Comisiones de custodia de acciones, ayuda a un novato.

4 respuestas
Comisiones de custodia de acciones, ayuda a un novato.
1
suscriptores
Comisiones de custodia de acciones, ayuda a un novato.
#1

Comisiones de custodia de acciones, ayuda a un novato.

Hola. 

Disculpad que moleste con una duda tan simple seguramente. 

Soy muy novato, pero recientemente deseo hacer una inversión en acciones de una compañía que no cotiza en bolsa, para lo cual tengo que abrir una cuenta de valores. Y estoy buscando alguna entidad o broker en la que mantener mis acciones y que no me cobren comisión de custodia, o la mínima. Sería una inversión pequeñita pero muy a largo plazo con intención de mantener las acciones, y no me dedicaría a hacer otras operaciones o inversiones, por el momento al menos...quizás algún ETF en el futuro, pero en todo caso muy poquitas operaciones y de baja cuantía. 

¿Me podríais algún broker o entidad que consideréis interesante bajo esas condiciones?

Muchas gracias de antemano! Y disculpad la molestia, soy muy jovencito y novato todavía. >_<
#2

Re: Comisiones de custodia de acciones, ayuda a un novato.

Además, mi intención sería asistir a la junta de accionistas de la empresa de la que deseo comprar acciones, pero leo que en algunos brokers como que la titularidad de las acciones no es directa o algo así y que para poder asistir a las juntas necesitas que el broker lo gestione. ¿Alguien sabe como funciona eso?
#3

Re: Comisiones de custodia de acciones, ayuda a un novato.

Bueno, no estoy muy metido en las OTCs, pero en la mayoría de brokers te pedirán una comisión de custodia. Todo sería leer la letra pequeña de la tarifa de comisiones. Obviamente leería las que ya de por sí son baratas para operar en empresas cotizadas (por ejemplo ING). 

Y por lo que dices veo dos tipos de negocios al que te refieres: una empresa con un capital importante que no cotiza en bolsa pero tú puedes acceder a tener una participación por X motivo (porque seas empleado de la empresa, porque conozcas al CEO...). La otra opción veo una empresa pequeña (quizá un bar o negocio familiar pequeño). En el segundo caso te diría que lo ideal es ir a un asesor jurídico-financiero para que la participación quede registrada en papel si no quieres pagar custodia. En este caso, las reuniones que se hagan entre socios (o accionistas) no deberían suponer ningún problema al conocer que tú hiciste una inversión y qué porcentaje de la empresa te corresponde. El hecho de recomendarte un asesor es por si los gerentes o directores te nieguen como propietario una vez hecha la inversión. Precisamente para que te oriente sobre riesgos y tramite todo correctamente para que un juez te de la razón en caso de que el riesgo por contrapartida se haga efectivo. El riesgo de contrapartida es aquel en el que una de las partes no cumple su palabra. En este caso el riesgo podría ser: tú inviertes para poseer una parte y los dueños niegan la proporción que te corresponde. 

Claro, si hablamos de una empresa de mayor envergadura (sin ser necesariamente un titán como los cotizados en bolsa) no puedo informarte mucho mejor. Lo que sí que te puedo decir es el caso de las cotizadas, que efectivamente la titularidad es algo difusa. Tradicionalmente existen dos tipos de cuentas: nominativas y omnibus, estas últimas cuando compras una acción no está a tu nombre, sino de la entidad con la que operas (en algunas ocasiones incluso hay terceros). Sin embargo, las nominativas se eliminaron para los minoristas y quedaron sólo las omnibus. ¿Significa que no puedes participar en las Juntas de accionistas? No, lo que ahora pasa es que la entidad con la que trabajas te entrega una tarjeta para acudir a las juntas. Tú no eres el titular sobre el papel, pero la legislación te ampara para ejercer tus derechos políticos y financieros sobre la entidad con las condiciones que pactas tanto explícita como implícitamente con la entidad intermediaria. ¿Perderías tus acciones en caso de quiebra del broker? Por ley no, pese a que las acciones están en una cuenta omnibus, el banco o broker tiene la obligación de tener anotadas las participaciones que tiene cada cliente y deben estar totalmente fuera del balance financiero de la entidad. En caso de quiebra, si la entidad no puede ni siquiera abrir sus servidores al cliente seguramente no puedas acceder a tus acciones un tiempo hasta que el broker quebrado venda su negocio minorista a otra entidad (y en principio se suelen conservar las mismas tarifas de tu antiguo broker). Pero una cosa es la ley teórica y otra la práctica, imagínate por un momento que el broker actuó de mala fé y alquiló, vendió o hizo cualquier jugada con tus acciones (recuerda que la entidad es titular de tus acciones sobre el papel) y ahora con la quiebra no puede devolverte las acciones porque tendría que comprarlas y no tiene la liquidez. Aquí la cosa se pone seria. 

El sistema financiero se basa en la confianza, no sólo en el valor que damos al dinero fiduciario como forma de intercambio de bienes, sino en cualquier inversión que hagamos. Así que es importante que operes en una entidad que te de confianza. Te recomiendo que no mires sólo los anuncios de "oh, mira que buenos y qué bien hacemos las cosas" que hacen las entidades, sino que mires bien sus estatutos y los intermediarios que usa para que tú puedas operar (normalmente suelen venir en su web en la sección de Aviso Legal o MiFID, te sorprendería la cantidad de intermediarios que se usan al comprar una acción (y más si es de un país extranjero al tuyo). En mi caso me gustan las entidades sistemicas y que tienen buenas políticas empresariales (y aún así el riesgo de contrapartida no me lo quita nadie, una vez más: la confianza que te dé la entidad es la clave). 

Comprar una acción es comprar una parte de una empresa, te hace dueño de ella en la medida que tengas sus acciones (obviamente, los minoristas apenas solemos representar para la empresa por nosotros solos una parte importante como para sentarnos en el consejo de administración), pero es legítimo querer participar en las decisiones de la empresa a través de las Juntas de accionistas. Poco se habla del riesgo de contrapartida (es difícil encontrar información y muchas veces son más dudas que respuestas) y para mi a veces es una de las cosas que más me tiran atrás a la hora de invertir: me parece estupendo perder mi dinero porque la empresa en la que he invertido quiebre porque he elegido mal, ¿pero perder mi dinero por un tercero? Ni gracia me haría. 

Espero que te haya ayudado, pero si no tenía que ver con tu pregunta, imagino que entre todos iremos respondiéndote. 
#4

Re: Comisiones de custodia de acciones, ayuda a un novato.

Te pongo un ejemplo de riesgo de contrapartida: 

Pongamos que tenemos un broker al que llamaremos eSTAFA y queremos comprar acciones de una empresa a la que llamaremos Patatas. S.A. (que se dedica al cultivo de la patata). Nosotros acudiríamos a eSTAFA y le diríamos que nos compre 100 acciones a 10 euros de Patatas S.A., este año se espera que vendan muchas patatas y en esta empresa hay muy buenas perspectivas. 

Mantenemos 1 año, cobramos nuestros dividendos y tan contentos, eSTAFA incluso nos ha dado una tarjeta de accionistas para acudir a la última junta de accionistas y hemos ido. De hecho, Patatas S.A. tiene ofertas para sus accionistas en España, país donde residimos fiscalmente, y hemos disfrutado de un 10% de descuento a través de su web (esto último se produce no porque la empresa sepa que somos accionistas, sino porque nosotros queríamos disfrutar de esa oferta y eSTAFA le ha dicho que efectivamente, somos propietarios de 100 aciones de Patatas S.A., es decir, la empresa no sabe que eres accionista pero tú si puedes hacerles saber que eres accionistas). 

Patatas S.A. lleva ya 2 años subiendo en bolsa (ahora valen 20 euros cada acción) y tú tan contento, pero eSTAFA no tiene mucha solvencia y las comisiones de compra-venta o de sus otros negocios no le da suficiente dinero. Viene una nueva crisis y ve que no van a poder cumplir con sus deudas como empresa. Así que decide sacar beneficios de la crisis y saltarse lo que marca la ley.

eSTAFA tiene asesores e información privilegiada que el resto de mortales no tenemos y decide vender tus acciones 1 semana antes de que empiecen las malas noticias. Ellos ya no tienen tus acciones, pero si te metes en el broker todavía figurará que tienes 100 acciones con un valor de 2000 euros. eSTAFA sabe que vas a vender cuando la acción vaya a bajar, ellos ingresaron 2000 euros cuando vendieron tus acciones, así que si tú las vendes con un valor de 1500, te darán ese dinero y ellos habrán ganado 500 euros jugando con la especulación. ¿Dividendos? Bueno, te los pueden pagar de esos 2000 euros que tienes invertidos, total, cuando baje Patatas S.A. van a sacar rédito y dudo mucho que la empresa pague un dividendo mayor al que cotiza en bolsa. 

Empiezan las malas noticias: llega la crisis, ha quebrado el vamos a llamarle Banco Gigante de EEUU y una enfermedad, vamos a decir Virus rey, está extendiendose por el mundo paralizando toda la economía. Todas las acciones empiezan a bajar. Sin embargo, por alguna extraña razón Patatas S.A. sigue cotizando a 20 euros la acción (ni sube ni baja). 

eSTAFA podría comprar las acciones con los 2000 euros que ingresó al vendertelas sin tu consentimiento, por si hay algún problema. Pero están convencidos de que bajarán y siguen sin tenerlas. En este punto, si la acción baja y tú tomas la opción tanto de vender como de mantener, ellos sacarían dinero. 

Sin embargo, Patatas S.A. es una empresa maravillosa y ante esta crisis ha conseguido comprar a otra empresa que llamaremos Tomates S.A cuando la bolsa caía, en la junta de accionistas os lo han comunicado junto con una cuenta de resultados brillantes. Tú has ido porque te dieron la tarjeta de accionistas que te han dado todos estos años, ¿pero si no tienen las acciones? 

Aquí puede haber pasado 2 cosas: 

1) eSTAFA tiene buenas relaciones y con su palabra de decirle a la empresa que tienes 100 acciones es suficiente. 
2) No voy a complicarlo mucho, pero digamos que otro cliente de eSTAFA tiene también acciones de Patatas S.A. (vamos a suponer que las mismas que tú) y nunca va a la junta, así que sus acciones pasan a ti. Desde luego vemos que hay un problema, eSTAFA en lugar de tener 200 acciones de los 2 clientes tiene 100. Pese a todo, con sus cálculos y demás puede sostener y contentar a sus clientes. 

El problema le viene a eSTAFA cuando después de este imprevisto, las acciones de Patatas S.A. empiezan a subir como la espuma, ahora valen 40 euracos en poco tiempo. Si quisieran recuperar tus acciones porque quieres venderlas tendrían que pagar 4000 euros. Más les vale que no vendas porque perderían 2000 euros (sumado a toda la deuda a la que tienen que hacer frente). Tú mantienes, pero algunos clientes con los que hicieron la misma jugada venderán, porque necesitarán el dinero por las crisis que ha venido, es decir, la situación de eSTAFA como empresa es muy delicada. 

Y finalmente llega el día, eSTAFA entra en quiebra y no tiene acciones suficientes para todos los clientes. A partir de aquí no hay nada escrito, pero los próximos años estarás con burocracia, demandas y con abogados... Además, la situación no es favorable para ti, porque eSTAFA, pese a decirte que está inscrito en el registro de la CNMV lo cierto es que se ha ido de España y se quedado en su sede inicial que era Chipre. 

Esto es el riesgo de contrapartida, si una entidad actúa de mala fé... Puede joder a muuuucha gente.


#5

Re: Comisiones de custodia de acciones, ayuda a un novato.


Yo creo que lo mejor es que lo consultes en la empresa de la cual quieres comprar las acciones, para que te puedan aconsejar como hacer todo lo que preguntas en el foro. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar