Rankia España
Blog Una premisa y dos convicciones
El blog de advisory GdC

Trilogía del Ciclo: económico, beneficios y mercados

En el post “Ignorar ciclos y extrapolar tendencias ¡Peligro!” realizamos unas reflexiones sobre (i) la importancia de estudiar los ciclos y (ii) las causas de su formación en el ámbito económico y de los mercados financieros. La principal razón de la existencia de los movimientos cíclicos, en estos dos ámbitos, es la interacción entre personas humanas. Una interacción donde el conductismo, los sesgos cognitivos, o estado de ánimo afectan a nuestra forma de consumir, ahorrar o invertir.

La importancia de comprender, estudiar y analizar estas dinámicas cíclicas se debe al cambio de probabilidades de éxito que se observa en la composición de una cartera de inversión en función de la fase del ciclo. Adaptar la misma (por ejemplo el porcentaje de liquidez o de renta variable) a la información que se extrae de una análisis detallado del ciclo, y de la “temperatura de los emociones”, aumenta notablemente las probabilidades de éxito en el medio y largo plazo.

Con “Trilogía del Ciclo” iniciamos una serie de post donde expondremos nuestro punto de vista sobre (i) los ciclos más relevantes para la toma de decisiones de inversión y (ii) las herramientas en las que nos apoyamos para el estudio y seguimiento en “tiempo real” de los mismos. “Trilogía” forma parte del título porque son tres los ciclos, enlazados entre sí, en los que nos vamos a centrar: ciclo económico, ciclo de beneficios y ciclo de mercados.

El ciclo económico es la base sobre la que se desarrollan los acontecimientos cíclicos que afectan al de beneficios y de mercados. Cuanto mayor sea la expansión económica, más probable es que las empresas aumenten sus beneficios y que las cotizaciones de los activos financieros suban (respaldados por un flujo de beneficios positivo y por un entorno optimista que favorece a la compra de títulos).

 

Algunos apuntes iniciales sobre cada uno de los componentes de la “trilogía”:

  • CICLO ECONÓMICO: cada ciclo económico está dividido en dos fases principales: una de desaceleración, caracterizada por una moderación de la actividad económica (normalmente medida a través del producto interior bruto), y una de expansión o aceleración, que consiste en períodos de aumentos del nivel de actividad. Los máximos relativos del nivel de actividad se denominan picos, mientras que los puntos de actividad relativa mínima se designan valles. Así, un ciclo económico es la evolución en el tiempo de las sucesivas situaciones de la coyuntura económica y se caracteriza por la alternancia de fases de expansión y desaceleración de la actividad. Aunque la evolución del ciclo no es errática y responde a una lógica, no está predeterminado ya que no hay dos ciclos iguales ni en amplitud (porcentaje de caída del PIB de pico a valle o de aumento del PIB de valle a pico) ni en duración (el número de trimestres de pico a valle o de valle a pico).

 

  • CICLO DE BENEFICIOS: el PIB nominal es la suma del PIB real y la inflación. Por lo tanto, el PIB nominal no solo incluye el crecimiento de las unidades del PIB real, también recoge el efecto de la inflación sobre los precios. En esencia, el PIB nominal representa las ventas (unidad x precio) totales de las empresas de una economía. ¿Cómo se relaciona el PIB nominal con las empresas? En términos prácticos, el PIB nominal podría ser visto como la suma de las ventas de todas las empresas de una economía. Por lo tanto, cuando se discute sobre el crecimiento total de una economía hay dos componentes que hacen posible que las empresas facturen una mayor cifra de ventas: (1) la cantidad de bienes y (2) el precio.

Respecto a los beneficios empresariales, su ciclo va íntimamente ligado al ciclo de ventas, y en el largo plazo se observa que la tasa de crecimiento de ambas variables, ventas y beneficios, tienden a igualarse. Existen fases del ciclo donde los beneficios crecen o decrecen a ritmos muy superiores al de la cifra de ventas, pero en el largo plazo, al ser el beneficio una fracción del importe de ventas, la tasa de sostenibilidad en crecimiento viene determinada por las ventas.

La mayor fluctuación del ciclo de beneficios respecto al ciclo de ventas o ciclo económico, es debido al “factor apalancamiento”. En este sentido operan dos fuerzas (i) apalancamiento operativo (% de costes fijos vs variables) y (ii) apalancamiento financiero (% deuda vs fondos propios). Estos dos factores son los que harán subir y bajar al ciclo de beneficios más que el ciclo económico.

 

  • CICLO DE MERCADO: en teoría, la cotización de un activo no debería estar muy alejada del valor actual neto de los flujos de caja esperados en el futuro. Pero la evidencia no apunta en esta dirección. No al menos de forma permanente. Hay momentos en los que el “ciclo de las emociones”, “el ciclo del crédito”, etc. se alinean en una u otra dirección causando burbujas y posteriores pinchazos. Son, por tanto, los beneficios esperados la base de las cotizaciones, pero también las emociones y actitudes frente al riesgo del inversor, tienen un poder explicativo muy alto en las cotizaciones en determinadas fase del ciclo. Identificar si un exceso de optimismo o pesimismo está detrás de una cotización es de gran ayuda para la toma de decisiones de inversión.

 

Presentados a los protagonistas de la “Trilogía del Ciclo” (económico, beneficios y mercados), en próximas publicaciones desarrollaremos  con detalle cada uno de ellos, así como las herramientas de análisis en las que nos apoyamos para hacer un seguimiento en “tiempo real”.

El enfoque que os iremos presentando no ofrece una técnica infalible para decidir cómo posicionar la cartera. Es simplemente una forma de pensar sistemática sobre el puzzle de las decisiones de inversión que no está sujeto a respuestas fáciles. Pero consideramos que es una mejor alternativa que la decisión basada en la emoción, la conjetura o simplemente siguiendo al rebaño.

Lecturas relacionadas
Ignorar ciclos y extrapolar tendencias ¡Peligro!
¡Sé el primero en comentar!
Autor del blog
  • Daniel Suárez

    Fundador de advisory GdC. Estudiamos los mercados financieros partiendo de una premisa: el futuro no se puede predecir. Y dos convicciones: precio no es valor y los ciclos económicos existen.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar