Rankia España
blog Una premisa y dos convicciones
El blog de advisory GdC

Los 7 pecados capitales en las decisiones de inversión: #1 Emocionarse más que el mercado

A la hora de tomar decisiones de inversión, lo más importante es contar con la  información adecuada sobre el producto financiero que deseamos contratar. Además de ello, es conveniente tener en cuenta los mecanismos psicológicos que intervienen en esa decisión, es decir, qué procesos mentales se siguen en la toma de las decisiones de inversión y qué errores o sesgos de nuestro modo de pensamiento pueden influir en ellas.

 

 

Son numerosos los estudios que abordan este asunto  y  que tratan de evidenciar los factores psicológicos que intervienen en la toma de decisiones de inversión

La vida diaria es una toma continua de decisiones. Algunas son triviales, como qué desayunar o cómo ir a trabajar; otras son trascendentales, como qué carrera estudiar o dónde vivir. Según los trabajos realizados por diversos psicólogos, como  Daniel Kahneman o Amos Tversky, para afrontar estas decisiones y sobrevivir a tanta  actividad, el cerebro humano recurre, de manera inconsciente, a ciertos trucos o atajos mentales (también llamados heurísticos) que ayudan a simplificar la gran cantidad de  procesos mentales que llevamos a cabo constantemente y a hacer más llevadera nuestra vida diaria.

Gracias a estos trucos, el cerebro ahorra energía pues no necesita racionalizar cada  elección que realiza. Muchas de las decisiones que se adoptan en la vida diaria están basadas en este tipo de procesos mentales y se caracterizan por ser rápidas, automáticas e intuitivas.

 

 

Uno de los sesgos que más le puede afectar como inversor, es el sesgo  del  exceso  de  confianza. Es la tendencia a sobreestimar los conocimientos y juicios subjetivos y  considerarlos certeros. A la hora de tomar decisiones y realizar pronósticos, se sobrevaloran los conocimientos y la experiencia personal sin tener en cuenta la diferencia entre lo que se sabe realmente y lo que se cree saber.

El exceso de confianza puede llevar al inversor a considerar que la probabilidad de que su inversión fracase es menor de lo que realmente es. El inversor sobreconfiado infravalora los riesgos de su inversión y sobreestima las ganancias esperadas de la misma.

El sesgo de la ilusión de control hace referencia a la tendencia a sobreestimar que se dispone del control o de la posibilidad de influir en algo sobre lo que objetivamente no se tiene ningún control. Este sesgo puede llevar a que se asuma un nivel de  riesgo  superior al adecuado al confiar en que se controlan los vaivenes del mercado gracias a los análisis realizados y la información de la que se dispone.

Uno de los sesgos más frecuentes es el denominado sesgo  de confirmación. Consiste en interpretar la información recibida o buscar informaciones nuevas de manera que confirmen convicciones o ideas previas. De esta forma, los inversores buscan información de modo selectivo para respaldar sus opiniones en lugar de buscar opiniones o informes críticos con éstas, con el consiguiente riesgo de no  realizar una inversión acertada.

El sesgo de anclaje es la predisposición a dar más peso a la información obtenida en  primer lugar que a una información nueva que la contradice. Su denominación se debe  a que esas ideas previas en ocasiones suponen verdaderas anclas difíciles de soltar. En el mundo de la inversión se aprecia con frecuencia este sesgo, por ejemplo, cuando se presenta en primer lugar la rentabilidad de un producto de inversión, de  manera que ya no se consideren otros datos no tan positivos como los riesgos asociados, o se toma como referencia de la evolución de una acción el precio que ésta tuvo en el pasado. 

El sesgo de autoridad es la tendencia a sobreestimar las opiniones de determinadas  personas por el mero hecho de ser quienes son y sin someterlas a un enjuiciamiento previo. Puede suceder que se realice una inversión únicamente porque la recomienda  o la aconseja un familiar o un amigo sin realizar ningún análisis adicional y sin tener en cuenta las necesidades y el perfil de riesgo propios.

Por otra parte, el efecto halo es la tendencia a enjuiciar a una persona o institución sobre la base de una única cualidad positiva o negativa que hace sombra a todas las demás. Es un sesgo muy frecuente en el ámbito de la inversión, de manera que se tiende a calificar un producto financiero como bueno o malo tomando como  referencia  un único dato, por ejemplo, los resultados de la empresa o la popularidad del comercializador o gestor del producto financiero en cuestión, sin considerar que ese producto financiero puede no ser adecuado para el objetivo de inversión pretendido o para el perfil de riesgo propio.

El sesgo de la prueba social es la tendencia a imitar las acciones que realizan otras personas bajo la creencia de que se está adoptando el comportamiento correcto. Este  se da en situaciones en las que el sujeto no tiene una idea definida de cómo  comportarse y se deja guiar por las conductas de otros, asumiendo que tienen más  conocimiento. En la toma de decisiones de inversión, el inversor podría verse  arrastrado por las decisiones de otras personas y realizar inversiones que no le favorecen únicamente porque otros lo hacen.

El sesgo del descuento hiperbólico es la tendencia a elegir recompensas más pequeñas e inmediatas frente a recompensas mayores y alejadas en el tiempo. Se debe a que la inmediatez de las recompensas tiene un gran poder de atracción. El descuento hiperbólico puede llevar a que el inversor deshaga una inversión pensada  a largo plazo y adecuada para su perfil debido a una evolución eventualmente  atractiva de los mercados o la aparición de productos financieros más rentables, alterando así los objetivos iniciales y conllevando costes y riesgos asociados.

Otro sesgo bastante común es el sesgo de la aversión a las pérdidas. Este sesgo hace referencia a la tendencia a considerar que las pérdidas pesan más que las ganancias. Es decir, el miedo a perder algo supone un incentivo mayor que la posibilidad de ganar algo de valor semejante. A la hora de invertir, puede suceder  que, con tal de no incurrir en pérdidas, se mantenga una inversión con mínimas  perspectivas de recuperación y se acabe perdiendo todo lo invertido.

Este sesgo puede derivar en el denominado efecto de miopía que es especialmente perjudicial para inversores a largo plazo y que hace que estos evalúen continuamente  el valor de su cartera y sobrerreaccionen a noticias y eventos que se producen en el corto plazo. La miopía hace que el inversor pierda la perspectiva de su inversión y de los sucesos que la afectan.

Los humanos somos emocionales e inconsistentes, no somos constantes y racionales. Sin lugar a dudas los factores objetivos juegan un gran papel en los ciclos – como las relaciones cuantitativas, los factores económicos, los eventos geopolíticos, los cambios en el entorno, los desarrollos tecnológicos y las decisiones de las empresas-. Pero los aspectos psicológicos van a hacer que los inversores reaccionen de forma exagerada en un sentido u otro, determinando la amplitud de las fluctuaciones cíclicas.

  1. #1
    Gonzalo Loayza

    Muchas gracias Daniel por tu interesante e ilustrativo post. Quienes estamos en permanente contacto con el mercado y los inversionistas, podemos comprobar a diario este tipo de comportamientos.
    Saludos!!!

Autor del blog
  • Daniel Suárez

    Fundador de advisory GdC. Estudiamos los mercados financieros partiendo de una premisa: el futuro no se puede predecir. Y dos convicciones: precio no es valor y los ciclos económicos existen.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar