¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
La columna de Luis Ferruz

Una buena vía para dar más tamaño y solvencia al sector

Todas las reformas que se están planteando para la economía y las finanzas de España tratan de converger en un plan combinado e integral con objetivo final de crecimiento económico y creación de empleo.

Es fundamental generar confianza y adecuadas expectativas nacionales e internacionales para la inversión empresarial y el estímulo del consumo. Seguir una estrategia financiera y laboral muy focalizada en reducciones de salarios y precios para aumentar la productividad y la competitividad puede ser un auténtico desastre laboral y de crisis de confianza, si es que no tenemos ya bastante. Conviene señalar que tenemos más pequeñas y medianas empresas que en Alemania, que ya es decir, pero con total menor valor añadido.
 
La internacionalización y las exportaciones son un aspecto también importante para generar crecimiento y empleo, pero eso a la mayoría del tejido empresarial que genera mayoritariamente el empleo ( pymes, microempresas y autónomos) les dice en general bien poco o incluso nada porque su mercado es el interno, doméstico o local, no el internacional.
 
En este contexto, un elemento fundamental es una reforma financiera conducente a que fluya adecuadamente el crédito a las empresas y por ello el Congreso de los Diputados ha convalidado el 16 de febrero de 2012 la reforma financiera aprobada por el Gobierno del Partido Popular con un amplio apoyo de la oposición: Grupo Socialista,CiU,CoaliciónCanaria, UPN y Foro Ciudadano.
 
La reforma financiera no ha resultado muy del agrado de Bancos y Cajas, especialmente de estas últimas, ya que, entre otros aspectos, se indica que las instituciones financieras tienen nuevos requisitos al alza encuanto a saneamiento y solvencia. En total, nada menos que un adicional de unos 52.000 millones de euros, que se añaden a los más de 100.000 desde 2008, como cobertura de activos inmobiliarios en las carteras de Bancos y Cajas, con una exposición inmobiliaria sobredimensionada del orden del 30 % del PIB y más de la mitad problemática, lo que ha sido un elemento de cierta relevancia en la particular crisis española.
 
Desde nuestra perspectiva vemos muy positiva la reforma, entre otros, por los siguientes aspectos:
  • Enorme respaldo a todos niveles de la Reforma, tanto en el Congreso de Diputados, como la patronal bancaria AEB, como organismos internacionales destacados como el BCE
  • En la medida en que se elevan los ratios de cobertura inmobiliaria problemática, sobre todo suelo y promoción, se deben constituir provisiones diversas que inciden en facilitar venta de pisos y activos inmobiliarios en general en contexto de precios a la baja.
  • Se fomenta una nueva oleada de fusiones ya que se pospone un año el requisito de provisiones a las entidades que se fusionen. En consecuencia, con adecuada supervisión y vigilancia, vamos a tener  mayor tamaño y solvencia en el sector financiero, mejora de la confianza y condiciones de competitividad en los mercados financieros internacionales, por lo que al final se beneficia la financiación de las empresas españolas, el crecimiento económico y el empleo.

Luis Ferruz
Catedrático de Contabilidad y Finanzas
Publicado originalmente en El Heraldo de Aragón

Autor del blog

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar