Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

 

La verdad es que me ha costado decidirme y salvo sorpresa de última hora me voy a apuntar a la huelga general más rara que haya imaginado jamás.

Comenté en este blog los primeros videos de UGT en el que supuestamente se nos motivaba para ir a la huelga atacando al partido en la oposición y pintando una realidad casposa en la que ni empresarios ni trabajadores quedábamos nada bien. De hecho, no soy capaz de entender a cuales dejaba peor.

El caso es que al final he tratado de ser práctico y he tratado de analizar la situación en la que nos encontramos y que es lo mejor que puedo hacer. No me ha costado mucho llegar a la conclusión de que ninguna de las opciones es mejor, y que simplemente tenía que buscar la menos mala.

Ahí es donde me he encontrado con los problemas, y de hecho, me cuesta imaginar que esto no ha sido un compadreo de los sindicatos y el gobierno. La razón es que en un contexto en el que han repartido y van a repartir palos a discreción, de tal forma que habiéndome comido unos cuantos y a la espera de otros, (mañana siguen con las pensiones), puede parecer increíble que llegue a dudar seriamente de ir a la huelga.

No tengo ni idea de que pasará mañana en la sociedad española, pero lo que ya sé es que será un fracaso. Será un fracaso porque resulta que entre los sindicatos, el gobierno, las empresas y el partido de la oposición, lo curioso es que habremos perdido pase lo que pase.

Se puede parar el país, y realmente esto dará alas al gobierno, (que podrá salir a presumir de la fuerza, de la seguridad y de la firmeza), y a los sindicatos, (que tendrán más gasolina para apoyar, o mejor dicho seguir entregados al gobierno). Pero por otro lado puede ser un fracaso sonoro, de tal forma que al final el gobierno saldrá reforzado, (asumirá implícitamente apoyo o por lo menos fuerza), y los sindicatos se tendrán que entregar a los gobiernos.

Sea como sea, lo curioso es que yo entiendo que esta huelga tiene que ser contra el gobierno, porque a fin de cuentas es quien ha bajado el sueldo a los funcionarios, es quien ha subido el irpf, (aunque sin subirlo), es quien nos ha cazado en el IVA, en gasolinas, en tabacos, es quien ha aprobado la reforma laboral, es quien se va a cargar las pensiones y es quien nos ha entregado totalmente a todo el que quiera cobrarse algo.

Por lo tanto, pase lo que pase, resulta que habremos reforzado a quien intentaba protestar. Sólo de esta forma, se entiende que se ha protestado más desde el partido de la oposición, que desde el gobierno, que simplemente ha dejado hacer.

De hecho, no deja de ser curioso que la colaboración sea máxima por parte del gobierno para la huelga. Si contra los controladores, (en una supuesta huelga, que siempre fue desmentida), se actuó con una contundencia increíble o en la huelga de transportes del 2008, donde se pusieron multas y un guardia civil por camión, en este caso todo son facilidades y todo son buenas palabras.

De hecho es curioso, como al final resulta que tanto los sindicatos como el gobierno, (en teoría, los contendientes), se han unido contra la oposición, bajo el argumento de que será peor que el partido en el gobierno. Es posible que esto sea cierto, pero sin embargo, el partido en la oposición es el partido en la oposición y cuesta mucho hacer una huelga contra quien no gobierna.

Lo malo de esta situación es que apesta tanto, que queramos o no queramos, todo el mundo se da perfecta cuenta de lo que está ocurriendo, de forma que tengo la sensación de que no soy el único que se ha encontrado tratando de elegir la alternativa menos mala. Y eso no suele ilusionar ni motivar demasiado.

Tengo claro que en estos momentos, necesitamos otro gobierno, otros sindicalistas, otros partidos en la oposición y otra patronal. Necesitamos esto incluso más que un sistema financiero, porque cada uno de estos grupos representa un papel en un sistema económico, papeles que son vitales para que esto funcione. Hoy estamos sin sindicatos que defiendan los intereses que defiendan los derechos de los trabajadores, sin gobiernos que defiendan los derechos de los ciudadanos, una oposición a la que han exagerado el programa de gobierno y una patronal empeñada en destruir en lugar de crear. En este panorama es comprensible una huelga que no sirve para nada y que no se sabe muy bien porque razón se convoca, (a pesar de que existan mil y una razones que por sí sola la justifican).

Aunque acertasen con el enemigo y eligiesen el motivo, (aunque bien pueden decir todos), la realidad es que la huelga sólo puede funcionar si es algo que no se acaba pasado mañana. Lo dije en su día, lo único efectivo es una huelga para conseguir algo y planteada de forma indefinida hasta que se consiga algo; o cuando menos que se repita con cierta frecuencia, como en Grecia (que han tenido el mismo plan que nosotros, aunque el suyo con más prensa), donde van por la novena y las últimas noticias es que las carreteras llevan bloqueadas un par de semanas, o como en Francia, donde se han hecho 5  huelgas generales para protestar porque se habla de pasar la edad de jubilación de 60 a 62 años, (ya tiene guasa que la receta siempre sea subir un par de años).

¿Qué es duro, un sacrificio, y algo que la gente tendría dificultades para asumir?. Pues estoy convencido de que no soy el único que prefiere asumir un gran sacrificio a cambio de buscar algo, a esto de tirar 100 euros a cambio de nada. A fin y a cuentas, en mi portal que les tocaba mañana limpiar, lo han hecho hoy, lo que no haré mañana, lo haré el jueves, he adelantado la compra en el supermercado, y la mayor parte de lo que se iba a hacer mañana se hará pasado mañana, de forma que al final resulta que las ventas no caerán demasiado, (aunque tengamos estudios que obvien esto). La gran diferencia es que al final haremos lo mismo, pero no cobraremos el día.

A todo esto, cuando hoy salía de trabajar, me he enterado de que el comité de empresa, (UGT), resulta que la mayoría no secunda la huelga. Curiosamente, una de las que sí me soltó un rollo de la solidaridad, que no acabé de entender. ¡Mal vamos cuando tenemos que tirar de conceptos como la solidaridad cuando tenemos razones para ir a la huelga!.

El caso es que no deja de ser triste y un gran fracaso esta huelga. Por supuesto, si alguien piensa que le estoy animando a ir a la huelga, soy consciente de que lo estoy haciendo fatal porque como dicen los unos, “no servirá para nada”, “ha sido muy tarde”, “están vendidos y todas estas cosas que son verdad. Si alguien cree que lo estoy animando a no ir a la huelga, debe saber que tampoco me gusta sentirme solo en esto, en una situación que me recuerda a lo del chiste de los dictadores:

“Estaban Mussolini, Hitler y Franco recluidos en un campo de concentración y deciden escapar. Primero escapa Mussolini y cuando está cruzando el patio se oye una ráfaga de ametralladora, se encienden las luces y el dictador transalpino cae exclamando: “¡Por Italia!”.

Hitler lo intenta después, cruza el patio, llega a la alambrada y cuando está saltándola, se oye la ráfaga y el tirano cae proclamando: “¡Por Alemania!”.

Llega el turno de Franco, que cruza el patio, salta la alambrada y casi sin darse cuenta sale a la calle. Intrigado vuelve a mirar a ver qué pasa con los guardianes, no entendiendo que pasa, y al asomarse para mirarlos se oye una ráfaga, Franco cae diciendo: “¡Por gilipollas!”.

Pues yo mañana me sentiré como tal, tanto si voy a trabajar como si no. Y confieso que no ayuda el hecho de que crea que el escenario más probable para mañana sea que la huelga funcione porque se hayan bloqueado las carreteras, ante la pasividad de un gobierno al que parece que le interese.

¿Apostamos a que el PP echa en cara (y con razón) al gobierno que ha apoyado la huelga que montan contra el PSOE?

  1. en respuesta a Juanff
    Feinmann

    Algo resulta evidente y es que si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, continuaremos en la misma dirección en que vamos. Mi idea fundamental es que hay que pensar distinto. No te digo ni siquiera como yo, que cada cual llegue a sus propias conclusiones. Pero si vamos en la senda por las que nos pastorean como corderos, el final es inevitable: al final está el matadero.

    He visto tantas veces la imposibilidad de que gente mayor lleguen a ser permeables a argumentos distintos de los que tienen 1000 veces vistos que por eso he llegado a la idea de la red neuronal. Podría explicarse de otra forma: no cambian de forma de pensar ni atienden a argumentos porque no les da la gana, a ciertas edades la gente ya ha llegado a las conclusiones que tenía que llegar. Igual así te parece mejor. Revisa tu propia experiencia y dime si no has observado lo mismo.

    No digo que el ser único te de la razón, solo que la cantidad tampoco. Evidentemente si ahora hubiese una sola persona en el mundo que defendiese la teoría geocéntrica no por eso pasaría a tener razón.

    Le he tenido que explicar a mi hijo unas cuantas veces que lo contrario de blanco no es negro sino no blanco, porque aparte del negro hay muchas otras posibilidades. Tú has llegado a otros posibles métodos de control. De hecho seguro que se dan los que tu sugieres, los míos y unos cuantos mas. El interés fomenta la imaginación.

    ¿He atacado a alguien? nada mas lejos de mi intención. Si alguien se ha sentido atacado por lo que haya dicho ya mismo me disculpo. Y se que no voy a conseguir nada mas que se sepa que hay quien piensa distinto. Mi mujer me dice que pienso raro. En las películas de Sisí, que le encantan, ella se fija en los vestidos y yo en la gente fregando los suelos del salón de baile y le digo "la cantidad de gente que tuvo que pasar hambre para construir esos palacios".
    Respecto a las ideas que te has formado sobre mí, has errado en 10 parsec por lo menos.
    Aunque ahora soy coronel (figurativo), antes me hinché a cavar trincheras, y tengo una percepción de la realidad distinta de quien ha sido oficial de academia. Eso me hace pensar de a donde mando a mi gente, antes de mandarla, porque yo estuve donde ellos están.

    Me parece que no me he debido explicar con lo de los catedráticos. La idea es que pasa con ellos igual que con los periodistas. Si quieren publicar, ya saben en que sentido tienen que ir sus libros y artículos, porque si van en el sentido contrario, ni de casualidad les publican nada. Y me imagino que sabrás la importancia que tiene en el mundo universitario el publicar periódicamente en revistas científicas de prestigio. Esto es especialmente aplicable a las revistas de economía. Como comprenderás no es lo mismo que en una de química o matemáticas, donde las tesis que se defiendan no tendrán la misma repercusión en la realidad socio-económica.

    ¿No te resulta curiosa la unanimidad en el modelo económico propugnado por la inmensa mayoría? Pero, solo de pensar en la amplia casuística que existe entre los diferentes países, me parece increíble que para todos sirva la misma receta. Es como si se pretendiese tratar a todos los enfermos con la misma medicina.

    Respecto de la libertad, hice la cita bíblica de los mansos (¿crees que muchos jóvenes sabrían de donde viene?), tu respondiste con la libertad, luego el tema lo sacaste tu. Porque te crees ser libre al atacar a aquellos que atacas, sin fijarte en que has sido incitado a ello por los medios de (des)información. ¿No ha habido cantidad de ataques a los sindicalistas? Hace bien poco, la misma Espe se apunta la medalla de que va a reducir los liberados sindicales. Que yo sepa, lo son por ley, además una ley estatal, que ella no tiene competencias para cambiar. Luego todo eran fuegos artificiales, apuntándose ante el electorado un tanto fácil. ¡Desde luego que tiene un ojo para aprovechar la oportunidad!

    Hará como un año sacaron en la prensa unas cifras de los tropecientos miles de millones que constaban los miles de liberados. Claro, cualquiera que vea esas cifras se impresiona, pues la mayor parte de la gente no tiene capacidad de visualización de los números con tantos ceros. Pero como a mi me gusta hacer cálculos tomé la calculadora y, según mis números, la media de ingresos era submileurista. La conclusión del target de la campaña “vaya chollo ser sindicalista, están forrados”, mi conclusión, nos manipulan y los sindicalistas son unos pobretones.

    Por eso pienso que en nuestra sociedad, no somos libres, nos tienen atados con cadenas mentales, que son invisibles, pero no dejan de ser cadenas. Y los medios de (des)información son quienes nos las ponen y mantienen bien apretadas.

    Incluso yo, que pienso raro, tengo también mis cadenas invisibles.

    Por cierto, no hice huelga.

  2. en respuesta a Feinmann
    Juanff

    Tus ideas "alternativas" se centra unicamente en continuar como estamos y seguir el juego al gobierno. Como esto no funciona tenemos que seguir manteniendo el status quo... si, eso es lo que quieren los medios des-informativos.

    Ahora añades otro argumento teológico al debate, el reforzamiento de la sinapsis neuronal en las personas adultas, tela... pues no, así no me dejaría convencer nada más que por una mujer guapa.

    La huelga no es una cuestión de mayoría o la minoría, sino de resultados reales. Galileo los daba y un loco en el manicomio lo tiene más dificil, pero ambos dices que son únicos e irrepetibles.

    No todos los sindicalistas son vagos, eso solo lo has entendido tu, y si no revisa el hilo, que te hace falta para saber de quien estamos hablando y porque pasa eso.

    Yo si fuese empresario lo que querría sería a unos sindicalista que vienen a mi mesa antes de unas elecciones sindicales a rogarme ayuda para ganar. Y como tal empresario, enviara la papeleta electoral de quien quisiese y a quien quisiese. También querría a un sindicalista que pueda vender a sus "compañeros" por una silla para su despacho porque sabemos que se llevara allí sentado la mayor parte del día.... (y fíjate que te hablo desde la experiencia).

    Los argumentos se convierten infantiles cuando tratan de atacar a las personas que no admiten nuestros deseos y no a las cuestiones a resolver. Si yo quisiera hacer lo mismo que tu, sin conocerte de nada diría sutilmente que eres un joven sin experiencia, y añadiría que quien ayuda a sus compañeros es aquel que cotiza y no aquel que se dedican a dar consejos a los demás sin solicitud previa(y mira que soy bien pensado).

    Los catedráticos dudo bastante que manden fuera de su jurisdicción, pero bueno, a mí este tema me importa un pimiento (fíjate que sigo pensando de buena fe y lo voy a interpretar por segunda vez como otro consejo no solicitado).

    Y repito, creerse libre o no es un tema que has sacado tu a la palestra y dudo que tenga que ver mucho con este tema, porque a mi nadie me obliga a seguir o no esta pantomima (y sigo pensando que todo esto lo argumentas ingenuamente).


Sitios que sigo
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar