Tras un amago de mayores descensos al empezar la semana, la libra ha logrado recomponerse y cerrar la semana dignamente en 1,219 dólares por libra, con una ligera caída del 0,7% respecto al viernes anterior. Seguimos apostando, como lo hacíamos en nuestro anterior Gráfico Semanal, por tomar posiciones compradoras sobre la libra en estos niveles cercanos a 1,20 dólares/ libra.

La otra cara de la moneda de la fortísima caída de la libra desde el 24 de junio, día del referéndum del Brexit, ha sido el FTSE 100, que ha protagonizado un espectacular rally desde esa fecha, tal y como se ve en el Gráfico que adjuntamos.

Con su escalada del 12,3% desde el inicio del año, el FTSE 100 inglés es, entre los grandes índices, el que mejor comportamiento anual tiene, más que duplicando a los tres índices americanos, el S&P, el Dow y el Nasdaq, que se conforman con subidas inferiores al 5% desde enero, por no hablar del Eurostoxx, que sufre en el año una caída del 7,4%.

La escalada del FTSE se ha acelerado, tal y como se ve en el Gráfico, tras el referéndum del Brexit, que si bien inicialmente provocó descensos de la Bolsa inglesa, igual que de los restantes índices mundiales, a partir de ahí no ha parado de impulsar las cotizaciones de las compañías inglesas.

Pero si en lugar de ver la evolución en libras miramos la evolución en dólares o en euros, las cosas cambian, porque la libra lleva una caída de más del 20% tanto en relación con el dólar como con el euro.

Y precisamente ahí radica nuestra desconfianza en que el FTSE pueda tener un recorrido al alza adicional. El "efecto libra" no puede durar eternamente, y por eso mismo es muy probable que un "rally" que tiene su principal soporte en la divisa no pueda avanzar mucho más. Es verdad que las compañías del Footsie venden al exterior tres cuartas partes de su cifra de negocio, pero algunas empresas cuyas ventas en absoluto dependen de las exportaciones, como Tesco, han subido más de un 25% desde el Brexit, lo cual demuestra la irracionalidad del movimiento.

El PER del FTSE se sitúa ya por encima de 17 veces sobre los beneficios estimados para este año 2016, con una prima del 30% sobre la media de cinco años.

El FTSE está teniendo un buen año pero, probablemente, no por los motivos que serían deseables. Por ello preferimos estar fuera del índice por excelencia de la Bolsa inglesa e incluso, para quienes sean más arriesgados, recomendaríamos tomar posiciones bajistas utilizando bien los futuros o bien los CFDs o ETFs sobre este índice.

Gráfico del FTSE 100 el último año

Ftse 100

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar