Qué es un PIAS y cuál te interesa a ti

Qué es un PIAS y cuál te interesa a ti

¿Quieres empezar a ahorrar y no sabes cómo? Los PIAS son un instrumento para hacerlo de forma automática. ¿Lo que quieres es invertir? Un PIAS también puede ayudarte. Esta versatilidad es la que ha catapultado a los planes individuales de ahorro sistemático desde 2019 como alternativa a los planes de pensiones o PPA.

Qué es un PIAS y si conviene contratarlo o no

Si todavía no te has topado con él, es fácil que termines haciéndolo. Para que no tengas dudas llegado el momento, te explicamos qué es un PIAS, su funcionamiento, ventajas y desventajas y, sobre todo, qué PIAS son interesantes según tu perfil y objetivos.

Qué es un PIAS

Un PIAS o Plan Individual de Ahorro Sistemático es un producto del sector asegurador. Se trata de un seguro de vida-ahorro. En otras palabras, un seguro de vida estructurado como herramienta de ahorro más que como cobertura para el fallecimiento.

A efectos prácticos esto quiere decir que una parte del dinero del PIAS se destinará al pago de la prima del seguro de vida. Esta cantidad se descontará normalmente de las aportaciones que realices y se incluirá como un coste más del plan de ahorro.

La cantidad concreta dependerá del PIAS. Lo más habitual es que el coste de la prima sea mínimo y con ella también la indemnización que recibirás por fallecimiento, igual que ocurre con los Unit Linked. Normalmente la cantidad a cobrar no será superior a los 600 euros, aunque hay PIAS que permiten ajustarla.

¿Cuál es la diferencia entre PPA, PIAS y Planes de pensiones?

Tipos de PIAS

Los PIAS surgen en 2007 al amparo de la Ley 35/2006, de IRPF y lo hacen como un producto conservador, salvo excepciones como los PIAS de Aegon. Buena parte de los primeros PIAS eran productos garantizados con rendimientos muy modestos.

Con el tiempo el panorama ha cambiado y las aseguradoras han encontrado en los PIAS una fórmula para fomentar el ahorro periódico (su objetivo inicial) y también la inversión a largo plazo. Así, hoy en día se pueden diferenciar entre dos tipos de PIAS: los garantizados y el resto.

Los primeros son un producto más enfocado al ahorro. Los segundos son un producto para invertir que, con sus propias características, puede competir con una cartera de fondos o con los planes de pensiones, por poner dos ejemplos.

¿No sabes cuál escoger? Un asesor financiero puede ayudarte a tomar la decisión y a encontrar el mejor PIAS para ti si trabaja con varias entidades.

Herramienta asesoramiento financiero

Cómo funciona un PIAS

El funcionamiento de los PIAS es relativamente sencillo. Como su propio nombre indica, es un plan individual de ahorro sistemático. Es decir, que está pensado para que se realicen aportaciones automáticas al producto.

Estas aportaciones pueden ser periódicas cuando se realizan de forma mensual, por ejemplo o extraordinarias cuando no están tan pautadas. Un ejemplo sería una aportación no programada de 1.000 euros al final de año o cuando el propio PIAS sólo indica la cantidad a invertir de forma anual, no la periodicidad.

Al final lo que haces al firmar un PIAS es comprometerte a invertir un dinero cada cierto tiempo. Esa es la base del producto y de su funcionamiento. Una de las ventajas de los PIAS es que la propia aseguradora emite un recibo para cobrar esas aportaciones periódicas. Por eso mismo funciona muy bien como herramienta de ahorro automático.

En los PIAS más conservadores es habitual que la aseguradora añada algún tipo de premio por tu compromiso. Una especie de zanahoria. Por ejemplo, una bonificación dineraria según vayas cumpliendo años con el PIAS.

Otros PIAS optarán por el palo en forma de penalizaciones si retiras el dinero antes de lo que ellos marcan. Esto suele darse más en los PIAS de inversión. La razón es, por un lado, necesitan tiempo para generar beneficios (invierten a largo plazo). Por otro lado, es habitual que las comisiones se cobren en bloque el primer año y después haya que dejar un tiempo hasta lograr un equilibrio. El resultado es que al recuperar el capital puedes recuperar sólo un porcentaje si no esperas lo marcado por contrato.

Características de los PIAS

¿Qué define a los seguros de ahorro PIAS? Estas son las cualidades de los planes de ahorro sistemáticos:

Liquidez: cuándo puedes recuperar tu inversión

¿Cuándo se puede rescatar el dinero de un PIAS? En cualquier momento. Los seguros de vida-ahorro son productos totalmente líquidos. Salvo en casos como los que has visto, podrás recuperar tu dinero en cualquier momento.

Límites económicos

¿Hay algún límite de inversión anual en un seguro de vida-ahorro PIAS? La cantidad máxima que puedes invertir en un PIAS es de 8.000 euros al año y el capital máximo que puede acumular es de 240.000 euros. A diferencia de un plan de pensiones, no es necesario esperar hasta la jubilación para recuperar el dinero. Sin embargo, existen incentivos fiscales si lo haces y lo rescatas en forma de renta vitalicia. Además, recuerda que los PIAS de inversión son un producto pensado para el largo plazo.

Transferibles: ¿puedes cambiar tu PIAS?

Esta es una de las ventajas de los PIAS frente a, por ejemplo, un Unit Linked. Puedes cambiar de PIAS cuantas veces quieras sin pagar impuestos por el beneficio que hayas acumulado hasta la fecha.

¿Es seguro invertir en un PIAS?

Los PIAS están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGS) y son un producto regulado. Otra cuestión diferente es que la inversión en sí misma puede no estar garantizada. Es decir, puedes perder dinero como con cualquier otro producto de inversión. Y es que quien asume el riesgo al invertir en un PIAS eres tú.

Rentabilidad

¿Es rentable invertir en un PIAS? ¿Cuánto puedes ganar con los mejores PIAS? La respuesta depende de tu perfil como inversor.

Si optas por un PIAS conservador, la ganancia será muy limitada. En concreto, obtendrás el tipo de interés que marca cada año el Ministerio de Asuntos Económicos. En 2021 este tipo máximo es del 0,54%. Eso es a lo que puedes aspirar.

Estos seguros de vida-ahorro tienen otras ventajas como que permiten automatizar tu ahorro.

Del mismo modo, si contratas un PIAS para invertir, tu perfil de riesgo marcará también la rentabilidad que puedes lograr. Buena parte de este tipo de PIAS son en realidad Unit Linked con un PIAS como carcasa, por lo que invierten en cestas de fondos de rendimiento variable.

Una de las desventajas de los PIAS y los seguros de ahorro e inversión es la ausencia de datos sobre su rendimiento. A diferencia de los fondos o los planes de pensiones, donde realizar comparativas es sencillo, no existe un agregador de PIAS que permita comparativas.

Para encontrar rendimientos e incluso comisiones, habrá que acudir a las páginas de Mapfre, Axa, Aegon, Mediolanum, Caser o Santa Lucía, por nombrar algunas de las principales aseguradoras que trabajan el producto.

Comisiones y gastos

Como cualquier producto financiero, los PIAS cobran comisiones. Da igual si los contratas directamente con la aseguradora, a través de una correduría o un experto. La gran diferencia es a quién va a parar la comisión principalmente, no tanto su cuantía. Las comisiones de los PIAS pueden incluir gastos por asesoramiento y comercialización si lo contratas con un experto, comisiones de entrada, salida, gestión y también por rendimiento. A esto hay que sumar las propias comisiones de los productos en los que invierta el PIAS. Entre los costes del producto, hay que sumar el de la prima del seguro de fallecimiento, invalidez y las coberturas adicionales que hayas incluido.

Fiscalidad de los PIAS

¿Tienen ventajas fiscales los PIAS? Sí y no. Para responder de forma adecuada vamos a ver cómo tributan los PIAS y cuántos impuestos pagarás por tu ahorro.

Lo primero que debes tener claro es que las aportaciones al PIAS no desgravan en la renta. Por ahí no obtendrás ningún beneficio fiscal del seguro de vida-ahorro.

Sí que son un producto que permite el diferimiento fiscal. Y es que no pagarás impuestos hasta que recuperes el dinero y podrás cambiar de PIAS sin tributar en el IRPF por el beneficio acumulado (igual que con planes de pensiones y fondos de inversión).

La ventaja fiscal de los PIAS estriba en el rescate del dinero. Si recuperas el PIAS en forma de renta vitalicia pagarás menos impuestos en la renta en función de la edad a la que lo hagas.

En concreto, Hacienda aplicará una reducción sobre la renta que rescates. Esta reducción aumenta conforme lo hace la edad a la que rescates el plan:

  • Menos de 40, el 40% de la renta obtenida.
  • Entre 40 y 49 años, el 35% de la renta obtenida.
  • Entre 50 y 59 años, el 28% de la renta obtenida.
  • Entre 60 y 65 años, el 24% de la renta obtenida.
  • Entre 66 y 69 años, el 20% de la renta obtenida.
  • A partir de 70 años, el 8% de la renta obtenida.

Las rentas vitalicias son otro producto del sector asegurador. Se trata de un seguro que convierte una cantidad de dinero ahorrado en una renta, es decir, un dinero que puedes cobrar mes a mes o año a año.

Estas rentas tributan como rendimiento de capital mobiliario en el IRPF dentro de las rentas del ahorro. Los tipos que se aplican son los siguientes:

  • Ganancias hasta 6.000 euros, un 19%.
  • Ganancias entre 6.000 y 50.000 euros, un 21%.
  • Ganancias entre 50.000 y 200.000 euros, un 23%.
  • Ganancias superiores a 200.000 euros, un 26%. Rescatar el PIAS como renta vitalicia es una elección.

También puedes recuperar el dinero de golpe, en cuyo caso todo tu ahorro tributará como rendimiento de capital mobiliario, igual que lo haría el beneficio de un depósito o de las Letras del Tesoro.

Eliges el beneficiario del PIAS

Como con cualquier otro seguro de vida, puedes elegir quién cobrará el PIAS en caso de fallecimiento. Esta persona, el beneficiario del PIAS si falleces, puede ser quien tú quieras. No tiene por qué ser uno de tus herederos.

Ventajas de los PIAS

Estos son los puntos fuertes de los PIAS:

  • Ahorro automático. Si quieres ahorrar e invertir todos los meses, el PIAS se encargará de todo. No tendrás ni que dar una orden de transferencia automática.
  • No se pueden realizar cargos. Un PIAS no es como una cuenta corriente. No podrás hacer cargos o tener una tarjeta de crédito asociada. Si lo usas para ahorrar, es una forma de evitar tentaciones.
  • Puedes recuperar tu dinero cuando quieras.
  • Fiscalidad, siempre que estés pensando en recuperar el dinero como renta vitalicia.
  • Añaden un seguro de vida a tu planificación.
  • Puedes elegir quién los cobra en caso de fallecimiento, como con cualquier seguro.

Desventajas de los PIAS

¿Y los puntos negativos? Estos son los inconvenientes de un PIAS.

  • Límites al ahorro. No podrás aportar más de 8.000 euros al año ni tener más de 240.000 en el PIAS.
  • Complejidad y falta de transparencia, algo habitual en cualquier póliza de seguros. Esto hace que debas revisar bien las condiciones del contrato, sobre todo su rentabilidad y comisiones.
  • Es complicado comparar productos, ya que no hay repositorios oficiales con sus rentabilidades.
  • Hay que tener cuidado con las comisiones y con quien contratas.

Con qué compañías puedes contratarlo

¿Dónde encontrar los mejores PIAS del mercado? ¿Qué aseguradoras trabajan con este seguro de vida y ahorro?

Entre los PIAS más destacados y populares están los PIAS BBVA, PIAS de La Caixa, PIAS fwlife (cuidado con quien se contrata), PIAS Liberty, PIAS de Aegon, PIAS de Bankinter, PIAS de AXA y los PIAS de Banco Mediolanum.

Todas estas entidades y bancos ofrecen PIAS para diferentes perfiles. Otra forma de acercarse a este producto es a través de una empresa especializada en seguros de inversión como Inversimply.

Herramienta asesoramiento financiero

¿Para quién es un PIAS?

En principio un PIAS puede ser para cualquier perfil de ahorrador. Lo que debes tener claro es qué buscas y cuáles son tus objetivos.

Si quieres ahorrar de forma sistemática y asegurar que no tocas esos ahorros, un PIAS conservador puede ser tan buena solución como una cuenta corriente de ahorro. La ventaja es que con un PIAS no tendrás que hacer nada más que contratar el producto y que no podrás hacer cargos a la cuenta. Además, retirar el dinero no será algo tan inmediato.

SI quieres invertir a largo, los PIAS pueden ser una buena alternativa o complemento a otros productos como una cartera de fondos de inversión o un roboadvisor, por poner dos ejemplos.

En este hilo del foro puedes consultar las opiniones de otros usuarios y ver su experiencia con PIAS concretos.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar