13% de los inversores dijeron que mantendrían su inversión durante un período mínimo de cinco años, a menudo recomendados por asesores financieros, mientras que el 41% afirmó que mantendría sus inversiones únicamente durante un año o menos.

"En términos generales, cuanto más tiempo mantienes tu inversión, más tiempo tendrás para recuperarte de cualquier obstáculo que encuentres en el camino. Es por eso que se sugiere invertir durante un periodo mñinimo de cinco años", afirma Claire Walsh.

"Es un poco preocupante que una proporción tan grande de inversores no lo haga. Las personas tienen diferentes objetivos de inversión, como comprar una casa o invertir para la jubilación. Sin embargo, si tus objetivos son realmente a corto plazo, como por ejemplo, comprar un coche, entonces quizás lo más recomendable es guardar el dinero en una cuenta de depósito en vez de invertirlo", agregó.

Aquí es donde los ahorradores más jóvenes tienen la gran ventaja. Cuanto más largo sea tu horizonte de inversión, más podrás relajarte. Incluso las grandes correcciones del mercado de valores pueden verse como oportunidades de compra en lugar de razones para desinvertir si estás utilizando un dinero que no necesitarás durante 30 o 40 años. Es más, si inviertes durante largos períodos de tiempo, te podrás beneficiar del interés compuesto.

Pero no esperes ser rico de la noche a la mañana, porque ahí es donde entra en juego el tercer error.

Tres: expectativas poco realistas

La tercera conclusión del estudio de Schroders es que los inversores globales esperan obtener una rentabilidad del 10,7% en los próximos cinco años. Es más, los millennials (nacidos en las décadas de 1980 y 1990) todavía esperan más: creen que pueden obtener una rentabilidad anual del 11,5% en los próximos cinco años. Estas expectativas disminuyen con cada generación: la Generación X (nacidas en los años sesenta y setenta) esperan un 10,8%; los Baby Boomers (nacidos desde 1946 hasta principios de 1960) esperan un 9,0%; y los mayores de 71 años esperan una rentabilidad del 7,8%.

Sin embargo, si comparamos estos datos con la realidad nos topamos con un escenario bastante diferente: en los últimos cinco años, el Índice Mundial MSCI, ha obtenido una rentabilidad del 6,7% anual. Y, aunque la rentabilidad pasada no debería ser considerada una guía para la obtención de rentabilidades en el futuro, sí que nos sirve para ilustrar lo excesivamente optimistas que son los inversores en todo el mundo. 

 

Advertisement

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres mantenerte informado y conocer las mejores novedades sobre Schroders, suscríbete a esta gestora en Rankia.

Lecturas relacionadas
Tecnológicas europeas: diamantes en bruto
Hagamos balance de los mercados de cara al nuevo año
Panorámica de la economía global en diciembre 2019
  1. #1
    Comstar

    Lo mejor para invertir es un negocio que conozcas. Si no conoces Forex, pero conoces de panadería, pues invierte en panadería. Asi no podrán crearte pánico. El pánico es la manera en que te obligan a vender barato no lo que no es barato.

    Hablemos de los tres errores:
    * Uno: reaccionar a los vaivenes del mercado de valores
    Eso es especular, que es un juego de cortísimo plazo. O juegas a corto o juegas a largo plazo, pero no se puede jugar a los dos, porque son juegos muy distintos. Si no eres un buen contrarian, mejor no juegues a especular, y si no conoces el negocio, va a ser muy fácil que te despellejen con falsos pánicos.

    Dos: una visión a corto plazo
    Eso es especular, no invertir a largo plazo. Panico es perder la fe en la inversion de largo plazo. Aplica lo dicho anteriormente.

    Tres: expectativas poco realistas
    De nuevo, invierte en lo que conoces. El optimismo invita a que compres caro, a que te vendan la empresa que es mal negocio. Si no conoces el negocio, haces una mala compra.

Autor del blog

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar