Tres casos en los que NO deberías permitir que el banco te cobre comisiones

3 respuestas
Tres casos en los que NO deberías permitir que el banco te cobre comisiones
Tres casos en los que NO deberías permitir que el banco te cobre comisiones
#1

Tres casos en los que NO deberías permitir que el banco te cobre comisiones

Últimamente las comisiones han vuelto a ponerse de moda y los bancos empiezan a cobrar hasta por respirar el aire de sus oficinas. ¿En qué casos NO deberíamos permitir que el banco nos cobrase comisiones? siempre debemos buscar alternativas y hay quién sigue soportando el cobro de comisiones sin tener por qué hacerlo.

1. Cuenta corriente sin domiciliación de nómina

Si eres estudiante o no tienes ingresos periódicamente o si simplemente quieres una cuenta corriente sin comisiones para comprar por Internet y operar, sin que te dé ninguna rentabilidad, puedes encontrar cuentas corrientes sin comisiones, especialmente en bancos online.

Si no te gustan los bancos online en la mayoría de bancos tradicionales esta posibilidad también existe siempre que se haga toda la operativa de forma online para que las entidades financieras no incurran en gastos por mandarte una carta cada vez que se produce una operación en tu cuenta. Hay otras cuentas corrientes cuya condición es tener un mínimo de efectivo pero como ya digo, es algo que se puede evitar con un banco online como Openbank.

 

2.  Cuenta corriente con domiciliación de nómina

La condición estrella que ponen los bancos para no cobrarnos comisiones es la domiciliación de la nómina, incluyendo en algunos casos una pensión de la Seguridad Social o la prestación por desempleo.

Si tienes una cuenta corriente sin remuneración no debes permitir en ningún caso que se te cobren comisiones, especialmente la comisión de mantenimiento. En el caso de la Cuenta 123 del Santander te cobran comisiones por mantimiento de 36 euros al año y esto hace que la rentabilidad que ofrece se vea disminuida pero no se trata de una cuenta con rentabilidad.

Y si se trata de una cuenta corriente que sí da un porcentaje en devolución de recibos domiciliados, como la Cuenta Expansión del Sabadell, hay que ver si el pago de comisiones reduce al mínimo dicha devolución.

 

3. Cuenta de ahorros de baja remuneración

En una cuenta de ahorros como la cuenta Self o la cuenta Coinc, en especial si llevamos dinero nuevo, las comisiones también deben brillar por su ausencia.

Dependiendo de la rentabilidad no puede seguir saliendo rentable - valga la redundancia - tener la cuenta de ahorros pero tal y como están ahora los porcentajes no parece que haya ninguna cuenta de ahorros demasiado atractiva como para que nos cobren comisiones.

 

Todo aquel que se informe mínimamente puede encontrar fácilmente cuentas corrientes que no cobren comisiones por mantenimiento, ni de ningún otro tipo, pero todavía quedan por ahí bancos anclados en el pasado y la gente no se decide a mover su dinero.

Asique, ya sabes, si tu banco todavía te cobra comisiones en estos tres casos, vete a la competencia ;)

 

 

#2

Re: Tres casos en los que NO deberías permitir que el banco te cobre comisiones

En el caso de la cuenta Expansión del Sabadell las comisiones son 0, tanto por la cuenta como por las tarjetas de débito y crédito.

#3

Re: Tres casos en los que NO deberías permitir que el banco te cobre comisiones

Estupendo entonces. Habría que mirar también cuál es la devolución máxima..., etc.

#4

Re: Tres casos en los que NO deberías permitir que el banco te cobre comisiones

Si no recuerdo mal eran 20€ al mes, lo que son unos 670€ al mes entre los recibos de luz, gas, telefonia fijo y móvil e internet.
En los años que llevo con esta cuenta nunca he llegado a ese importe :D
Por cierto, pueden haber dos titulares con una sola nómina y ambos tienes tarjetas gratuitas sin consumos mínimos y se puede sacar en cualquier cajero servired sin comisiones (mínimo 60€) excepto la caixa, claro.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar