Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
6 recomendaciones

 

La salida recurrente a esta situación ha sido la idea de los eurobonos, sin embargo, esta opción no soluciona absolutamente nada, porque no es más que una forma de seguir endeudándonos.  Ya en 2010, dejé preparado el post sobre los problemas y limitaciones del eurobono, ya que ya incluso en este año era la banca lo que lo pedía.

Sin embargo, ahora mismo, los países periféricos, toda la prensa económica, y en general todo el mundo reclama los citados instrumentos, de tal forma que Alemania es la que se niega a dicho proceso porque supone incrementar el tipo de interés que paga por su deuda.

La lección que no parecemos aprender es que siempre las medidas son todas perfectas, siempre tenemos el papel y los informes que demuestran que ganamos los periféricos y pierde Alemania, pero como siempre también luego resulta que Alemania, (o mejor dicho sus bancos) sale beneficiada, (aunque parezca una ONG), mientras nosotros quedamos arruinados.

Y es que como siempre nos la están colando pero a base de bien, con la oportuna colaboración u omisión de nuestro stablishment financiero que no para de enviar información falsa, manipulada e interpretaciones ridículas.

En este caso particular, debemos recordar que los títulos de deuda pública actuales (y las hipotecas) son títulos emitidos en “moneda nacional”, que se da la casualidad que es el euro. En consecuencia, cuando tengamos que devolver, tanto las hipotecas como la deuda pública tendremos que devolver deuda nacional. Es falsa pues la creencia de que si nos salimos del euro y devaluamos la nueva moneda, tengamos que devolver el doble de deuda.

En este sentido me gustaría recordar que en agosto salió una noticia que nos cuenta que los bancos extranjeros estaban empezando a preparar sus contratos de préstamo con empresas españolas con la previsión de salida del euro, modificando las cláusulas en este punto concreto).

Por tanto hasta ahora, la inmensa mayoría de la deuda que tenemos que devolver, tanto estados, como ciudadanos, como empresas está denominada en la nueva moneda, (llamémosle “nueva peseta”). En consecuencia una salida del euro, sería en principio no demasiado dramático para España. Además no tendría por qué afectar incluso demasiado a la capacidad de obtener fondos en los mercados, si se procediese a una devaluación extrema.  (por que la inversión depende de las posibilidades de revalorización que serán mayores cuanto más devaluada esté la moneda).

Pero está claro que si la salida no es dramática para España, alguien pierde y en este caso serían las entidades extranjeras que cobrarían la deuda en una moneda devaluada, lo que significa que cobrarían menos “nuevos marcos”.

Este detalle es uno de los que se tienen en cuenta a la hora de calcular la Prima de Riesgo, y tiene un efecto curioso. Frente a lo que se nos vende tradicionalmente de que la Prima de Riesgo recoge únicamente la posibilidad de impago, en realidad recoge tanto el riesgo de impago, como el riesgo de que un país salga del euro y pague con una moneda devaluada. Lo curioso es que a medida que la posibilidad de salir del euro sea mayor, (porque los problemas de estar en esta moneda sean cada vez mayores), sube el riesgo de impago, (por el mayor coste y los problemas), lo cual a su vez empeora la situación en un círculo vicioso que sólo tiene una salida.

Pero volviendo a que la banca extranjera cobraría en “Nuevas Pesetas” devaluadas y que por tanto obtendría menos “Nuevos Marcos”, es lógico que tendría una pérdida importante, (por esta razón no interesa que salgamos). Ya que la banca extranjera empieza a aplicar las salvaguardas, los gobiernos deben hacer lo mismo y se ha de buscar una salvaguarda para los títulos de deuda pública. Y esta salvaguarda son los eurobonos.

La diferencia para España entre las emisiones de deuda actuales, y el sistema de eurobonos, es que en la actualidad emite títulos, (y por tanto los paga en la moneda propia), mientras que con los eurobonos, será un ente europeo, (en el caso de Grecia, domiciliado en Luxemburgo), el que emite los bonos, para luego prestar el dinero a los países. La diferencia es fundamental, ya que no estaríamos hablando de emisiones nacionales (que pueden comprar extranjeros), sino que estamos hablando de préstamos formalizados en la moneda de Luxemburgo. (que hoy será el euro, pero mañana puede cambiar).

En consecuencia, la salida del euro, implicaría en la nueva situación que el importe a pagar por la deuda se dispararía. Los cálculos son sencillos, y si la “Nueva Peseta” se devaluase un 50%, la deuda que tendríamos que pagar se multiplicaría automáticamente por dos. En este sentido, la gran ventaja que tiene España (si nuestros políticos pensasen en nuestros intereses y no en los de la banca, que a su vez está alineada con los intereses de la banca alemana) es que aunque no hubiésemos hecho esta reflexión, tenemos el caso de Grecia que ha ido primero, y ya en este año cuando se rumoreo con la salida de Grecia del euro en mayo, el ministro de Finanzas alemán se encargó de recordar a Grecia los inmensos costes que supondría tal operación, precisamente porque Grecia ya está funcionando con un sistema exactamente igual al de los eurobonos, (aunque no tenga tal nombre).

Pero si el caso no nos llega de ejemplo, en España también hemos tenido el caso de las personas que se han hipotecado en yenes, debido a que Japón lleva décadas con los tipos al cero, (tras la explosión de su burbuja inmobiliaria en al final de los 80), de tal forma que los tipos de interés de estas hipotecas japonesas eran mucho más baratas. Cuando los bancos cobraban un 3% en España, si se formalizaba en Japón el tipo de interés ascendía a un 1%, por lo que la gente picaba con el “pagas un tercio de los tipos de aquí”, cuando en realidad ahorraban un 2% del préstamo. El problema es que dicho ahorro se convirtió en drama cuando la moneda japonesa se revalorizó, (el euro se devaluó) y en consecuencia, el importe del préstamo y todas las letras en euro se disparó.

Por tanto, con los eurobonos, los países periféricos estamos asumiendo una rebaja que no va a ser demasiado grande de intereses sobre la deuda, a cambio de que tendremos que pagar el doble. Que nadie pique con el juego de mitad y doble, porque resulta que por ahorrarnos la mitad de intereses, no podemos pagar el doble del préstamo, que es un negocio ruinoso absolutamente, (sobre todo porque la mitad de intereses sobre el doble de deuda es exactamente la misma cantidad a la que debemos sumar el doble de la deuda).

Por lo tanto, la ventaja de los eurobonos es clara y no es precisamente para nosotros, y en tal sentido hemos de encajar la hoja de ruta marcada en los últimos acontecimientos del euro.

Alemania con sus mensajes de víctima expresando que tendría que pagar más por su deuda, (cierto porque Alemania paga menos cuantos más problemas existan), y vendiendo su responsabilidad y la de los demás, impone las reformas en la constitución y la pérdida de soberanía fiscal para hacer el favor de aceptar los eurobonos.

Y nosotros aceptamos una modificación de la constitución en la que aceptamos la pérdida de soberanía económica, (y en realidad de toda la soberanía porque sin soberanía  económica no la hay en realidad), y en la que damos más garantías. Y en esto llegamos a otro aspecto del punto 3 del nuevo artículo 135 propuesto para la constitución europea.

En nuestra constitución aparecerá que el déficit será el máximo establecido por la Unión Europea, (en el 135.2), y además que los gastos de intereses se entenderán siempre reconocidos en todo momento en los gastos. En consecuencia, si devaluamos la moneda, la constitución diría que ¡aún saliendo del euro! debemos reflejar en nuestras cuentas la deuda a su valor en cada momento y los gastos en cada momento, y por tanto reducir el resto de gastos en la cuantía necesaria para alcanzar el punto máximo.

En este sentido debemos tener en cuenta que la garantía de tener los costes de la deuda automáticamente incluidos en los gastos, tan solo tiene sentido en el caso de deudas que sean a coste variable, (porque en otro caso no sería precisa actualización), y dado que las deudas públicas se emiten a coste fijo, lo que está claro que está protegiendo esta garantía es la salida del euro y que las entidades extranjeras mantengan su coste siempre, a costa del resto de gastos que podamos tener.

Y aquí encontramos la urgencia de modificar la constitución, y que además sea la constitución de los países que han sido rescatados, sin ser rescatados. España e Italia, deben atarse inmediatamente porque se está minimizando el impacto sobre los bancos Alemanes y Franceses a costa de los países.

  1. en respuesta a Ice man
    #53
    Fernan2

    Pues a mí no me parece correcto meter las cosas en la constitución de la forma que lo han hecho... los partidos han robado la democracia, ahora parece que en vez de hacerse lo que quiere la gente se hace lo que quiere el PPSOE!! Si realmente creen que eso es lo bueno, pues que lo expliquen a la gente, y entonces si a la gente le parece bien, pues adelante; y si la gente prefiere que el Santander y Telefónica se tengan que financiar más caro para que se puedan mantener políticas sociales, pues también estupendo...

    s2

  2. en respuesta a Fernan2
    #52
    Ice man

    Supongo que lo del BES será por esta noticia:

    La agencia de calificación Moody's Investors Service ha rebajado hasta el grado especulativo o 'bono basura' la deuda garantizada por el Gobierno de los bancos portugueses Caixa Geral de Depositos (CGD), Banco Espirito Santo (BES), Banco Comercial Portugues (BCP) y Banco Internacional do Funchal (Banif), como consecuencia de la rebaja del 'rating' soberano de Portugal hasta 'Ba2' con perspectiva 'negativa'.

    En concreto, la calificadora de riesgos ha recortado en tres escalones la nota de los bonos garantizados por el Gobierno de CGD y BES, que pasa a 'Ba1' desde 'Baa1', manteniéndose en revisión para una posible rebaja.

    Europa Press
    07 JUL 2011

    Fíjate en que dice que es como consecuencia de la rebaja del 'rating' soberano de Portugal hasta 'Ba2' con perspectiva 'negativa' por lo que supongo que estos bancos están cargados de deuda portuguesa y no hay otro motivo.

    De ahí el que hayan tenido que poner orden en las cuentas via Constitución (si no no hay manera de meter en vereda autonomías y ayuntamientos), porque nuestras empresas solo por tener la marca España ya han de financiarse con sobrecoste sobre sus homólogas y si seguíamos por el mismo camino nuestro diferencial se dispararía hasta cifras impagables.

  3. en respuesta a Yo mismo
    #51
    Ice man

    No estoy incluyendo dos cosas, sencillamente respondo a tu pregunta y te explico la manera de fraccionar el oro, asimismo te pongo un ejemplo práctico de cómo se ha venido realizando desde el siglo VII A.C. cuando se acuñaron las primeras monedas conocidas en Lidia (la actual Turquia) para su fácil comprensión. Como verás no es un invento mío, la cosa ha venido funcionando durante casi 3.000 años de forma bastante aceptable.

    Para garantizar o certificar que un trozo de metal o moneda contenía una cierta cantidad de oro y/o plata, se comenzó la acuñación, a modo de garantía o certificación, por parte de entidades reconocidas y respetadas (reinos, gobiernos, bancos), que avalaban el peso y la calidad de los metales que contenían. Por eso eran aceptadas en todo el mundo sin ser de “curso forzoso” ya que su valor correspondía al metal que contenían. De hecho las monedas, hasta hace bien poco, no eran más que lingotes de forma redonda y peso pequeño y la acuñación solo certificaba su calidad y peso, es lo mismo que lo que ahora se llama bullions ya que en la antigüedad ya resolvieron el problema que planteas de cómo pagar una pequeña cantidad a partir de un lingote de metal noble: fraccionar un lingote grande de oro en pequeñas porciones llamadas monedas y si el precio a pagar era menor que la moneda más pequeña se establecía su equivalencia en plata y si la cantidad era menor su equivalencia en cobre.

    En cuanto a la diferencia entre una moneda de 10€ y un billete de 10€ la diferencia es muy sencilla. La moneda de 10€ se destina a los coleccionistas no a la circulación aunque sea de curso legal, este año se ha acuñado, como todos los años, una cuya emisión se debe según la propia FNMT a que en 2011 se celebra el Año Internacional de la Química (AIQ), una iniciativa de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para celebrar los logros de la química y su contribución al bienestar de la humanidad.
    Su peso en plata es de 27 gramos (el equivalente a los antiguos 8 reales de plata) de pureza 925 milésimas y el precio oficial de venta al público en la tienda que la FNMT tiene en la calle Doctor Esquerdo, 36 (Madrid) es de 48€ por mucho que su valor facial sea de tan solo 10€.
    Pero ya puestos a hablar de oro también podías haber mencionado la moneda de oro de 400€ de valor facial que se ha acuñado este año. Esta moneda de 400 euros de valor facial, reproduce en su anverso el cuadro «Caballero Anciano», de El Greco, que se conserva en el Museo Nacional del Prado, en Madrid. Su reverso reproduce un detalle del cuadro «El Martirio de San Mauricio», de El Greco, que se conserva en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.
    Aunque su valor facial sea de 400€ su precio de venta al público en la misma tienda de la FNMT es de 1.250€ y tiene un peso de 27 gramos (el equivalente a los antiguos 8 escudos) con pureza de 999 milésimas.
    Por supuesto ambas monedas son de curso legal, pero solo en España ya que tienen el anverso y el reverso propios y para ser de curso legal en el resto de la zona Euro han de tener una de las dos caras común a todos los países. Por supuesto los demás países de la zona euro también acuñan sus monedas conmemorativas en oro y plata que son de curso legal en sus respectivos países de acuñación.
    Fuera de la zona euro también se acuñan este tipo de monedas, como los 100 dólares de Canadá que tienen media onza de oro puro, lo cual supera claramente su valor facial. También tienes la Kokaburra australiana con valor facial de 30 dólares australianos con un peso de un kilogramo de plata pura y otras muchas más.
    Por supuesto todas estas monedas no son más que lingotes (en inglés bullion) y su valor facial es meramente simbólico, como certificación de que contienen la cantidad y pureza de metal se acuñan por entidades de prestigio y ya puestos a acuñar por lo menos que la acuñación sea bonita para que sirva para coleccionar. Como ves una diferencia clara y sencilla.

  4. #50
    Fernan2

    Los mercados tienen muy en cuenta todas estas cosas... yo llevo preferentes del Banco Espirito Santo (portugués), que están cotizando sobre el 40%, y una emisión muy, muy similar en sus condiciones pero de Royal Bank of Scotland (británico), que cotiza sobre el 50%... pese a que el RBoS es un banco con problemas, y el BES no (que sepamos, y de momento); y desde luego, la razón es la incertidumbre que tenemos sobre la divisa en que nos será pagado lo del BES...

    s2

    1 recomendaciones
  5. en respuesta a Ice man
    #49
    Yo mismo

    a ver.. si te das cuenta estás incluyendo dos cosas...

    una es el valor de las monedas... y otra la composición... cual es la diferencia entre una moneda de 10 euros de plata y un billete de 10 euros?

  6. en respuesta a Yo mismo
    #48
    Ice man

    Respondiendo a tu primera pregunta no afirmo que los Estados Unidos sean iguales a Europa, pero sí bastante parecidos, mucho más de lo que la actual Unión Europea lo pueda ser al antiguo Sacro Imperio Romano Germánico inspiración de la misma.

    Ni critico la reforma constitucional de USA ni la defiendo, tampoco la considero poco importante, tan solo indico ese acontecer y que con tal hecho no se ha venido el mundo abajo (aunque si dices que se ha vuelto del revés tampoco te llevaré la contraria).

    En cuanto al pago de una barra de pan mediante metales preciosos la explicación ya va a ser más larga:

    Como hoy el ratio oro/plata es de 43,67 y la plata está a 0.97€ el gramo para pagar 1,20€ que cuesta la barra que compramos normalmente en casa tendía que pagar 1.20/0.97=1.164 gramos de plata cuyo precio equivale a 0.02 gramos de oro.

    Es decir que con la cantidad de plata que contenían las monedas de 50 céntimos de Alfonso XIII de 1.904 a 1.926 (Catálogo numismático Calicó, números 61 a 64) te podrías comprar dos barras de pan, o bien comprar una barra y tomarte un café (lo sirven en la misma panadería), aunque si lo prefieres te podrían devolver el cambio en moneda fraccionaria de cobre.

    Una moneda de 100 pesetas de oro de Alfonso XIII pesaba 32 gramos y equivalía a 20 monedas de 5 pesetas de 25 gramos de plata (en el peso está incluido el realaje) ya que en aquel tiempo el ratio del precio oro/plata estaba en 78. Asimismo había monedas de 2 pesetas, de 1 peseta y de 50 céntimos de peseta de plata (En Puerto Rico y Filipinas eran pesos y céntimos de peso ya que eran “comunidades autónomas” con moneda propia, pero el tamaño, dibujo, peso y pureza eran las mismas).
    Para fraccionarlas se empleaban monedas de cuproníquel de 25 céntimos y de cobre las de 1 y 2 céntimos. De las de 5 y 10 céntimos solo se hicieron acuñaciones de prueba y para ese valor circulaban las anteriores de su padre Alfonso XII.

    Si es menester también puedo detallar a vuecencia los valores fraccionarios anteriores a la peseta (la primera de las cuales fue acuñada por mandato del rey José Bonaparte en Barcelona en el Año de Gracia de Nuestro Señor de 1.808) que se median principalmente en escudos, reales, cuartos, maravedís, cornados, granos, tresetas, doblers, diners, ardites, dieciochenos y blancas. Siendo algunas de ellas de acuñación macuquina (a martillo) y teniendo por valor meramente su peso en plata sin que figurase su valor necesariamente en la acuñación. Los reales de plata pueden encontrarse con resellos de numerosos países, desde la Gran Bretaña hasta China ya que era el peso de su valor en plata lo que las permitía circular como medio de pago sin ser de “curso forzoso” y eran aceptadas en todo el mundo.

    Espero haber aclarado las dudas que su natural curiosidad han despertado y si fuera menester decirle que puedo proveerle de básculas de precisión a un excelente precio, la mía tiene una precisión de 0.01 gramos, pero puedo suministrarle de más precisas.

  7. en respuesta a Ice man
    #47
    Yo mismo

    hombre...

    yo que quieres que te diga... ¿me estas diciendo que toda tu argumentación la basas en que Estados Unidos de América es lo mismo que la Unión Europea?....

    es por aclararme....

    Y por cierto... un poco de cacao... Criticas que los USA hayan cambiado una constitución del siglo XVIII, (en un apartado del medio de pago, patentes de corso y demás...) y luego defiendes esta reforma como poco importante....

    Y ya que estamos... a ver si me lo aclaras. al precio que está hoy el oro... ¿cuanto tendría que pesar la moneda que necesitaríamos para comprar una barra de pan?... Lo digo porque ya podemos ir espabilando y creando basculas de una precisión acojonante si creemos que podemos volver a este sistema...

  8. en respuesta a Yo mismo
    #46
    Ice man

    California es un estado dentro de un sistema federal que no cumple su carta magna.

    España es un estado que se ha unido a otros ... vamos a ver wikipedia que acepción da a la palabra federación:

    "Una federación (del latín fœdus, "pacto") es una agrupación institucionalizada de entidades sociales relativamente autónomas. Generalmente asociado directamente a la conformación de Estados conformados a su vez por la reunión de varias entidades territoriales y políticas. También suele denominarse estado federal o república federal y, generalmente, tiene un sistema político republicano y excepcionalmente monárquico."

    Pues eso de "agrupación institucionalizada de entidades sociales relativamente autónomas...por la reunión de varias entidades territoriales y políticas" me recuerda un poco a eso que llaman Unión Europea, si hombre, esa que tiene un parlamento y todo.... no se si sabes a que me refiero, a eso que de vez en cuando hace cambiar las leyes al gobierno español porque no se ajustan a la legislación europea...

    1 recomendaciones
  9. en respuesta a Ice man
    #45
    Yo mismo

    Repito... California es un estado dentro de una sistema federal....

    España es un estado que se ha unido a otros...

    no es exactamente lo mismo....

    Para que nos entendamos.. Obama es el presidente de USA, Merkel es el de Alemania.... no sé si ves alguna diferencia entre California dentro de USA y España dentro de Europa.. pero me da a mi que existe alguna...

  10. en respuesta a Yo mismo
    #44
    Ice man

    Constitución de los Estados Unidos, Primer artículo, Sección Décima: Ningún Estado celebrará tratado, alianza o confederación algunos; otorgará patentes de corso y represalias; acuñara moneda, emitirá papel moneda, legalizará cualquier cosa que no sea la moneda de oro y plata como medio de pago de las deudas; aprobará decretos por los que se castigue a determinadas personas sin que preceda juicio ante los tribunales, leyes ex post facto o leyes que menoscaben las obligaciones que derivan de los contratos, ni concederá título alguno de nobleza.

    Ciertamente la Constitución de los Estados Unidos deja bien claro que NINGUN ESTADO ACUÑARA MONEDA, EMITIRÁ PAPEL MONEDA NI LEGALIZARÁ CUALQUIER COSA QUE NO SEA LA MONEDA DE ORO Y PLATA COMO MEDIO DE PAGO DE LAS DEUDAS.

    En ninguna parte pone que California no pueda acuñar monedas de oro y plata como medio de pago de las deudas, tampoco veo por ninguna parte que éstas hayan de recibir forzosamente la denominación de dólares USA.

    Lo que si queda bien claro es que solo es aceptado como medio de pago la moneda de oro y plata, cosa que por cierto se pasan por el forro.

    Pero ya se sabe que los americanos son expertos en establecer enmiendas a su Constitución y como el título de la vieja serie televisiva: “Uno más no importa”.

    1 recomendaciones
  11. en respuesta a Raúl Díaz Sanabria
    #42
    Yo mismo

    Pues mira...

    aquí muchos ciudadanos han pagado una fiesta en la que no se han bebido las copas....

    Sinceramente, estoy en desacuerdo con lo que opinas porque responde a un tópico que no se corresponde con la realidad.

    Los Alemanes y otros no estaban trabajando duro para nadie y para nada; todas las medidas que se tomaron fueron por sus intereses y para sus intereses, (y por tanto no es casualidad que unos estén bien y otros quebrados).

    Y en el futuro, si hacen algo lo van a hacer pensando en lo que les interesa a ellos. ¡como en el pasado!.

    Pd. Ya va siendo hora de que alguien piense en los españoles... (¡y no sólo para definirse como patriota!)

  12. en respuesta a Ramon13

    Es cierto que mientras los españoles estabamos de fiesta, los alemanes trabajaban duro para no hundirse previendo que aquello no era sostenible en el tiempo. Es duro que ahora sean ellos los que tengan que pagar también las consecuencias de nuestros despilfarros, pero perteneciendo a la UE no les queda otra para no verse "contagiados" también... Esperemos que sigan liderando este proyecto y manteniendo la unión en Europa, porque como se cansen de tirar del carro, entonces sí que vamos a saber lo que es estar en crisis.


Sitios que sigo
6 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar