Esta mañana me comentaba mi padre que un amigo suyo le había dicho que había comprado acciones del Banco Santander a 8,12 euros y que también le había comentado que cuando  "escampara" la crisis de Libia las mismas acciones se iban a disparar. Ante este relato no he podido hacer otra cosa que sonreir y pensar: "En este país casi nadie entiende/sabe de arquitectura, de física cuántica, de biología... Pero sin embargo, todo el mundo entiende/sabe de fútbol, economía, política y BOLSA".

Este señor no sabe que la bolsa, como he comentado repetidas veces, es una máquina que descuenta expectativas y en consecuencia tampoco sabe que la crisis del petróleo está descontada en los mercados de renta variable. Otra cosa que no sabe es que los actuales acontecimientos en Japón no están asimilados por los mercados, entre otras cosas por que no eran esperados y no se sabe las consecuencias que puede traer tan grave situación. Posiblemente si el amigo de mi padre supiera esto, también sabría que si el Banco Santander pierde al cierre los 8 euros, lo más probable es que se vaya a buscar el próximo soporte que se encuentra en el nivel de los 7,50 euros y seguramente no habría hecho tan provechosa adquisición, sinó que hubiera esperado en liquidez a ver por donde van a salir los mercados en los próximos días.

También me ha venido a la cabeza un pensamiento que tenía olvidado y que a raíz de esta anécdota ha resurgido en mi cerebro como el Ave Fénix resurgió de sus cenizas. Hace unos años, antes de la crisis, ví un reportaje en un telediario de Antena 3 que venía a ser algo así como: "Los nuevos analistas de la bolsa". En él entrevistaban a un guardia de seguridad de un parking de Madrid, que comentaba que seguía la bolsa a través del teletexto del televisor que tenía en la cabina de cobro del mismo parking y que empleaba muchas horas en esta tarea de observar las cotizaciones, ya que en el trabajo tenía mucho tiempo muerto que no empleaba en nada. Después de explicar esto, nuestro amigo se atrevía a hacer recomendaciones de compra en base a su experiencia observando las cotizaciones, no en base a fundamentales ni a análisis técnico o a algo más sólido que la simple observación de los precios. No sé si alguien las seguiría, en todo caso, si alguién las hizo efectivas espero que le fuera bien, aunque sinceramente lo dudo.

También me ha venido a la cabeza un comentario que escuché hace años en una conferencia sobre mercados financieros que daba un conocido analista independiente, de contrastada experiencia y fiabilidad, que venía a decir algo así como:

"Cuando todo el mundo sabe y entiende de bolsa, vamos mal, muy mal....."

Poco tiempo después vino el crack de la bolsa con las consecuencias que todos sabemos. Yo nunca me atrevería a discutirle a un arquitecto si una estructura está bien o está mal, por que no tengo ni idea de arquitectura. Tampoco me atrevería a decirle a un fontanero por donde tienen que ir las tuberías o como debe instalarme el calentador del agua, por que no tengo ni idea de fontanería.

Siguiendo este planteamiento, ¿Por qué todos sabemos economía? ¿Por qué todos sabemos de bolsa? ¿Será que todo el mundo ha estudiado finanzas y economía? Debe de ser eso, porque sino, no lo entiendo. Aún sabiendo de estas materias y teniendo experiencia en este campo, muchas veces los economistas están a verlas venir y son incapaces de ver venir crisis como la actual, léase los responsables económicos del BCE y de la FED. Entonces, si esta gente, entendiendo de economía y mercados financieros falla estrepitosamente, ¿Cómo mucha gente de a pie nos atrevemos a afirmar con rotundidad preceptos como el expuesto por el amigo de mi padre? En definitiva, todos tenemos el derecho a opinar, ¡Faltaría más!, pero una cosa es opinar y otra muy distinta es exponer irresponsablemente los ahorros/capital en base a afirmaciones que no tienen ninguna base consistente.




 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar