Mercado AMEX: ¿Qué es, cómo funciona y cómo acceder?

Mercado AMEX: ¿Qué es, cómo funciona y cómo acceder?

El mercado AMEX (hoy en día denominado NYSE American) está especializado para negociar con acciones de empresas jóvenes, con potencial crecimiento. No obstante, esta Bolsa de Valores cuenta con todas las garantías de liquidez y transparencia.

¿Quieres descubrir cómo puedes acceder a comprar y vender activos que cotizan en el AMEX? A continuación, te mostramos las claves.

¿Qué es el mercado AMEX?


AMEX son las siglas de American Stock Exchange
. Se trata de una Bolsa de Valores, con sede Nueva York, más pequeña y menos conocida que la New York Stock Exchange (NYSE) o el NASDAQ (los dos mercados de acciones principales).

Así pues, el AMEX es un mercado en el que se compran y venden acciones de empresas y otros activos financieros: un mercado público de valores. Además, de los más antiguos que existen en Estados Unidos.

Este mercado ofrece unas condiciones más laxas para las empresas, en contraste con las exigidas para cotizar en el NYSE. Por este motivo, en él suelen estar las compañías más pequeñas. De hecho, muchas empresas ganaron popularidad en esta Bolsa antes de ser conocidas.

No obstante, la American Stock Exchange fue la tercera Bolsa de Valores más grande de Estados Unidos en función del volumen de operaciones. Durante un tiempo, compitió directamente con la NYSE por la hegemonía (el NYSE es el mercado más grande del mundo), siendo la segunda bolsa en importancia. Sin embargo, fue el NASDAQ el que consiguió ese protagonismo.

Quizá ahora te preguntes por qué hablamos en pasado sobre el mercado AMEX. La respuesta es porque fue adquirido por NYSE Euronext y hoy en día se le conoce por NYSE American.

Con este acuerdo de compra se eliminó la histórica rivalidad existente entre las dos Bolsas de Valores y se reforzó la posición del NYSE como la plaza de negociación más grande.

En todo caso, no cabe duda de que ha sido un mercado de los que dejan huella en la historia de las finanzas. Fue el que introdujo el primer ETF en 1993. También desarrolló su mercado de opciones en 1975. Es considerado como una plaza de negociación especializada en acciones de empresas emergentes.

Anteriormente a la fusión, el mercado AMEX era propiedad de la Asociación Nacional de Comerciantes de Valores de Estados Unidos (NASD). En sus orígenes, y hasta 1953, se denominaba New York Curb Market.

Su integración en la asociación NASD se produjo en 1998, sin embargo, operaba por separado del NASDAQ (otro mercado de esta asociación).

¿Cómo funciona el mercado AMEX?


Actualmente, el NYSE American (AMEX) funciona como un mercado electrónico. Para la negociación se utilizan los llamados creadores de mercado, de modo que se garantice la liquidez.

De hecho, el mercado AMEX, casi en su totalidad, ha quedado reservado, a las acciones de pequeña capitalización, ETFs (fondos cotizados), derivados y otros productos con características propias (como warrants).

No es un factor baladí, puesto que las empresas de pequeña y mediana capitalización pueden presentar poca liquidez. Es decir, no se produce la compra y venta de algunos valores de una forma rápida (algunas empresas son muy poco conocidas y no cuentan con un volumen de negociación suficiente).

Los markets makers (creadores de mercado) son figuras puestas por el NYSE American que se encuentran disponibles para comprar o vender unas acciones en concreto dentro de la jornada bursátil. Son designados electrónicamente y tienen obligaciones de cotización para estas compañías.

A cambio de tener la obligación de crear un mercado para unas determinadas acciones, estos agentes obtienen una contraprestación económica mediante un spread (diferencial de precios de compra y venta), además de comisiones y tarifas que puedan aplicar.

Gracias a los creadores de mercado, se garantiza que las empresas puedan ser compradas o vendidas sin tener que alterar el precio y se mantiene el orden en el mercado.

El modelo de ejecución de órdenes establece prioridades según el precio y el tiempo. En otras palabras, tienen prioridad las órdenes según el precio (si la orden es de compra, los precios más bajos, tienen prioridad; sucede al contrario cuando la orden es de venta. Siempre tiene prioridad el precio más cercano a la cotización de ese momento). Sin embargo, a igualdad de precio, la orden que antes se introduce, tiene prioridad sobre las siguientes.

Además, existe un libro de mercado que proporciona la profundidad de los precios y garantiza la transparencia.

De igual modo, el mercado AMEX tiene una serie de normas antifraude. Se trata de una Bolsa regulada por la Securities Exchange Commission (SEC).

Horario


Los mercados de Estados Unidos (NYSE, AMEX, NASDAQ, etc.) comienzan la sesión bursátil a las 9:30 horas, según el horario de Nueva York. En horario peninsular español se corresponde con las 15:30 horas.

La hora de cierre es a las 16:00 horas del horario de Nueva York (las 22:00 horas en España).

Las Ofertas Públicas en el mercado AMEX


Si hay algo por lo que destaca este mercado es por exigir menores requisitos a las empresas para dar el salto al parqué. Por ello, es un mercado donde se producen las llamadas Ofertas Públicas Iniciales (OPI). Aunque esta operación no está exenta de riesgos y es recomendable para el inversor principiante hacerse con las acciones una vez se encuentren cotizando en el mercado secundario.

Una Oferta Pública Inicial es la operación que realiza una empresa que comienza a cotizar en una Bolsa de Valores (una estrategia de salida a bolsa). Consiste en emitir acciones al público y de esta forma la compañía capta capital de los inversores. Después, las acciones pasan a cotizar en el mercado secundario, pudiendo comprarse y venderse a través de un bróker.

Las empresas deben cumplir con las exigencias impuestas por la SEC y el reglamento de la Bolsa donde desean cotizar. Entre ellos, se les exige una determinada capitalización bursátil.

Al tener menores requisitos, el AMEX se ha convertido en la casa de emisiones de valores más pequeños y exclusivos.

El AMEX y los ETFs


La mayor parte de los ETFs que cotizan en Estados Unidos lo hacen en el mercado AMEX, aunque el NASDAQ también se encuentra en primera línea e intenta quitarle peso. En todo caso, un alto volumen de operaciones del AMEX corresponde a ETFs.

Los fondos cotizados (ETFs) son un producto financiero híbrido entre los fondos de inversión y las acciones de empresas.

En realidad, se trata de fondos de inversión cuyas participaciones se compran y se venden en una bolsa de valores, tal y como si fuesen acciones de empresas. Sin embargo, el inversor no obtiene un título de capital de una empresa, sino una parte de una cartera diversificada.

Si quieres saber más acerca de los ETFs, te recomendamos el siguiente artículo:

¿Cómo acceder al mercado AMEX?


En el mercado AMEX pueden cotizar valores interesantes
(tanto acciones como ETFs) y es posible acceder al mismo a través de un bróker.

En definitiva, para operar en el AMEX, al igual que cualquier otro mercado de Estados Unidos (como el NYSE o el NASDAQ), el inversor debe acudir a un intermediario financiero que trabaje este mercado.

El inversor realiza el pedido, es decir, lanza la orden de compra o venta y el bróker se dedica a ejecutarla en el mercado. Puede ser a través de una comunicación electrónica, en un submercado más pequeño o directamente en el mercado AMEX.

Acceder al mercado AMEX a través de CFDs


Además de la compra de acciones y ETFs al contado, el inversor también puede operar con CFDs sobre productos que cotizan en el mercado AMEX.

Los CFDs (Contracts For Difference) son derivados financieros que permiten invertir en un determinado valor sin tener que comprarlo físicamente. Se trata de un acuerdo en el cual dos partes se intercambian las diferencias de precio que puedan existir sobre un activo financiero en dos momentos temporales diferentes (coincidiendo con la apertura y cierre de la operación).

Una de las ventajas de los CFDs es que permiten operar en corto, es decir, vender un CFD (sin poseerlo) con fines de recomprarlo a un precio inferior y conseguir beneficios con la caída de cotización de un activo financiero. Las operaciones cortas se realizan con la misma facilidad que las operaciones largas (el tradicional método de compra para vender a un precio superior).

Por otra parte, al tratarse de instrumentos derivados, los CFDs son productos apalancados. Esto significa que el inversor tiene capacidad para abrir posiciones por un volumen superior al capital del que dispone.

En realidad, el inversor o trader, deposita una parte del volumen como margen de garantía. Este margen, para productos cotizados en el mercado AMEX (acciones y ETFs) es del 20% del volumen de la operación al operar con un bróker con sede y regulación europea (lo cual es recomendable por las medidas de seguridad que impone la normativa comunitaria).

Para los brókers europeos, el apalancamiento máximo se encuentra limitado por imposición de la ESMA (la Autoridad Europea de Valores y Mercados) debido a que implica un alto riesgo para el inversor.

Para operar con CFDs sobre activos financieros que cotizan en el mercado AMEX y otras plazas, es necesario contar con los servicios de un bróker online que ofrezca estos instrumentos.

Entre las ofertas disponibles, podemos destacar a iBroker por los siguientes motivos:

  • Se trata de un bróker 100% español, sometido a la regulación europea y supervisado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
  • Ofrece una plataforma con tecnología propia y vanguardista.
  • Dispone de unas tarifas sencillas y competitivas.
  • Cuenta con un amplio catálogo de instrumentos financieros, entre los que es posible encontrar CFDs sobre acciones y ETFs que cotizan en el AMEX.


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar