Motivos para subir y argumentos para caer

La presentación de resultados empresariales USA está muy avanzada y la conclusión general es que el ritmo de crecimiento de beneficios se está ralentizando.

Un tercio de las compañías han obtenido resultados por debajo de expectativas, unas expectativas que dentro del usual juego de expectativas pobres-realidad mejorada-respuesta positiva del mercado, ya habían rebajado los expertos pocos días antes del inicio de temporada.

El crecimiento de beneficios fue del 18.25% en el tercer trimestre pero cayó hasta el 5.6% en el cuarto. En el conjunto del año 2011, los beneficios subieron del orden del 7.5% aunque corregido por las dos más extraordinarias máquinas de ganar dinero, Apple y AIG, el crecimiento de beneficios habría sido de casi el 2%.

Las previsiones de futuro de las compañías distan de las optimistas previsiones que proyectaban hace pocos meses y de las estimaciones del mercado. Los resultados empresariales deberían mejorar sustancialmente para justificar las altas cotizaciones.

No obstante, las bolsas están baratas según argumenta el consenso de analistas, con ratios de valoración muy ajustados que históricamente se han aprovechado para propulsar las cotizaciones al alza, eso cuentan.

Al margen de simplezas, ¿hay elementos para defender un mercado sostenido durante unos meses más e incluso más subidas?. Evidentemente.

La política de tipos cero, ZIRP, instauradas por los bancos centrales penalizan severamente al ahorro, no hay apenas alternativas para el ahorro en busca de retribución que la renta variable.

Debido a las rebajas masivas de calificación AAA, quedan pocos activos calificados sin riesgo y como el universo de activos sin riesgo restante es tan reducido, la rentabilidad que ofrecen es exigua. Este hecho incita la huída de ahorro apenas retribuido a buscar mayor rentabilidad, asumiendo riesgo elevado.

Los ciclos económicos y bursátiles son muy esquivos y difíciles de anticipar, más hoy que están siendo desvirtuados por la acción masiva de los gobiernos. De cualquier manera, los datos macro USA, cocinados más que de costumbre, aparentan mejora según se desprende de los datos de empleo, manufacturas, inventarios, confianza aunque levemente aún, apertura del crédito, etcétera.  Aunque del dicho al hecho… el mercado prefiere el dicho, de momento.

Este año es presidencial USA y la estadística tiende a favorecer la intervención final del ciclo, más aún si cabe, con el fin de engrasar voluntades del electorado. Los ciclos presidenciales suelen estar divididos en dos partes, los dos primeros años se toman medidas duras y de ajuste, reservando mayor intervención para los años tercero y cuarto, cuando los gobiernos aumentan la inversión y apuntalamiento general, para alegrar a los votantes aspirando a ganar las elecciones.

Un nuevo programa QE-3 no está descartado en parte quizá por este asunto, podrían así apuntalar otro poco el mercado, comprando MBS –Mortgage Backed Securities- prestando dinero a determinadas industrias y cargando de liquidez a la banca para que prosiga en esta incipiente apertura del crédito.

La semana pasada ya ayudaron nueva y polémicamente a los bancos con $26.000 millones para aliviar los problemas originados con los robo-signings hipotecarios.

El problema de mercados propulsados por expansión cuantitativa, es que cuando se agota el combustible se deterioran muy violentamente. Recordemos lo sucedido en los mercados tras el final del QE-1, en marzo de 2010, y del QE-2, en junio de 2011, momentos señalizados en el siguiente gráfico:

 

 

Actualmente, el mercado vive de ilusiones como la inminente segunda ronda de la monumental barra de liquidez del BCE, la operación Twist de la FED aún en marcha o las posibilidades de un nuevo QE USA, además de las acciones  monetarias expansivas que van implementando el resto de Bancos Centrales mundiales.

Mañana expondremos una cara menos amable para los mercados con referencia a la situación una vez las elecciones USA dejen de ser noticia. El panorama para meses vista se presenta especialmente complicado, más en la medida en que este año los “apuntaladores” continúen elevando el edificio de las cotizaciones sin apuntalar debidamente la estructura.

En el corto plazo debe producirse un diente de sierra, movimiento correctivo, dentro de esta ilusión de bonanza bursátil. La semana pasada los mercados experimentaron la primera caída del año, en  periodo semanal, con el pretexto de ¿?, Grecia!. El índice de volatilidad VIX subió más del 30%, el ratio PUT / CALL  saltó violentamente desde 72 para cerrar la semana sobre la unidad, en 1.10  

 

 

 

Casi el 90% de valores del mercado cotizan sobre sus respectivas medias de 50 sesiones, el sentimiento AAII sobrepasó la semana pasada el 50% de alcistas… y algunos eminentes insiders vendiendo fuertemente.

Una corrección de incluso 100 puntos de SP500 sería dura pero no descartable, técnicamente no dañaría significativamente la situación. Sería en el fondo saludable para el mercado, restableciendo el equilibrio entre oferta y demanda en niveles más adecuados.

 

Antonio Iruzubieta.

CEFA

Más información en www.anide.es

Sugerencias en [email protected]

El presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben.

Este documento ha sido elaborado por Anide S.L. con la finalidad de proporcionar información general  y está sujeto a cambio sin previo aviso. Anide S.L. no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones.

La información que se incluye en el presente informe se ha obtenido de fuentes públicas y consideradas fiables pero puede no ser exacta y completa y no debe confiarse en ella como si lo fuera. Anide S.L. no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida, directa o indirecta, que pudiera resultar del uso de la información ofrecida en este informe.

Comportamientos de variables en el pasado pueden no ser un buen indicador de su resultado en el futuro.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar