¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El inversor disciplinado
Sólo con disciplina se consiguen resultados superiores

El Asesor Financiero Honesto frente al Vendedor de Humo

Recientemente un amigo me comentó que por qué no montaba una EAFI. Con tantos años de experiencia a nivel institucional y un sólido track record, no me debería de ser difícil atraer clientes a los que proporcionar asesoramiento financiero y ayudarles de verdad a invertir de una forma disciplinada y con sentido común. No tardó mucho en entender que el problema no era yo, si no ellos.

 

Lo primero que le comenté es que, por desgracia, las expectativas de los inversores son muy elevadas, y por ello siempre sucumben ante el “vendedor de humo”. Todos tendemos a pensar que nos merecemos más de lo que realmente nos corresponde. Como consecuencia, todo el mundo espera ganar más que el resto en bolsa. El resultado directo de esta actitud es que, si un “vendedor de humo” te habla de unas rentabilidades elevadas y un asesor honesto te habla de rentabilidades razonables, la tendencia natural es a irse con el primero. Lo hemos visto muchas veces con activos como los sellos, las preferentes, las hipotecas multidivisas, los inmuebles, el bitcoin, y así una lista interminable de activos. Conclusión número 1, si no “vendes humo” no conseguirás clientes.

Asumiendo que existen clientes inteligentes que son conscientes de que las rentabilidades extraordinarias no se van a presentar por no hacer nada especial, llega el momento de centrar sus expectativas.

No te vas a hacer rico invirtiendo en bolsa

(si de repente te interesa menos este post sigue leyendo, porque realmente lo necesitas)

Puedes ganar más que la inflación y conseguir que el poder adquisitivo de tu patrimonio aumente con el tiempo. Esto de por si ya tiene un gran mérito y valor. Pero si no tienes un gran patrimonio de partida, no terminará haciéndote rico. Veámoslo con números.

Si consigues obtener una rentabilidad del 10% anualizada y compuesta sobre tu patrimonio, al cabo de 30 años tendrás 17 veces tu patrimonio inicial. Es decir, si tenía €1.000 pasarás a tener €17.000. Esos €17.000 dentro de 10 años te permitirán comprar más cosas de las que puedes comprar hoy con €1.000, pero como puedes ver, no te harás rico.

Curiosamente, mi experiencia me demuestra que quienes mejor entienden este concepto son los ricos. Cuando uno es rico, no quiere volver a hacerse rico. Lo que quiere es no dejar de serlo. Por ello entienden mucho mejor el tema de una gestión con sentido común, que no tome riesgos innecesarios y que simplemente le permita obtener una rentabilidad algo superior a la inflación. Ricos ya se hicieron con sus negocios.

Pero ¿cómo le puedo explicar la realidad al resto de inversores? Recientemente se me ocurrió realizar unos cálculos que simularen al mejor y al peor inversor de los últimos 100 años.

Al peor inversor de los últimos 100 años lo definí como aquel que compró en el máximo de 1929, justo antes del gran crack del 29 y vendió en mínimos de 2009, mínimo de la gran crisis financiera de 2008. Vamos, todo un cenizo.  Estos habrían sido los resultados de ese inversor utilizando del índice Dow Jones de Industriales como referencia:

 

Compra                3 de septiembre de 1929                     Valor DJIA              381,17

Venta                   6 de marzo de 2009                             Valor DJIA           6.443,26              

Múltiplo sobre el capital invertido 16,90                           Rentabilidad anual 3,62%

 

Al mejor inversor de los últimos 100 años lo definí como aquel que compró en mínimos de 1932 tras el crack de 1929 y vendió el día que el Dow Jones de Industriales marcó su máximo histórico en octubre de 2018. Si conocéis a alguien así me lo decís y me compro un billete de lotería a media con él o ella. Los resultados de este super inversor habrían sido los siguientes:

Compra                8 de julio de 1932                                Valor DJIA                41,22

Venta                   3 de octubre de 2018                           Valor DJIA       26.828,39               

Múltiplo sobre el capital invertido 650,86                         Rentabilidad anual 7,80%

 

Algunos estudiosos de la estadística puedan afirmar que el tamaño de la muestra no es estadísticamente significativa. No obstante, piensa que en este periodo de tiempo hemos tenido una guerra mundial, múltiples guerras adicionales, el mercado ha caído al menos un 50% desde máximos en 6 ocasiones, hiperinflación, deflación, crisis del petróleo, múltiples recesiones, una guerra fría, el hombre ha llegado a la luna, se produjo la revolución de Tiananmén, cayó el muro de Berlín, se inventó internet, se inventaron los smartphones, y un largo etcétera.

Algún listillo me dirá que existen inversores que lo han hecho mucho mejor que este super inversor, pero la realidad es que nadie lo ha hecho por un periodo de tiempo tan largo (El track record de Warren Buffett no llega a los 60 años). Además, aquellos que superasen a este super inversor deberían ser considerados como un evento 3 sigma o estadísticamente improbable. Adicionalmente debería de haber invertido con este inversor 3 sigma desde el primer día que empezase a invertir, es decir, antes de que no tuviese ningún track record. Por tanto, cualquiera que te hable de una gestión que ofrece rentabilidades a muy largo plazo superiores a las de nuestro super inversor, sólo puede denominarse de una manera “vendedor de humo”

Tomando como referencia los resultados obtenido por estos dos inversores que hemos creado, vemos que a largo plazo un inversor debe de tener una expectativa de rentabilidad de su cartera de renta variable entre un 3,62% y un 7,80%. A mi me gusta coger el punto medio, que se sitúa en el 5,71%.

Imagínate que te acercas a un asesor financiero honesto, y lo primero que te dice es que tu expectativa real debe ser la de obtener una rentabilidad en tu cartera de renta variable del 5,71%. Ese asesor no conseguiría ningún cliente. Sin embargo, sería el único que estaría ofreciendo un asesoramiento honesto y real a sus clientes.

Lógicamente, ese 5,71% fluctuará fuertemente a lo largo del tiempo.  En lo que sí que te puede ayudar un buen y honesto asesor financiero es en reducir la volatilidad que va a tener esa rentabilidad y a la vez ayudarte a mejorar ligeramente ese 5,71% mediante la implantación de un buen programa de inversiones.

Pero otra vez nos encontramos con el mismo problema. Un “vendedor de humo” lo tiene muy fácil para quitarte a tus clientes. Para mejorar esa rentabilidad media del 5,71% necesitas vender cuando el mercado está caro y comprar cuando está barato. Pero ¿cómo consigues que tus clientes te sigan? Piénsalo, tu asesor financiero honesto te va a recomendar que vendas cuándo el mercado no para de subir y, además, como no es Nostradamus, te lo va a recomendar mucho antes de que el mercado llegue a su máximo. Esto implica que tú habrás tomado beneficios mientras el mercado sigue subiendo y tus amigos, cuñados, vecinos, etc.., te siguen contando como se están forrando. Es muy difícil que aceptes la situación y sigas teniendo fe en tu asesor financiero. Irremediablemente terminarás siendo abducido por el lado oscuro de la fuerza, representado por el “vendedor de humo” y cuándo el mercado caiga estarás totalmente invertido, probablemente hasta apalancado y sufrirás unas pérdidas permanentes de capital que te impedirán volver a alcanzar ese 5,71% a lo largo de tu vida.

Llegados este punto, mi amigo empezó a entender lo que le decía. Y me dijo, entonces está todo perdido. Yo le dije que no. El tema está en encontrar inversores que sean consciente de donde está la realidad. De que se puede obtener una buena rentabilidad por sus inversiones de forma que su dinero tenga un mayor poder adquisitivo cuando lo necesiten en el futuro. De que es necesario bajarse del tren cuando todavía esté en marcha, y que la paciencia al final del día tiene su recompensa. Existen pocos inversores así, pero si eres uno de ellos, busca un asesor financiero honesto y no vendedores de humo.

Pista: Aquél que te aconseje en estos momentos estar invertido cerca del 100% es muy probable que te esté vendiendo humo. Aquel que actualmente, se siga rigiendo por un programa de inversión disciplinado y te esté recomendando empezar a acumular efectivo con el que poder comprar cuando vengas las rebajas, es muy probable que sea un asesor honesto.

Lo dejo en tus manos, tú decides. ¿Eres Luke Skywalker y buscar un asesor honesto o te vas a dejar seducir por el reverso tenebroso de la fuerza de los vendedores de humo como Darth Vader?

CarlosASanchez es el fundador y Head Coach de millonariosanonimos.com

  1. #1

    Fernan2

    El problema del asesor honesto es que quienes entienden lo que razonablemente se puede obtener quizá no necesiten demasiado asesoramiento...

  2. #2

    Carlosasanchez

    en respuesta a Fernan2
    Ver mensaje de Fernan2

    Hola Fernan2,

    Muchas gracias por tu comentario.

    Recuerda que una cosa es entender lo que se puede ganar de forma razonable y otra es conseguirlo.

    Como comentaba en el post, necesitas un asesor honesto para 1) No dejarte seducir los vendedores de humo y 2) reducir la volatilidad que va a tener tu rentabilidad y a la vez ayudarte a alcanzar y mejorar ese 5,71% mediante la implantación de un buen programa de inversiones.

    Cuanto más inteligente sea el inversor, más comprenderá que necesita de un buen coaching de inversiones y de un programa de inversiones objetivo para mejorar.

    Gracias y te deseo mucho éxito en tus inversiones, que estoy seguro vas a conseguir.

Autor del blog

  • Carlosasanchez

    Carlos es un profesional de los mercados financieros con más de 20 años de experiencia, en los que ha negociado transacciones por un valor superior a los 13.000 millones de euros en los mercados financieros internacionales para grandes gestoras y bancos de inversión. Carlos ha trabajado en Estados Unidos, Reino Unido y España, para compañías tan prestigiosas como Legg Mason Inc y Bloomberg LP. Ya retirado, Carlos es actualmente coach de inversiones.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar