10

 

Parece que la calle empieza a despertar y ha comenzado en Francia, donde van por la novena huelga general en lo que va de año, además de paros indefinidos en distintos sectores, con los que se busca parar el país.

La excusa es la reforma de la seguridad social, pero desde luego es muy evidente que este no es el único motivo de esta huelga. ¿Por qué nos encontramos en esta situación?. Pues es fácil entender que las razones están en el hartazgo de la sociedad ante unas determinadas medidas que nos llevan al desastre completo.

La especulación masiva destrozando y poniendo de rodillas a todo el mundo, las normas absurdas, el mandato irracional de los mercados que no es más que una palabra tras la que se esconden negligencias, imprudencias, mentiras y estafas, son todo manifestaciones de un sistema que ha perdido completamente el norte, y que aunque agoniza está intentando mantenerse vivo a costa de los ciudadanos. Es así de simple.

Lo que está ocurriendo en Francia es lo que he pedido yo, como única opción para nosotros en el final de los dos post de “Europa entra a saco a rescatar a los de siempre”. En esos dos post expliqué un poco antes de los recortes que vinieron después, porque deberíamos parar este desenfreno.

Realmente es sencillo entender las razones por las que yo creía que se necesitaba una huelga general; de la misma forma entendería que Sarkozy no las compartiese. Pero lo que no puedo explicar es que Sarkozy, no entienda la huelga, que tome las medidas que le dictan los mercados y que en definitiva haya tomado las decisiones que ha tomado desde mayo de 2010, (al igual que todos los demás políticos mundiales), cuando ha pronunciado este discurso en septiembre de 2008, (Sé que es un poco largo, pero no tiene desperdicio); de hecho es la primera vez que los protestantes pueden asumir el discurso del objeto de las protestas, sin cambiar ni una sola coma; incluso el título es apropiado:

DECIR LA VERDAD

Si he querido dirigirme esta tarde a los Franceses es porque la situación de nuestro país lo exige.

Soy consciente de mi responsabilidad en estas circunstancias excepcionales.

Una crisis de confianza sin precedente desestabiliza la economía mundial.

Las grandes instituciones financieras están amenazadas, millones de pequeños ahorristas en el mundo que depositaron sus ahorros en la bolsa, ven cómo su patrimonio se descompone día tras día, millones de jubilados que han cotizado en fondos de pensiones temen por su jubilación, millones de hogares modestos viven momentos difíciles por el alza de los precios.

Como en todo el mundo, los franceses temen por sus ahorros, por su empleo y por su poder adquisitivo.

El miedo es sufrimiento.

El miedo impide emprender, el miedo impide implicarse.

Cuando se tiene miedo, no se tienen sueños; cuando se tiene miedo, uno no piensa en el futuro.

Hoy, el miedo es la principal amenaza para la economía.

Hay que vencer ese miedo.

Es la labor más urgente.

No se vencerá, no se restablecerá la confianza con mentiras, sino diciendo la verdad.

Los franceses quieren la verdad y estoy convencido de que están dispuestos a escucharla.

Si sienten que se les esconde algo, la duda crecerá.

Si están convencidos de que no se les oculta nada, hallarán en ellos mismos la fuerza para superar la crisis.

Decir la verdad a los Franceses es decirles que la crisis no ha terminado, que sus consecuencias serán duraderas, que Francia está demasiado implicada en la economía mundial como para pensar, siquiera un instante, que pueda estar protegida contra los acontecimientos que, ni más ni menos, desequilibran el mundo.

Decir la verdad a los Franceses es decirles que la crisis actual tendrá consecuencias en el crecimiento, en el desempleo, en el poder adquisitivo durante los próximos meses.

Decir la verdad a los Franceses es decir, en primer lugar, la verdad sobre la crisis financiera.

Porque esta crisis, sin igual desde los años 30, marca el final de un mundo construido tras la caída del Muro de Berlín y el final de la Guerra Fría.

Ese mundo fue impulsado por un gran sueño de libertad y de prosperidad.

La generación que venció al comunismo había soñado con un mundo donde la democracia y el mercado resolverían todos los problemas de la humanidad.

Había soñado con una mundialización feliz que acabaría con la pobreza y la guerra.

Este sueño ha empezado a hacerse realidad: las fronteras se han abierto, millones de hombres han escapado a la miseria, pero el sueño se ha quebrado con el resurgimiento de los fundamentalismos religiosos, los nacionalismos, las reivindicaciones identitarias, el terrorismo, los dumpings, las deslocalizaciones, las derivas de las finanzas globales, los riesgos ecológicos, el agotamiento anunciado de los recursos naturales, las revueltas del hambre.

En el fondo, con el final del capitalismo financiero (que había impuesto su lógica a toda la economía y que había fomentado su perversión) muere una determinada idea de la mundialización.

La idea de la omnipotencia del mercado que no debía ser alterado por ninguna regla, por ninguna intervención pública; esa idea de la omnipotencia del mercado era descabellada.

La idea de que los mercados siempre tienen razón, es descabellada.

Durante varios decenios, se han creado las condiciones que sometían la industria a la lógica de la rentabilidad financiera a corto plazo.

Se han ocultado los riesgos crecientes que había que correr para obtener rendimientos cada vez más exorbitantes.

Se han desarrollado sistemas de remuneración que incitaban a los operadores a correr cada vez más riesgos inconsiderados.

Se ha fingido creer que los riesgos desaparecían uniéndolos.

Se ha permitido que los bancos especulen en los mercados en vez de hacer su trabajo, que consiste en invertir el ahorro en desarrollo económico y analizar el riesgo del crédito.

Se ha financiado al especulador y no al emprendedor.

No se han controlado las agencias de calificación y los fondos especulativos.

Se ha obligado a las empresas, a los bancos, a las aseguradoras a inscribir sus activos en las cuentas a precios del mercado que aumentan y se reducen en función de la especulación.

Se ha sometido a los bancos a reglas contables que no garantizan la gestión correcta de los riesgos y que, en caso de crisis, agravan la situación en vez de amortiguar el choque.

¡Es una locura y hoy pagamos por ello!

Este sistema donde el responsable de un desastre puede partir con un paracaídas dorado, donde un corredor de bolsa puede hacer perder 5000 millones de euros a su banco sin que nadie se dé cuenta, donde se exige a las empresas rendimientos tres o cuatro veces más elevados que el crecimiento real de la economía, este sistema ha creado profundas desigualdades, ha desmoralizado a las clases medias y ha fomentado la especulación en los mercados inmobiliarios, de materias primeras y de productos agrícolas.

Pero este sistema -hay que decirlo porque es la verdad- no es la economía de mercado, no es el capitalismo.

La economía de mercado es el mercado regulado, el mercado al servicio del desarrollo, al servicio de la sociedad, al servicio de todos.

No es la ley de la jungla, no son beneficios exorbitantes para unos y sacrificios para todos los demás.

La economía de mercado es la competencia que reduce los precios, que elimina las rentas y que beneficia a todos los consumidores.

El capitalismo no es el corto plazo, es el largo plazo, la acumulación de capital, el crecimiento a largo plazo.

El capitalismo no es la primacía del especulador.

Es la primacía del emprendedor, la recompensa del trabajo, del esfuerzo, de la iniciativa.

El capitalismo no es la disolución de la propiedad, la irresponsabilidad generalizada.

El capitalismo es la propiedad privada, la responsabilidad individual, el compromiso personal, es una ética, una moral, instituciones.

De hecho, el capitalismo ha posibilitado el extraordinario auge de la civilización occidental desde hace siete siglos.

La crisis financiera que vivimos hoy, mis queridos compatriotas, no es la crisis del capitalismo.

Es la crisis de un sistema que se ha alejado de los valores más fundamentales del capitalismo, que ha traicionado al espíritu del capitalismo.

Quiero decirle a los franceses: el anti capitalismo no ofrece ninguna solución a la crisis actual.

Reanudar con el colectivismo que tantos desastres provocó en el pasado sería un error histórico.

Pero no hacer nada, no cambiar nada, conformarse con cargar al contribuyente todas las pérdidas y fingir que no ha pasado nada, también sería un error histórico.

Mis queridos compatriotas, podemos salir reforzados de esta crisis.

Podemos salir y podemos salir reforzados, si aceptamos cambiar nuestro modo de pensamiento y nuestros comportamientos.

Si hacemos el esfuerzo necesario para adaptarnos a las nuevas realidades que se imponen a nosotros.

Si actuamos, en vez de padecer.

 

La crisis actual debe incitarnos a refundar el capitalismo en una ética del esfuerzo y del trabajo, a encontrar de nuevo un equilibrio entre la libertad necesaria y la regla, entra la responsabilidad colectiva y la responsabilidad individual.

Tenemos que alcanzar un nuevo equilibrio entre el Estado y el mercado, cuando en todo el mundo, los poderes públicos se ven obligados a intervenir para salvar el sistema bancario del derrumbe.

Debe instaurarse una nueva relación entre la economía y la política mediante el desarrollo de nuevas reglamentaciones.

La autorregulación para resolver todos los problemas, se ha acabado.

El laissez-faire, se ha acabado.

El mercado que siempre tiene razón, se ha acabado.

Hay que aprender de la crisis para que no se reproduzca.

Hemos estado al borde de la catástrofe, el mundo ha estado al borde de la catástrofe, no podemos correr el riesgo de empezar de nuevo.

Si queremos construir un sistema financiero viable, la moralización del capitalismo financiero es una prioridad.

No dudo en decir que los modos de remuneración de los dirigentes y de los operadores deben estar enmarcados.

Ha habido demasiados abusos, demasiados escándalos.

O los profesionales se ponen de acuerdo sobre las prácticas aceptables o el Gobierno de la República resolverá el problema mediante la ley antes de fin del año.

Los dirigentes no deben tener el estatuto de mandatario social y beneficiar a la vez de las garantías de un contrato de trabajo.

No deben recibir acciones gratuitas.

Su remuneración debe fundarse en los resultados económicos reales de las empresas.

No deben poder optar por un paracaídas dorado cuando han cometido faltas o han puesto a su empresa en dificultad.

Y si los dirigentes están interesados por el resultado - es algo positivo - los demás asalariados de la empresa, en particular los más modestos, también deben estarlo, puesto que ellos también participan en la riqueza de la empresa.

Si los dirigentes tienen stock options, los demás asalariados también deben 

He aquí algunos principios sencillos basados en el sentido común y en la moral elemental en los que no cederé.

Los dirigentes perciben remuneraciones elevadas porque tienen grandes responsabilidades.

Pero no se puede querer un buen salario y no asumir las responsabilidades.

Ambas cosas van unidas.

Es aún más cierto en el campo de las finanzas.

¿Cómo admitir que tantos operadores financieros salgan ganado, cuando durante años se han enriquecido conduciendo a todo el sistema financiero a la situación actual?

Se han de buscar responsabilidades y los responsables de este naufragio deben, al menos, ser sancionados financieramente.

La impunidad sería inmoral.

No podemos conformarnos con hacer pagar a los accionistas, a los clientes, a los asalariados, a los contribuyentes y exonerar a los principales responsables.

¿Quién podría aceptar algo que sería, ni más ni menos, una gran injusticia?

Además, hay que reglamentar los bancos para regular el sistema, ya que los bancos son el núcleo del sistema.

Hay que dejar de imponer a los bancos reglas de prudencia que incitan primero a la creatividad contable y no a gestionar con rigor los riesgos.

En el futuro, habrá que controlar mucho mejor la forma en la que desempeñan su oficio, el modo de evaluación y de gestión de los riesgos, la eficacia de los controles internos, etc.

Habrá que imponer a los bancos financiar el desarrollo económico y no la especulación.

La crisis que vivimos debe conducirnos a una reestructuración de gran amplitud de todo el sector bancario mundial.

Teniendo en cuenta lo que acaba de ocurrir y la importancia de las implicaciones para el futuro de nuestra economía, es evidente que, en Francia, el Estado estará atento y desempeñará un papel activo.

Habrá que enfrentarse al problema de la complejidad de los productos de ahorro y de la opacidad de las transacciones para que cada uno pueda evaluar realmente los riesgos que corre.

Pero también habrá que plantearse preguntas polémicas como la de los paraísos fiscales, las condiciones en las que se realizan las ventas al descubierto que permiten especular vendiendo títulos que no se poseen o la cotización continua que permite comprar y vender en todo momento activos y que influye - como sabemos - en las aceleraciones del mercado y en la creación de burbujas especulativas.

Habrá que interrogarse sobre la obligación de contabilizar los activos al precio del mercado que tanto desestabilizan en caso de crisis.

Habrá que controlar a las agencias de calificación que - insisto en ello - han presentado fallas.

De ahora en adelante, ninguna institución financiera, ningún fondo deben poder escapar al control de una autoridad de regulación.

Pero la reorganización del sistema financiero no sería completa, si a la par no se previera acabar con el desorden monetario.

La moneda está en el centro de la crisis financiera y de las distorsiones que afectan a los intercambios mundiales.

Si no somos cuidadosos, el dumping monetario acabará por engendrar guerras comerciales extremadamente violentas y dará vía libre al peor proteccionismo.

Ya que el productor francés puede obtener todos los beneficios de productividad que quiera o que pueda.

Puede incluso competir con los salarios reducidos de los obreros chinos, pero no puede compensar la infravaloración de la moneda china.

Nuestra industria aeronáutica puede ser muy eficaz, pero no puede luchar contra la ventaja competitiva que la infravaloración crónica del dólar da a los constructores estadounidenses.

Por tanto, reitero hasta qué punto me parece necesario que los Jefes de Estado y de Gobierno de los principales países concernidos se reúnan antes de fin de año para extraer las lecciones de la crisis financiera y coordinar sus esfuerzos para restablecer la confianza.

He realizado esta propuesta de pleno acuerdo con la Canciller alemana, la Sra. Merkel, con quien me he entrevistado y con quien comparto las mismas preocupaciones a propósito de la crisis financiera y sobre las lecciones que vamos a tener que extraer.

Estoy convencido de que el mal es profundo y de que hay que renovar todo el sistema financiero y monetario mundial, como en Bretton Woods después de la II Guerra mundial.

Así, podremos crear herramientas para una regulación mundial que la globalización y la mundialización de los intercambios hacen necesarias. No se puede seguir gestionando la economía del siglo XXI con los instrumentos económicos del siglo XX. Tampoco se puede concebir el mundo del mañana con las ideas de ayer.

Cuando los bancos centrales hacen todos los días la tesorería de los bancos y cuando el contribuyente estadounidense va a gastar un billón de dólares para evitar una quiebra generalizada, ¡me parece que la cuestión de la legitimidad de los poderes públicos para intervenir en el funcionamiento del sistema financiero ya no se plantea!

A veces, la autorregulación es insuficiente.

A veces, el mercado se equivoca.

A veces, la competencia es ineficaz o desleal.

Entonces, el Estado tiene que intervenir, imponer reglas, invertir, tomar participaciones, a condición de que sepa retirarse cuando su intervención ya no sea necesaria.

No habría nada peor que un Estado preso de los dogmas, preso de una doctrina rígida, como una religión.

Imaginemos cómo estaría el mundo, si el Gobierno estadounidense no hubiese hecho nada frente a la crisis financiera, con el pretexto de respetar una supuesta ortodoxia en materia de competencia, de presupuesto o de moneda.

En estas circunstancias excepcionales en las que la necesidad de actuar se impone a todos, llamo a Europa a reflexionar sobre su capacidad para hacer frente a la urgencia, a concebir de nuevo sus reglas, sus principios, extrayendo lecciones de lo que ocurre en el mundo.

Europa debe dotarse de los medios necesarios para actuar cuando la situación lo exige y no condenarse a padecer.

Si Europa quiere preservar sus intereses, si quiere poder intervenir en la reorganización de la economía mundial, debe iniciar una reflexión colectiva sobre su doctrina de la competencia - a mi juicio, la competencia es sólo un medio y no un fin en sí -, sobre su capacidad para movilizar recursos para preparar el futuro, sobre los instrumentos de su política económica, sobre los objetivos asignados a la política monetaria.

Sé que es difícil porque Europa incluye 27 países, pero cuando el mundo cambia, Europa también debe cambiar.

Debe ser capaz de transformar sus propios dogmas. No puede estar condenada a la variable de ajuste de las demás políticas, por no disponer de medios para actuar.

Y quiero hacer una pregunta sería: "Si lo ocurrido en Estados Unidos, hubiese ocurrido en Europa, ¿con qué rapidez, con qué fuerza, con qué determinación se habría enfrentado Europa, con las instituciones y los principios actuales, a la crisis?

Para todos los europeos, es evidente que la mejor respuesta a la crisis debería ser europea.

En mi condición de Presidente de la Unión, propondré iniciativas en este sentido en el próximo Consejo europeo del 15 de octubre. “.

 

Entenderá fácilmente que tenga a todo el mundo en la calle, tenía razón antes, y ahora se comprueba que no ha cumplido con su parte de refundar el capitalismo, y en cambio se apunta a todo lo que criticó. La duda para otro post es lo que ocurre en España.

  1. #10
    21/10/10 23:53

    Discurso hueco. Denuncia lo que ya todos sabían y promete un imposible porque todos esos "malos capitalistas" son los que tienen el Poder real ( y no politiquillos arribistas y corruptos como él ).
    Todos los que llevaron (directa o indirectamente) al Sistema a su estado actual, seguirán igualmente en sus puestos de poder y aquellas medidas que se adopten serán para mantener su estabilidad y que no explote en batallas.
    En las últimas décadas, el Poder adoptó conscientemente un modelo de endeudamiento masivo para que El Capital siguiera creciendo. Unos se han enriquecido extraordinariamente, otros menos... ahora hay que hacer un gran montaje socio-político para repartir el saqueo entre el pueblo y que trague sin protestar durante años hasta que se les ocurra una nueva forma de "refundar" el maníaco-depresivo sistema capitalista.
    Las protestas de los franceses, dentro de los esquemas estructurales inalterados del mismo modelo que causa los graves problemas no soluciona nada, son sólo parches. Hay que repensar un nuevo sistema con una sólida y profunda base equitativa y ética.

  2. #9
    20/10/10 23:41

    El presidente francés, Nicolás Sarkozy,en el 15.06.2009 - 18.35 h durante su intervención en Ginebra.
    repitio mas o menos lo mismo que en 2008.

    • El llamamiento lo ha hecho en la Cumbre Mundial por el empleo que se está celebrando estos días en Ginebra.
    • Los jefes de Estado y de Gobierno buscarán recetas para superar la crisis que afecta al mercado laboral de todo el mundo.
    • El presidente francés ha pedido no repetir los errores del pasado.

    "La mundialización no sobrevivirá a la ley de la selva, porque no puede haber libertad sin reglas".
    Los que dicen que todo seguirá como antes cuando se resuelva la crisis hacen un análisis totalmente suicida
    Sarkozy ha hecho un llamamiento a establecer un nuevo orden social mundial y a no repetir los errores del pasado. Para el presidente de la República francesa, el capitalismo se "ha vuelto loco" a fuerza de no someterse a "ninguna regla". Para Sarkozy, "la regulación" del mundo es la cuestión crucial". Además, ha añadido que aquellos que dicen que todo podrá seguir como antes cuando se resuelva la actual crisis económica y financiera "hacen un análisis totalmente suicida".
    El presidente francés se ha preguntado si ante la miseria, el hambre, los trabajos forzosos, el cambio climático que amenaza la supervivencia de una parte de la humanidad "¿tenemos derecho a esperar?". Sarkozy ha asegurado que la globalización no puede gobernarse sólo por la oferta y la demanda, renunciando a principios morales.
    En su intervención, Nicolás Sarkozy ha propuesto una "revolución en el gobierno mundial" para que las normas que están inscritas en los acuerdos internacionales sean aplicadas efectivamente. En esta nueva forma de Gobierno, según Sarkozy, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) debe tener derecho a decir la última palabra ante el FMI o el BM cuando están en juego normas fundamentales que ella se encarga de respetar.
    "Necesitamos reglas que se conviertan en normas que se impongan a todos. No se trata de armonizar al detalle todas las legislaciones de trabajo. No se trata de imponer a los países más pobres las normas sociales de los países más ricos. Se trata de poner en pie entre las naciones un sistema de reglas que tire de todo el mundo hacia arriba en vez de tirar de todos hacia abajo", ha subrayado.

    http://www.20minutos.es/noticia/474100/0/sarkozy/orden/mundial/

    Lo dira una tercera vez ?
    Lo cumplira ?
    ...veremos.

  3. #8
    20/10/10 22:06

    En resumen: Metan a la cárcel a la pandilla de ladrones que se etiquetaron como "capitalistas", y violaron las reglas del capitalismo en nombre del capitalismo, para robarle todo a los demás a cambio de nada. Ya imagino a los banqueros diciendo a los franceses que si no pueden comer pan, que coman pastelitos.

    Los franceses son duros de roer. Y con los muñecos Vudú de Sarkozy que vendían, seguramente le esperarían muchos años de mala suerte al político... o al menos los franceses tendrán como desahogar sus penas usando alfileres.

  4. en respuesta a Alejperez
    #7
    20/10/10 18:09

    "Si no cambiamos de dirección, es probable que acabemos llegando exactamente adonde nos dirigimos"

    - Proverbio chino

  5. #6
    20/10/10 18:04

    Muchas gracias Tomas por recordar este discurso de septiembre de 2008....

    Cuando dijo -refundar el capitalismo- me parecio extraño, me quede sorprendido que lo anunciara un politico, incluso rectifique y me dije, "estaba errado, los politicos tambien quieren reformas..."

    Claro en el 2008, en momentos de cierto panico por el reigo sistemico de colapso.
    Pero ahora deberia hacer el mismo discurso porque el problema sigue latente, quizas no sea un colapso fianciero puede ser un colapso economico,y quedan pocos cartuchos para enderezar la situacion.

    Si hubiese empezado entonces a reparar los fallos del sistema en 2008, al igual ahora no se encontraria tan apurado.

  6. #5
    20/10/10 15:22

    Chapeau!

    Gran idea la de reproducir el discurso de Petit Nicolas. Aunque lamentablemente no monopoliza la incoherencia y el populismo, que están tan extendidos por la pobre Europa.

  7. en respuesta a Alejperez
    #4
    20/10/10 14:04

    Asi es, la mayoria de hipotecas fueron dadas por las cajas a precios mucho mas baratos que los bancos.

    s2

  8. #3
    20/10/10 11:35

    Pero lo curioso es que el sistema financiero estaba muy regulado, incluso en el caso del tema hipotecario USA, con empresas semi públicas, cargadas de miles de funcionarios..

    También habría que admitir que esa regulación era una porquería, inspirada por los lobbies financieros que pagan a los políticos, y que los estados y los bancos centrales fracasaron totalmente en la regulación y la supervisión..., ¿nunca preguntaban las auditorías qué había dentro de los estructurados?

    Por no hablar de cómo los bancos centrales, sobre todo tras la burbuja .com empezaron a imprimir papelitos con los que evitar una crisis normalita, como lleva haciendo Japón 20 años, para acabar con el "bujero" del 2008.

    Es como decir que en España el estado, (central, autonómico, ayuntamientos) no tuvieron nada que ver con la burbuja inmobiliaria, sin quitar un ápice de responsabilidad a los que daban hipotecas con avales cruzados por el 120% de una tasación exagerada, muchos de ellos también dirigidos por políticos.

    ¿Y se supone que éstos mismos tienen que volver a regular todo? Habrá que buscar una mina por Chile donde meterse....

  9. en respuesta a Bonafidei
    #2
    20/10/10 01:10

    ¡¡¡ A M É N !!!

  10. #1
    20/10/10 00:56

    Prometer hasta meter, y una vez metido date por jodido.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar