Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Activo libre de riesgo

Un activo libre de riesgo es una inversión financiera que se supone que proporciona un rendimiento garantizado sin la posibilidad de pérdida financiera. Aunque en la práctica no existen activos verdaderamente libres de riesgo, los bonos gubernamentales de países con economías estables se consideran comúnmente como referentes cercanos a esta definición.
 
Al igual que una embarcación en alta mar busca un faro en medio de la tormenta, los inversores buscan refugio en aquellos instrumentos financieros que prometen retorno sin amenazas para su capital. Hablamos, por tanto, de una categoría muy especial de inversiones financieras que nos ofrecen teóricamente ganancias garantizadas, resguardando nuestro capital ante cualquier tempestad económica. 

Un activo libre de riesgo es un concepto financiero que se refiere a una inversión que se considera tan segura que el riesgo de perder el capital es prácticamente nulo. Al invertir en un activo libre de riesgo, se espera obtener un retorno, aunque este retorno suele ser más bajo en comparación con inversiones más arriesgadas. La idea detrás de este concepto es que hay ciertas inversiones que son tan seguras que se pueden considerar prácticamente exentas de riesgo.

Normalmente, los bonos del gobierno de países con economías estables y fuertes son considerados como los ejemplos clásicos de activos libres de riesgo. Por ejemplo, los bonos del Tesoro de los Estados Unidos a menudo se citan como un activo libre de riesgo. La razón es que la posibilidad de que un gobierno estable y solvente como el de Estados Unidos no pague sus deudas es extremadamente baja. Estos gobiernos tienen la capacidad de recaudar impuestos y, en muchos casos, imprimir dinero, lo que les da una capacidad casi ilimitada para pagar sus deudas.

Ahora bien, es importante entender que el término "libre de riesgo" es más una idealización que una realidad absoluta. En el mundo real, incluso los gobiernos más estables pueden enfrentar situaciones económicas o políticas que podrían afectar su capacidad de pago. Sin embargo, en el contexto de la teoría financiera y la inversión, se asume que estos riesgos son tan bajos que se pueden ignorar para propósitos de análisis y planificación.

Una curiosidad sobre los activos libres de riesgo es que su tasa de retorno suele ser un punto de referencia en el mundo de las finanzas. Por ejemplo, los inversores y analistas a menudo comparan el rendimiento de una inversión más arriesgada con el rendimiento de un activo libre de riesgo. Si no se espera obtener un retorno significativamente mayor de una inversión arriesgada en comparación con un activo libre de riesgo, entonces no puede valer la pena asumir el riesgo adicional.

Por último, otro aspecto interesante es que la percepción de qué constituye un activo libre de riesgo puede cambiar con el tiempo y las condiciones económicas. Por ejemplo, si un país enfrenta una crisis económica grave, sus bonos del gobierno podrían dejar de ser vistos como libres de riesgo.

Características de un activo libre de riesgo 


Los activos libres de riesgo pueden parecer un sueño que roza lo irreal, pero en términos financieros y económicos representan un componente crucial en la evaluación y análisis del riesgo. Entonces, ¿cuáles son las características definitivas que definen a un activo libre de riesgo? Profundicemos para entender más acerca de estos elementos únicos. 

En primer lugar, la característica principal de un activo libre de riesgo es su garantía absoluta de retornos. Cuando invertimos en uno, no estamos jugando a las predicciones o asumiendo un alto grado de incertidumbre. Sus rendimientos son fijos y certificados por contrato. 

Otra característica ilustrativa es su liquidez. Los activos libres de riesgo se consideran altamente líquidos ya que pueden convertirse fácilmente en efectivo sin afectar su precio. Es decir, que podrías disponer rápidamente del valor total del activo cuando lo desees, sin temor a pérdidas significativas. 

De igual modo, un aspecto importante es la escasez o ausencia total de volatilidad. Mientras algunos valores en la bolsa experimentan cambios drásticos en el precio debido a imprevistos del mercado o situaciones geopolíticas, los activos libre de riesgo no presentan tal variación. 

A raíz del anterior punto sobre volatilidad, estas inversiones brindan estabilidad. No sólo mantienen su valor constante a pesar del clima económico general, sino que también proporcionan una fuente constante y fiable de ingresos para todos aquellos inversores que busquen equilibrar sus portafolios con una opción segura y predecible. 

La característica final, pero no menos importante, de un activo libre de riesgo es su estrecha relación con los gobiernos y las entidades gubernamentales. Muchas veces, son estas instituciones las que emiten estos activos, debido a su necesidad de financiamiento y su capacidad para garantizar dichos retornos a sus inversores. Esto está íntimamente vinculado con la confianza y garantía que brindan estos productos financieros. 

Dicho con otras palabras, un activo libre de riesgo ofrece rendimientos asegurados, alta liquidez, estabilidad en el valor del precio y una asociación estrecha con entidades regulatorias o gubernamentales. Estas características hacen que este tipo de inversión sea una opción atractiva para aquellos inversores que buscan seguridad en lugar de altas rentabilidades potenciales. En cualquier caso, siempre se debe tener en cuenta los contextos económicos locales e internacionales antes de tomar cualquier decisión financiera. 

Ventajas y riesgos de invertir en un activo libre de riesgo 


Invertir en un activo libre de riesgo puede parecer una opción bendecida para muchos inversores, especialmente para aquellos que dan preferencia a la seguridad por encima del rendimiento. Aún así, como con cualquier otro tipo de inversión, estos también vienen con sus propias ventajas y desventajas que debemos considerar cuidadosamente antes de comprometer nuestro dinero duramente ganado. 

El término «activo libre de riesgo» puede sonar como música para los oídos de cualquier inversor. De hecho, sus beneficios más notables son varios y uno podría ser tentado a colocar todos sus huevos en esta cesta aparentemente segura. 

Entre las ventajas podemos destacar las siguientes: 

  • Seguridad del capital: Un activo libre de riesgo garantiza el retorno del capital invertido sin importar las condiciones del mercado.
  • Inmunidad frente a eventos externos: Los activos libres de riesgo no están afectados por eventos económicos o políticos globales.
  • Pagos predecibles: Los ingresos derivados de estos activos se conocen de antemano ya que siguen un cronograma predefinido.

En cualquier caso, como en todo escenario financiero perfecto, también existe un lado oscuro relacionado con invertir en activos libres de riesgo que debe tenerse en cuenta..

Veamos algunas de sus desventajas o riesgos:

  • Retornos limitados: A pesar de su seguridad absoluta del principal invertido, los rendimientos generados por los activos libres de riesgo tienden a ser menores en comparación con otros tipos más arriesgados.
  • Vulnerabilidad a la inflación: Si bien es cierto que los activos libres de riesgo no están sujetos a volatilidad externa, sí están expuestos a la inflación. Por tanto, si la tasa de inflación supera el rendimiento del activo libre de riesgo, entonces su poder adquisitivo disminuirá.
  • Liquidez limitada: Muchos activos libres de riesgo, como los bonos del gobierno, requieren un compromiso a largo plazo y no pueden ser liquidados hasta que alcance su vencimiento.

Consecuentemente, teniendo en cuenta estas ventajas y desventajas de invertir en un activo libre de riesgo, es crucial para cada inversor tomar una decisión según sus objetivos individuales y perfil de riesgo. La promesa aparentemente infalible de seguridad no debe cegarnos frente al potencial limitado y las posibles trampas inherentes que vienen con estas formas de inversión. 

Diferencia entre activo libre de riesgo y activo refugio 


Entender la diferencia entre un activo libre de riesgo y un activo refugio puede ser muy útil para los inversores. Esto, debido a que podría potencialmente ayudarles a limitar las pérdidas en caso de condiciones desfavorables en el mercado. Aunque suenan similares, estos dos términos tienen significados distintos. 

Un activo libre de riesgo es una inversión que se presume tiene cero posibilidad de pérdida. En teoría, cuando inviertes en un activo libre de riesgo, puedes contar con un retorno seguro. Uno de los mejores ejemplos de tales inversiones son los bonos del gobierno, especialmente aquellos emitidos por gobiernos estables como Estados Unidos o Alemania. 

Estos bonos suelen tener tasas de rendimiento bajas comparadas con otras inversiones más arriesgadas como las acciones. Pero a cambio, el riesgo que corres es mínimo. Se asume simplemente que siempre podrás recibir al menos el valor nominal del bono y su interés acumulado. 

Por otro lado, tenemos el «activo refugio», también conocido como ‘safe haven’. Este tipo de inversiones son aquellas a las cuales los inversores acuden en tiempos de incertidumbre económica o turbulencia en el mercado para proteger su capital. Las características que definen a estos activos refugio pueden variar dependiendo del estado actual del mercado y la economía global, pero generalmente son las siguientes:

  • Baja volatilidad: Los precios no varían dramáticamente en cortos periodos.
  • Alta liquidez: Pueden convertirse rápidamente en efectivo sin grandes pérdidas.
  • Buena rentabilidad histórica durante crisis económicas: Han demostrado en el pasado que en tiempos de turbulencia económica y de mercado, mantienen un rendimiento sólido o inclusive se aprecian.

El oro es un ejemplo clásico de activo refugio, especialmente durante épocas de alta inflación. Otros ejemplos comunes suelen ser el franco suizo, la inversión en bienes raíces o incluso algunas criptomonedas como Bitcoin. 

Si bien ambos tipos de activos pueden ofrecer una cierta protección contra los altibajos del mercado, fundamentalmente son usados para propósitos diferentes. Los activos libres de riesgo son utilizados principalmente como una inversión segura con rendimiento garantizado a largo plazo. Mientras que los activos refugio son recurridos en momentos de incertidumbre para preservar el capital existente. 

Independientemente del tipo de inversor que seas -conservador, agresivo o intermedio-, la claridad sobre estos conceptos ampliará tus horizontes financieros y te permitirá tomar decisiones más nítidas e inteligentes. 

Ejemplos de activo libre de riesgo 


La noción de un «activo libre de riesgo» puede parecer un poco abstracta, así que veamos algunos ejemplos para ilustrar de manera práctica este concepto. 

Uno de los valores más reconocidos como activo libre de riesgo es el bono del Tesoro de los Estados Unidos. Esto se debe a la estabilidad económica del país y la confiabilidad que ofrece su gobierno en cuanto a devolver la suma completa invertida tras alcanzar su vencimiento. La no existencia del riesgo crediticio y su tasa fija hacen de ellos una opción segura para los inversores. 

Por otra parte, las letras del tesoro emitidas por países con economías estables, también son consideradas un tipo de activo libre de riesgo. Por ejemplo, las Letras del Tesoro español o el Bundesanleihen alemán gozan esta categorización porque sus emisores, al ser entidades gubernamentales sólidas, garantizan el pago completo al finalizar el plazo establecido en el contrato. 

En menor medida pero dentro del mismo cumulo encontramos los depósitos a plazo fijo ofrecidos por bancos con gran reputación. Si bien se trata de activos protegidos por organismos reguladores considerables, siempre hay una mínima posibilidad latente (por muy pequeña que sea) de fracaso bancario o similar. Aún así, se clasifican tampoco como libres-de-riesgo gracias a las instituciones garantes como FDIC en Estados Unidos o FSCS en Reino Unido. 

Asimismo, las inversiones vinculadas a tasas interbancarias como LIBOR (London Interbank Offered Rate) o Euribor son otro claro ejemplo debido a que estas reflejan la tasa promedio de interés a la que un conjunto selecto de bancos se presta dinero entre sí, lo cual minimiza el riesgo. 

Como resumen, un activo libre de riesgo es una inversión cuyo retorno está garantizado. Estos son algunos ejemplos claves del concepto. No obstante, vale recordar que aunque el término sea «activo libre de riesgo», en realidad no existe tal cosa como un «retorno garantizado» en su totalidad en el mundo financiero. Siempre hay variables macroeconómicas y otros factores externos impredecibles que pueden impactar las inversiones, pero la probabilidad de pérdida es enormemente baja en los ejemplos mencionados.  
Aquí te dejo 3 brokers más baratos que el tuyo:
Scalable Capital

Sin comisiones

Ver más
Interactive Brokers

+1,5M cuentas de clientes

Ver más
ETORO

Acciones y ETFs sin comisión de compra-venta

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Activo libre de riesgo, Francisco Coll, 30 de noviembre del '23, Rankia.com
Definiciones de por letra

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Configurar
Rechazar todas
Aceptar