España país de pandereta y genocidio

5,81K respuestas
España país de pandereta y genocidio
1
suscriptores
España país de pandereta y genocidio
Página
367 / 391
#5491

La balada de Narayama.

 

Que grande es el cine - La balada de Narayama

 
https://youtu.be/mV5HCrrEaXQ
-----------------
 Orín, la abuela y más anciana de la casa del árbol, es decir, de la casa de la familia que dirige Tatsue (primogénito de ella), va a cumplir los setenta y está en perfecto estado. Pero para despejar camino, pues se trata de una sociedad donde sobrevive por subsistencia muy apurada, y ayudar de algún modo a su familia decide ir arrancándose ella misma los dientes; ya que según la creencia, los viejos que ya no tienen dientes han de ser dejados en la cima del monte Narayama, pues así lo desea el Dios de la montaña. A Tatsue no le queda otra que, al final, trasladar a su madre al monte, donde esta perecerá. El dilema que se le plantea a Orín es que si no se va, Kesaian -o Tatsue- no podrán tener otro hijo, otra mano fuerte de ayuda en el campo, y la posible complicación de la sucesión hereditaria. 

https://es.wikipedia.org/wiki/La_balada_de_Narayama

Un saludo
#5492

Re: España país de pandereta y genocidio

 
MALEDICENCIAS
 Rumores 'fake'

La falsa huida de los Aznar a Marbella en pleno estado de alarma por coronavirus

Llegaron a Málaga antes de la crisis. "Tenían previsto desde hace tiempo estar allí hasta Semana Santa", confirma una fuente cercana. Aznar sufre no haber podido enterrar a su madre y Botella el ingreso de un hermano infectado

Los Aznar, paseando con su perro el viernes 14 de marzo en Marbella. Aún no estábamos confinados.
GTRES

  • BEATRIZ MIRANDA
 
El matrimonio Aznar Botella ha sido víctima estos días de la rumorología fake en torno a la crisis del coronavirus. La semana pasada trascendió falsamente que el ex presidente del Gobierno y la ex alcaldesa de la capital habían "huido" de Madrid en dirección Marbella en cuanto se decretó el estado de alarma, incluso circularon fotos de ellos paseando juntos a sus perros, acompañados de sus escoltas, que se dataron erróneamente de forma malintencionada los días que ya era obligatorio en España el confinamiento en casa. Tan alta fue la voz de sus enemigos políticos que el domingo el New York Times incluyó a la pareja de populares en su lista de "ricos europeos irresponsables". Un reportaje que denunciaba que muchas grandes fortunas habían decidido recluirse en sus segundas residencias de lujo en el sur del Viejo Continente (Grecia, Italia y España)sin importarle el riesgo de contagio.

La reacción en las redes, que dieron por ciertas estas informaciones, no se hizo esperar, sobre todo la de adversarios como, por ejemplo, Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, que escribió en su perfil de Twitter:"Ayer el Gobierno andaluz (PP y C's) pedía a las personas que viven en Madrid quedarse en casa. Que llamen a su primo del bigote para que, ya que se pasa por el forro las indicaciones y viene a Andalucía a extender la pandemia, no salga del p. chalé (sic)".

En efecto, los Aznar estaban en su chalé de la urbanización Guadalmina, con la bandera de España izada como siempre que lo habitan. No se escondían. La realidad era distinta a la que muchos indignaba. Según ha podido confirmar este suplemento, el matrimonio "tenía previsto desde hace bastante tiempo pasar este mes, Semana Santa incluida, en su casa de la Costa del Sol. Acababan de regresar de un viaje fuera de España y querían descansar allí, donde también pueden trabajar", sostiene una fuente cercana a la familia.


Desde que están oficialmente jubilados -Ana tiene 66 años y José María 67-, aunque mantienen bastante actividad, "pasan largas temporadas en Marbella", añade esta misma fuente. De hecho, consta que llegaron el jueves 12 de marzo por la mañana, lógicamente informados de la amenaza de pandemia, "sin saber lo que seles venía encima". Aún no se había decretado el estado de alarma, éste comenzó el sábado 14 de marzo tras el anuncio del mismo la tarde anterior por parte del actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Lo que sí se habían interrumpido ya, desde el miércoles 12, eran las clases en colegios y universidades de Madrid.

Vista aérea de la casa de los Aznar en Marbella.GOOGLE MAPS
De la mañana del viernes 13 es la imagen viral de la pareja paseando a sus perros junto a sus escoltas por las inmediaciones de Guadalmina. "Aún se podía salir a la calle. Desde entonces no han salido ni a por el pan".

Es una realidad que el confinamiento de los Aznar es privilegiado en cuanto a espacioso, ya que lo hacen en una parcela de más de 2.100 metros muy cercana al mar, de los que 448 responden a superficie construida. "En concreto, la vivienda ocupa 365 metros cuadrados; las zonas deportivas (como la piscina o el gimnasio), 60 metros cuadrados, y el porche, los 23 restantes", ha publicado El Confidencial, que informa también que ésta se trata de la tercera propiedad malagueña que los Aznar compran en Málaga para pasar sus vacaciones (las otras dos las vendieron)después de hacerlo durante años en Oropesa del mar (Castellón).

Sin embargo, por muy cómodo que sea el encierro en esta casa, la familia está pasando por malos momentos por culpa del coronavirus. El día 26 de marzo, la madre del ex presidente del gobierno murió en su casa de Madrid.Él mismo lo anunció en su perfil de Facebook con este mensaje en su muro:"Hoy ha fallecido a los 98 años mi madre, Elvira López Panadero. Fue una gran persona, una mujer excepcional".

"Tenía 98 años, pero gozaba de buena salud física. Murió dormida, en su casa de Madrid, muy bien cuidada. La familia ignora si fue de coronavirus, todo podría ser", dice otra fuente consultada del entorno del clan. José María Aznar no ha podido trasladarse a la capital a despedir a su madre, que ha sido incinerada según los protocolos vigentes en la comunidad en este momento. Su funeral se celebrará cuando pase todo.

Ana Botella, además, tiene que lidiar con otra gran preocupación. Uno de sus hermanos está ingresado en el hospital San Rafael con diagnóstico de coronavirus. Otra hermana suya, médico, también lo ha padecido. Y otros dos hermanos más, asimismo sanitarios, están al pie del cañón combatiendo la pandemia.

Por estas razones, los Aznar preferirían estar en su vivienda de Madrid, más cerca de los suyos, aunque no puedan verles. Una vivienda, por cierto, más grande que en la que están confinados ahora junto a la persona de servicio doméstico que trabaja interna para ellos en su casa y les acompaña a su segunda residencia cuando viajan. El chalé de Pozuelo donde viven habitualmente, con 1.600 metros de parcela y 550 de superficie útil, es mayor que el de Marbella. Y allí les podrían llevar la compra, como tantos hijos hacen a sus padres, tanto José María Jr. como Alonso, que están en Madrid pasando la cuarentena. El primero junto a su mujer, Mónica Abascal, y sus cuatro hijos en su chalé del barrio de El Viso y el segundo en solitario en su piso del centro. Ana está en Londres, donde reside desde hace años con su marido, Alejandro Agag, y sus cuatro niños.

Los días de encierro pasan lentos para los Aznar Botella, permanentemente pendientes de sus familias. Sobre todo Ana Botella, con una madre de 87 años confinada con una de sus nietas a quienes hace la compra por Internet. "Está muy pendiente". Botella es la primogénita de una familia numerosa de 13 hermanos con los que continuamente se hace videollamadas.

DONACIÓN EN METÁLICO

Hemos sabido que los populares, que ya han hecho una donación en metálico para combatir el virus cuyo importe no ha trascendido, siguen una rutina diaria en Marbella que comienza temprano haciendo ejercicio. Ambos practican deporte, sobre todo José María, en gran forma física de siempre. También leen la prensa, varios libros a la vez y están en contacto con compañeros del partido. Ven series y teletrabajan.

Él es consejero de varias empresas pero dedica la mayor parte de su tiempo a la Fundación FAES (Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales)y al Instituto Atlántico de Gobierno, un centro universitario para el estudio de saberes especializados en políticas públicas y funcionamiento de instituciones donde también colabora ella como organizadora de cursos ejecutivos.

Ana también sigue activa en la Fundación Integra, que ha encontrado trabajo a 15.000 personas en 20 años, 75 este último mes.

Es factible que regresen a la gran ciudad en cuanto el gobierno permita de nuevo los desplazamientos. Son muchas las ganas que tienen de abrazar(y despedir) a los suyos, como tantos españoles. 

#5493

Re: España país de pandereta y genocidio

Lo dicho. En fin serafín.
#5494

Re: España país de pandereta y genocidio

 
 UNA EMPRESA DE DEFENSA FABRICARÁ 5.000 RESPIRADORES PARA ESPAÑA

Detrás de la visita de Pedro Sánchez este pasado viernes a una fábrica de respiradores está la historia de una empresa puntera especializada en material de defensa, que ha cambiado radicalmente sus tareas en los últimos días para dedicarse a la lucha contra el coronavirus. Sus ingenieros y demás trabajadores han pasado de fabricar modernos sistemas de armas y aparatos de ingeniería avanzada a lo que más necesitan ahora los pacientes graves por Covid-19. Escribano Mechanical & Enginering ha puesto su fábrica de Alcalá de Henares a producir ventiladores pulmonares para conseguir 5.000 en un plazo de algo más de un mes. La empresa que fabrica los respiradores para el Gobierno: "Llegan pedidos de fuera, pero los aparatos se necesitan en España" 

#5496

Re: España país de pandereta y genocidio

 

Amancio, sálvame

 Pedro J. Ramírez @pedroj_ramirez 5 abril, 2020 02:33
El miércoles por la noche me avisaron del periódico: "Va a salir Pablo Iglesias en Telecinco a las nueve menos cuarto". Miré el reloj y puse el televisor. Eran las 20.44 y aún sigo sin creer lo que vi y escuché. Había un señor con mofletes vivarachos, de aspecto desaliñado, con gafas e incipiente barba blanca, preguntándole a una señora flaca de mediana edad: "¿Te gusta tirarte pedos?". Ella le contestó que no y él repitió varias veces la palabra y dejó una nueva pregunta, flotando ante millones de espectadores: "¿Y entonces por dónde sacas los gases?".

Ilustración: Javier Muñoz
Sin solución de continuidad, entró la careta del informativo y Pedro Piqueras, con traje y corbata negro, acordes a las circunstancias, informó con su empaque y buena dicción de siempre, que ese día habían muerto en España 864 personas por el coronavirus, lo que situaba el cómputo fatídico por encima de los 9.200. Siguió un buen reportaje sobre el veto de la Generalitat a que la UME instalara tiendas campaña en el hospital de emergencia de Sabadell, "por su estética militar", y enseguida comenzó la perorata -a duras penas interrumpida por alguna pregunta de Piqueras- de Pablo Iglesias, con traje desembocado y coleta recogida, en calidad de vicepresidente de Asuntos Sociales.




Su relato fue maniqueo y falaz donde los haya. Según él, en 2008 "se gastó rescatando a la banca y a una minoría de privilegiados y la gente lo pasó muy mal". Mentira podrida: a quien se rescató fue a las Cajas de Ahorros, aberrantemente gestionadas por los comisarios políticos de los diversos partidos -incluidos sus antecesores de Izquierda Unida-, según los criterios clientelares que Podemos pretende extender ahora al conjunto de la economía.


La otra cara de la moneda, según su versión, es que, gracias a su presencia en el Gobierno "se han prohibido los desahucios, se han prohibido los cortes de suministro... se han prohibido los despidos". Lástima que, en relación a este tercer asunto, las olas del mar, aguantaran impávidas los latigazos de nuestro 'Jerjes de Galapagar' y, a la mañana siguiente, el paro registrado computara un aumento de más de 302.000 desempleados y la Seguridad Social una caída de casi 900.000 afiliados. Todo un augurio de que, cuando Pablo Iglesias "prohíba" la pobreza, andaremos en harapos; y cuando "prohíba" el hambre, comeremos hierba.

Su intervención sirvió para perfilar el modelo económico que tiene en la cabeza el líder de Podemos, cuando se permite tuitear el único artículo de la Constitución que, desvinculado de todos los demás, podría servirle de coartada para expropiar la propiedad privada. Pablo Iglesias quiere fortalecer la sanidad pública, a costa de aniquilar la concertada, decir a las industrias farmacéuticas qué medicinas tienen que producir, ordenar a las fábricas de automóviles que fabriquen respiradores y, sobre todo, "asegurar una industria nacional que no nos haga depender de ningún país", a la hora de conseguir determinados suministros.

¿Volvemos a la autarquía? ¿Refundamos el INI? Oyéndole hablar de que "el Gobierno puede pedir sacrificios a algunos particulares para que el interés de la patria funcione", o identificar a los "grandes tenedores de viviendas" como "fondos buitre", cualquier estudiante de Historia Contemporánea podría acordarse del famoso discurso del Ministro Secretario General del Movimiento, José Luis Arrese, en el año 41: "Fue el capitalismo el que trajo el problema social... Debemos refundar la economía sin mentalidad capitalista".

***

Como todo había ocurrido en apenas quince minutos, pensé que a la mañana siguiente tendríamos -en términos de atención- dos escándalos por el precio de uno. Que las denuncias de la grosera falta de respeto a los difuntos y la burda amenaza al patrimonio de los vivos desbordarían los espacios mediáticos y golpearían las puertas del cerrado Parlamento. Sin embargo, ni el elogio de los flatos, como primer movimiento de aquel adagio fúnebre en prime time, ni las pretensiones colectivistas de un inconcebible vicepresidente en un gobierno de la Unión Europea merecieron glosa alguna en los principales foros de opinión de la España confinada.

Cuando Iglesias "prohíba" la pobreza, andaremos en harapos; y cuando sea el hambre, comeremos hierba

Pregunté en el periódico y me dijeron que tanto el hombre vivaracho de la barba blanca como la señora flaca, a la que interpelaba sobre los "pedos", estaban haciendo una "autopromo" del programa de más audiencia de la cadena que acababa de recibir la mayor subvención del Gobierno, por su mayor contribución al interés público. Caramba.

En cuanto a lo del vicepresidente para Asuntos Sociales, bueno, pues debía considerarlo una expresión más de las dos almas del Gobierno que ya actúan, en realidad, como dos gobiernos superpuestos o más bien enfrentados. Nada de lo que extrañarse.

Ni siquiera cuando la parte contratante de la segunda parte se arroga en exclusiva, bajo los rótulos de sus cinco ministerios, la "ampliación del escudo social para no dejar a nadie atrás", vulnerando lo pactado con la parte contratante de la primera parte. O cuando, a través de los heterónimos con que infecta las redes sociales, endosa estos "asesinatos" a la derecha política y económica.

Es obvio que, desdeñando la advertencia de León Felipe, en España ya "han hecho callo las cosas, en el alma y en el cuerpo". Porque lo que vimos y escuchamos el miércoles en esa cadena de televisión a las 20.44 es la clave profunda de lo que vimos y escuchamos a las 20.54; y ni siquiera nos damos cuenta.

Sólo la zafiedad, la incultura, la ignorancia, la banalidad, el maniqueísmo, el resentimiento inoculados durante décadas desde muy concretos medios de comunicación de ideologías distintas -en paralelo al colapso de un sistema educativo, destruido por la chapucera ingeniería social de los políticos, y a la emergencia del vomitorio de las redes sociales-, explican que nuestra vida pública, nuestra armónica convivencia, orientada hacia el consenso en los años de la Transición, esté descuartizada por tres populismos que corroen a diario la verdad y la razón.

Uno de ellos bloquea o, al menos condiciona, la capacidad del centro derecha de erigirse en alternativa. El segundo empuja a Cataluña hacia el tribalismo regresivo y la catástrofe del enfrentamiento civil. El tercero, el más peligroso, en el contexto de una calamidad colectiva, como la que estamos viviendo, maneja desde el Gobierno -gracias también a la estupidez política de la que Albert Rivera no podrá ser nunca exonerado, aunque escriba una enciclopedia entera- los resortes del poder, para intentar subvertir el orden social en detrimento de la libertad personal.

Peor, imposible. Todos los ingredientes para convertir la España democrática y próspera, de la que tan orgullosos estábamos, en un infierno distópico han ido surgiendo en derredor y acaban de activarse simultáneamente. Y es obvio que los mismos mecanismos que han desembocado en que seamos uno de los países del mundo con más muertos e infectados por coronavirus, desembocarán en que seamos uno de los países del mundo con más parados y arruinados por la nueva crisis, si no se introduce pronto algún elemento corrector.

***

Semana tras semana, vengo pidiendo un Gobierno de Concentración o, al menos una política de concertación entre el PSOE y el PP, como grandes partidos nacionales. Hoy quiero añadir que, en medio de la pesadilla en la que estamos inmersos, hay un salvavidas al que podemos aferrarnos porque, de forma simultánea a ese proceso de degradación de tantas cosas, hemos visto brotar entre nosotros una élite empresarial, profesional y científica, con enorme proyección internacional, que, de espaldas a la política, viene sirviendo de cauce meritocrático a lo mejor de nuestro ADN.

Los ingredientes para convertir la España democrática en un infierno distópico acaban de activarse 

Lo dije en la presentación de Invertia, el 24 de febrero, sin poder imaginar que en cuestión de pocos días el aserto se iba a poner a prueba: España tiene un arma secreta, un elemento estructural inédito, un activo intelectual formidable, un poderoso músculo financiero, una caja de resistencia inesperada, una super ONG de alta gama, en sus grandes empresas, implantadas en todo el orbe. Es el fruto de la globalización, combinada con nuestro privilegiado gen emprendedor.

Amancio Ortega, es el símbolo de todo ello: el hombre humilde que, desde el más modesto de los entornos, tuvo una idea, la desarrolló con tenacidad indesmayable, se rodeó de los mejores profesionales a su alcance, construyó un imperio comercial que abarca los cinco continentes, generando miles y miles y miles de empleos directos e indirectos en España, se convirtió en el primer contribuyente del país y, con toda la discreción y el pudor imaginables, dedica una parte sustantiva de su patrimonio a ayudar a los demás, mediante donaciones que salvan vidas y ahorran sufrimiento. Amancio Ortega es un Grande de España y quienes le colocan en el punto de mira de la envidia, pigmeos despreciables que emergen como los detritos, cuando la tormenta hace rezumar la alcantarilla.

Pero tras su estela hay muchos más y no ha hecho falta ningún Consejo de la Competitividad, como aquel de infausto recuerdo que ejerció de poder fáctico, al servicio de la corrupción en las más altas esferas, para coordinar sus esfuerzos. Junto al testimonio humano, la entrega y la solidaridad de los sanitarios, militares o policías, lo mejor que nos han traído estas semanas nefastas ha sido el empeño altruista de esas grandes empresas que han hecho una primera aportación de 25 millones por cabeza para comprar material sanitario urgente, aprovechando sus conexiones internacionales.

La iniciativa partió de la propia Inditex, como empresa mejor implantada en China, pero prácticamente al unísono José María Alvárez Pallete, Ana Botín y Carlos Torres -al fin en primer plano, cuando más falta hacía- incorporaron a Telefónica, Santander y BBVA al inteligente planteamiento de Pablo Isla. Y los cuatro pronto fueron siete porque Florentino Pérez, Sánchez Galán y Pepe Bogas sumaron enseguida a ACS, Iberdrola y Endesa.

Y, entre tanto, Fainé (Caixa), Reynés (Naturgy), Marta Alvárez (El Corte Inglés), Luis Gallego (Iberia), Josep Oliú (Sabadell), Juan Roig (Mercadona), Brufau (Repsol), Huertas (Mapfre), Garralda (Mutua), Ereño (Sanitas), Goirigolzarri (Bankia), Entrecanales (Acciona), Del Pino (Ferrovial), Aljaro (Abertis), Manrique (Sacyr) y tantos otros, laureados diariamente en la sección "Como Leones" de Invertia, empezaron a arrimar el hombro, y el bolsillo, cada uno con su estilo propio. Algo está cambiando, para bien, en la percepción de nuestro gotha empresarial, durante estas semanas tremendas.

Especialmente relevante está siendo el papel de Pallete, en su gran prueba de fuego como líder de la multinacional española en la vanguardia tecnológica. No sólo está aprovechando su relación con China Unicom y las autoridades de Beijing para agilizar envíos de cientos de respiradores invasivos -o sea de los que salvarán entre cuatro y cinco vidas por unidad-, sorteando trabas burocráticas y competencia norteamericana, ora en comandita con Endesa, ora en asociación con ACS -también la Fundación Real Madrid ha movilizado sus resortes-, sino que el presidente de Telefónica, a través de su filial Luca, es el gran impulsor de la app de geolocalización que ya da información sofisticada al Gobierno, cada 24 horas, sobre los niveles de movilidad y que será decisiva, combinada con los test, para reducir paulatina y discriminadamente el confinamiento.

Y pongamos también como ejemplo el modus operandi del Santander. Siendo una de las personas mejor informadas del mundo, Ana Botín fue también una de las primeras en reaccionar en España. Se dio cuenta de que el BCE le instaría a congelar el dividendo de los accionistas, se dio cuenta de que no tendría más remedio que anticipar pagos e incluso sufragar salarios de sus proveedores y se dio cuenta de que su división de Banca Privada pasaría por la peor coyuntura imaginable.

Algo está cambiando, para bien, en la percepción de nuestro gotha empresarial, durante estas semanas 

Pero también se dio cuenta de que debía aprovechar todos los resortes de un grupo que gasta diez mil millones al año en suministros para contribuir a mantener a flote a la sociedad española y proteger a los países clave de América Latina, en los que también opera. Por eso generalizó el teletrabajo en todo el mundo, decidió no despedir a uno sólo de los 21.000 empleados del grupo en España, recortó su sueldo a la mitad y se puso a disposición del ministro de Sanidad, a quien no conocía. Esa red de proveedores del Santander está teniendo un papel clave en el operativo coordinado por Víctor Matarranz, uno de los ejecutivos más capaces y avezados del grupo. En un abrir y cerrar de ojos, suministró dos mil camas y cien ventiladores a la Comunidad de Madrid y doscientas mil mascarillas a la de Cantabria. Y era sólo el principio.

El mensaje de Ana Botín de este viernes, ante el auditorio vacío de su Junta General virtual, ha estado altura de la ocasión. Ha sonado como ese "come what may" de los buenos contratos matrimoniales: "Nuestra misión es contribuir al progreso de las personas y las empresas, tanto en los buenos como en los malos momentos, para crecer y crear empleo lo antes posible". Y como prueba de que, además de predicar, toca dar trigo, a las duras y a las maduras, anunció que la disponibilidad de crédito del Santander llegará este año a los 90.000 millones, en gran medida a costa del sacrificio de los accionistas, al quedarse sin dividendo.

***

Al cabo de tantos años en la brecha, conozco igual de bien a nuestros dirigentes políticos y a nuestros líderes empresariales. En los dos ámbitos hay de todo pero, al margen de que la endogamia de los partidos genera una selección a la inversa, mientras en la política se vive sobre el terreno, respondiendo a las sorpresas de cada día, sin otro horizonte que las elecciones de dentro de unos meses, la propia naturaleza de la actividad empresarial requiere visión estratégica, planificación a largo plazo, ejecución eficiente, adaptación inmediata a las crisis y rendición de cuentas en forma de resultados. Eso es lo que necesitamos ahora.

Tampoco es casualidad que gran parte del apoyo a la ciencia y la investigación en España proceda de fundaciones vinculadas a las empresas privadas. Especialmente notable es el caso de la del BBVA. Tanto si se trataba de buscar a la investigadora especializada en la benéfica hidroxicloroquina, al mayor estudioso de la zoonosis o "ecología de la enfermedad" o al experto en la generación de fake news asociadas a la pandemia, los medios hemos encontrado a personas becadas, premiadas o asociadas, por una razón u otra, a la Fundación BBVA.

Y qué decir de lo que aportan también en ese ámbito los hospitales privados, las tan injustamente denostadas empresas farmacéuticas, las distribuidoras de medicamentos, las propias oficinas de farmacia que podrían ofrecer una red única para realizar test en toda España o empresas tecnológicas como Medtronic que ha abierto la caja de sus secretos industriales, para poner a disposición de cualquier fabricante los planos de su respirador de probada eficacia.

El interés público no es, no puede ser, sino la suma de los intereses privados de los individuos que componen una sociedad. Ese es el contrato social que incluye, naturalmente, mecanismos de solidaridad y protección a los más necesitados. Algo que corresponde al Estado pero también a la sociedad civil. En lo que atañe a las grandes compañías, no es ya filantropía, sino responsabilidad social corporativa.

La Historia se repite. Cuando se contrapone demagógicamente lo público a lo privado, hasta el extremo de demonizar a personas como Amancio Ortega y despreciar sus donaciones, siempre hay alguien -Robespierre, Lenin, Mussolini o Iglesias- que se autoproclama defensor y portavoz del "pueblo" con el propósito de erigirse en dictador.

La propia naturaleza de la actividad empresarial requiere visión estratégica, planificación, adaptación inmediata a las crisis. Eso es lo que necesitamos ahora

Las elecciones adjudican la gestión ordinaria de los asuntos públicos dentro de la legalidad a una u otra fuerza política. Si los dados rodaron mal y nos abocaron a este gobierno, fruto de esta composición parlamentaria, a resignarse tocan. Nadie va a derribarlo a base de insultos tras las señales horarias. Pero las situaciones de excepción requieren soluciones excepcionales.

Por eso, esta semana, tantas evocaciones y esperanzas se centran en los Pactos de la Moncloa. Un Sánchez desbordado y aplastado por el número de muertos, empeñado en reiterar como gran logro que "los niños se lavan más las manos que hace tres semanas", sometido al mayor desgaste de exceso de exposición de la historia de la televisión, se aferró al fin este sábado a ese clavo ardiendo, sin dar el menor detalle de cómo pretende reeditarlos.

Si Sánchez no quiere compartir el poder con el centro derecha, mientras Iglesias continúa segándole la hierba bajo los pies, al menos que imite el sentido del Estado de Adolfo Suárez, en una coyuntura también desesperada. Llamó a la oposición política, llamó a los agentes sociales y cedió el protagonismo a una figura respetada en el mundo económico como el profesor Fuentes Quintana.

Nadia Calviño no tiene su altura intelectual pero sí la suficiente capacidad de interlocución como para ensamblar una convocatoria así, en la que ni Casado, ni Arrimadas fallarían y en la que la probada capacidad de acuerdos entre la CEOE de Garamendi y los líderes sindicales facilitaría mucho las cosas. Cuanto menos aparezcan Sánchez y, por supuesto, Iglesias, mejor. 

El llamamiento desde esa mesa, anhelada por todos los españoles, representativa de todos los españoles, a Amancio Ortega y a todos sus émulos a los que he mencionado o aludido, no caería en saco roto. La voz de cada ciudadano sonaría en sus oídos y apelaría a su sentido patriótico del deber.

Todos ellos aportarían los mejores carpinteros del reino con "las sierras, las azuelas, los escoplos, cepillos y escofinas" que Terencio atribuye a la "carpintería de los Dioses" y, una vez cincelado el plan por técnicos capaces -no por cantamañanas de asamblea de facultad-, unirían sus importantes recursos a los procedentes de las arcas públicas, generando una dinámica de sacrificio, recuperación y victoria. Con ellos sí podríamos.

Amancio Ortega nunca sale en la televisión. La mayoría de los miembros de esa meritocracia española tampoco. Pero esta vez o tiramos por elevación y tendemos la mano a quien sabe cómo dárnosla o nos hundiremos sin remisión y caeremos muy hondo. En definitiva, se trata de elegir entre lo que deberíamos ser y lo que, por desgracia, somos. Entre la España de Amancio Ortega y la de los "pedos" en prime time. 

#5498

Re: España país de pandereta y genocidio

 
  • ESPAÑA

Ni en cuarentena y confinamiento descansan los proetarras en su estrategia persecutoria y amenazante contra todo aquello que represente España. El último ejemplo en Pamplona (Navarra), donde la Policía Municipal ha sido señalada por Bildu por llevar la bandera nacional en un vehículo patrulla 
#5500

Re: España país de pandereta y genocidio

Nos quejamos de los comunicados que realiza el gobierno a diario. Me parece bien porque en unos casos estarán fundadas esas quejas y en otras, no tanto. Pero, al menos, en alguna comparecencia, he observado que han reconocido posibles errores.
Uno de los partidos que más énfasis está poniendo en esas críticas, exceptuando VOX, es el PP. Sin embargo no quiero ni imaginarme cómo serían las comparecencias si ellos fueran los que gobernaran. Este partido suele tener un problema endémico para explicar o justificar algo que no ha hecho bien. En vez de reconocerlo y pedir disculpas, se enredan en explicaciones sin sentido o directamente no contestan. Una prueba muy clara es el famoso "finiquito en diferido" que tan bien lo explicó Cospedal. Todos pensamos que la cosa había terminado ahí, porque superar tal esfuerzo comunicativo es muy difícil. Pero ahora llega la nueva portavoz del PP (Cayetana Álvarez de Toledo) y nos suelta lo del chiste del perro para justificar que todo un expresidente del gobierno se pase por el forro el confinamiento. Cada vez tengo más claro al PP: consejos doy que para mí no tengo.
¿Va a ser esa la política de comunicación del PP?
#5501

Re: España país de pandereta y genocidio

 

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Mujeres maltratadas de Cádiz piden a Kichi que envíe las ayudas: «¡Tus hijos comen, los míos no!»

La asociación Las Desamparadas realizó primero un vídeo que difundieron por redes sociales







La asociación Las Desamparadas, que reúne a las mujeres víctimas de violencia de género en Cádiz, ha acudido a la plaza del Ayuntamiento liderado por el podemita José María Gónzalez ‘Kichi’ para exigir que se le envíen las ayudas que el consistorio les debe.
«¡Tus hijos comen, los míos no!», ha gritado el grupo de mujeres frente a la fachada del Ayuntamiento gaditano. «¡Contesta al pueblo que te reclama!», le han pedido. Lo cierto es que, debido a la circunstancias, se desconoce si algún miembro del Gobierno municipal se encontraba en el lugar.
No obstante, las mujeres no se han rendido y han pedido que se les envíen las ayudas que aún no les han llegado.




Hace apenas unos días, el Ayuntamiento anunciaba que se habían reforzado las medidas destinadas a estas mujeres para poder solucionar los problemas a los que se encuentran, agravados por la situación del estado de alarma.
Éstas mujeres ya publicaron un vídeo para denunciar  la difícil situación en la que les estaba dejando el incumplimiento del gobierno municipal.


«Cobro 420 euros de ayuda y somos tres en casa. Me ha llamado el trabajador social para decirme que no tengo derecho a la ayuda», relataba una de las afectadas en el vídeo.


«Me dirijo al señor alcalde porque no han llegado las ayudas. Le quiero preguntar que cómo doy de comer a mi familia», le preguntaba directamente a Kichi otra de las mujeres.
Ante la falta de soluciones, las mujeres se han personado este viernes en el Ayuntamiento para recordarle a Kichi que no estaban «pidiendo por gusto» y advertirle de que estarán allí «todos los días».
Según informó el Diario de Cádiz tras la publicación del primer vídeo, el Gobierno municipal asegura que «se ha tendido la mano a estas mujeres y se ha pedido información sobre esos casos».
Sin embargo, las afectadas aseguran que se habían puesto en contacto directamente con el alcalde para pasarle un listado de las mujeres que necesitaban las ayudas. 
#5503

Re: España país de pandereta y genocidio

 

94p
No sé si es cosa mía pero de repente me parece que mucha gente que apoyaba a UP se ha vuelto muy sensible a las críticas cuando en el caso de gobernar el PP estarían a modo de acoso y derribo igual o peor.

Además parece que ya el PSOE ya no es ese partido corrupto, con enchufados y que abofetearon a los trabajadores durante décadas. Ahora parece que Pedro Sánchez y su gobierno son los elegidos para llevarnos a la luz.

El gobierno ha metido mucho la pata y se va a enfrentar a una crisis económica y social que le va a quitar el sueño, y esta vez con razón, a Pedro Sánchez.

Personalmente creo que Pablo Iglesias está presionando para que se adopten medidas sociales pero el gobierno le ha dado la espalda a muchos desempleados que acababan su prestación, que no tenían derecho a ninguna y a nuevos desempleados. Esos también tienen que comer, no viven del aire y dudo que tengan fácil su vuelta al mercado laboral. Su influencia está siendo insuficiente aunque me alegro que forme parte del gobierno con la que se nos viene encima.

Pero considero que vez de tanta palabrería y medidas populistas, apresuradas e insuficientes, deberían haber aprobado una ayuda (o ingreso mínimo) temporal y prorrogable para todos los desempleados, independientemente de su origen, hasta que tuviesen algo sólido y centrarse en ver como ayudar a los autónomos y las pymes que son la diana principal de la crisis económica y el motor de la economía.

Van a hacer muchas cosas mal y no podéis estar justificando y defendiendo todo lo que hagan. Es verdad que hay mucho bulo, muchas mentiras y malas intenciones, pero no se puede perder la capacidad de crítica o van a hacer con nosotros lo que quieran. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar