¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El apasionante mundo de la empresa

recursos humanos: la cultura empresarial japonesa como el ejemplo a seguir

¿Cómo es posible que Japón, siendo un país relativamente pequeño y sin recursos naturales, haya podido llegar a ser una gran potencia mundial?
Japón es un país sin petróleo, sin grandes extensiones, sin materias primas destacables, ubicado en un rincón del mundo... Sin embargo, es una potencia mucho más desarrollada que la mayoría de los países que cuentan con una gran cantidad de recursos naturales y fuentes de riqueza. ¿Cómo es posible? Simplemente por la educación de su gente.




Toda esta reflexión está extraída de una conferencia impartida por un empresario mexicano de padres japoneses, el cual explica los motivos por los que Japón ha llegado a ser una de las mayores potencias mundiales, y cómo esta evolución empieza en cada uno de nosotros, con nuestra forma de ser y de actuar individual y colectivamente. 

http://www.youtube.com/watch?v=GK2stADxkAk&feature=share
 
a) Gente de calidad
Para tener una empresa de calidad, una familia de calidad, una institución de calidad, un país de calidad, lo primero que tenemos que hacer es empezar con nosotros mismos y con nuestra gente, formando gente de calidad; la gente de calidad atraviesa 4 pasos:
1) Buen ser: sé puntual, sé disciplinado, sé honesto, sé trabajador, sé estudioso... Intenta ser cada día mejor.
2) Bien hacer: todo lo que hagas, hazlo bien desde el principio. Pon todos los medios a tu alcance para hacer las cosas lo mejor posible. Cada día intentar hacer las cosas mejor.
3) Bien estar: las personas que dan más de lo que reciben (a sus hijos, a su familia, a la sociedad,..) sienten este tercer paso, que es sinónimo de felicidad. Dar lo mejor de uno mismo todos los días hace sentir el bienestar.
4) Bien tener: los que han conseguido dar los 3 pasos anteriores llegan al "bien tener": no se puede conseguir tener rápido y fácil sin haberlo hecho bien ni sin sentirse bien.



b) La importancia de la educación en valores y no solo en conceptos

Hace falta dar educación de valores, no solo de conocimientos: por ejemplo en los institutos japoneses son los propios alumnos los que limpian sus instalaciones, se les enseña a ahorrar agua, a mantenerlo todo limpio, etc.

Sin embargo, habitualmente en las escuelas occidentales usamos como castigo para los chicos el recoger la basura y ponerlos a limpiar. Esto hace que los chicos asocien el hecho de recoger basura o la limpieza con un castigo, y que cuando sean mayores lo consideren como algo rechazable, indigno o propio de gente que merece ser castigada. Y como consecuencia, así están nuestras calles, nuestros ríos, nuestros bosques, etc., cuando la actitud más noble del ser humano es la limpieza. En las escuelas japonesas no existen limpiadores externos: desde pequeñitos a los propios ninños se les enseña a mantener limpias y ordenadas las instalaciones de su escuela, cultivando e inculcando los valores de la limpieza y el orden.
“Si no es tuyo, debe ser de alguien”; es otro principio básico que se educa en Japón. Y gracias a esto, los japoneses pueden compartir bicicletas, paraguas, etc... cualquier bien público en sus estaciones de tren o metro por ejemplo, de forma colectiva, sabiendo que el último que los use los devolverá a su lugar en perfecto estado para el siguiente. En otros países los gobiernos se ven obligados a gastar ingentes cantidades de dinero en poner policías, cámaras de vigilancia, cárceles, etc. Si se hubiera invertido en educación desde el principio, el ahorro y la calidad de vida serían evidentes. Al final la educación es rentable, pues significa ahorro (de dinero, de costes, de problemas, etc.)

c) La importancia de invertir el tiempo y no gastarlo 
Depende de cada uno de nosotros si las horas de vida que tenemos las decidimos gastar o invertir (trabajar, leer, estudiar, mejorar…). La vida es muy sabia, y acaba premiando a aquellos individuos que han sabido invertir su tiempo; pero también es muy cruel, y acaba cobrando altos intereses a aquellos que solo se han dedicado a gastar su tiempo.


d) Nuestra evolución personal: querer ser mejores

Cada uno de nosotros debemos hacer la evolución interna hacia el "dar más de lo que nos merecemos".

El que cumple con sus obligaciones y da más de lo que debe, convierte a su mundo en un paraíso; el que solo pide y solo exige, convierte a su mundo en un infierno. Hay que estar siempre en condiciones de dar.

Hay que educar a la gente con la meta de querer ser extraordinarios, y no vivir en una forma ordinaria o mediocre. Un país se convierte en potencia en el momento en que sus ciudadanos están dispuestos a dar un extra, a trabajar de forma extraordinaria y no ordinaria.

¿Por qué las empresas japonesas han llegado a ser tan grandes? A base del trabajo y la reinversión de beneficios. Los 3 primeros años los empresarios japoneses trabajan las 24 horas al día para que el "bebé empresa" crezca lo más sano posible. Tras el cuarto año, se trata de formarse, mejorar, especializarse. Y hasta los 20 años, los empresarios japoneses no le sacan un solo rendimiento a la empresa: todo es inversión tras inversión. El trabajo, el esfuerzo, la mejora continua y la reinversión son los pilares de las grandes multinacionales japonesas.  


e) El buen directivo: el que da ejemplo

Hay que dar ejemplo: los directivos deben dar ejemplo a sus empleados. El buen directivo/empresario debe ser siempre el ejemplo a seguir: el primero en llegar y el último en irse: el ejemplo arrastra, es lo que causa disciplina, es lo que causa admiración.

Autor del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar