34
Este contenido tiene casi 11 años

Anteayer hablaba de la huelga de Francia, donde se está librando una lucha que en España puede sonar a una utopía. El contraste con la situación española es más que evidente, ya que aquí el gobierno ha hecho y deshecho lo que le ha dado la gana y simplemente no hemos hecho absolutamente nada.

Es cierto que ha habido una huelga general el 29 de septiembre con una vocación clara de protestar y un “exigimos que se retire la reforma laboral” que ha sonado más a algo que había que decir que a una verdadera petición.

Yo fui a esa huelga, (como dije en el post de ese día), pero ya diciendo que me sentía en una posición completamente estúpida y que simplemente estaba escogiendo la menos mala de las opciones. Unos pueden pensar que ha sido un éxito, otros pueden pensar que ha sido un fracaso, pero en mi opinión, lo que nos hemos encontrado es una huelga estadística. Simplemente se han parado las grandes fábricas, (y la mayoría ya lo tenían previsto), de forma que se ha conseguido bajar el consumo eléctrico y sacar unos índices de participación en la huelga decentes. Tal y como muchas veces he defendido que los datos económicos había que leerlos bien y entender los efectos, en este caso ocurre lo mismo. Evidentemente en una jornada de huelga los datos escasean y no son en absoluto fiables, por lo que mi opinión no es demasiado autorizada; en todo caso creo que ha sido un fracaso absoluto, porque allí donde no se presionó, no se cerró y el seguimiento fue muy minoritario, (por ejemplo en la función pública donde rozó el pasotismo). Es cierto que se ha lanzado una campaña increíble contra los sindicatos, pero también es cierto que esa campaña era previsible y no exclusiva de España. Por supuesto, los sindicatos ni han reaccionado, ni tan siquiera lo han puesto fácil.

El caso es que ahora podemos meternos en el círculo de explicaciones, en el sentido de “la gente no se moja”, “la gente está con el futbol y la farándula”; o bien las explicaciones de que los líderes sindicales no han estado a la altura.

Yo creo en la gente, y estoy seguro que los ciudadanos españoles no tenemos nada que envidiar a los franceses. Estoy completamente convencido de ello, tanto como que hasta ahora llevamos acumulados fracasos sin paliativos.

Por supuesto, a pesar de que crea en la gente, no voy a negar que estamos inmersos en una espiral donde los sindicatos se quejan, (o lanzan el mensaje), de que la gente no responde, mientras la gente de la calle, se queja amargamente de que los sindicatos asisten sin inmutarse a un ataque brutal. Ambas afirmaciones son completamente ciertas. Tanto como para obviar lo paradójico de una situación en la que todos perdemos y nadie reacciona.

En estos momentos, estamos teniendo la clásica discusión de todos los círculos; “¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?”. Por supuesto, ni hablar de la discusión de ¿Cómo salimos de este bucle?, o dicho de otra forma: ¿Qué cambiamos?.

Yo creo que la respuesta a estas preguntas está en la respuesta en la del huevo y es por un matiz que desde luego creo que es muy relevante.

Está muy claro que el poder de un grupo de personas radica en su organización, de esta forma podemos entender como un grupo reducido de personas en el mundo consiguen manejar las sociedades de todo el planeta. No me estoy refiriendo a conspiraciones al más puro estilo de los “Amos del mundo”; estoy intentando afirmar que un puñado de personas en determinados círculos logran imponer su criterio con una facilidad pasmosa y en base a un poder que no se corresponde absolutamente con su peso y representatividad en la sociedad. No creo en las teorías de la manipulación o conspiraciones en el sentido de que todo lo que está ocurriendo está planeado, pero desde luego sí que creo que muy pocas personas, que además están completamente pérdidas nos están llevando a un desastre porque no son capaces de entender ni tan siquiera donde estamos.

Y la clave es la organización; mientras determinados grupos están organizados, otros no lo estamos, de forma que un pequeño grupo organizado puede conseguir un gran poder, si el resto de los grupos no lo están. Esto es algo básico y que podemos comprobar en miles de aspectos y pequeñas decisiones todos los días.

Tal y como tenemos un problema con los políticos, (percibidos como tal por una amplia capa de la sociedad), y no hacemos nada, nos encontramos con los sindicatos. El sindicalismo es la forma de organizarse de los trabajadores y ejercer de contrapeso al resto de intereses de los distintos agentes económicos. Es así de sencillo.

Se puede decir que la gente no está dispuesta a ir a la huelga, que no está dispuesta a luchar, o se puede decir que la gente no va a la huelga porque no sirve para nada, no se pedía nada y no iba a cambiar nada. Ambas cosas son las dos caras de la misma moneda y ambas son expresiones de un problema. Da un poco igual que el huevo sea anterior a la gallina o que la gallina salga del huevo. Si tenemos un huevo y una gallina tenemos un gallinero. Pues en esto ocurre lo mismo; da igual si es la apatía la que genera nuestra nula capacidad de lucha o bien esta nula capacidad de lucha es la que genera la apatía.

La realidad es que lo que tenemos es un caos absoluto, con todos los ciudadanos intentando salir de esta situación con las mínimas heridas posibles y cada uno haciendo la guerra por su lado. Y tan claro como lo que tenemos, es lo que no tenemos y es una organización; porque simplemente nos falta un elemento clave que no son más que LIDERES.

Toda organización necesita un o varios líderes que tengan capacidad de ilusionar, de motivar, de luchar, de ofrecer y de recordarnos que si nos organizamos podemos conseguir lo que queramos. En toda organización hay seguidores y hay líderes. ¡es así de sencillo!. Y tendremos que asumir esto, si queremos solucionar algo en el futuro. Es clave; no podemos esperar luchar y conseguir mejoras luchando cada uno de nosotros en nuestro fuero interno, porque no conseguiremos más que darnos golpes contra un muro.

¿Tenemos hoy líderes sindicales que convenzan, que no estén quemados, que no den sensación de entrega?. Cada cual ha de contestarse esta pregunta, y cada cual llegará a su conclusión; pero la mía ya la he expuesto hace tiempo, (tras el fracaso de la huelga de funcionarios). Las cúpulas de los sindicatos hace tiempo debieron dimitir. En Francia todo el mundo sabe que la huelga y la lucha va a ser complicada, larga y que va a generar problemas. Simplemente se hace para ganar o para no perder lo conseguido. En España por el contrario, nos han planteado encima de la mesa un sucedáneo para protestar, sin pretender en serio conseguir algo. La diferencia es brutal, los líderes franceses planean sacrificios a cambio de algo difícil, en España, lo que se nos planteó es que es imposible.

Supongo que también ayuda que en Francia, gobierna un partido de derechas y en España gobierna un partido de … (bueno, un partido que lleva la palabra obrero en las siglas), lo cual nos lleva a que siempre anima más.

Pero sin embargo la gran diferencia es la organización, basta compararlo con el caso de  Díaz Ferrán, personaje que se ha convertido en un problema y se ha puesto solución; nosotros no tenemos como, y sólo nos queda pedir que dimitan.

El problema es que mientras la patronal, (con 21 vicepresidentes y todo), ha podido reaccionar y cuando el dirigente paso de ser parte de la solución a parte de su problema, nosotros no podemos.

Y mientras no tengamos líderes apropiados, estamos completamente atados, hasta que todo se desborde, cuando nos abracemos en cualquier líder que pase por ahí, o lo más peligroso aún, que la situación se desborde sin ningún tipo de líder.

  1. #34
    01/11/10 10:27

    y es que en España no nos podemos quejar, tenenos lo mejor de cada país de Europa ( ydisculpas por si alguien se ofende): sueldos portugueses, precios alemanes, política italiana, impuestos suecos, corrupción búlgara, banca albanesa y engreimiento francés. slds

  2. en respuesta a Ramon13
    -
    #33
    25/10/10 03:30

    4.Falsa evidencia

    Medida n° 9: realizar una auditoría pública de las deudas públicas para determinar su origen y conocer la identidad de los principales poseedores de títulos de la deuda y los montantes que poseen.

    5-FALSA EVIDENCIA N°5: HAY QUE REDUCIR LOS GASTOS PARA REDUCIR LA DEUDA PÚBLICA

    Para remediar el problema de la deuda pública proponemos debatir dos medidas:

    Medida n°14: autorizar al Banco Central Europeo a financiar directamente a los Estados (o a imponer a los bancos comerciales suscribir la emisión de obligaciones públicas) a bajo interés, aflojando así el lastre con el que les traban los mercados financieros,

    Medida n°15: si fuera necesario, reestructurar la deuda pública, por ejemplo, limitando el servicio de la deuda pública a determinado tanto por ciento del PIB, y operando una discriminación entre los acreedores según el volumen de los títulos que poseen: los rentistas muy grandes (particulares o instituciones) deben aceptar un alargamiento sensible del perfil de la deuda, incluso anulaciones parciales o totales. También hay que volver a negociar las exorbitantes tasas de interés de los títulos emitidos por los países en dificultades desde la crisis.

    8-FALSA EVIDENCIA N°8: LA UNIÓN EUROPEA DEFIENDE EL MODELO SOCIAL EUROPEO

    Medida n°16: poner en tela de juicio la libre circulación de los capitales y de las mercancías entre la UE y el resto del mundo negociando si fuera necesario acuerdos multilaterales o bilaterales,

    Medida n°17: en vez de la política de competencia, convertir a “la armonización en el progreso” en el hilo director de la construcción europea. Establecer unos objetivos comunes de alcance constringente tanto en materia de progreso social como en materia macroeconómica (unas GOPS, grandes orientaciones de política social).

    9-FALSA EVIDENCIA N°9: EL EURO ES UN ESCUDO CONTRA LA CRISIS

    Para que el euro pueda proteger realmente a los ciudadanos europeos de la crisis proponemos debatir dos [sic] medidas:

    Medida n°18: garantizar una verdadera coordinación de las políticas macroeconómicas y una reducción concertada de los desequilibrios comerciales entre los países europeos,

    Medida n°19: compensar los desequilibrios de pago en Europa por medio de un Banco de Pagos (que organice los préstamos entre los países europeos),

    Medida n°20: si la crisis del euro lleva a su desintegración y esperando el ascenso en régimen del presupuesto europeo (cf. infra), establecer un régime monetario intraeuropeo (moneda común tipo “bancor”) que organice la reabsorción de los desequilibrios de los balances comerciales en el seno de Europa.

    10-FALSA EVIDENCIA N°10: LA CRISIS GRIEGA HA PERMITIDO FINALMENTE AVANZAR HACIA UN GOBIERNO ECONÓMICO Y UNA VERDADERA SOLIDARIDAD EUROPEA

    Para avanzar hacia un verdadero gobierno económico y una solidaridad europea proponemos debatir dos medidas:

    Medida n°21: desarrollar una fiscalidad europea (tasa carbono, impuesto sobre los beneficios, …) y un verdadero presupuesto europeo para ayudar a la convergencia de las economías y tender a una igualación de las condiciones de acceso a los servicios públicos y sociales en los diversos Estados miembro sobre la base de las mejores prácticas.

    Medida n°22: lanzar un vasto plan europeo, financiado por suscripción pública a tasas de interés débil pero garantizado y/o por medio de creación monetaria del BCE para emprender la reconversión ecológica de la economía europea.

    --------

  3. en respuesta a Winwin
    -
    #32
    25/10/10 03:27

    Te agrego las soluciones del manifiesto porque creo que serian necesarias debatir

    Medida n°1: compartimentar estrictamente los mercados financieros y las actividades de los actores financieros, prohibir a los bancos especular por su propia cuenta para evitar la propagación de las burbujas y de las quiebras,

    Medida n°2: Reducir la liquidez y la especulación desestabilizadora por medio de controles sobre los movimientos de capitales y de las tasas sobre las transacciones financieras,

    Medida n°3: limitar las transacciones financieras a las que respondan a las necesidades de la economía real (por ejemplo, CDS [Credit Default Swap o permuta de incumplimiento crediticio] únicamente para quienes detentan títulos asegurados, etc.)

    Medida n°4: limitar la remuneración de los traders.

    2-FALSA EVIDENCIA N°2:
    Para remediar los efectos negativos sobre la actividad económicas ponemos debatir tres medidas :

    Medida n°5: reforzar significativamente los contra-poderes en las empresas para obligar a las direcciones a tener en cuenta los intereses del conjunto de las partes interesadas,

    Medida n°6: aumentar fuertemente los impuestos a los ingresos muy altos para disuadir la carrera por los rendimientos insostenibles,

    Medida n°7: reducir la dependencia de las empresas en relación a los mercados financieros desarrollando una política pública del crédito (tasas preferenciales para las actividades prioritarias en el plano social y medioambiental).

    3-FALSA EVIDENCIA N° 3 : LOS MERCADOS SON BUENOS JUECES DE LA SOLVENCIA DE LOS ESTADOS

    Para reducir la influencia de la psicología de los mercados sobre la financiación de los estados, proponemos debatir dos medidas:

    Medida n°8: no se debe autorizar a las agencias de calificación financiera a pesar arbitrariamente en las tasas de interés de los mercados de obligaciones degradando la calificación de un Estado: su actividad se debería reglamentar exigiendo que esta nota resulte de un calculo económico transparente.

    Medida n°8 bis: liberar a los Estados de la amenaza de los mercados financieros garantizando que el Banco Central Europeo (BCE) compra los títulos púbicos.

  4. en respuesta a Miguelc
    -
    #31
    25/10/10 01:16

    De acuerdo, por eso decia que " con todos los matices que quieras", se puede cambiar por "la persona capaz de influir muchisimo en los demas".
    Creo en la existencia de buenos gestores, lo otro me suena a rebaño y pastor.

  5. en respuesta a Winwin
    -
    #30
    24/10/10 19:16
  6. en respuesta a Winwin
    -
    #29
    24/10/10 18:34

    Creo que los politicos europeos saben de los problemas pero como bien dice, Luis Ferruz, esta atomizada, esta envejecida, falta una renovación con nuevos lideres que empujen con una visión mas estadista, de Estados Unidos de Europa. También creo que si se quiere fomentar la unión europea, monetaria, económica y fiscal, también se debe fomentar la unión de bancos europeos, una nueva banca industrial europea mixta, bajo nuevas normas, que "motivaría" a los bancos de cada nación a unirse. Deben también fomentar la Europa industrial y no los intereses de política económica de cada país, Europa debe ser una verdadera unión y aportan el capital para la industria española de "convergencia" con la industria alemana, pero tal como indica Sam C. debe ser evidente para todos que no hay la voluntad política para impulsar el capital en la periferia. El núcleo está interesado en una sola cosa, que devolver todo el dinero que tomó prestado de sus bancos para construir esas casas inútil y trenes de alta velocidad.

    En resumen Europa necesita encontrar nuevos proyectos de inversión rentables que puedan competir en una economía globalizada..y sin una banca unida e industrial no será posible.
    .-.-.

    Las empresas hacen todo lo posible por sobrevivir, si se les cierra mas el credito, se unen entre ellas y se ayudan en la tesoreria, otras captan recursos con pagares directos a la ciudadania, otros utilizan nuevas herramientas, Bitcoin P2P.

  7. en respuesta a Winwin
    -
    #28
    24/10/10 18:33

    China y otras potencias emergentes, lo que se avecina

    “..para el año 2020, el nuevo ranking mundial puede ser el siguiente,china, EEUU,.India,Japon,Brasil,Rusia Alemania, Mexico,Francia, y Reino unido.
    …..en los informes “..se ve el imponenente plan estratégico que tiene en marcha China para corregir y anticipar desequilibrios y retos profundos tanto internos como en el entorno competitivo global mundial”
    China ha superado a EEUU a nivel del mercado de la automóvil y también a Alemania en producción industrial.
    India,Brasil,Rusia,Sudáfrica avanza en todos los frentes, en empresas, en formación, en nuevas tecnologías e innovación y por supuesto en exportación”
    En una década china puede superar a EEUU en supremacía científica. En las tres ultimas décadas sus publicaciones científicas han crecido un 70 %

    Necesitamos mas unidad en Europa por el gran cambio mundial geoeconomico y geofinanciero que se avecina, desde un cambio radical mucho mas profundo que en del Bolonia en formación, también en FP y en primaria, con formación mas innovadora y basada en nievas tecnologías también en empleados, que tienen poca formación
    al contrario de países como Alemania

    Pasando por un apoyo profundo y radical al empresario innovador, especialmente al joven empresario innovador con fuerte base tecnología con una clara visión exportadora.
    Y por supuesto un parlamento Europeo con mas poder que debe ceder los estados y las autonomías, con un supervisor financiero unico para toda Europa.

    Una voz única europea

    No parece que nuestra envejecida Europa, muy atomizada en todo tipo de enfoques, sin una voz única y perdiendo peso en los foros internacionales, mas en el caso de España sin una clase política y dirigente sena conscientes del problema que se avecina “
    Luis Ferruz

  8. en respuesta a Winwin
    -
    #27
    24/10/10 18:31

    y creo que esta relacionado con esto

    Defiendo los dos enfoques:
    1-Austriaco, expansion de credito = manipulacion monetaria

    2-Keynesiano = Desequilibrios globales

    Skidelsky:
    La intermediación financiera nunca habría ocasionado un desastre (ni habría llegado tan lejos) si no hubiera sido por-- los desequilibrios globales ---que surgieron de los déficits comercial y presupuestario gemelos de Estados Unidos, financiados en gran medida por los ahorros chinos. Se suponía que los tipos de cambio flotantes impedirían que los países manipularan sus monedas, pero, al acumular grandes cantidades de letras del Tesoro de Estados Unidos, los países del este asiático, especialmente China, mantuvieron sus tipos de cambio artificialmente bajos. Este "exceso de ahorros" del este asiático permitió un exceso de consumo alimentado por deuda en Estados Unidos, Gran Bretaña y gran parte del mundo occidental.
    Sin embargo, el matrimonio entre los ahorros chinos y el consumo norteamericano tuvo un error fatal: creó deudas no pagaderas. Las inversiones chinas cada vez más cobraron la forma de compras oficiales de letras del Tesoro de Estados Unidos. Estas inversiones no crearon nuevos recursos para ofrecer los medios de pago. Como contraparte de la acumulación de deuda estadounidense se produjo la reubicación de gran parte de la capacidad industrial norteamericana en China. Los ahorros chinos no pasaron a crear nuevos activos, sino especulación financiera y orgías de consumo.

  9. en respuesta a Winwin
    -
    #26
    24/10/10 18:22

    Matizo con estas opinones por si las quieres debatir, creo que Europa es solo una unión monetaria, que se enfoco erróneamente a ganar dimensión, en base a introducir mas países, cuando aun no había convergencia de los anteriores países que entraron.

    -Cuando aun no era una unión económica y fiscal.
    -Cuando aun no tenia un banco europeo industrial resultado de la unión de varios bancos nacionales

    Europa lleva mas de 10 años entre la espada y la pared, al filo de la navaja esta entre dos frentes el dólar y el yuan, entre los desequilibrios económicos que han provocado el acople de economías G-2 Usa y China.

    En Bruselas se fue creando un escenario perverso parecido al de Whasington, donde crecían como setas los lobbies que han influido en la deriva actual...por que algunos han servido para direccionar a la comunidad a sus intereses particulares.

  10. en respuesta a Bonafidei
    -
    #25
    24/10/10 00:08

    Bonafidei. Defines lider como "la persona capaz de influir en los demás".

    ¿Te das cuenta de que esa definición es tan general que incluye a todo el mundo, incluído a ti mismo? Supongo que es un error, ¿no?

  11. #24
    23/10/10 20:37

    Con permiso, pongo el "manifiesto de los economistas aterrados" francés:

    Manifiesto de los economistas aterrados, 01/09/2010
    CRISIS Y DEUDA EN EUROPA: 10 FALSAS EVIDENCIAS, 22 MEDIDAS EN DEBATE PARA SALIR DEL ATOLLADERO

    Introducción

    La reactivación económica mundial, lograda por medio de una colosal inyección de gasto público en el circuito económico (de los EEUU a China), es frágil pero real. Un solo continente se queda atrasado, Europa. Encontrar el camino del crecimiento no es su prioridad política. Europa entró en otra vía: la de la lucha contra los déficits públicos.

    En la Unión Europea estos déficits son elevados, es verdad, -7% en promedio en el 2010-, pero mucho menos que el 11% de los EEUU. Mientras algunos Estados norteamericanos de peso económico superior al de Grecia, California por ejemplo, están cercanos a la quiebra, los mercados financieros decidieron especular sobre la deuda soberana de los países europeos, particularmente los del sur. Europa está prisionera de su propia trampa institucional: los Estados deben tomar créditos ante instituciones financieras privadas que obtienen liquidez a bajo precio del Banco Central Europeo. Así, los mercados tienen la llave del financiamiento de los Estados. En este marco la ausencia de solidaridad europea suscita la especulación, tanto más cuanto que las agencias de calificación juegan a acentuar la desconfianza.

    Fue necesaria la degradación de la nota de Grecia por la agencia Moody’s el 15 de junio, para que los dirigentes europeos retomaran el término de “irracionalidad” que tanto emplearon al inicio de la crisis de los subprimes. De este modo se descubre que España está más amenazada por la fragilidad de su modelo de crecimiento y de su sistema bancario que por su deuda pública.

    Para “tranquilizar los mercados” se improvisó un Fondo de estabilización del euro, y se lanzaron por toda Europa drásticos, y a menudo ciegos, planes de reducción del gasto público. Los funcionarios son las primeras víctimas, incluso en Francia, en donde el alza de cotizaciones de su previsión será una disimulada baja de sus salarios. El número de funcionarios disminuye en todas partes, amenazando los servicios públicos. Las prestaciones sociales, de los Países Bajos a Portugal, pasando por Francia con su actual reforma de la previsión, están siendo gravemente amputadas. El paro y la precariedad del empleo crecerán forzosamente en los años venideros. Estas medidas son irresponsables desde un punto de vista político y social, e incluso en el estricto ámbito económico.

    Esta política, que ha calmado provisoriamente la especulación, tiene ya consecuencias sociales muy negativas en numerosos países europeos, particularmente en la juventud, el mundo del trabajo y los más vulnerables. A corto plazo agudizará las tensiones en Europa y con ello amenazará la propia construcción europea que es mucho más que un proyecto económico. Allí la economía debiese estar al servicio de la construcción de un continente democrático, pacificado y unido. En lugar de eso, se impone por todas partes una forma de dictadura de los mercados, y especialmente hoy en día en Portugal, España y Grecia, tres países que aun eran dictaduras a principios de los años 1970, hace apenas cuarenta años.

    Que se la interprete como el deseo de “tranquilizar los mercados” por parte de gobiernos asustados, o bien como un pretexto para imponer decisiones dictadas por la ideología, la sumisión

    a esta dictadura es inaceptable tanto ha dado ya la prueba de su ineficacia económica y de su potencial destructivo en los planos político y social.

    Un verdadero debate democrático sobre las decisiones de política económica debe pues abrirse en Francia y en Europa. La mayor parte de los economistas que intervienen en el debate público lo hacen para justificar o racionalizar la sumisión de las políticas a las exigencias de los mercados financieros. Cierto, en todas partes los poderes públicos debieron improvisar planes keynesianos de reactivación e incluso nacionalizar temporariamente los bancos. Pero quieren cerrar este paréntesis lo más pronto posible. El software neoliberal aun sigue siendo considerado como legítimo, a pesar de sus patentes fracasos. Este, fundado sobre la hipótesis de eficiencia de los mercados financieros, plantea reducir el gasto público, privatizar los servicios públicos, flexibilizar el mercado del trabajo, liberalizar el comercio, los servicios financieros y los mercados de capitales, aumentar la competencia en todo tiempo y lugar…

    En tanto economistas, estamos aterrados al ver que estas políticas siguen a la orden del día y que sus fundamentos teóricos no son cuestionados. No obstante, los argumentos avanzados desde hace treinta años para orientar las decisiones de política económica europea son desmentidos por los hechos. La crisis desnudó el carácter dogmático e infundado de la mayor parte de las pretendidas evidencias repetidas hasta la saciedad por quienes deciden y por sus consejeros. Ya se trate de la eficacia y de la racionalidad de los mercados financieros, de la necesidad de mutilar el gasto para reducir la deuda pública o de reforzar el “pacto de estabilidad”, hay que interrogar dichas falsas evidencias y mostrar la pluralidad de decisiones posibles en materia de política económica. Otras decisiones son posibles y deseables, a condición, primero que nada, de liberarse del dominio impuesto por la industria financiera sobre las políticas públicas.

    Hacemos más adelante una presentación crítica de diez postulados que continúan inspirando cada día las decisiones de los poderes públicos en toda Europa, a pesar de los brutales desmentidos aportados por la crisis financiera y sus consecuencias. Se trata de falsedades que inspiran medidas injustas e ineficaces, frente a las cuales proponemos al debate veintidós contra proposiciones. Ellas no cuentan necesariamente con el asentimiento unánime de los signatarios de este texto, pero deben ser tomadas en serio si queremos sacar a Europa del atolladero.

    Falsedad n°1: los mercados financieros son eficientes.

    Falsedad n°2: los mercados financieros son favorables al crecimiento económico.

    Falsedad n°3: los mercados son buenos jueces de la solvencia de los Estados.

    Falsedad n°4: el aumento de la deuda pública resulta de un aumento del gasto.

    Falsedad n°5: hay que reducir el gasto para reducir la deuda pública.

    Falsedad n°6: la deuda pública le hará pagar nuestros excesos a nuestros nietos.

    Falsedad n°7: hay que tranquilizar a los mercados financieros para financiar la deuda pública.

    Falsedad n°8: la Unión Europea defiende el modelo social europeo.

    Falsedad n°9: el euro nos protege contra la crisis.

    Falsedad n°10: la crisis griega permitió avanzar hacia un gobierno económico y una verdadera solidaridad europea.

    Premiers signataires :

    Philippe Askenazy (CNRS, Ecole d’économie de Paris), Thomas Coutrot (Conseil scientifique d’Attac), André Orléan (CNRS, EHESS), Henri Sterdyniak (OFCE)

  12. en respuesta a Miguelc
    -
    #23
    23/10/10 13:15

    Bueno

    Los politicos salen de la sociedad. los banqueros salen de la sociedad, los astronautas también....

    pero desde luego los sindicalistas y los politicos son aquellas personas de la sociedad que tienen unas caracteristicas determinadas, (como cualquier grupo que veamos)....

    Por lo tanto es cierto que salen de la sociedad, pero a medida que se alejan de ella y están en otro mundo, los que salen para ese mundo son aquellas personas que tienen unas condiciones específicas. Condiciones especificas que puede que no sean tan representativas.

  13. en respuesta a Blackadder
    -
    #22
    23/10/10 12:45

    Estoy de acuerdo contigo en que el tema de las subvenciones no lo explica todo. Quizá me he explicado mal.
    El tema de las subvenciones es la parte más llamativa del proceso de asimilación que ha hecho el PSOE de los sindicatos en los últimos años.No es solo por el dinero. Ha sido por el trasvase de cargos entre ambas formaciones, en el uso puntual de los sindicatos como arma contra el PP,o contra cualquiera que les molestase, independientemente de los intereses de los obreros, y una larga historia que ya conocemos, y que resulta en, como he dicho antes, una total falta de credibilidad de los sindicatos como institución independiente.
    El tema de la CEOE es absolutamente de traca, sacando tajada del estado, gracias a la política de "café para todos", que se pone alegremente en práctica cada vez que surge cualquier problema. Si subvenciono descaradamente a los sindicatos, y la CEOE se queja, pues los subvenciono también a ellos, no pasa nada.Total, pagan los mismos tontos de siempre. Consecuencia, la CEOE se ha convertido en ...... otro sindicato. Con caraduras al frente, y con los verdaderos empresarios punteros de nuestro país (léase Roig,Ortega,etc..) no queriendo entrar de verdad en semejante institución.
    Y al hilo de esto, viene otro de los grandes problemas que tenemos, la "cultura de la subvención". Mientras no acabemos con ella, casos como los de sindicatos, ceoes , y compañía serán la tónica general de nuestra vida política. Y el desencanto de la mayoría de la gente, irá en aumento.

    Saludos.

  14. en respuesta a Yo mismo
    -
    #21
    23/10/10 05:04

    Creo que tienes razón.

    Me parece que es justamente la educación y los valores los que están haciendo que la ciudadanía pensemos que el comportamiento de nuestros políticos u sindicalistas se está alejando cada vez mas del ideal.

    Aunque conviene no olvidar que políticos y sindicalistas salen de esa misma ciudadanía, por lo que su educación y valores son, hasta cierto punto, los mismos.

    Es decir que, según parece, estamos dispuestos a hacer en nuestro propio beneficio aquello que censuramos cuando lo hacen otros, y si no lo hacemos es sólo en tanto que no cae en nuestras manos la oportunidad (pillar un buen cargo).

    Una especie de esquizofrenia moral, el clásico "haz lo que yo digo, pero no hagas lo que yo hago".

    Es una enfermedad moral que no creo que tenga tanto que ver con educación y valores, como con egoísmo puro y duro.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar