Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Opción de venta (PUT)

Una opción de venta (PUT) es un contrato que da al comprador el derecho, pero no la obligación, de vender un activo subyacente a un precio predeterminado en o antes de una fecha futura. El comprador recibe el precio de ejercicio menos el precio pagado por la opción. 

¿Quieres aprovechar el mercado bursátil para obtener ingresos adicionales? Si es así, entonces una de las herramientas más importantes que puede utilizar es la opción de venta (PUT). Aunque esta estrategia se ha usado por mucho tiempo, todavía hay muchas personas que desconocen cómo funciona 

Una opción put es una opción de venta. La opción put otorga a su comprador el derecho, pero no la obligación, de vender a vencimiento (en las opciones europeas) el activo subyacente al precio de ejercicio. La compra de una opción put implica una posición bajista en el mercado, es decir, ganaríamos dinero si el mercado bajase, mientras que la venta de una opción put implica una posición alcista en el mercado.

En este artículo, te explicaremos en detalle qué son las opciones, la diferencia entre una opción put y una opción call, así como un ejemplo que nos permita comprender correctamente el activo que definimos en este artículo.

¿Qué son las opciones?


Antes de saber qué es una opción de venta (PUT), es importante recordar qué son las opciones.

Las opciones son una herramienta financiera única y versátil que ofrecen a los inversores la oportunidad de beneficiarse de movimientos alcistas o bajistas en el precio de un activo subyacente. Los inversores pueden comprar o vender opciones para aumentar su cartera con un riesgo limitado y potencialmente obtener grandes ganancias. 

Con todo, y aunque las opciones pueden ser útiles para los inversores, hay algunos conceptos básicos que debemos conocer antes de comenzar a operar. 

Una opción es un contrato entre dos partes que le da al comprador el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo subyacente a un precio acordado en el futuro.
El precio acordado se conoce como "precio de ejercicio". Estas opciones se negocian en exchanges y tienen varios vencimientos diferentes. 

Los compradores de opciones tienen el potencial de obtener grandes ganancias si el precio del activo subyacente se mueve en su dirección. Por ejemplo, si compra una opción para comprar acciones de Apple (AAPL) a 200 euros después de un mes, y el precio de las acciones se eleva a 250, tendrá la oportunidad de comprar estas acciones por 200 euros y venderlas por 250, lo que le daría ganancias potencialmente grandes. 

Los compradores también tienen la ventaja adicional del riesgo limitado (el costo inicial pagado por la opción). Si el precio del activo subyacente no se mueve en su dirección, no está obligado a realizar ninguna transacción y solo pierde el costo inicial pagado por la opción. Sin embargo, esta ventaja limitada tiene su contraparte: los compradores no recibirán ningún beneficio si el valor del activo subyacente cae por debajo del precio acordado antes del vencimiento. 

En contraste con los compradores, los vendedores recibirían pagos si el precio del activo subyacente caía por debajo del precio acordado antes del vencimiento. También tendrían límites en sus pérdidas, puesto que solo podrían perder hasta la prima pagada por ellos cuando vendieron la opción originalmente. Estas características hacen que las opciones sean interesantes para los vendedores como forma alternativa para obtener ingresos pasivos sin correr demasiados riesgos financieros. 

En resumen, las opciones son herramientas financieras únicas y versátiles que ofrecen a los inversores la oportunidad de beneficiarse con movimientos al alza y baja en los precios sin asumir demasiados riesgos financieros . Si bien es importante entender los conceptos básicos detrás de ellas antes de comenzar a operarlas, las ventajas potencialmente enormes hacen que valga realmente la pena aprender cómo usarlas adecuadamente 
 

Diferencias entre opción put y opción call


Las opciones put y call son dos de las herramientas más populares en las que pueden invertir todo tipo de traders. Estas herramientas ofrecen a estos traders la flexibilidad para establecer posiciones tanto alcistas como bajistas en una variedad de activos subyacentes, desde acciones hasta divisas. 

Con la comprensión adecuada de cómo funcionan las opciones put y call, los traders pueden mejorar sus estrategias de inversión y obtener mejores resultados. Pues hemos de señalar que las opciones put y call pueden ser usadas para diversos propósitos, desde el hedging hasta la especulación. 

En su forma más básica, una opción put le da al comprador el derecho de vender el activo subyacente a un precio predeterminado en un momento futuro determinado. Por otro lado, una opción call le da al comprador el derecho de comprar el activo a ese mismo precio predeterminado en la misma fecha futura. 

Los inversores usan estas herramientas para intentar beneficiarse del movimiento del mercado. En este sentido, mientras que las opciones put se benefician con el movimiento bajista del mercado, las opciones call se benefician con el movimiento alcista del mercado. 

Una de las principales diferencias entre las opciones put y call es que los compradores de Put tienen limitaciones en cuanto a sus beneficios máximos potenciales, ya que su ganancia no puede superar el precio original pagado por la opción. Sin embargo, los compradores de Call tienen mayores ganancias potenciales sin límite superior, ya que sus ganancias son ilimitadas si el precio del activo subyacente sigue subiendo sin parar. 

Por otro lado, los vendedores tienen diferentes riesgos en cada caso; mientras que aquellos que venden Put asumen un riesgo ilimitado si el precio del activo subyacente cae por debajo del precio objetivo antes de expirar la opción, aquellos que venden Call asumen solo un pequeño riesgo, ya que su pérdida no puede superar su prima recibida por escribir la opción. 

En general, usar correctamente las Opciones Put y Call le permitirá al inversor obtener buenos resultados independientemente del sentido del mercado. Si bien ambas ofrecen excelentes oportunidades para mejorar su estrategia comercial, es importante entender cómo funciona cada una antes de tomar decisiones financieras importantes. 

¿Cuál es mi beneficio y mi pérdida con una opción put?


Aunque ya debemos conocer qué es una opción PUT y su funcionamiento, suelen existir muchas dudas sobre cuál es el beneficio y la pérdida potencial que puede producirnos una opción PUT.

Por esta razón, y antes de acabar, veamos un poco más de cerca su funcionamiento.

A la hora de operar con opciones, ya sean call o put, tenemos dos tipos de posiciones, una posición compradora o una posición vendedora, es decir, quien compra la put y quien vende la put:

 
El comprador de la Put limita su pérdida a la prima pagada por la opción, y su posible beneficio también está limitado, aunque potencialmente puede llegar a ser muy grande. El vendedor de la Put es justamente al revés que el vendedor, limita su beneficio potencial al ingreso obtenido por la venta de la put, que es igual a la cantidad de la prima, mientras que la pérdida potencial puede llegar a ser bastante mayor que el beneficio, aunque también está limitada.

Ventajas de invertir en una opción de venta (PUT) 


A continuación, vamos a ver algunas de las razones por las que la gente elige comprar una opción de venta.

En primer lugar, la compra de una opción de venta ofrece seguridad en caso de caídas del mercado. Si el precio del activo subyacente cae por debajo del precio fijado en el contrato, los titulares obtienen beneficios financieros gracias a la diferencia entre el precio fijado y el precio real. Esto les permite minimizar sus pérdidas cuando los mercados se desploman. 

Además, con la compra de una opción de venta también hay la posibilidad de obtener beneficios extra. Si el precio del activo subyacente cae por debajo del precio fijado en el contrato, los titulares pueden ejercer su derecho a vender al precio fijado y obtener mayores beneficios financieros. 

Finalmente, la compra de una opción de venta es menos arriesgada que otros instrumentos financieros como los futuros o las acciones. Esto se debe a que los titulares solo pagan el coste inicial para adquirir la opción y no tienen obligación alguna si deciden no ejercerla antes del vencimiento. Por lo tanto, es menos probable que experimenten grandes pérdidas si sus predicciones sobre el movimiento del mercado no se cumplen.

¿Buscas un bróker? Mira nuestras recomendaciones:

DEGIRO

Comisiones más bajas

Ver más
XTB

Comisiones 0% en acciones y ETFs

Ver más
ETORO

Depósito mínimo 200€

Ver más
Interactive Brokers

Con más de 1.5M de clientes

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Opción de venta (PUT), Luis Angel Hernandez, 12 de enero del '23, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Tipos de opciones

Tipos de opciones

Mercado de DERIVADOS Financieros (XXX).- OPCIONES Financieras .- Estrategias con Opciones (II).

Mercado de DERIVADOS Financieros (XXX).- OPCIONES Financieras .- Estrategias con Opciones (II).

Cómo contratar ETF USA desde España

Cómo contratar ETF USA desde España

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar