Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Oferta Pública Inicial (IPO)

Una Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas en inglés) se refiere al proceso mediante el cual una empresa privada ofrece sus acciones al público por primera vez, permitiendo que sean adquiridas por inversores en el mercado abierto. Es un evento importante en la vida de una empresa, ya que implica su transición de ser una entidad privada a convertirse en una empresa cotizada en bolsa.

Una Oferta Pública Inicial, conocida en el mundo financiero por sus siglas en inglés como IPO (Initial Public Offering), es un evento crucial en la vida de una empresa. Es el momento en que una compañía, que hasta entonces ha sido de propiedad privada, decide abrirse a inversores del público general y cotizar sus acciones en una bolsa de valores. En otras palabras, una empresa utiliza una IPO para vender una parte de sí misma a inversores y así recaudar fondos para su crecimiento, expansión o para permitir que los inversores existentes liquiden parte de su inversión.

Imagine que una empresa es como un pastel. En sus primeros días, este pastel solo pertenece a los fundadores y a los primeros inversores, que suelen ser amigos, familiares o inversores privados conocidos como 'business angels'. A medida que la empresa crece, puede necesitar más dinero para expandirse, contratar más personal o desarrollar nuevos productos. Es entonces cuando pueden decidir 'vender' un pedazo de su pastel a través de una IPO.

Este proceso no es sencillo ni rápido. Lleva meses de preparación y requiere la colaboración de un gran equipo de asesores, abogados, contables y banqueros de inversión. La empresa debe preparar una declaración de registro para los reguladores financieros, que incluye detalles financieros detallados y un prospecto para los posibles inversores.

El precio de la acción en una IPO se determina a través de un proceso complejo que implica analizar la salud financiera de la empresa, sus perspectivas de crecimiento, la situación del mercado y también negociaciones entre la empresa y los bancos de inversión que la asesoran.

Una vez que las acciones de la empresa están disponibles en la bolsa de valores, cualquier inversor puede comprarlas. A partir de ese momento, la empresa debe cumplir con una serie de regulaciones y obligaciones, como publicar informes financieros regularmente.

Una curiosidad de las IPO es que, aunque se venden al público, no todos los inversores tienen la misma oportunidad de comprar acciones en la IPO. Normalmente, la mayoría de las acciones en una IPO se asignan a grandes inversores institucionales, como fondos de inversión o fondos de pensiones.

Características de una Oferta Pública Inicial (IPO)


Una Oferta Pública Inicial (IPO) es un evento financiero significativo para cualquier empresa y presenta una serie de características específicas:

  • Apertura al público: En una IPO, una empresa privada se vuelve pública, lo que significa que empieza a cotizar sus acciones en una bolsa de valores. Esto permite que cualquier persona o entidad, siempre que tengan el capital necesario, pueda comprar acciones y convertirse en accionista.
  • Recaudación de fondos: Una de las principales razones por las que las empresas deciden llevar a cabo una IPO es para obtener capital. Este dinero puede ser utilizado para varias finalidades, como financiar el crecimiento y la expansión, pagar deudas o permitir a los inversores actuales retirar parte de su inversión.
  • Establecimiento del precio de las acciones: Antes de la IPO, la empresa y sus asesores financieros establecen un precio inicial para las acciones. Este precio se basa en una evaluación del valor de la empresa, que a su vez se determina analizando factores como la salud financiera de la empresa, las perspectivas de crecimiento y las condiciones del mercado.
  • Regulación y transparencia: Al convertirse en una empresa pública, la empresa debe cumplir con una serie de regulaciones y obligaciones de transparencia. Estas incluyen la presentación regular de informes financieros y la divulgación de cierta información a los accionistas y al público en general.
  • Riesgo de volatilidad del mercado: Tras la IPO, el precio de las acciones de la empresa está sujeto a las fluctuaciones del mercado. Esto significa que, aunque la empresa pueda obtener un gran impulso financiero a través de la IPO, también se enfrenta al riesgo de que el valor de sus acciones caiga.
  • Participación de instituciones financieras: Las IPOs suelen ser llevadas a cabo con la ayuda de bancos de inversión, que actúan como intermediarios entre la empresa y los inversores. Estos bancos desempeñan un papel crucial en el proceso de la IPO, ayudando a la empresa a prepararse para la oferta, a fijar el precio de las acciones y a promover la oferta a los inversores.
  • Exclusividad inicial: Aunque las IPOs están teóricamente abiertas a todos los inversores, en la práctica, a menudo es difícil para los inversores individuales comprar acciones en una IPO, ya que una gran parte de las acciones suelen ser reservadas para inversores institucionales.

¿Para qué realizan las empresas una Oferta Pública Inicial (IPO)?


Entre las razones que llevan a las empresas a realizar una Oferta Pública Inicial (IPO), podemos destacar las siguientes:

  • Recaudación de capital: El motivo más común para llevar a cabo una IPO es la recaudación de fondos. Las empresas necesitan capital para crecer y expandirse, y una IPO puede proporcionar un gran impulso financiero. Los fondos recaudados pueden utilizarse para invertir en nuevas tecnologías, adquirir otras empresas, contratar más personal, entre otras necesidades de crecimiento.
  • Ampliar la propiedad: Cuando una empresa se hace pública, sus acciones se ofrecen al público en general, y no solo a un pequeño grupo de inversores. Esto amplía la base de propietarios y puede llevar a una mayor estabilidad financiera para la empresa.
  • Reembolsar a los inversores iniciales: En muchos casos, los primeros inversores de una empresa, incluyendo los capitalistas de riesgo o los inversores ángel, ven la IPO como una forma de recuperar su inversión y obtener ganancias.
  • Aumentar la visibilidad y la credibilidad: Una IPO puede aumentar la visibilidad de una empresa en el mercado, lo que puede ayudar a atraer nuevos clientes, socios comerciales y empleados talentosos. Además, ser una empresa cotizada puede mejorar la credibilidad y la reputación de una empresa ante clientes, proveedores y socios comerciales.
  • Liquidez: Al cotizar en bolsa, las acciones de la empresa se vuelven líquidas, lo que significa que pueden ser compradas y vendidas fácilmente. Esto puede ser beneficioso tanto para la empresa como para los inversores.

En resumen, existen muchas razones para realizar una Oferta Pública Inicial (IPO). No obstante, el fin es el mismo: obtener capital.

¿Cómo funciona una Oferta Pública Inicial (IPO)?


Una Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas en inglés) es un proceso por el cual una empresa privada se convierte en una empresa pública y ofrece sus acciones a la venta al público en general. 

A continuación te explico cómo funciona este proceso paso a paso:

  • Decisión de salir a bolsa: Lo primero es que la empresa tome la decisión de salir a bolsa. Esta decisión normalmente se toma con el objetivo de recaudar capital para la expansión de la empresa.
  • Selección de un banco de inversión: Luego, la empresa contrata a un banco de inversión para que actúe como intermediario en la IPO. Este banco ayudará a la empresa a navegar por el proceso de salida a bolsa, a determinar el precio de las acciones y a promocionar la oferta entre los inversores.
  • Auditoría y documentación: A continuación, la empresa debe someterse a una auditoría financiera completa y preparar un documento llamado "prospecto". Este documento detalla todo lo que un inversor potencial necesita saber sobre la empresa, incluyendo sus finanzas, su modelo de negocio, su equipo directivo y los riesgos asociados con la inversión en la empresa.
  • Aprobación de la autoridad reguladora: Una vez que se ha preparado el prospecto, se presenta a la autoridad reguladora del mercado de valores del país (en España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores). Esta autoridad revisará la documentación y, si todo está en orden, dará su aprobación para que la empresa proceda con la IPO.
  • Establecimiento del precio de la acción: Una vez que la IPO ha sido aprobada, el banco de inversión y la empresa trabajan juntos para establecer el precio de la acción. Este precio se basa en una serie de factores, incluyendo el valor de la empresa, las condiciones del mercado y el interés de los inversores.
  • Venta de acciones: Finalmente, llega el día de la IPO. Las acciones de la empresa se ponen a la venta al público y los inversores pueden empezar a comprarlas.
  • Listado en bolsa: Una vez completada la IPO, las acciones de la empresa comienzan a cotizar en una bolsa de valores y pueden ser compradas y vendidas por cualquier inversor.

Como podemos apreciar, hablamos de un proceso que no es sencillo. Por esta razón, y como vamos a ver a continuación, las empresas acuden a expertos que le ayudan y le guían en este importante proceso.

¿Qué agentes participan en una Oferta Pública Inicial (IPO)?


Como hemos mencionado anteriormente, lanzar una Oferta Pública Inicial (IPO) conlleva esfuerzos, tiempo y, en muchas ocasiones, tareas que pueden complicar la vida a los directores y los gestores de una compañía.

Por esta razón, en una Oferta Pública Inicial (IPO), existen diferentes actores que desempeñan roles esenciales para garantizar que el proceso se desarrolle de manera fluida y eficiente. A continuación te explico quiénes son estos agentes:

  • Empresa emisora: Este es el protagonista principal de la IPO. La empresa emisora es la que decide salir a bolsa con el objetivo de recaudar capital. Para ello, debe preparar toda la documentación necesaria, someterse a auditorías y trabajar con otros agentes para determinar el precio de sus acciones.
  • Banco de inversión: Este agente tiene un papel fundamental en el proceso de IPO. La empresa emisora contrata a uno o varios bancos de inversión para que actúen como intermediarios en la operación. Los bancos de inversión aconsejan a la empresa sobre el mejor momento para la IPO, ayudan a preparar la documentación, promocionan la oferta entre los inversores y ayudan a determinar el precio de las acciones.
  • Inversores: Los inversores son los que compran las acciones durante la IPO. Pueden ser inversores institucionales (como fondos de inversión, bancos o aseguradoras) o inversores minoristas (el público en general). Los inversores proporcionan el capital que la empresa busca recaudar a través de la IPO.
  • Autoridad reguladora del mercado de valores: En España, este papel lo desempeña la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Esta autoridad supervisa el proceso de IPO para asegurar que se cumplen todas las regulaciones y que la empresa proporciona toda la información necesaria a los inversores. Solo después de recibir la aprobación de esta autoridad puede la empresa proceder con la IPO.
  • Bolsa de valores: Finalmente, la bolsa de valores es donde las acciones de la empresa comienzan a cotizar una vez completada la IPO. En España, las acciones podrían cotizar en la Bolsa de Madrid, la Bolsa de Barcelona, la Bolsa de Valencia o la Bolsa de Bilbao.

En definitiva, y como hemos señalado anteriormente, cada uno de estos agentes tiene un papel fundamental en la IPO, y juntos aseguran que el proceso sea transparente, justo y eficiente para todas las partes involucradas.

¿Quién puede realizar una Oferta Pública Inicial (IPO)?


A grandes rasgos, cualquier compañía que cumpla con ciertos criterios y requisitos puede realizar una Oferta Pública Inicial (IPO). Sin embargo, hay una serie de factores comunes que suelen presentar las empresas que deciden seguir este camino. 

Te los detallo todos a continuación:

  • Madurez: En general, las empresas que realizan una IPO suelen tener un cierto nivel de madurez. Esto no quiere decir que tengan que ser empresas antiguas, pero sí que su modelo de negocio esté probado, sea sólido y rentable. Una IPO es un proceso costoso y complicado, por lo que las empresas necesitan estar en una posición fuerte antes de considerarlo.
  • Tamaño: Aunque no hay un tamaño mínimo para hacer una IPO, el proceso tiene un costo alto, por lo que suele ser más común entre empresas de cierto tamaño que puedan asumir estos costes y que necesiten cantidades significativas de capital para seguir creciendo.
  • Rentabilidad: Aunque no es un requisito absoluto, las empresas que deciden salir a bolsa suelen ser rentables, o al menos tener una clara ruta hacia la rentabilidad. Los inversores quieren ver que la empresa tiene un plan para generar beneficios, ya que es la forma en que recibirán un retorno de su inversión.
  • Transparencia: Las empresas que quieren realizar una IPO deben estar dispuestas a abrir sus libros y ser transparentes con los inversores. Esto significa que deben estar dispuestas a publicar informes financieros detallados y cumplir con las normas de gobierno corporativo.
  • Requisitos legales y regulatorios: Cada bolsa de valores tiene sus propios requisitos que las empresas deben cumplir para poder salir a bolsa. Estos pueden incluir ciertos umbrales financieros, tener una cierta cantidad de accionistas, o incluso requerir que la empresa tenga un cierto número de acciones en manos del público.

Como podemos apreciar, no hay un único tipo de empresa que pueda hacer una IPO. Cuando analizamos el mercado, nos encontramos con compañías de todo tipo de sectores y tamaños que deciden salir a bolsa, desde tecnológicas emergentes hasta empresas manufactureras establecidas. 

En definitiva, lo más importante es que la empresa esté preparada para los desafíos y responsabilidades que conlleva ser una empresa cotizada.

Requisitos para realizar una Oferta Pública Inicial (IPO)


Realizar una Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas en inglés) es un paso importante para una empresa, y requiere cumplir una serie de requisitos y pasos previos. 

Te los explico a continuación:

  • Historial Financiero: En la mayoría de los casos, las bolsas de valores exigen a las empresas que desean hacer una IPO tener un historial de ganancias durante un cierto periodo. Las cifras exactas pueden variar, pero generalmente se pide que la empresa tenga un registro de rentabilidad consistente en los últimos años.
  • Auditoría: Antes de realizar una IPO, la empresa debe someterse a una auditoría exhaustiva. Este proceso permite examinar en detalle las finanzas de la empresa para garantizar que todo está en orden y se han seguido las normas contables correspondientes.
  • Documentación: La empresa debe preparar y presentar una serie de documentos ante los organismos reguladores. El más importante es el folleto de la oferta, un documento detallado que ofrece información completa sobre la empresa, sus finanzas, su modelo de negocio, su equipo directivo y los riesgos asociados a su actividad.
  • Requisitos de Gobierno Corporativo: Las empresas que realizan una IPO deben tener una estructura de gobierno corporativo acorde a las exigencias de la bolsa en la que quieran cotizar. Esto incluye tener un consejo de administración formado, en su mayoría, por directores independientes, y cumplir con las normas de transparencia y buenas prácticas en su gestión.
  • Capitalización Mínima: Algunas bolsas de valores exigen que las empresas que quieren realizar una IPO tengan un valor mínimo de mercado, que se determina multiplicando el número de acciones por el precio de salida.
  • Distribución de las acciones: En muchos casos, se exige que un mínimo porcentaje de las acciones de la empresa se distribuya entre un determinado número de accionistas, para asegurar la liquidez de la acción en el mercado.
  • Soporte de un intermediario financiero: Normalmente, una empresa que desea realizar una IPO necesita el respaldo de una entidad financiera, como un banco de inversión, que actúa como "underwriter" o colocador de la oferta, ayudando a la empresa a prepararse para la salida a bolsa, establecer el precio de las acciones, y vender estas acciones a los inversores.

Por último, es importante resaltar que estos requisitos pueden variar dependiendo de la bolsa de valores en la que la empresa quiera cotizar y de la legislación del país en el que se encuentre. 

Ejemplo de Oferta Pública Inicial (IPO)


Para cerrar este artículo e ilustrar el concepto que nos ocupa, nada mejor que hacerlo con un ejemplo que ha dejado huella en la historia reciente de los mercados financieros. Me estoy refiriendo a la salida a bolsa de Facebook, la famosa red social creada por Mark Zuckerberg.

Facebook inició su andadura como una pequeña red social universitaria en 2004, y solo ocho años después, el 18 de mayo de 2012, celebró su IPO, convirtiéndose en una de las empresas cotizadas más grandes del mundo. La colocación fue llevada a cabo por un conjunto de bancos liderados por Morgan Stanley, J.P. Morgan y Goldman Sachs.

En el momento de su salida a bolsa, Facebook fijó un precio inicial de 38 dólares por acción. Esta cifra se calculó teniendo en cuenta varios factores, incluyendo el balance financiero de la empresa, sus expectativas de crecimiento y la demanda anticipada de los inversores. El objetivo de la empresa era recaudar 16 mil millones de dólares, y con el precio establecido, la valoración total de la empresa alcanzó los 104 mil millones de dólares.

Sin embargo, la salida a bolsa de Facebook no fue tan suave como se esperaba. El primer día de negociación se vio afectado por problemas técnicos en la bolsa NASDAQ, lo que provocó confusión y retrasos. Además, las acciones de Facebook apenas mantuvieron su precio inicial durante el primer día, y en los meses siguientes su valor cayó por debajo de los 38 dólares.

A pesar de este comienzo difícil, Facebook logró superar estos contratiempos iniciales. A día de hoy, las acciones de Facebook se cotizan muy por encima del precio de la IPO, y la empresa se ha consolidado como uno de los gigantes tecnológicos del mundo.
Aquí te dejo 3 brokers más baratos que el tuyo:
Scalable Capital

Sin comisiones

Ver más
Interactive Brokers

+1,5M cuentas de clientes

Ver más
ETORO

Acciones y ETFs sin comisión de compra-venta

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Oferta Pública Inicial (IPO), Francisco Coll, 11 de julio del '23, Rankia.com
Definiciones de por letra

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar