Gestión del portfolio. Estilos de trading con opciones

El mundo del trading con opciones es muy amplio y entiendo que puede llegar a ser abrumador al principio.  

Cuando alguien empieza a investigar e interesarse por el mundo del trading con opciones el volumen de información es elevado pero desorganizado y resulta complicado hacerse con una visión coherente y razonable de este mundo de las opciones.

Si exploras en Google o similar el tema de spreads aparecerán nombres como: covered calls, marriet puts, collar traders, straddles, strangles, iron condors, diagonals, doble calendars, bull calls, bear puts, verticales, horizontales, time spreads, etc.   Los spreads hay que organizarlos pues no todos los spreads son válidos para todos los objetivos de un trader de opciones.

Si sigues investigando en Google sobre las opciones acabarás llevándote una visión de las opciones como algo de riesgo muy elevado, trading muy especulativo, productos complejos o productos no adecuados para los inversores.   En general estos calificativos son muy exagerados y quizá es mucha más arriesgado comprar acciones de telefónica y no poder hacer nada más que venderlas si bajan suponiendo eres capaz de venderlas con pérdidas.

Trabajando con opciones hay diferentes estilos y dentro de cada uno de estos estilos se trabajan con ciertos spreads.   Un trader con opciones rentable y consistente dominará algunos de estos estilos y estructurará su portfolio o capital convenientemente.

Estructurar el portfolio te permitirá además organizarte, evolucionar, descubrir tus áreas de mejora, adecuarte con eficacia a las situaciones del mercado y adaptar tu portfolio a tu estado emocional.

Un trader de opciones tiene gestionar su portfolio de forma dinámica.   El tiempo que dedica al trading con opciones, su grado de aversión al riesgo, las situaciones del mercado, imprevistos familiares, vacaciones, estado emocional, etc.   El portfolio es un ser vivo.

En mi opinión hay cuatro estilos o formas de trabajar el trading con opciones bien diferenciadas, son las siguientes:

1. Inversión.   Es un estilo de trading a largo plazo y con objetivos de rentabilidad y riesgos bajos. El análisis fundamental tiene bastante peso, el análisis técnico suele usarse para mejorar las entradas o decidir las protecciones y se suele ejecutar principalmente contra acciones del portfolio.  

Normalmente consiste en hacerse con las acciones, protegerlas con opciones en las caídas, potenciar con opciones los mercados laterales y dejarlas trabajar solas en las subidas.

Spreads como la marriet put, covered call y collar trade son los spreads estrellas en este estilo de trading aunque no son los únicos (naked puts, bull puts, strangles sintéticos).  

2. Delta Neutral.   Es un estilo de trading a corto/medio plazo con objetivos de rentabilidad y riesgos más elevados que el anterior.   No tiene en cuenta el análisis fundamental y el análisis técnico tiene algo de peso.   Se suele ejecutar contra índices y/o sus ETF’s  buscando aprovecharse de la diversificación de los propios índices

Normalmente consiste en abrir spreads neutrales al precio (no son ni alcistas ni bajistas), aprovecharse del paso del tiempo y tener controlada la volatilidad.

Spreads como la Iron Condor, doble calendar y doble diagonal son los principales en este estilo de trading aunque la iron butterfly, verticales de crédito, calendar ATM y ratios aportan un toque más agresivo al estilo.

3. Direccional.   Es un estilo de trading a corto/medio plazo con objetivos de rentabilidad y riesgos aún más elevados que el anterior.   Se tiene en cuenta principalmente el análisis técnico y en menor medida el fundamental.

Normalmente consiste en posicionarse alcista o bajista en diferentes subyacentes.   El tipo de subyacentes usados es elevado pudiéndose operar con acciones, commodities, índices, divisas, etc.   Implica siempre tener una predicción del precio, posicionarse en función de dicha predicción y definir un plan de actuación por si no se cumple.

Spreads como la Diagonal, la calendar OTM y las verticales de débito (bull call o bear put) suelen ser los spreads más usados en este estilo de trading.

4. Especulativo.   Es un estilo de trading de muy corto plazo, su marco temporal son días o una semana, siendo el estilo con objetivos de rentabilidad y riesgos más altos.   El análisis fundamental y el técnico no se tienen en cuenta.

Hay diferentes aproximaciones a este estilo tan especulativo.  Una de estas aproximaciones puede ser operar los períodos de earnigs de las empresas, otra es operar con las llamadas weeklies e incluso técnicas como el gamma scalping son parte de este estilo.

Spreads como las straddles, strangles y reverse iron condors para operar los earnings o ratios y broken wing butterflies para operar con weeklies son los spreads principales.

Y a modo de conclusión: un trader con opciones tiene que ir repartiendo su capital en algunos de estos estilos.   Tiene que ir trabajando y perfeccionando varios de ellos de manera independiente.   Ha de ser capaz de ir variando la asignación de capital de cada uno de los estilos que opere en función de su tiempo disponible, de su estado emocional, de su capital y del grado de aversión al riesgo.

En mi próxima entrada sobre gestión del portfolio habrá 3 ejemplos en función del capital disponible y el perfil inversor.   Si quieres que añada algún ejemplo más bajo alguna condición concreta puedes indicármelo en los comentarios.

¡¡¡Saludos!!!

IncomeTrader

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar