26
De repente todo el mundo se ha vuelto loco haciendo análisis sobre el futuro de los mercados financieros, y en particular en España es normal hacerlo sobre el IBEX. La realidad es que muchos ahora buscan las razones para la caída. Por supuesto muchos entienden que la caída no responde a los fundamentales; este argumento es completamente cierto. Al final desde enero de 2010 los fundamentales han seguido frenando las caídas; por supuesto está lo del riesgo país, pero claro, no es que la situación haya empeorado sustancialmente desde diciembre.

Claro que el argumento de que la caída no está explicada por fundamentales, nos lleva a una curiosa pregunta: ¿Es que ha estado justificada la subida de los mercados financieros por los fundamentales?. Es curioso que tras nueve meses intentando explicar una subida desvinculando la evolución de los sistemas financieros de la situación de la economía real, ahora nos encontramos defendiendo que no pueden caer los mercados financieros porque la economía real ha dejado de desplomarse, (por ahora).

¿Es razonable tirar ahora de los fundamentales, cuando nos hemos olvidado de ellos en la época de subida?. Lo cierto, es que a lo largo de los últimos meses hemos asistido a una serie de piruetas increíbles para tratar de justificar lo que era una subida totalmente irracional. De hecho, supongo que todos hemos leído análisis en periódicos o blogs, en los que se trataban de desmentir manipulaciones, manos fuertes y cosas por el estilo.

La realidad es que sin que haya quedado muy claro porque subían las bolsas, digamos que todo el mundo se ha empeñado en tratar de negar que subieran por la razón más evidente. En este sentido, es curioso como el hecho de sugerir la teoría de que se está formando una burbuja es poco menos que hablar de una conspiración, sirve para descalificar todos los argumentos de la subida.

Uno de los argumentos de ataque a las personas que defienden que las bolsas han subido basadas en algún tipo de manipulación, es despacharse a gusto con aquello de que “son bajistas que han perdido”, o que son “inversores que no han sabido ver la subida”. Este tipo de argumentos son muy efectivos para ganar una discusión, de forma que se traslada la sensación de error a quien defiende las tesis bajistas. Sin embargo suponen una curiosa mezcla de trampa demagógica e irrealismo.

La trampa demagógica, nos la encontramos en que es muy sencillo entender que una persona que cree que los mercados se van a desmoronar, y al mismo tiempo que las políticas están distorsionando los precios y empujando o sosteniendo los mercados, lo normal es que no invierta.
 
Lo podemos ver, recurriendo al poker, (juego que habitualmente encaja en determinados análisis sobre el funcionamiento de los mercados financieros). En este caso, una sencilla aproximación nos lleva a la pregunta: ¿Jugaría usted una partida apostando cuando creemos que las cartas están de alguna forma marcadas?. Aunque sepamos que las cartas están marcadas, sería de locos jugar a este juego.

Por supuesto, cuando asistimos a una burbuja (la que sea), podemos pretender invertir a la subida, tratando de adivinar cuando va a reventar, (para salir un poco antes), o podemos tratar de apostar por el desplome. Los problemas de este tipo de inversión son los límites, y los timing. Es decir. Podemos entender que la subida de los mercados financieros fue completamente irreal, pero lo que es más difícil es entender hasta cuando se puede mantener. Y desde luego, ya adivinar las posibles intervenciones es un autentico ejercicio de lotería.

Por supuesto, ponerse corto, implica saber en que mes la bolsa se desplomará, de forma que tendríamos que saber hasta cuando se puede mantener altos los mercados financieros, además de las posibilidades de mantener los mercados a un nivel irreal.

Pero más allá de las discusiones sobre si bajistas o alcistas, creo que debemos tener en cuenta la situación de los mercados y las razones que nos han llevado hasta aquí.

Y la realidad es que en septiembre de 2008, los mercados financieros comenzaron a desmoronarse por que evidentemente los valores que marcaban no llegaban a la realidad. El desplome hasta marzo de 2009, fue espectacular, y en ese momento comenzó la recuperación de los mercados. Lo cierto es que el TARP, la relajación del mark to market y las medidas de liquidez extraordinarias que entraron en funcionamiento en ese momento, así como los discursos coordinados de todas las autoridades, con aquello de los brotes verdes, lograron inflar otra vez todos los mercados hasta que estos llegaron a los niveles donde se encontraban en la época de Lehman. Si nos damos cuenta, esto ha pasado en todos los mercados.

Podemos discutir lo que queramos, pero la realidad es que entender la evolución desde marzo hasta diciembre de 2009, sin entender las actuaciones de los bancos centrales y de los gobiernos, (principalmente el gobierno norteamericano), es desde luego obviar algo que dista mucho de ser un matiz sin importancia.

La realidad es que en marzo del 2009, los mercados financieros estaban en caída libre, y todo el mundo era consciente que estábamos en una burbuja financiera. La caída se ha frenado con una intervención sin precedentes en los mercados financieros, mediante las inyecciones monetarias record, la eliminación del mark to market, las restricciones a las posiciones bajistas y desde luego todos los mensajes de optimismo que se ha podido. Y eso es lo que ha recuperado los mercados financieros.

El problema es que estos mercados financieros, estaban camino de ajustarse a la realidad económica de los distintos países; desde marzo de 2009, la caída de la economía, expresada en los ingresos reales de los trabajadores y empresas, se ha desacelerado un poco, (en términos que nuestro gobierno pueda entender), por lo que en realidad no hay hoy ni un solo dato objetivo que afirme que ni un solo sector o colectivo se encuentre en mejor posición que en dicha fecha, con la excepción de aquellos en los que el sector público ha intervenido para recuperarlo, a costa de unos déficits completamente desquiciantes.

Podemos sacar los análisis que queramos, podemos manipular los mercados e incluso durante un tiempo, la sociedad puede mantenerlos altos. Desde luego es imposible saber cuanto tiempo se podrá mantener la situación actual, pero por un mínimo de sentido común, nos encontramos que los estados no pueden sostener esta situación por un plazo mucho mayor y desde luego no por un período indefinido.

Con un mínimo de sentido común, está claro que al final los mercados financieros, van a ajustarse a las condiciones que nos encontramos en la economía real. De esta forma, nos encontramos a veces con la pregunta de si veremos los mercados en los mínimos de marzo del año pasado. Realmente esta pregunta no tiene demasiado sentido si previamente nos hacemos otras; ¿Ha mejorado o empeorado la economía respecto a dicho período?. ¿La caída se frenó sola o fue la actuación de los estados la que evitó la debacle más absoluta?.

Pues contestando a estas preguntas, la respuesta es más que evidente. Al final los mercados financieros se van a ajustar a la realidad de la economía. No se pueden sostener indefinidamente. Si la economía real está peor que en marzo de 2009, la realidad es que desde luego los mercados financieros, van a caer más. Si además tenemos en cuenta que en marzo, los mercados financieros estaban cayendo para ajustarse, cuando se intervino, la realidad es que los mínimos de marzo ni tan siquiera reflejaban la situación de ese momento.

Por supuesto, alguien me podrá decir aquello de los mercados financieros sobrereaccionaron en las caídas, lo cual desde luego es una muy respetable opinión pero a mi no me convence, ya que de ser cierto, no hubiese sido necesaria la intervención sin precedentes para mantenerlos a flote.

Por tanto, yo creo que la pregunta no es si volveremos a asistir a los niveles de marzo, sino que debemos preguntarnos cuando y hasta que nivel. Las referencias históricas desde luego no son halagüeñas, ya que tanto en la crisis del 29, como en la de Japón los índices han caído en una proporción mayor. Se dice, se cuenta y se opina que la reacción ahora ha sido mucho más rápida, pero los que dudamos de si la reacción es la adecuada, o los que dudemos del diagnóstico del consenso, tendremos que tener esto en cuenta. Otra referencia que nos puede dar alguna pista es desde luego la crisis de las punto.com. Por supuesto, en este caso las reacciones fueron incluso más rápidas, pero desde luego el destrozo sobre la economía no era comparable. No es normal que la caída de los índices haya sido ahora hasta niveles superiores.

Desde luego, para el que quiera ponerse bajista, es clave adivinar el “cuando”, porque para ponerse corto hay que poner una fecha.

Es completamente imposible ahora mismo tratar de predecir al nivel en que se va a llegar, ya que esto dependerá de las decisiones que se vayan tomando, (lo mismo para el cuando), pero debemos entender que las medidas que sacrifiquen a la economía real, para tratar de mantener determinadas burbujas, en definitiva, lograrán que esta caiga más y por tanto la caída será más brutal, pronunciada y rápida. Al final es como la ley de la gravedad. Podemos hacer fuerza durante un tiempo para mantener algo lejos del suelo, pero cuanto mayor sea el peso y los esfuerzos, mayor será el derrumbe final.
  1. #26
    Anonimo
    14/02/10 02:30

    Con todos mis respetos vas desencaminado en la base del razonamiento.
    Las condiciones de principio del año pasado no son comparables a las condiciones actuales. En aquellos momentos nos estábamos jugando una gran depresión y el colapso del sistema financiero, ahora nos estamos jugando unos años de poco crecimiento. Sinceramente, no se de donde puedes haber sacado esa conclusión, tal vez de la situación Española. A nivel mundial las evidencias son abrumadoras.
    En estos momentos creo que las posibilidades de volver a los mínimos del pasado año son bajísimas, salvo tal vez en el caso de España, donde daría una probabilidad simplemente baja.

  2. #25
    11/02/10 22:37

    Muy buena la gráfica...

    siento no haber contestado antes...

    lo cierto es que si es posible que siga esto asi, queda por saber que van a pensar las cabezas ¿pensantes?... porque igual la modifican un poco pero esto va a ir así...

    saludos y gracias a todos por las aportaciones.

  3. #24
    Anonimo
    11/02/10 12:55

    Con respecto al patrón ORO, Llinares lo explica en su entrada:
    https://www.rankia.com/blog/llinares/364913-nace-nueva-moneda-patron-oro-virtual

    y en las siguientes, donde se ve como la fluctuación del ORO afecta al ORO frente a otras cosas pero no a las relaciones entre divisas, permitiéndonos de esta forma saber si una moneda sube o baja o como en este caso tanto dolar como euro suben pero el dólar más que el euro.

  4. #23
    Anonimo
    11/02/10 12:53

    Lo único que voy a hacer es copiar mi comentario escrito en el post Mercado sin lógica, que viene como anillo al dedo en este blog, aparte decirte qu eestoy plenamente de acuerdo contigo, por más que quieran vestirnso de seda a la mona...mona se queda, saludos :
    Re: Mercado sin lógica
    En primer lugar os diré que yo no se mucho de bolsa, pero si que la he sufrido y me he metido siempre en todos los charcos, la mayoría de las veces he salido chamuscado.
    Lo único que puedo aportar a este post es "mi lógica" ya que el mercado no tiene ninguna.
    Cuando el año pasado entré en febrero y marzo comprando títulos a precios irrisorios me los tiraban abajo a precios aún peor, seguía comprando y prorrateando y cuando tenía un precio atractivo los seguían tirando abajo.
    Los vendí en un rebote y después siguieron bajando de nuevo, pero despues todos conocemos lo que pasó... subida vertiginosa con pequeñas paradas hasta practicamente esta nueva debacle y estos nuevos rebotes.
    Resumiendo, el gato escaldado del agua fría huye, no entraré en nada a menos que la bajada llleve todo hasta precios parecidos a los de marzo y si ese hecho no se produce esperaré a ver que pasa con la economía real y mientras el consumo no "tire" y se creen puestos de trabajo esto lo moveran los de siempre y a mi me da verdadero pánico.
    Como siempre que cada cual haga de su capa un sayo.
    Saludos.



    Leer mu00e1s: https://www.rankia.com/foros/bolsa/temas/375083-mercado-logica#375213#ixzz0fDuTp9MW

  5. #22
    Anonimo
    11/02/10 12:50

    En primer lugar agradecerte el blog, me está gustando mucho, tiene calidad.
    Las reglas en la economía han cambiado, pero las actitudes de los dirigentes no se están adaptando a ello, cayó Islandia, Irlanda tocada, muchos otros países tocados, pero todos hablan de medidas para recuperar la “ilusión” de riqueza, para seguir viviendo de promesas, de esperanza, en definitiva de humo.
    Yo solo encuentro una solución, debemos ajustar el gasto al ingreso y si queremos crecer ser más imaginativos para generar nuevos ingresos.
    Los países se están comportando igual que en el boom de la burbuja anterior, como podemos con todo, nos endeudamos lo que haga falta sin renunciar a nada y si no podemos afrontar la deuda, ya vendrá alguien que nos rescate, pero por lo pronto, que me quiten lo bailao.
    Parece que el mundo es de los listos.

  6. #21
    Anonimo
    11/02/10 11:51

    La única diferencia que veo entre el momento de Lehman y ahora es que en estos momentos hay un actor más endeudado hasta las cejas; el estado.
    ¿Por qué va a tener que estar la bolsa a 12.000 puntos?. Si la economía está igual que estaba y ahora además la deuda de los estados va a provocar una lentitud sin precedentes para salir de este marasmo.
    El error está en pensar con referencias pasadas (máximos de 16.000). En la economía real la actividad está un 50 porciento por debajo de 2007. Pienso que vamos a estar algunos años pensando en la referencia de los 8 o 9.000 puntos en la banda de arriba.
    La caída empezó hace 25 meses (enero 2008), aún le queda recorrido para purgar una gran crisis pues en otras anteriores ya se pudo ver la duración.
    Los mínimos de Marzo de 2009 no serán los últimos ni mucho menos estando todo en el punto en el que está.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar