Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Tasa de reembolso

La tasa de reembolso es un indicador financiero, muy utilizado en el sector bancario, que representa la proporción o el porcentaje de los préstamos que son devueltos con éxito por parte de los prestatarios. En otras palabras, mide la cantidad de dinero prestado que ha sido reembolsada de acuerdo con los términos y condiciones acordados entre el prestamista y el prestatario.

La tasa de reembolso es un concepto que nos ayuda a entender qué tan eficazmente se están devolviendo los préstamos otorgados por las entidades financieras. Esta tasa, muy utilizada en el mundo de las finanzas y, especialmente, en el de la banca, mide y representa el porcentaje de préstamos que han sido devueltos al prestamista, en este caso a la entidad financiera, por parte de los prestatarios. Para hacernos una idea, imagina que un banco es como un granero lleno de granos, y cada préstamo es un puñado de granos prestado a alguien con la promesa de devolverlo. La tasa de reembolso nos indica qué porcentaje de esos granos está volviendo al granero.

Dicho lo anterior, es preciso señalar que esta tasa es esencial para los bancos y otras instituciones financieras, pues les aporta información muy relevante sobre la salud de su cartera de préstamos. Si la tasa de reembolso es alta, significa que la mayoría de los prestatarios están pagando sus deudas a tiempo y en la cantidad correcta. Esto es algo bueno tanto para el banco como para el sistema financiero en general, ya que indica estabilidad y confianza. Si, por el contrario, la tasa de reembolso es baja, significa que la salud financiera de la mayoría de los prestatarios no es buena y hay muchos préstamos que no se están devolviendo, generando pérdidas para el sector bancario y desequilibrios en el sistema financiero.

Pero ¿qué es lo que hace que esta tasa sea tan importante? Bueno, en el mundo de las finanzas, prestar dinero siempre conlleva un riesgo: el riesgo de crédito, o lo que es lo mismo, el riesgo de que el prestatario no pueda o no quiera devolverlo. Una tasa de reembolso alta reduce ese riesgo, pues muestra que los prestatarios son responsables, además de capaces de cumplir con sus compromisos y obligaciones.

De la misma manera, la tasa de reembolso también es un buen reflejo del funcionamiento de la economía en general. Si la tasa de reembolso es muy alta, podemos intuir que la economía va bien, pues la gente está encontrando empleos estables que les permiten cumplir con sus obligaciones y pagar sus deudas. Por otro lado, si la tasa de reembolso es muy baja, como suele ocurrir en tiempos de crisis económica, podemos decir que la situación económica no es muy buena, ya que la gente está enfrentando dificultades para pagar las deudas.

Una curiosidad interesante sobre la tasa de reembolso es que en el sector de las microfinanzas y los microcréditos, es decir, donde se prestan pequeñas cantidades de dinero a personas en países en desarrollo o a pequeños empresarios, estas tasas suelen ser sorprendentemente altas. Es decir, los prestatarios en este tipo de economías, pese a las dificultades que enfrentan, están devolviendo los préstamos con éxito. Esto, en otras palabras, desafía la idea de que los prestatarios de bajos ingresos son siempre un mayor riesgo.

¿Qué nos indica la tasa de reembolso? ¿Qué información nos aporta este indicador?


Aunque ya hemos señalado algunos de los usos que tiene la tasa de reembolso, en este apartado vamos a profundizar un poco más para ver todos los usos que los economistas, así como todos los profesionales ligados al mundo de las finanzas, dan a este importante indicador.

Como hemos señalado anteriormente, la tasa de reembolso es como una lupa que nos permite observar cómo se están devolviendo los préstamos en el mundo de las finanzas. Sin embargo, como se ha señalado anteriormente, el hecho de que se devuelvan, o no, los préstamos nos aporta mucho información que los economistas, entre otros profesionales, utilizan para otros fines. 

En este apartado vamos a ver qué nos indica esta tasa y para qué otras cosas la utilizan los economistas, entre otros profesionales financieros.

En primer lugar, la tasa de reembolso nos muestra qué porcentaje del dinero prestado ha sido devuelto. Es como cuando prestas un libro a un amigo y quieres saber cuántos de tus amigos te han devuelto los libros que les has prestado. Si casi todos te los devuelven, sabes que puedes confiar en ellos y les puedes prestar más libros en el futuro. En otras palabras, una tasa de reembolso alta es una señal muy positiva. Indica que la mayoría de los prestatarios están pagando sus deudas a tiempo y que el riesgo de impago es bajo. Esta es una información crucial para los bancos y otras instituciones financieras, pues les ayuda a decidir si es seguro seguir prestando dinero y a quién.

Asimismo, la tasa de reembolso también es utilizada por los economistas, entre otros profesionales del mundo de las finanzas, para medir la economía. Por ejemplo, una tasa de reembolso baja puede ser motivo de preocupación. Si muchas personas no están devolviendo sus préstamos, podría significar que hay problemas económicos más amplios detrás, como un aumento del desempleo, o dificultades económicas que impiden a los prestatarios devolver el dinero que se les prestó. 

Por otro lado, los economistas y profesionales financieros también usan la tasa de reembolso para evaluar la efectividad de los programas de préstamos. Si la tasa de reembolso en un programa de préstamos es alta, podría indicar que el programa está bien diseñado y que está apoyando eficazmente a sus destinatarios. Por el contrario, si la tasa de reembolso es baja, lo que vemos es que el diseño del programa no es el mejor, o el más efectivo, y que necesita mejoras.

Por último, esta tasa también puede influir, o podría tener una influencia significativa en la política económica aplicada por los bancos centrales. Si los responsables de la política económica ven que las tasas de reembolso están bajando, podrían tomar medidas para estimular la economía o ayudar a las personas con dificultades financieras.

¿Cómo se mide y se calcula la tasa de reembolso?


Para medir y calcular la tasa de reembolso se utiliza una fórmula bastante sencilla. En esencia, se divide el total del dinero que los prestatarios han devuelto por el total del dinero que se prestó originalmente, y luego se multiplica el resultado por 100 para obtener un porcentaje. Esto nos da una idea clara de cuánto del dinero prestado ha sido devuelto.

La fórmula para calcularla sería la siguiente:

Por ejemplo, si un banco prestó 100,000 euros en total y hasta ahora ha recuperado 90,000 euros, la tasa de reembolso sería:

Esto significa que el 90% del dinero prestado ha sido devuelto. Una tasa de reembolso del 90% es bastante alta, lo que indica que la mayoría de los prestatarios están cumpliendo con sus pagos. En otras palabras, lo que nos dice una tasa de reembolso tan alta es que los prestatarios están gestionando sus financias de manera efectiva y que son capaces de devolver el dinero que han pedido prestado.

Para los bancos y las entidades de crédito, es muy importante mantener una tasa de reembolso alta, pues, como hemos señalado anteriormente, esto les indica que sus operaciones de préstamo están teniendo éxito y que el riesgo de no recuperar el dinero prestado es bajo. Por otro lado, una tasa de reembolso baja podría ser una señal de alarma, indicando problemas potenciales, como dificultades económicas entre los prestatarios o una evaluación inadecuada del riesgo al momento de otorgar los préstamos.

Inconvenientes y limitaciones de la tasa de reembolso como indicador


Aunque hablamos de una herramienta muy útil a la hora de utilizarla como indicador financiero y económico, hemos de señalar que la tasa de reembolso, como todo en la vida, no es una herramienta perfecta y encuentra limitaciones y debilidades que debemos conocer.

En este apartado vamos a ver todas esas limitaciones y debilidades para que, cuando utilicemos este indicador, podamos tenerlas en cuenta.

En primer lugar, piensa en la tasa de reembolso como una foto. Te muestra una imagen de un momento en el tiempo, pero no te dice toda la historia. Por ejemplo, puede que un banco tenga una tasa de reembolso alta ahora, pero eso no garantiza que seguirá siendo alta en el futuro. Los cambios en la economía, como un aumento del desempleo, pueden hacer que más personas tengan dificultades para pagar sus préstamos.

Otro inconveniente es que la tasa de reembolso no considera la cantidad de dinero que se ha prestado. Imagina que prestas 10 euros a diez amigos y nueve te devuelven el dinero. Tu tasa de reembolso sería del 90%. Pero si uno de esos amigos te debía 100 euros y los demás solo 1 euro cada uno, la pérdida sería muy significativa, aunque tu tasa de reembolso sea muy alta.

Además, esta tasa no nos dice nada sobre la tardanza en los pagos. Incluso si la mayoría de los préstamos se pagan eventualmente, los retrasos en los pagos pueden causar problemas de flujo de efectivo para los bancos. Es como si te devuelven los libros que prestaste, pero mucho más tarde de la fecha acordada. Aunque los recuperes, este retraso mencionado puede ser un problema.

Por último, también hay que tener en cuenta que una tasa de reembolso alta no siempre es sinónimo de buenos préstamos. A veces, los bancos pueden ser muy cautelosos y solo prestar a personas con una situación financiera muy sólida. Esto puede dejar fuera a personas que podrían necesitar un préstamo pero que tienen un riesgo ligeramente mayor.

Por todo lo mencionado, y como siempre decimos cuando hablamos de indicadores económicos, los bancos y otros prestamistas deben usar esta tasa junto con otros indicadores para tener una imagen completa.

Ejemplo de tasa de reembolso


Para terminar, y como hacemos siempre, vamos a ver un ejemplo práctico –ligado al mundo del fútbol– que nos va a permitir comprender qué es la tasa de reembolso y para qué se utiliza principalmente.

Imagina que eres el entrenador de un equipo de fútbol y has prestado balones a varios equipos juveniles para que entrenen y practiquen. Al finalizar la temporada, y con el objetivo de ver si debes seguir prestando balones durante la próxima, quieres saber qué tan buenos, o malos, han sido estos equipos devolviendo los balones, y para ello utilizas la tasa de reembolso. Veamos cómo se haría.

En este ejemplo, cada equipo representa un prestatario, y cada balón es como un préstamo que has hecho. 

Digamos que prestaste 100 balones al inicio de la temporada. Al final de la misma, 80 de esos balones fueron devueltos. Para calcular la tasa de reembolso, haces el sencillo cálculo que te he enseñado antes, es decir, divides los 80 balones devueltos por los 100 balones que prestaste. Tras hacer la división, el resultado que obtenemos es 0.8. Posteriormente, para convertir este resultado en un porcentaje, multiplicas el resultado, es decir, el 0.8 por 100, obteniendo de esta multiplicación una tasa de reembolso del 80%.

Una tasa de reembolso del 80%, como podemos imaginar, es una tasa bastante alta, lo que significa que la mayoría de los equipos fueron responsables y devolvieron los balones. Esto te da confianza en que, si decides prestar balones nuevamente durante la próxima temporada, es probable que los equipos vuelvan a ser responsables a la hora de devolverlos.

En el mundo de las finanzas, es igual. Si un banco presta dinero y la mayoría de sus clientes devuelven sus préstamos, la tasa de reembolso será alta. Esto indica al banco que sus decisiones de préstamo son sólidas y que sus clientes son confiables. Pero si la tasa de reembolso fuera baja, sería una señal de alarma, indicando que muchos clientes no están devolviendo sus préstamos, lo cual podría ser un problema para la salud financiera del banco.

Entonces, la tasa de reembolso es como un marcador del buen comportamiento de los prestatarios, ayudando a los bancos y a otros prestamistas a evaluar el riesgo y a tomar decisiones sobre futuros préstamos.
¿Me concederá el banco la hipoteca?

Simula las condiciones de tu hipoteca y averigua si el banco te la concedería con nuestra herramienta gratuita.

  • Te haremos preguntas sobre la vivienda que quieres comprar
  • Comparamos entre más de 50 hipotecas de 20 bancos distintos
  • Te ofreceremos los mejores resultados en base a tus respuestas

Si te surge cualquier duda, nosotros te ayudamos.


¿Quieres referenciar esta definición?
Tasa de reembolso, Francisco Coll, 29 de enero del '24, Rankia.com
Definiciones de por letra

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Configurar
Rechazar todas
Aceptar