Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Michael Shellenberger confiesa que la emergencia climática es un timo... y es censurado

39 recomendaciones

Shellenberger ha escrito una larga carta en Forbes pidiendo perdón por su contribución al alarmismo climático, y pocas horas después Forbes la ha censurado.

 

Michael Shellenberger es una de las últimas personas que uno esperaría que hablara en contra del alarmismo climático, porque le ha ayudado en su ascenso a la fama. Time Magazine lo nombró "héroe del medio ambiente", y fue ganador del premio Libro Verde en 2008. Escribe a menudo para The New York Times, Washington Post, Wall Street Journal, Scientific American, y sus charlas TED tienen más de 5 millones de visionados. Sus credenciales entre los verdes eran hasta ahora inmaculadas sin haber contradicho nunca el dogma climático.

Para mí está claro que la crisis del COVID supone un punto de inflexión en el alarmismo climático porque ahora la gente ya sabe el aspecto que tiene una crisis de verdad y no va a resultar tan fácil engañarla con una crisis falsa. Es natural que la gente que ha apoyado la crisis climática, o ha callado, a sabiendas de que en realidad no existe, vea llegado el momento de hablar y bajarse de ese tren a ninguna parte. Por supuesto Shellenberger tiene un libro que vender y trata de crear polémica con motivo del lanzamiento, pero lo importante es que se nota que el viento está empezando a cambiar. Por ejemplo la portavoz de Extinction Rebellion Zion Lights ha abandonado el movimiento tras decir que se siente engañada con respecto a la energía nuclear y que la va a apoyar.

Pero los conversos famosos suponen un golpe muy duro para los extremistas climáticos y ambientales que tratan de monopolizar el discurso y estos reaccionan con censuras. El último documental de Michael Moore titulado "Planeta de los Humanos", extremadamente crítico con las renovables y los que se están haciendo ricos con ellas, fue retirado de YouTube por la denuncia de un ambientalista por usar 4 segundos de otra filmación. Por cierto se puede ver aquí con subtítulos en castellano, pero yo no he conseguido verlo entero porque me parece un rollazo. A las pocas horas de que Shellenberger publicara su carta, Forbes la ha censurado, y en su página web pone: "Nota del editor. Esta página ya no está activa". Ello a pesar de que Shellenberger es un autor habitual en Forbes.

Por supuesto la carta ya está en muchos otros sitios, como environmentalprogress.org, la ONG de Shellenberger, o incluso en la página de Forbes capturada por WayBackMachine.

He de decir que yo estoy de acuerdo con la carta de Shellenberger al 100 % y eso es lo que he venido defendiendo en el blog desde hace años y por lo cual he sido llamado "negacionista" múltiples veces. El cambio climático es real, moderado y sus consecuencias son en su mayoría positivas. Sus causas no están correctamente identificadas. Ya vamos viendo quienes son los verdaderos negacionistas y censores.

Sin más he aquí la carta:

En nombre de los ambientalistas, me disculpo por la alarma climática

En nombre de los ambientalistas de todas partes, me gustaría disculparme formalmente por la alarma climática que hemos creado en los últimos 30 años. El cambio climático está sucediendo. Simplemente no es el fin del mundo. Ni siquiera es nuestro problema ambiental más grave.

Puede parecer raro que yo precisamente diga todo esto. He sido activista climático durante 20 años y ambientalista durante 30.

Pero como un experto en energía al que el Congreso solicitó un testimonio experto objetivo, e invitado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) para servir como Revisor Experto de su próximo Informe de Evaluación, siento la obligación de disculparme por lo mal que los ambientalistas hemos engañado al público.

Aquí hay algunos datos que pocas personas conocen:

  • Los humanos no están causando una "sexta extinción masiva".
  • La Amazonia no es "el pulmón del mundo".
  • El cambio climático no está empeorando los desastres naturales.
  • Los incendios han disminuido un 25% en todo el mundo desde 2003.
  • La cantidad de tierra que utilizamos para la carne, el mayor uso de tierra por la humanidad, ha disminuido en un área casi tan grande como Alaska.
  • La acumulación de leña y más casas cerca de los bosques, no el cambio climático, explica por qué hay más incendios, y más peligrosos, en Australia y California.
  • Las emisiones de carbono están disminuyendo en la mayoría de las naciones ricas y han disminuido en Gran Bretaña, Alemania y Francia desde mediados de la década de 1970.
  • La adaptación a la vida por debajo del nivel del mar hizo que los Países Bajos fueran ricos, no pobres.
  • Producimos un 25% más de alimentos de los que necesitamos y los excedentes de alimentos continuarán aumentando a medida que el mundo se calienta.
  • La pérdida de hábitats y la matanza directa de animales salvajes son amenazas más grandes para las especies que el cambio climático.
  • El combustible de madera es mucho peor para las personas y la vida silvestre que los combustibles fósiles.
  • Prevenir futuras pandemias requiere más no menos agricultura "industrial".

Sé que los hechos anteriores sonarán como "negacionismo climático" para muchas personas. Pero eso solo muestra el poder del alarmismo climático.

En realidad, los hechos anteriores provienen de los mejores estudios científicos disponibles, incluidos los realizados o aceptados por el IPCC, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y Otros organismos científicos líderes.

Algunas personas, cuando lean esto, imaginarán que soy un anti-ambientalista de derechas. No lo soy. A los 17 años viví en Nicaragua para mostrar solidaridad con la revolución socialista sandinista. A los 23 años reuní dinero para las cooperativas de mujeres guatemaltecas. A principios de mis 20 años viví en la Amazonia investigando con pequeños agricultores que luchaban contra las invasiones de tierras. A los 26 años ayudé a exponer las malas condiciones en las fábricas de Nike en Asia.

Me convertí en ecologista a los 16 años cuando organicé una recaudación de fondos para Rainforest Action Network. A los 27 años ayudé a salvar las últimas secuoyas antiguas sin protección en California. A los 30 años defendí las energías renovables y con éxito ayudé a persuadir a la administración de Obama de que invirtiera $ 90 mil millones en ellas. En los últimos años, ayudé a salvar suficientes plantas nucleares de ser reemplazadas por combustibles fósiles para evitar un fuerte aumento de las emisiones.

Pero hasta el año pasado, evité hablar contra el alarmismo climático. En parte es porque estaba avergonzado. Después de todo, soy tan culpable de alarmismo como cualquier otro ambientalista. Durante años, me referí al cambio climático como una amenaza "existencial" para la civilización humana, y lo llamé una "crisis".

Pero principalmente estaba asustado. Me quedé callado sobre la campaña de desinformación climática porque tenía miedo de perder amigos y fondos. Las pocas veces que reuní el coraje para defender la ciencia del clima de aquellos que la tergiversaron, sufrí graves consecuencias. Y, por lo tanto, me mantuve al margen y no hice casi nada mientras mis compañeros ambientalistas aterrorizaban al público.

Incluso me mantuve al margen mientras la gente en la Casa Blanca y muchos en los medios de comunicación intentaban destruir la reputación y la carrera de un destacado científico, buen hombre y amigo mío, Roger Pielke, Jr., un demócrata progresista y ambientalista de toda la vida que testificó a favor de las regulaciones de carbono. ¿Por qué hicieron eso? Porque su investigación demuestra que los desastres naturales no están empeorando.

Pero luego, el año pasado, las cosas se salieron de control.

Alexandria Ocasio-Cortez dijo: "El mundo se acabará en doce años si no abordamos el cambio climático". El grupo ambientalista más destacado de Gran Bretaña proclamó que "el cambio climático mata a los niños".

El periodista verde más influyente del mundo, Bill McKibben, calificó el cambio climático como "el mayor desafío al que los humanos se han enfrentado" y dijo que "acabaría con las civilizaciones".

Los principales periodistas informaron, en repetidas ocasiones, que la Amazonia era "el pulmón del mundo" y que la deforestación era como una bomba nuclear estallando.

Como resultado, la mitad de las personas encuestadas en todo el mundo el año pasado dijeron que pensaban que el cambio climático extinguiría a la humanidad. Y en enero, uno de cada cinco niños británicos dijo a los encuestadores que tenían pesadillas sobre el cambio climático.

Tanto si tiene hijos como si no, debe ver lo mal que está esto. Admito que puedo ser sensible porque tengo una hija adolescente. Después de hablar sobre la ciencia, ella se tranquilizó. Pero sus amigos están profundamente mal informados y, por lo tanto, comprensiblemente, asustados.

Entonces decidí que tenía que hablar. Sabía que escribir algunos artículos no sería suficiente. Necesitaba un libro para presentar correctamente todas las pruebas.

Y así, mi disculpa formal por nuestro alarmismo viene en forma de mi nuevo libro, Apocalipsis Nunca: por qué el alarmismo ambiental nos perjudica a todos.

Se basa en dos décadas de investigación y tres décadas de activismo ambiental. Con 400 páginas, y 100 de ellas de anotaciones, Apocalipsis nunca cubre el cambio climático, la deforestación, los desechos plásticos, la extinción de especies, la industrialización, la carne, la energía nuclear y las renovables.

Algunos aspectos destacados del libro:

  • Las fábricas y la agricultura moderna son las claves para la liberación humana y el progreso ambiental.
  • Lo más importante para salvar el medio ambiente es producir más alimentos, especialmente carne, en menos tierra.
  • Lo más importante para reducir la contaminación del aire y las emisiones de carbono es pasar de la madera al carbón, al petróleo, al gas natural y al uranio.
  • El 100% de energías renovables requeriría aumentar la tierra utilizada para energía del 0.5% de hoy al ​​50%.
  • Deberíamos querer que las ciudades, granjas y plantas de energía tengan densidades de energía más altas, no más bajas.
  • El vegetarianismo reduce las emisiones de una persona en menos del 4%
  • Greenpeace no salvó a las ballenas, el cambio del aceite de ballena al petróleo y el aceite de palma sí.
  • La carne de res “libre” requeriría 20 veces más tierra y produciría 300% más de emisiones.
  • El dogmatismo de Greenpeace empeoró la fragmentación forestal de la Amazonía
  • El enfoque colonialista de la conservación del gorila en el Congo produjo una reacción violenta que pudo haber resultado en la muerte de 250 elefantes.

¿Por qué estábamos todos tan engañados?

En los últimos tres capítulos de Apocalipsis Nunca expongo las motivaciones financieras, políticas e ideológicas. Los grupos ambientalistas han aceptado cientos de millones de dólares de los intereses de los combustibles fósiles. Los grupos motivados por creencias antihumanistas obligaron al Banco Mundial a dejar de tratar de acabar con la pobreza y, en cambio, hacer que la pobreza sea "sostenible". Y la ansiedad de estatus, la depresión y la hostilidad hacia la civilización moderna están detrás de gran parte del alarmismo.

Una vez que se da cuenta de cuán mal informados hemos estado, a menudo por personas con motivaciones claramente desagradables o poco saludables, es difícil no sentirse engañado.

¿Hará alguna diferencia Apocalipsis Nunca? Ciertamente hay razones para dudarlo.

Los medios de comunicación han estado haciendo pronunciamientos apocalípticos sobre el cambio climático desde fines de la década de 1980, y no parecen dispuestos a detenerse.

La ideología detrás de la alarma ambiental, el maltusianismo, ha sido desacreditada repetidamente durante 200 años y, sin embargo, es más poderosa que nunca.

Pero también hay razones para creer que el alarmismo ambiental tendrá, si no llega a su fin, un poder cultural decreciente.

La pandemia de coronavirus es una crisis real que pone en perspectiva la "crisis" climática. Incluso si crees que hemos reaccionado de forma exagerada, Covid-19 ha matado a casi 500,000 personas y destrozado las economías de todo el mundo.

Las instituciones científicas, incluidas la OMS y el IPCC, han socavado su credibilidad a través de la reiterada politización de la ciencia. Su futura existencia y relevancia depende de un nuevo liderazgo y una reforma seria.

Los hechos aún importan, y las redes sociales están permitiendo una gama más amplia de voces nuevas e independientes para competir con los periodistas ambientalistas alarmistas de las publicaciones tradicionales.

Las naciones están volviendo abiertamente al interés propio y lejos del maltusianismo y el neoliberalismo, lo que es bueno para la energía nuclear y malo para las energías renovables.

La evidencia es abrumadora de que nuestra civilización de alta energía es mejor para las personas y la naturaleza que la civilización de baja energía a la que nos devolverían los alarmistas climáticos.

Las invitaciones del IPCC y el Congreso son signos de una creciente apertura a nuevas ideas sobre el cambio climático y el medio ambiente. Otro ha sido la respuesta a mi libro de científicos climáticos, conservacionistas y estudiosos del medio ambiente. "Apocalipsis Nunca es un libro extremadamente importante", escribe Richard Rhodes, autor ganador del Pulitzer con The Making of the Atomic Bomb. "Este puede ser el libro más importante sobre el medio ambiente jamás escrito", dice uno de los padres de la moderna ciencia del clima, Tom Wigley.

"Los ambientalistas acusamos a aquellos con opiniones contrarias de ser ignorantes de la ciencia y susceptibles a sesgos de confirmación", escribió el ex jefe de The Nature Conservancy, Steve McCormick. “Pero con demasiada frecuencia somos culpables de lo mismo. Shellenberger ofrece "amor duro": un desafío a las ortodoxias arraigadas y a la mentalidad rígida y autodestructiva. Apocalipsis Nunca ofrece a veces puntos de vista punzantes, pero siempre bien diseñados y basados en evidencia que ayudarán a desarrollar el "músculo mental" que necesitamos para imaginar y diseñar no solo un futuro esperanzador, sino alcanzable".

Eso es todo lo que esperaba al escribirlo. Si has llegado hasta aquí, espero que estés de acuerdo en que quizás no sea tan extraño como parece que un activista ambientalista, progresista y climático de toda la vida sintió la necesidad de hablar en contra del alarmismo.

Espero que aceptes mis disculpas.

Michael Shellenberger

Nada que añadir.

  1. #21
    Soynylo
    Podcast de THe Heartland Institute con Shellenberger en Youtube, de hace 4 días:
     https://www.youtube.com/watch?time_continue=7&v=WG15on1PS9g&feature=emb_logo 

39 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar