Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Bonos convertibles

Un bono convertible es aquel bono que le da la opción al poseedor de canjearlo por un número determinado de acciones de la empresa cuando llegue a su vencimiento, por un precio pactado previamente. Este tipo de bonos tienen menor rentabilidad que un bono normal, debido a que ofrecen la opción de canjearlo si le conviene al poseedor. La acción de convertirse en acciones puede ser obligatorio u opcional, dependiendo de las características del bono, en este sentido existen 3 tipos de bonos convertibles: 

  1. Convertibles clásicos: Tienen conversión opcional a acciones llegado a su vencimiento. 
  2. Convertibles obligatorios: Tienen conversión obligatoria a acciones llegado a su vencimiento, suponiendo Ceteris Paribus, deberían de tener una rentabilidad mayor que los convertibles clásicos. 
  3. Contingente convertible (CoCos): Funcionan como un convertible clásico, pero si se dan una serie de condiciones, pasan a ser obligatorios. En este enlace una definición más detallada. 

 

Caso práctico. 

En T0 adquirimos un bono convertible clásico con un nominal de 1000€ con vencimiento en un año y con un cupón de 50€, con la opción de canjearlo en 100 acciones en T1, al precio de cotización de T0 que están a 10€/acción. 

Si llegado a vencimiento el precio de la acción es: 

  • Mayor que 10€: nos interesa canjearlo, ya que, con un 1000€ podríamos adquirir acciones con valor de mercado por encima de los 1000€, que luego podríamos vender y tener un beneficio extra. 
  • Menor que 10€: caso contrario al anterior, no nos interesaría canjearlo y nos quedaríamos con el nominal. 
  • Igual a 10€: En principio daría igual canjearlo o no canjearlo, aunque tener en cuenta la siguiente advertencia. 

Cuando canjeamos un bono por acciones, realmente estaríamos aumentando el número de acciones en circulación, aumentando su oferta. Teniendo en cuenta que el precio de mercado de las acciones depende de la demanda y la oferta, lo lógico sería pensar que el precio de la acción baje después de canjearlo, por ese motivo se recomienda no canjearlo cuando el precio de cotización es igual al precio pactado (en nuestro ejemplo, de 10€). Por otro lado, aunque en teoría es así, en la práctica es difícil que el precio de una acción baje significativamente por un aumento de 10 o 100 acciones en circulación, debido a que suponen poco peso en el total de acciones en circulación. 

 

 

 

 

 


¿Quieres referenciar esta definición?
Bonos convertibles, Enrique Valls, 14 de diciembre del '21, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar