Rankia España
blog Rentamarkets IM

Recomendaciones para 2020: Carta de nuestro Director de Inversiones

Como avanzábamos ahora hace un año, las oportunidades de arbitraje que encontrábamos en múltiples activos, unidas a una narrativa excesivamente negativa y una situación económica no tan desastrosa como algunos creían ver por la inversión de la curva americana, nos hacían ser más optimistas que el mercado. Este último año ha sido uno de los mejores, en términos de rentabilidades, de los últimos 40 años (el 5º con mayor rentabilidad de un índice de bolsa global como es el MSCI World), tras un 2018 que pasará a la historia como uno de los peores para las carteras de los inversores, donde más del 90% de los activos financieros a nivel global acabaron en números rojos.

2019 ha vuelto a ser un año excelente para nuestro equipo de gestión de carteras, donde hemos vuelto a conseguir batir, un año más, a la mayoría de competidores a nivel nacional (análisis de más de 40 entidades financieras y más de 130 carteras perfiladas), entregando unas rentabilidades excelentes en cada uno de nuestros perfiles.

rentabilidad/riesgo

Como mencionamos en nuestro último Asset Allocation, “Una gran incógnita”, debido a un aumento de la incertidumbre durante el 2020 apuntamos hacia un descenso en los retornos esperados de los principales índices bursátiles, a pesar de seguir viendo a unos bancos centrales empeñados en mantener unos elevados niveles de liquidez, lo cual beneficiará a los activos de riesgo en el medio plazo.

Una gestión robusta, diversificada y táctica es esencial para seguir entregando a nuestros clientes resultados excelentes en un entorno macro y geopolítico tan complejo como el que tenemos ante nosotros. A continuación, resumimos nuestras principales recomendaciones para posicionar las carteras de cara al año que comienza.

Desde todo el equipo de Rentamarkets les deseamos un saludable, feliz y próspero 2020.

1. Identifica los mejores fondos/gestores internacionales en cada categoría

La baja calidad en la gestión y la abundancia de fondos que solo buscan capturar comisiones de clientes han dado pie a que corrientes como la indexación cojan popularidad. La realidad es que existen gestores que han demostrado consistentemente que tienen un método de inversión robusto y capaz de batir a los mercados. Invierte en ese 10% de mejores gestores a nivel global. Esto te permitirá no tener que asumir tantos riesgos para conseguir tu objetivo de rentabilidad.

2. Construye una cartera equilibrada y robusta

Una de las claves para lograr una cartera equilibrada, que nos permita navegar los periodos de incertidumbre con tranquilidad y los de abundancia con satisfacción, es a través del uso de las correlaciones entre activos. Ser capaces de incorporar inversiones que detraigan riesgo de nuestras carteras, sin mermar la rentabilidad, es el santo grial de la inversión. Para ello es interesante incorporar fondos temáticos aporten diversificación, como pueden ser infraestructuras, inmobiliario, deuda legacy, etc.

 3. Mantén una actitud táctica y ágil

Es necesario adoptar una actitud proactiva ante nuestras inversiones. Ser humildes y no casarnos con nuestros errores, a la par que realizamos beneficios en los aciertos y buscamos nuevas oportunidades, nos ayudará a seguir el tempo del mercado y no quedarnos bloqueados, reduciendo así nuestros riesgos y mejorando el perfil de nuestra cartera.

 4. Apóyate en la tecnología para mejorar tu proceso de inversión

En un mundo tan complejo tecnológicamente como el actual, tener la capacidad de tratar y analizar la inmensidad de datos que se generan diariamente es esencial para contar con un proceso de inversión competitivo en el siglo XXI. Selecciona gestoras o managers cuya apuesta tecnológica sea importante (evita procesos de inversión del siglo pasado). Esto les permite tener una ventaja competitiva que se traducirá en mejores retornos ajustados por riesgo.

 5. Renta fija: mantén una actitud flexible y evita quedarte esperándote a tu “queso”

Actitudes hacia el riesgo conservadoras, tras una década de políticas monetarias no convencionales, sólo conllevan retornos negativos y pérdidas de poder adquisitivo (fondepósitos, monetarios, cortos plazos, etc). Como en la historia de ¿Quién se ha llevado mi queso?, son necesarios nuevos planteamientos que nos permitan alcanzar nuestros objetivos con riesgos reducidos. Busca fondos o productos que estén diseñados para navegar cualquier entorno, que huyan de las aproximaciones tradicionales y donde el enfoque sea la preservación del poder adquisitivo, sin asumir riesgos innecesarios.

 6. Renta variable: No esperes otro 2019

A pesar de la euforia de las últimas semanas, diferentes métricas de largo plazo apuntan a una desaceleración de los retornos de la renta variable en los próximos trimestres. Por ello, deberías mantener mayor cautela y aprovechar los episodios de volatilidad para aumentar los niveles de exposición ya que las políticas monetarias expansivas, con tipos de interés reales negativos, seguirán ayudando a los activos de riesgo a funcionar bien (goldilocks).

expectativas retornos RV

7. Inmuniza tu cartera añadiendo activos refugio

El uso continuado de políticas monetarias no convencionales tiene un efecto seguro: la depreciación del poder adquisitivo. Es la única manera que tienen los bancos centrales de deflactar las ingentes deudas que han asumido los diferentes gobiernos durante esta crisis. Incluye activos que se beneficien de una depreciación del precio del dinero, como son los activos reales o el oro, entre otros. Además, incluir activos denominados en yenes o francos suizos te protegerá en caso de un resurgimiento de la volatilidad, como vimos en el 2018.

 8. Benefíciate de los elevados niveles de liquidez de los inversores

La falta de confianza que ha generado este uso de políticas monetarias no convencionales se pone de manifiesto en los niveles de liquidez que mantienen los inversores, que se encuentran en máximos de la última década. Esta infraponderación de los inversores debería evitar caídas drásticas en los activos de riesgo, y de disiparse las incógnitas de las que hablamos en nuestro último Asset Allocation, volverá a ser invertida y eso ayudará a continuar impulsándolos.

9. Invierte en mercados emergentes con buenos fundamentales

La pausa en las subidas de tipos de la Reserva Federal, unida a unas valoraciones relativamente atractivas, ha vuelto a llevar a los emergentes a ser una de las preferencias de los inversores. De hecho, los mayores retornos de este año, tanto en renta variable como en renta fija, han provenido de países emergentes con buenos fundamentales y sin hacer grandes impactos en la prensa, como son el caso de Rusia, México o si me apuran el de Grecia. De cara a 2020, trata de ser selectivo y selecciona aquellos que tengan unos fundamentales sólidos y valoraciones aún atractivas.

 10. Vigila el dólar

Por último y quizás más importante, vigila el dólar de cara a 2020. Una de las grandes cruzadas en las que se ha embarcado Trump para intentar devolver competitividad a la economía americana es acabar con la fortaleza del USD (que comenzó Clinton en la década de los 90). Y es que uno de los grandes escollos que están retrasando un acuerdo definitivo con China, es la reticencia de estos a experimentar una revalorización de su divisa, tan drástica y súbita, como la que experimentó Japón en los años 80 (recordemos que las negociaciones de aquel Acuerdo del Plaza las llevó también Robert Lighthizer). En el horizonte, por lo tanto, está un debilitamiento del dólar, con lo que esto supondría para materias primas, países emergentes y el resto de activos en general.

 

Autor: Ignacio Fuertes


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar