¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Way2value

¿Tienes la personalidad apropiada para ser inversor?

Esta es la pregunta que muchos inversores nos hacemos. ¿Es de verdad nuestra personalidad compatible con la inversión? Los más exitosos inversores (Buffett, Munger, Lynch, …) siempre hacen referencia a que no todas las personas cuentan con las cualidades necesarias para ello. A lo largo de sus obras y conferencias, han ido desgranando una serie de características personales que predisponen favorablemente para la inversión, aunque no aseguren el éxito: paciencia, curiosidad, decisión, capacidad analítica, capacidad de observación, pasión, templanza, capacidad de sacrificio y humildad.

¿Cómo saber si nuestra forma de ser está predispuesta para la inversión? En primer lugar, sería necesario definir nuestra personalidad, y, después, hacer una comparación con las cualidades necesarias para ser un buen inversor. ¿No resultará complejo calificarse a uno mismo de forma objetiva? En efecto, pero si cuentas con las referencias adecuadas, y eres honesto contigo mismo, puedes acercarte mucho a definir tu personalidad.   Leer más

EUROPAC 4-bagger ¿De los errores se aprende?


 

En una de mis primeras entradas, titulada “La inversión en Donuts de Peter Lynch y Pat Dorsey”, comentaba lo siguiente:

“En mi experiencia como inversor, he vivido una única ocasión en la que me subí a tiempo en uno de esos trenes que se multiplican, pero decidí bajar antes de llegar a final de trayecto. Quien haya vivido algo parecido, seguro que se sigue lamentando como yo, pues no resulta nada sencillo de encontrar.”

 

Hoy, que se publica la noticia de que DS Smith lanza una OPA sobre EUROPAC, he vuelto a lamentarme. Ésta era la compañía de la que hablaba.

¿De qué conozco EUROPAC? De toda la vida. Cuando estudiaba en Valladolid, pasaba cada día junto a su fábrica de Dueñas, a escasos 15 kilómetros de mi casa. También tengo conocidos trabajando en ella, e incluso me inscribí en una oferta de empleo unos meses antes de comprar sus acciones.   Leer más

¿Alibaba es el secreto?

 

Acabo de leer una noticia en la que se razona que la espectacular recuperación de tres importantes marcas de retail (Abercrombie & Fitch, Guess y Ralph Lauren) se debe al incremento de las ventas en China, y ésta ha venido gracias a sus alianzas con Alibaba.

En el caso de Ralph Lauren, la compañía sufría para incrementar ventas en el continente. Año tras año, fijaba como objetivo el mercado asiático, resaltando el gran potencial de crecimiento que se concentra allí, pero los resultados estaban por debajo de las expectativas. Sin embargo, a lo largo de 2017 y lo que llevamos de 2018, las ventas al fin han subido considerablemente en dicha región.

¿El secreto detrás de todo ello? El acuerdo con Alibaba para vender las prendas a través de su canal de e-commerce. Según “Analysys International Enfodesk”, Alibaba controla el 50% del mercado directo a consumidores, lo que la convierte en el principal escaparate de venta para cualquier marca que pretenda crecer allí. El esfuerzo que Ralph Lauren debiera hacer en solitario para conseguir incrementar sus ventas se convierte en algo más sencillo llegando a un acuerdo con Alibaba. Pierde un % del margen por la venta, pero reduce los gastos de distribución, comercialización y marketing.   Leer más

Cada inversión en bolsa es como un primer día de colegio

 

Todos guardamos recuerdos de nuestra etapa escolar. Aquellos veranos interminables y la vuelta al colegio o instituto en septiembre. Los días anteriores preparábamos los libros, los cuadernos y el estuche, pero para lo que no nos preparábamos era para los nervios y la incertidumbre. ¿Seguirían igual los compañeros del año anterior? ¿Quiénes serían los nuevos nombres que aparecían en la lista? ¿Con quién me tocaría sentarme? ¿Y los profesores? Todo ello entremezclado con las recomendaciones de padres del tipo: “este curso no va a ser tan fácil como el anterior”, “te va a tocar estudiar más para no repetir”, “las matemáticas de este año no tienen nada que ver con las del pasado”. También el veneno puro que te traía un compañero en forma de rumor: “uno del otro año me ha dicho que esta asignatura es imposible”, “el año pasado sólo aprobaron tres de toda la clase”, o “con esa profesora dicen que no aprueba nadie”. En realidad, más que recomendaciones o rumores eran amenazas, y más que servir de precaución servía de preocupación, pues añadían más incertidumbre a la ya habitual de los días previos al inicio del curso.   Leer más

Por qué me gustó Oeneo pero terminé invirtiendo en Corticeira Amorim

 

Sigo en Twitter a un inversor francés. En una de sus publicaciones, a finales de 2017, descubrí Oeneo. La empresa acababa de presentar un informe en el que anunciaba una mejora en sus resultados, pero, inexplicablemente, la cotización no sólo no subía, sino que caía. Por aquel entonces, su capitalización en bolsa ascendía a 665 M€.

Para algunos será una vieja conocida, pero para mí, que no soy más que un recién llegado, supuso un nuevo hilo del que tirar. No soy ningún experto en el sector vinícola ni en sus industrias auxiliares, pero sí conozco el campo y sus cultivos, y la cultura del vino la puedo palpar a mi alrededor. Después de todo, mi ciudad no deja de estar a escasos 45km de donde empiezan los viñedos de la Ribera de Duero.

Oeneo es una empresa francesa que opera en el sector del vino. Según la información que aparece en su web, “es el mayor operador del mercado del vino, cubriendo todas las etapas de fabricación, desde la viña hasta el embotellado. Está presente en más de 70 países, y atiende a más de 10.000 clientes”. Cuenta con dos divisiones: La primera se encarga de fabricar cierres de corcho para las botellas, con dos marcas, DIAM y Piedade. La segunda se centra en la enología, ofreciendo soluciones de mejora del proceso de producción de los vinos, su fase de madurez o su conservación, con las marcas Vivelys y Seguin Moreau.   Leer más

Mi experiencia como inversor en Ralph Lauren

A lo largo de 2016, las acciones de Ralph Lauren cayeron alrededor de un 20%. La enorme estructura de tiendas y marcas deficitarias del grupo, unido a la competencia de otras marcas como H&M, Zara o Primark, que ofrecen prendas más económicas y estructuras más flexibles y dinámicas, llevaron a la compañía a ver mermados sus resultados, como ya le pasara con anterioridad a marcas como Gap, Guess o Abercrombie & Fitch.

En mi caso, fui consciente de los problemas de Ralph Lauren en Febrero de 2017, por un artículo que leí en la prensa financiera. Por ello, cuando apareció de nuevo en la prensa la noticia de la destitución de Stefan Larsson como consejero delegado, y la vuelta del propio Ralph Lauren a tomar partido en ciertas áreas más relacionadas con negocio, la nueva caída de la cotización no me cogió por sorpresa. Para entonces, ya había tenido tiempo de investigar por encima alguno de los problemas de Ralph Lauren.   Leer más

La inversión en Dónuts de Peter Lynch y Pat Dorsey

Gracias a un par de viajes que he tenido que hacer esta semana, he dispuesto de más tiempo de lectura de lo que acostumbro, y qué mejor plan para utilizar el tiempo que volver a “Once upon Wall Street” tan pronto como uno se sienta en el avión.

Con ésta, he perdido la cuenta de las veces que lo habré leído, y vuelvo a repasar de memoria la lista de sus “x-baggers”: Home Depot, 7-eleven, Wal-Mart, La Quinta Hotels, Service Corporation International, Subaru, Mc Donald´s, Automatic Data Processing, Chrysler,… Y Dunkin´ Donuts.

En un pequeño paseo por el centro de una de estas ciudades a las que viajé, me topé con uno de ellos. Al mirar su fachada, con las palabras Dunkin´ Coffee en naranja y rosa, no pude evitar sonreir al recordar el libro que tenía en mi mente. Y no porque toparse con un Dunkin´ Coffee sea difícil o remoto, pues hay varios en cada ciudad, sino por la admiración que experimenté al pensar que Lynch se subió al título cuando nada valía, y se bajó de él cuando valía 10 veces más. Es la misma admiración que siento cuando llega a mis oídos la noticia de que otro inversor ha conseguido algo parecido con uno de sus títulos, pues supieron subir al tren a la hora precisa en que pasó por la estación. En mi experiencia como inversor, he vivido una única ocasión en la que me subí a tiempo en uno de esos trenes que se multiplican, pero decidí bajar antes de llegar a final de trayecto. Quien haya vivido algo parecido, seguro que se sigue lamentando como yo, pues no resulta nada sencillo de encontrar. Sin embargo, no debemos desanimarnos, pues el mercado está lleno de otros tantos títulos a los que subirse y experimentar la adrenalina de las revalorizaciones "x-bagger".   Leer más

Presentación en Rankia

                                                           
Después de 12 años interesado en la economía y empresa, primero como estudiante y después como empleado, era fácil que algún día despertara en mí el gen inversor. Esto sucedió en Septiembre de 2015, con la crisis de emisiones del fabricante alemán Volkswagen. Yo, que siempre había conducido coches de la marca, y no tenía motivos para cambiar a otra, intenté razonar si la misma decisión de compra cambiaría en mí después de conocer el escándalo. La respuesta fue no. Ese día, tras leer varios blogs y entradas en medios de economía, y después de investigar sobre la crisis de vertidos que sufrió BP y su cotización posterior, compré mis primeras acciones infravaloradas. Los siguientes días los pasé delante de la pantalla consultando la cotización, con el corazón en un puño, sintiendo la euforia efímera de ver crecer el dinero en la cuenta y la angustia de verlo decrecer. Tras cuatro días en rojo en los que maldecía el momento en que decidí empezar a comprar acciones, nuevas noticias dieron un impulso a la cotización, que se elevó un 20% sobre mi precio de compra. Una pequeña corrección del 6% me hizo temer la vuelta a los números rojos. Sobresaltado por tal sucesión de emociones extremas, me desprendí de ellas cuando cotizaban un 14% por encima de mi precio de compra.  Al día siguiente, las acciones comenzaron a subir de forma ininterrumpida. Dos años y medio después, de haber mantenido la inversión, mi capital inicial se habría duplicado.   Leer más

Autor del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar