Subprime y otros. The kiss of death

Se ha escrito mucho acerca del origen de la crisis de nuestros días en la coincidencia de que se debe a una burbuja inmobiliaria simultaneada con una intervención bancaria masiva y muy mal gestionada. Subprime, monolines, refis, credit default swaps y otros muchos términos, hasta hace un par de años desconocidos para la mayoría, son hoy las huellas de un camino mal diseñado y estructurado para fallar, como las propias finanzas estructuradas (para fallar).

Las autoridades han actuado tarde pero de manera contundente ante un sistema en proceso de implosión y han conseguido recuperar cierta normalidad en los mercados de crédito y alejar los fantasmas de la gran depresión. De momento al menos.

Todavía no está solucionado el grueso del problema y se verán obligados a actuar de nuevo en el supuesto de que las previsiones sobre evolución económica y financiera que están dibujando en sus hojas de ruta no se materialicen.

Las medidas puestas en práctica para cambiar el rumbo de la crisis están centradas en estabilizar y en lo posible provocar una mejoría en la evolución de los mercados, para lo que es esencial proteger y reforzar al sector bancario y a su vez al sector inmobiliario. La debilidad actual de la banca causada por el fuerte aumento del paro y la depreciación de activos, es muy preocupante especialmente porque todavía se está destruyendo empleo atrozmente, la morosidad sube y se abren otros focos de infección.

En referencia a la política de rescate masivo, Joseph Stiglitz, nobel de economía, piensa que “the bureaucrats that designed this bailout are either in the pocket of the banks or they're incompetent. It's a real redistribution and a tax on all American savers. This is a strategy trying to recreate the bubble. That's not likely to provide a long-run solution. It's a solution that says let's kick the can down the road a little bit. They haven't thought enough about the determinants of the flow of credit and lending.”.

El sector inmobiliario todavía se está contrayendo. Los datos de evolución de embargos y ejecuciones son francamente negativos y alarmantes, en máximos históricos. Los precios inmobiliarios siguen cayendo. Las últimas cifras publicadas de permisos de construcción y obra nueva, de abril, están en mínimos históricos.

Las revisiones hipotecarias pendientes y señaladas para ser efectuadas este año, en 2.010 y 2.011 afectan a miles de millones de dólares de los que un elevadísimo porcentaje ya están en morosidad aún sin revisiones. De media, se prevé que la revisión presionará al alza los pagos en más del 50% incluso para aquellos que ahora forman parte de la cola del paro.


ARM es acrónimo de Adjustable Rate Mortgage o hipoteca a interés ajustable, modalidad a la que se acogió multitud de gente entre 2.004 y 2.007 para financiar las compras inmobiliarias por las facilidades que ofrecía, por valor agregado cercano a los $750.000 millones. Entre otras facilidades, estaba la de permitir a cada uno decidir sobre la cantidad de las cuotas destinada a amortizar principal y/o intereses o incluso la posibilidad de realizar sólo el mínimo pago.
Lamentablemente a esta última modalidad se acogieron cerca del 80% de hipotecados ARM y con sus cuotas no han alcanzado a cubrir siquiera la parte correspondiente a intereses. Este interés no amortizado pasa directamente a principal, provocando su incremento y amortización negativa. Bueno pues estos contratos se van a actualizar -reset- según las fechas que muestran los cuadros adjuntos, incrementando significativamente las cuotas, en un promedio que según Dr.Housing Bubble será del 63% o $1.052/mes.

Por otra parte, el sector inmobiliario no residencial representa también un riesgo de proporción respetable, hay quienes estiman que pronto comenzará a embestir fuete en las cuentas bancarias, en lo que denominan la “subprime no residencial” o segunda ronda de la crisis financiera que originará también elevadas pérdidas.

La crisis en el área subprime, con un importe cercano a los $1.3 billones –trillion-, fue el comienzo y ya quedó atrás. Ahora llega el turno del sector comercial, cuyo agregado de deudas asciende a un aproximado de $3.5 billones –trillion- de los cuales cerca de $75.000 millones ya son de muy difícil recuperación. Además, los Alt-A Loans son otra modalidad de préstamo que ha generado una bolsa de $2 billones –trillion- aproximadamente y ya están causando problemas a los bancos, aunque lo peor se espera para finales de este año y durante los dos próximos –vean el primer gráfico-.

MERCADO
Ayer se comportó de manera peligrosa para la continuación de las alzas y la hipótesis de corrección mostrada en anteriores comentarios continúa vigente. Suma cautela.

ETF SP500 Diario

Los datos internos del mercado reflejan signos de deterioro y la lectura técnica del gráfico anterior invita también a la prudencia. Los analistas técnicos denominan el comportamiento de ayer “the kiss of death”, o el beso de la muerte porque como pueden observar, el índice perforó la figura técnica –cuña ascendente- el pasado 12 de mayo y ayer recuperó posiciones para justo detenerse bajo la propia directriz de la figura e inmediatamente después se giró a la baja. Se giró y aumentó el volumen en la caída, denotando creciente interés por vender o quizá sólo cierto miedo por mal de altura.
En cualquier caso, todavía conviene esperar a ver confirmada la acción técnica del mercado del día de ayer, durante las próximas sesiones, para que el mercado muestre abiertamente su debilidad e intenciones. La debilidad puede traducirse en una corrección con objetivo inicial en el entorno 790 – 820 de SP500.

Sugerencias en [email protected]

Atentamente,

Antonio Iruzubieta.
CEFA. Certified European Financial Analyst.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar