Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Calentamiento antropogénico y calentamiento científico

Este contenido tiene alrededor de 6 años

Hay dos calentamientos globales de origen humano. Uno es el provocado por los cambios que ha producido el hombre en la atmósfera. El otro es el que tiene lugar en las bases de datos de temperaturas. Uno de los dos está descontrolado y podría llegar a ser peligroso.

 

Aclaremos primero, para evitar equívocos, que el calentamiento global antropogénico (generado por el hombre) es real. Tiene varias causas, la principal es la combustión de fuentes de energía fósil y la producción de cemento que han incrementado los niveles de CO2 de la atmósfera del planeta de unas 300 ppm (partes por millón) a unas 400 ppm. También podemos citar la producción de metano por el cultivo del arroz y los rumiantes domésticos, la producción de óxidos de nitrógeno por la industria y los vehículos, y las alteraciones al uso del suelo.

Durante más de dos décadas, entre 1977 y 2001, el mundo sufrió un calentamiento evidente y perceptible para la mayoría que fue atribuído a un origen eminentemente antropogénico. Algo menos conocido es que el mundo ya había sufrido otro calentamiento entre 1910 y 1945, que no puede ser debido a las mismas causas antropogénicas, porque apenas se produjeron gases de efecto invernadero (GEI) en aquel periodo. Para sorpresa de los climatólogos desde 2001 el mundo se ha calentado a un ritmo mucho más lento, desbaratando todas las predicciones, puesto que desde esa fecha hemos añadido un tercio de todo el CO2 que el hombre ha puesto en la atmósfera, y el efecto físico de los GEI, bastante bien comprendido en el laboratorio, es que habiendo más GEI se tiene que incrementar necesariamente la velocidad de calentamiento, no reducir.

Figura 1. Registro de temperaturas del Goddard Institute for Space Studies (GISS) de la NASA para la superficie de la tierra y los océanos (LOTI, Land-Ocean Temperature Index). Con fondo rosa los dos periodos de calentamiento del siglo XX. Los conos verdes indican volcanes que tienen el efecto de enfriar la atmósfera. Los dos últimos son El Chinchón y Pinatubo. El que el primer periodo de calentamiento sea totalmente natural y el segundo totalmente antropogénico invita al escepticismo. Un observador imparcial vería un ciclo de unos 60 años superpuesto a una tendencia al calentamiento. Fuente: GISS.

 

La medición de la temperatura de la Tierra

La determinación de la temperatura global media de la superficie Tierra no es un asunto sencillo. Para empezar se trata de una entelequia, algo que no existe pero que definimos por conveniencia nuestra. La medición de temperatura sobre la superficie de los continentes tiene dos problemas serios:

  1. Por una parte es un objetivo elusivo, las temperaturas cambian constantemente a lo largo del día y de las estaciones, y se toman muchas temperaturas, máximas y mínimas, diurnas y nocturnas. Además la temperatura no es la misma en un bosquecillo que en una calle o en una pista de aterrizaje de un aeropuerto, aunque se encuentren a pocos cientos de metros uno de otro.
  2. Por otra parte la mayor parte de la superficie de los continentes no tiene estaciones meteorológicas que sistemáticamente registren las temperaturas a lo largo de las décadas y siglos. Tenemos registros buenos de unos pocos sitios en el hemisferio Norte, mientras que la mayor parte del mundo carece de ellos incluso hoy en día.

Si medir la temperatura sobre la superficie de los continentes es complicado, medirla sobre la superficie de los mares y océanos aún lo es más. No solo ocupan el 70% del planeta y son mucho menos registrados que los continentes, sino que cualquiera que se haya bañado en el mar sabe que la temperatura varía considerablemente en cuestión de centímetros, y el viento, las olas y las mareas no hacen mas que mezclar irregularmente aguas frías más profundas con aguas más calientes superficiales.

Para empeorar las cosas, en las estaciones meteorológicas a lo largo de los años se producen cambios. Se cambian los instrumentos con los que se registra la temperatura, se cambia su emplazamiento, se cambia la forma en que se toma la medida, cambia su entorno al urbanizarse, e incluso a veces cambia la localización, y muchos de estos cambios no se documentan debidamente a pesar de que producen discontinuidades en el registro.

Por ello los datos originales deben ser ajustados por una serie de procedimientos, que incluyen correcciones manuales sobre cambios documentados, correcciones automáticas por las que los datos regionales se homogenizan mediante algoritmos de apareamiento, y correcciones de relleno en las que regiones sin datos son asignadas temperaturas a partir de estaciones que a veces se encuentran a cientos o incluso miles de kilómetros de distancia.

Figura 2. Tomarle la temperatura a la Tierra es un asunto mucho más complicado de lo que parece. El proceso no está exento de errores, posibles manipulaciones y polémicas.

Aunque nadie discute la necesidad de hacer ajustes, el proceso es muy poco transparente, los cambios se realizan en las bases de datos oficiales sin publicar las justificaciones ni el efecto de los cambios introducidos, y el resultado es que las temperaturas del pasado cambian mucho más que las del presente. En teoría, conforme las bases de datos maduran, y si los procedimientos se han realizado adecuadamente, los cambios del pasado deberían ser mínimos. La ciencia solo se puede construir sobre datos fiables, y todos los estudios realizados sobre una base de datos se ven afectados cuando la base de datos cambia.

Es muy poco lo que podemos decir sobre los procedimientos que se utilizan para hacer los ajustes, dado que se requiere ser un experto para entenderlos, y aún así la información sobre los cambios no está disponible, pero sobre lo que sí podemos comentar es sobre los resultados de dichos ajustes.

 

El calentamiento virtual

La tendencia de las modificaciones de los registros de temperaturas terrestres globales oficiales es a mostrar más calentamiento sobre la totalidad del periodo considerado.

Para ver las modificaciones introducidas solo tenemos que ver por ejemplo las gráficas publicadas por el GISS (Goddard Institute for Space Studies de la NASA) en el año 2001 (con datos hasta el 2000, en azul figura 3) y en el año 2014 (con datos hasta el 2013, en rojo figura 3). En esos 13 años se añadieron 0.2°C a la media global procedentes de las mediciones de ese periodo y sus correspondientes ajustes, pero también se añadieron 0.4°C procedentes de los nuevos ajustes realizados sobre los datos anteriores al año 2000. Es decir, en 13 años se añadieron al calentamiento 0.2°C de ese periodo y 0.4°C de los registros anteriores. Como mínimo dos tercios del calentamiento tuvieron lugar en las bases de datos. Como resultado de ello, el calentamiento global desde 1880 pasó a ser de 0.6°C hasta el año 2000 a 1.2°C hasta el año 2013, nada menos que el doble.

Figura 3. Superposición de las gráficas de temperatura global publicadas por el GISS en 2001 y 2014. Se observa la introducción de un calentamiento de 0.4°C mediante ajustes realizados a las temperaturas del pasado. Esta introducción supone incrementar el calentamiento estimado entre 1880 y 2000 en un 66%. Obsérvese que el enfriamiento entre 1940 y 1975 va camino de desaparecer. Fuente: GISS.

Este calentamiento virtual que tiene lugar en las bases de datos se realiza mediante modificaciones que calientan el pasado reciente y enfrían el pasado lejano (figura 4).

Figura 4. Variación de la temperatura de Enero de 2000 (rojo) y Enero de 1910 (azul) medidas como anomalía (distancia al valor cero establecido como la media del periodo 1951-1980) a lo largo de las contínuas revisiones de la base de datos del GISS entre 2008 y 2016. La distancia entre ambos valores (el calentamiento de la Tierra entre 1910 y 2000) ha pasado de ser 0.45°C en Mayo de 2008 a 0.70°C en Noviembre de 2015. Fuente: Climate4you.

Después estos datos se utilizan para afirmar que la Tierra se ha calentado más que nunca en miles de años, para fomentar el alarmismo en la prensa diciendo que si se llega a dos grados (cifra sin ninguna base científica) será una catástrofe, y para fomentar políticas mundiales que comprometen el gasto de las naciones, y afectan al desarrollo económico, a la política energética y en definitiva al precio de la electricidad, favoreciendo los intereses de determinados grupos como es habitual.

 

Otros sesgos de las bases de datos

Por si esto fuera poco las bases de datos de temperatura muestran otros sesgos hacia medir más calentamiento del real. Uno de los problemas es que la urbanización con su correspondiente asfaltado y la presencia de fuentes de calor como aires acondicionados, máquinas o coches provoca que las zonas urbanizadas presenten más calor que las zonas rurales, y la tendencia a la urbanización en las zonas alrededor de las estaciones meteorológicas introduce un sesgo a que muestren más calentamiento del real.

Recientemente un estudio ha identificado 410 estaciones meteorológicas de las 1218 que hay en Estados Unidos, que no han sufrido perturbaciones que requieran ajustes (traslados, cambios de equipamiento o cambio en la hora de medición) durante el periodo considerado entre 1979 y 2008. Después clasificaron las estaciones de acuerdo a un criterio internacional aceptado en cuanto a la calidad del entorno con respecto a la presencia de fuentes o simas de calor, siendo las menos afectadas con un mejor entorno de clase 1, y las peores de clase 5.

Figura 5. Calentamiento en centésimas de grado por década que presentan entre 1979 y 2008 las mediciones sin ajustar de estaciones meteorológicas de alta calidad (clase 1/2, azul), y de baja calidad (3/4/5, amarillo), y las mediciones ajustadas oficiales de NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration). Los datos de mejor calidad indican que el calentamiento es solo dos tercios del oficial. Fuente: American Geophysical Union.

Al analizar los datos vieron que las mediciones de las estaciones con mejor entorno (azul figura 5) detectaban un tercio menos de calentamiento que las estaciones con peor entorno (amarillo figura 5), e incluso estas últimas mostraban menos calentamiento que el total de estaciones tras el ajuste al que lo somete de forma oficial la agencia estadounidense NOAA. La magnitud del error detectado es sorprendente. La velocidad de calentamiento pasa de 0,2°C/decada a 0.32°C/década.

Este trabajo demuestra que el sesgo de las mediciones debido a la urbanización no solo no está siendo corregido en los ajustes, sino que está siendo empeorado. Aunque el trabajo se refiere a los estados Unidos, no hay duda de que el fenómeno es global, dado que la urbanización aumenta en todas partes, y los ajustes se hacen de manera global.

 

Medición de la temperatura por satélite

Desde 1979 tenemos otra manera de medir la temperatura del planeta, mediante radiometría de microondas desde satélites. Esta forma de medir temperaturas no está exenta de problemas, porque hay que reconstruir las temperaturas a partir de las mediciones de distintos satélites, conforme van siendo sustituidos, y hay que corregir las degradaciones de las órbitas de los satélites y las diferencias en la hora del día en que el satélite hace la medición. A pesar de ello las ventajas son muchas. Exceptuando los polos la cobertura es total tanto de océanos como continentes, y la medida no se ve afectada por cambios locales como el efecto de la urbanización. La medición no es exactamente de la temperatura de superficie, sino de la capa baja de la troposfera, fundamentalmente los 3 km inferiores.

Aunque los satélites no miden exactamente lo mismo que los termómetros, hay que recordar que en la atmósfera es donde tiene lugar el efecto invernadero de los GEI, y que por ello la teoría predice que la atmósfera se debe calentar más que la superficie, no menos.

La medición de temperaturas por satélite viene avalada por otra técnica completamente distinta, la medición de temperatura atmosférica mediante radiosondas en los globos meteorológicos. Las radiosondas tienen una cobertura regional, dado que esencialmente se utilizan en el hemisferio Norte, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, pero la comparación se puede realizar solo para las zonas de coincidencia, y el nivel de coincidencia es notable (figura 6). La velocidad de variación de temperaturas que dan ambas técnicas para la mayor parte del globo (75S-75N) en el periodo 1979-2006 es de entre 0.18 y 0.2°C/década.

Figura 6. Comparación entre los datos de temperatura procedentes de una base de datos de radiosondas (HadAT, negro) y los datos de temperatura de dos bases de datos de satélites (RSS, Remote Sensing Systems, y UAH, University of Alabama at Huntsville) tanto sin corregir (azul) como corregidos (naranja). La coincidencia es muy alta para dos técnicas tan diferentes. Fuente: Remote Sensing Systems.

 

Divergencia entre satélites y superficie, un fenómeno del siglo XXI

Entre 1979 y 2001 el mundo se calentaba y había una coincidencia muy grande entre las mediciones de superficie, las mediciones por satélite y las radiosondas. El IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, ONU) en el año 2007 tenía esto que decir al respecto:

"Parece que el registro de temperaturas troposféricas por satélite es generalmente consistente con las tendencias de la temperatura de superficie siempre que se tenga en cuenta la influencia en el canal 2 de la MSU [unidad de resonancia de microondas]. El rango (debido a la diferencia de bases de datos) del calentamiento global de superficie desde 1979 es de 0.16°C a 0.18°C por década comparado con de 0.12°C a 0.19°C por década para las estimaciones de temperaturas troposféricas por MSU. Es probable, sin embargo, que haya un calentamiento ligeramente mayor en la troposfera que en la superficie" IPCC 4º informe de evaluación 2007.

Sin embargo, con el cambio de siglo y tras el fenómeno del Niño de 1997-98 que supuso un fuerte calentamiento, se produce el fenómeno conocido informalmente como "La Pausa" y oficialmente como "El Hiato" (a los científicos les gustan los palabros) por el que el mundo pasa a calentarse mucho más despacio de lo que lo hacía en las anteriores tres décadas. No es más que la manifestación de un ciclo natural, pero para el IPCC y sus científicos enchufados, que viven exclusivamente del calentamiento antropogénico, puesto que así lo especifica la normativa de las Naciones Unidas que supuso su creación, esto tiene dos consecuencias inaceptables:

  • Si una parte significativa del calentamiento que hemos observado en las tres últimas décadas del siglo XX tiene su origen en un ciclo natural entonces la velocidad de calentamiento deja de ser peligrosa y tenemos siglos para ocuparnos del tema.
  • Supone aceptar que la hipótesis de que el calentamiento observado se debe en su práctica totalidad al efecto de los GEI es errónea, y necesita ser corregida o descartada.

Ello supondría muy probablemente el fin del IPCC y dado que detrás hay unos intereses económicos y políticos muy importantes (este asunto es una de las principales diferencias entre demócratas y republicanos en los Estados Unidos), es inaceptable.

Las bases de datos de temperaturas globales por satélite no están bajo su control, pero las de temperaturas globales de superficie sí, porque todas parten de los datos de la Global Historical Climatology Network (GHCN) perteneciente a NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration).

A partir de 2005, las bases de datos de temperaturas globales de superficie comienzan a diferir significativamente de las bases de datos de temperaturas globales por satélite, con las que hasta entonces y por un espacio de 26 años habían coincidido remarcablemente bien excepto durante los años de fuerte El Niño o fuerte La Niña, en los que la atmósfera se calienta o se enfría más que la superficie (figura 7).

Figura 7. Comparación entre los cambios de temperatura (anomalía en °C con respecto a la media del periodo 1981-2010) en las bases de datos de temperatura por satélite (UAH, rojo y RSS, verde) y de superficie (GISS, azul). Obsérvese la divergencia entre ambos que se produce a partir del año 2005 y que se debe a los cambios introducidos en las bases de datos de superficie. Los satélites no muestran calentamiento durante la mayor parte del siglo XXI, lo que se conoce como "La Pausa". Recordemos que en el efecto invernadero la atmósfera se ha de calentar más que la superficie. Fuente: Climate Etc.

El objetivo de eliminar la embarazosa "Pausa" de las bases de datos de superficie se está consiguiendo, aunque ello haya provocado una investigación de la Comisión para la Ciencia del Congreso de los Estados Unidos en el asunto, que ha requerido de la NOAA toda la información relativa a los cambios introducidos, incluyendo los e-mails de los implicados, algo a lo que la NOAA se está resistiendo por el momento, a pesar de no tener bases legales para ello.

El estado de cosas ha llegado a un punto en el que los científicos a cargo de las bases de datos de temperaturas de superficie han conseguido que mucha gente no solo no se fíe del calentamiento que estas muestran, sino que ya ni siquiera se fían de las temperaturas del pasado. Es lo que tiene reescribir la historia. Dicen que una imagen vale más que mil palabras (figura 8).

Figure 8. Una verdad inconveniente
[título del documental alarmista sobre el cambio climático de Al Gore, plagado de errores y exageraciones, que le valió el premio Nobel].

 

Bases de datos que muestran enfriamiento

Todo esto me lleva a hacerme una pregunta. Si el mundo comenzara a enfriarse, ¿nos lo dirían?

La gran mayoría de la gente y la práctica totalidad de los científicos considera que el calentamiento va a continuar con mayor o menor rapidez durante el futuro previsible, sin embargo el cambio del ciclo de temperaturas no es el único factor que puede hacer que el calentamiento no se presente en las próximas décadas. La oscilación multidecadal Atlántica (AMO) se ha vuelto negativa, lo que augura 3 décadas de descenso de las temperaturas en el Atlántico, y la actividad del Sol lleva 3 décadas disminuyendo, y aunque eso supone un cambio relativamente pequeño de la irradiación que llega a la Tierra, es otro factor que alimenta un descenso de las temperaturas.

Yo estoy convencido de que debido a estos factores no vamos a ver ningún calentamiento hasta al menos 2030, descontando algún El Niño puntual como el que estamos sufriendo actualmente, y que a partir de 2017 la ausencia de calentamiento va a ser la tónica.

Sin embargo hay algunas bases de datos que muestran ya un enfriamiento neto, y que de momento todo el mundo está ignorando.

La primera es la base de datos del Centro Hadley para las Temperaturas del Centro de Inglaterra (HadCET), la base de datos de temperaturas más antigua del planeta, y de una calidad incuestionable. Esta base de datos demuestra que el Centro de Inglaterra se está enfriando desde el año 2004 (figura 9). Con razón los ingleses se vienen quejando de sus inviernos últimamente. Se puede argüir que esta base de datos de temperaturas es regional, pero es importante destacar que su grado de coincidencia con las bases de datos globales en el pasado ha sido notable. No parece probable que todo el hemisferio Norte salvo Inglaterra se caliente durante 11 años.

Figura 9. Temperatura media del centro de Inglaterra. Esta base de datos muestra enfriamiento desde 2004. Fuente: Met Office Hadley Centre.

La segunda base de datos es global y de muy alta calidad también. Es la producida por el European Centre for Medium-Range Weather Forecasts (ECMWF) formado por 22 países con el objetivo de crear predicciones del tiempo más fiables. Su base de datos de temperaturas y de todo tipo de condiciones atmosféricas es más amplia que la de la GHCN al contar con más estaciones meteorológicas, y el sistema que utiliza se denomina reanálisis, consistiendo en la combinación de modelos y observaciones. No soy capaz de juzgar si dicha mezcla combina lo peor de ambos sistemas o lo mejor, pero sí sé que la predicción atmosférica es absolutamente crítica para el funcionamiento de multitud de sistemas como la aviación y la navegación, y con estas cosas no se juega. Los datos más actuales de reanálisis de la base de datos ERA interim muestran enfriamiento desde 2005. La gráfica de temperaturas disponible más reciente se muestra en la figura 10.

Figura 10. Registro de temperaturas (anomalía en °C) de los programas de reanálisis ERA-40 y ERA-Interim del European Centre for Medium-Range Weather Forecasts. Esta base de datos también muestra enfriamiento desde 2005. Fuente: ECMWF.

¿Es posible que se haya acabado ya el calentamiento global? ¿Nos lo dirían si así fuera?

21
¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

  1. en respuesta a Knownuthing
    -
    #20
    20/01/16 15:51

    Gracias por la respuesta.

    La verdad es que es una pena, y todo este lio ahora se añade al declive energético lo que crea mucha confusión, y posibles políticas energéticas incorrectas que no harán sino empeorar la situación.
    Corrígeme si me equivoco, pero creo que los alarmistas ahora justifican la falta de calentamiento de los últimos años, argumentando que éste se está produciendo en las profundidades marinas, y que algún día se irradiará y calentará la atmosfera.
    Estoy siguiendo tu discusión en peakoilbarrell sobre este asunto, pero ya sabes que debo de utilizar el traductor, lo que dificulta mi comprensión de lo que argumentais cada uno.
    Desde una optica escéptica, parece como si fuera el último refugio de Dios para un científico católico: Dios existe, pero hay que encontrarlo tras el Big Bang.

    Un saludo.

  2. en respuesta a Devik
    -
    Top 100
    #19
    19/01/16 19:23

    Hola Devik,

    Lo explico un poco para los demás.

    La hipótesis del clatrato es una versión de la bomba de metano. Bajo condiciones de alta presión y baja temperatura que se dan en muchos fondos oceánicos, el metano forma unas estructuras sólidas de hidrato de metano, (4CH4·23H2O) también denominadas clatratos de metano, de aspecto similar al hielo. La mayoría de este metano proviene del interior de la Tierra y sale a través de fisuras oceánicas, quedando atrapado en forma de clatratos.

    Los depósitos se encuentran a 300-500 m de profundidad en ciertos lugares de los fondos oceánicos. Por encima el metano está disuelto y por debajo en forma de gas.

    Los alarmistas dicen que el fusil de clatrato (clathrate gun) se podría disparar liberando grandes cantidades de metano a la atmósfera de golpe. Y dicen que periodos que sufrieron extinciones masivas fueron debidos al fusil de clatrato.

    Los expertos no conocen ningún mecanismo por el que los clatratos se pudieran disparar de golpe, y no encuentran evidencia de que lo hayan hecho en el pasado, por lo que concluyen que los clatratos de metano son muy estables. La ciencia no piensa que corramos ningún peligro por ello.

    A pesar de que se habla muchísimo del metano oceánico, y del metano ártico proveniente del permafrost, lo cierto es que la inmensa mayoría del metano que se libera en la Tierra es de origen biogénico y proviene de las zonas tropicales y subtropicales, como muy bien dejan claro los satélites. El propio IPCC dice que no se ha detectado un incremento mesurable permanente en las emisiones de metano procedentes del Ártico o de los clatratos oceánicos. De hecho los niveles de metano atmosférico crecían mucho más deprisa en los años 80, y después se tiraron más de una década sin crecer en absoluto, nadie sabe por qué. Ahora han vuelto a crecer, aunque más despacio.

    La hipótesis del iris de Richard Lindzen, conocido escéptico profesor del MIT, es que el calentamiento en los trópicos provoca que haya más humedad en el aire, lo que causa mayor formación de nubes bajas (cúmulos) y mayor precipitación. El contenido de humedad del aire que asciende tras las precipitaciones es más bajo debido a éstas, y en consecuencia se forman menos nubes altas (cirros). Esto es equivalente a un iris que se abre y deja escapar más radiación infrarroja, enfriando la atmósfera y compensando el calentamiento.

    El problema es que no entendemos la física de las nubes y no somos muy buenos en medir la cantidad de nubes. Que la hipótesis sea cierta o no depende de valores críticos en el efecto albedo de las nubes y en su capacidad de actuar incrementando o reduciendo las pérdidas de calor, que desconocemos.

    La hipótesis del efecto iris fue propuesta en 2001 pero sin evidencia suficiente que la apoyara, y fue atacada fuertemente. Sin embargo sigue viva y la evidencia se ha ido acumulando en este tiempo de que la emisión de infrarrojos (OLR, Outward Long Range radiation) se ha incrementado anómalamente con el calentamiento superficial tropical.

    En Abril de 2015 se ha publicado un artículo en Nature geoscience, que vuelve a poner la hipótesis sobre la mesa.

    En mi opinión carecemos del conocimiento suficiente sobre las nubes para saber si la hipótesis es cierta o no, pero yo pienso que las retroalimentaciones al calentamiento debidas al agua y a las nubes pueden tener mucho más que decir que el CO2 en el clima del planeta.

    Un saludo

  3. en respuesta a crates
    -
    Top 100
    #18
    19/01/16 19:21

    Crates,

    Una de las características de este debate supuestamente científico, es que en seguida se pasa a la descalificación personal, lo cual a mí me sorprende muchísimo, porque en ciencia nunca se recurre a la descalificación personal, por muy peregrinas que parezcan las hipótesis que se defienden. Siempre es acerca de lo que los datos apoyan o desmienten, porque todo se somete al juicio de la evidencia, aunque luego haya espacio para las interpretaciones.

    Los que defienden el calentamiento humano peligroso se han negado a debatir, porque piensan que ello otorga credibilidad como hipótesis alternativa a los que lo ponen en tela de juicio. Para ellos el debate no existe, pero la evidencia no les apoya como para descartar la hipótesis nula, que toda hipótesis debe vencer, y que en este caso es que el calentamiento no es peligroso porque tiene un fuerte componente natural. Y muchos quieren plantear el debate en términos tramposos diciendo que sus oponentes niegan el calentamiento, cuando no es esto lo que los escépticos ponen en duda, sino que sea totalmente de origen humano y peligroso.

    España es curiosamente uno de los países donde existe menos escepticismo con respecto a la hipótesis del calentamiento antropogénico peligroso. Claramente no somos muchos los que nos planteamos esta cuestión en términos científicos, y menos aún los que la evidencia nos conduce al escepticismo.

    El IPCC y los alarmistas del clima están muy ocupados reescribiendo la historia climática del planeta. En esencia tratan de disminuir la magnitud de los cambios de temperatura del pasado y magnificar los del presente, para demostrar que los cambios que sufrimos no tienen precedentes. No dudo de las buenas intenciones de muchos, pero trabajar en ciencia para obtener el resultado que uno quiere suele ser el camino equivocado.

    El calentamiento virtual es un hecho. A mí me gusta ceñirme a los hechos. Es un calentamiento que se origina en los ordenadores de los científicos que se encargan de las bases de datos de los registros de temperaturas, y no en la atmósfera o los mares. Nos dicen que ese calentamiento es real, pero no pueden demostrarlo, y los termómetros no lo han registrado. Yo no soy quien para juzgar por qué lo hacen, porque eso solo lo saben ellos mismos. Quizá crean que la causa lo merece. Se hacen auténticas barbaridades en nombre de causas que supuestamente lo merecen, como las cruzadas. El caso es que ese calentamiento se vende junto con el otro como si fuera verdadero, y prácticamente todo el mundo lo está comprando.

    Un saludo

  4. Nuevo
    #17
    19/01/16 14:54

    Artículo muy interesante. Si no es mucho pedir, me gustaría conocer tu opinión sobre dos teorías: La del "fusil de clatratos" y la del "efecto iris" de Lindzen.
    Gracias anticipadas. Saludos.

  5. #16
    19/01/16 12:37

    Hola Know.

    Me llama la atención el hecho de que haya gente que piensa que cualquier divulgador escéptico (negacionista según su diccionario) es sospechoso de estar a sueldo por ciertas corporaciones con el objetivo de sembrar la duda, cuando las evidencias nos indican que es al revés en realidad. Porque lo que observo, al menos aquí en Europa, es precisamente lo contrario, y es que el dinero fluye hacia la divulgación de la versión alarmista.
    No sé tú, pero yo ya empiezo a estar cansado de ver por todas partes referencias al cambio climático peligroso: en los telediarios, en el parte meteorológico, en la publicidad machacona en internet para que salvemos el ártico, en documentales de todo tipo etc etc. Estos últimos ya son para tirarse de los pelos.
    El otro día estuve viendo uno sobre catástrofes naturales: volcanes, huracanes y terremotos. Y resulta que también el cambio climático las va a acentuar en el futuro... a las tres. Y también otro que se titula "10000 millones", que ya con ese te dan ganas de saltar por la ventana o cometer un crimen sin importarte las consecuencias penales.
    Y por cierto, ¿dónde están también los alarmistas que no se les ve por aquí defendiendo a cara de perro su versión? Ah no, se me olvidaba "con la negacionía no se discute". Pues ese argumento les valdrá a algunos pero a mí no.
    Cómo hemos podido llegar a esto... es tan absurdo. Ya es que se trata de buscar enemigos por todas partes a los que no hay que darles ni agua. Con lo bueno que sería asistir a un buen debate entre los que habeis investigado este tema, por ejemplo, en esta sección de comentarios.

    En un mundo tan aflictivo como en el que vivimos totalmente articulado por la mentira, buscar y defender la verdad sea cual sea ésta y convenga a quien convenga, es demasiado incómodo para la mayoría, porque te situa en un lugar muy expuesto y solitario, pero a mí, a día de hoy, y al borde del precipicio como estamos donde ya no hay cabida para la esperanza, lo cierto es que no se me ocurre mayor disidencia, por no decir ya, mayor actitud revolucionaria.
    Y en mi opinión, la verdad totalmente demostrable en este asunto del cambio climático no es que éste no pueda llegar a ser peligroso (yo no estoy en disposición de afirmar rotundamente ni lo uno ni lo otro y pienso que nadie lo está) sino que no hay lugar en el debate para la versión tranquilizadora. Esto es muy importante y algo en lo que muchos convencidos deberían de reflexionar: el modo en que se nos ha impuesto una única versión de los hechos.

    La gente de cualquier pelaje ideológico prefiere adquirir en el supermercado el pack que mejor le viene (el embalaje puede ser de color rojo, azul, verde...) y a partir de ahí defenderlo a capa y espada sin osar jamás cuestionar nada del contenido interior. Debe de ser por aquello de la fidelidad a la tribu para evitar el rechazo de los tuyos. Qué se le va a hacer, somos por naturaleza gregarios y seguimos al lider sin cuestionarlo. Y en cierto modo quien actua así, que es la mayoría, es más congruente con nuestros instintos animales más básicos que los que nos resistimos a hacerlo. He ahí un motivo más por el cual, como decías, no hay soluciones globales al previsible colapso venidero.

    Decías esto a Losezno:

    "... yo creo que he encontrado evidencia incontrovertible del calentamiento producido por los gases de efecto de invernadero en la dinámica de los glaciares, uno de los lugares donde la teoría predice que el impacto del CO2 debería ser mayor, y que muestran una respuesta mayor al calentamiento que la mayor parte del planeta".

    Eso parece interesante, y supongo que la retirada presente, habrá que comparárla con otros retrocesos del holoceno para ver si los actuales están siendo más veloces para poder afirmar que el CO2 está detrás de lo que predice la teoría.

    Y respecto al holoceno, ¿sabes qué dice el IPCC respecto a esta imagen de abajo? Porque ahí lo que se observa es que no hay ninguna anomalía peligrosa en el presente respecto a los siglos precedentes. Supongo que tendrán un buen argumento que lo justifique ¿no? ¿Será lo que decías acerca del calentamiento virtual y las temperaturas actuales más altas en milenios?
    Ahí está el problema Know, quién dice la verdad... quién miente... o quién se equivoca... y aquí es donde entran en juego las filias y fobias de cada cual para posicionarse.
    De todos modos reconozco que no he entendido bien ese párrafo en concreto, el que titulas "calentamiento virtual", porque no me ha quedado claro si te refieres a una mala praxis, mala interpretación de los datos o manipulación consciente de estos.

    En fin, como siempre, muy buen artículo y esclarecedor acerca del rigor que se trae la ciencia climática. Como la prensa vaya.

    Un saludo, gracias y mucho ánimo.

  6. en respuesta a Knownuthing
    -
    #15
    17/01/16 21:39

    Creo que tienes razón con que sea el eje de la tierra quien determine el clima a grosso modo, y si toca frío va a ser lo que hay por mucho q nos esforcemos, sin embargo el tema de las emisiones q no son CO2 q si son muy preocupantes, nos afecta a nuestra salud y no parece importarle a los jerifaltes, en cuanto a tu opinión sobre el conservacionismo muy acertada, parece que ya todo el mundo pierde la perspectiva supongo.Esta polarización de la sociedad , la política, etc nos hace tontos a todos, incluyéndome el primero. Muchas gracias, saludos.

  7. en respuesta a Losezno
    -
    Top 100
    #14
    17/01/16 19:42

    Losezno,

    Una de las cosas más difíciles para los que no tienen formación científica es distinguir entre ciencia y la opinión de un científico. Las opiniones de científicos no tienen mucho más valor que las de por ejemplo un economista, y no constituyen ciencia. Nadie sabe lo que el clima de la Antártida va a hacer en 20-30 años. Lo importante de un artículo es la evidencia que presenta. Por otra parte para publicar un artículo sobre clima en una buena revista hoy en día siempre hay que añadir algo de que no contradice el calentamiento antropogénico, o que lo apoya, o de lo contrario se corre el riesgo de que no te lo admitan.

    El impacto antropogénico en el clima existe, pero es extremadamente difícil de cuantificar. Tras buscarlo mucho yo creo que he encontrado evidencia incontrovertible del calentamiento producido por los gases de efecto de invernadero en la dinámica de los glaciares, uno de los lugares donde la teoría predice que el impacto del CO2 debería ser mayor, y que muestran una respuesta mayor al calentamiento que la mayor parte del planeta.

    La lucha contra la contaminación es uno de los grandes avances de las últimas décadas. En España hemos limpiado en gran medida nuestros ríos y la nutria ha vuelto a muchos de ellos donde había desaparecido. El conservacionismo es una historia de éxito en el mundo desarrollado aunque aún nos quede mucho por hacer. Curiosamente es un tema que ha desaparecido ante el cambio climático, cuando debemos continuar nuestra presión para que el conservacionismo sea importante para cualquier gobierno.

    El último barril de petróleo efectivamente no valdrá mucho o no sería el último. Es inconcebible pensar que podamos agotar el petróleo porque mucho antes de hacerlo se habrá vuelto anti-económico explotarlo. En lugares como Estonia llevan extrayendo petróleo de roca cientos de años, y antes de la revolución industrial lo quemaban para obtener calor. En un futuro más cercano tampoco creo que el petróleo pueda alcanzar unos precios absurdamente altos, porque no puede valer más de lo que los compradores puedan pagar, y en un mundo inmerso en una crisis deflacionaria va a ser difícil que haya muchos compradores que puedan pagar mucho.

    Un saludo

  8. en respuesta a Knownuthing
    -
    #13
    17/01/16 13:18

    Gracias por esa amplia respuesta.
    Me ha gustado ese punto de investigación de la NASA, pero parece que ellos mismos asumen que la anomalía encontrada de formación en varias zonas de la Antartida no podrán compensar (en 20-30 años) el decrecimiento existente.
    El calentamiento es dificil de discernir dado que las dinámicas de funcionamiento del conjunto que la producen no están todavia bien analizadas. Desde luego que el hecho del impacto antropogénico es más que claro, no solo por el CO2, sino por los contaminantes que generamos y que, sin ser global, afectan a un determinado grupo de gente (por ejemplo la contaminación de una ciudad y sus niveles de aumento de enfermedad). Por ello aunque se puedan encontrar estas anomalías me gustaría que todos nos concienciemos que hay que buscar un impacto menor.
    Por otro lado una pregunta acerca del peak oil, es muy burda, pero me gustaría que desde tu punto de vista me dijeras ante la famosa frase de¿cuanto valdrá el último barril de petroleo que se produzca? que respuesta darías. Yo te adelanta la mía; muy poco.
    Saludos.

  9. en respuesta a 4higueras
    -
    Top 100
    #12
    16/01/16 23:51

    4higueras,

    La respuesta es un no rotundo. La naturaleza ha demostrado que es capaz de parar en seco el calentamiento del planeta a pesar de toda la cantidad de CO2 que hemos puesto en la atmósfera, lo cual indica que a pesar del calentamieno de origen humano, continúa teniendo las riendas.

    El CO2 actúa como una manta que nos calienta, y eso es bueno. Junto con el incremento de la fotosíntesis que produce, ha contribuido a hacer el planeta más productivo y menos seco.

    Pero conforme pasa el tiempo, disminuye la inclinación del eje de la Tierra y disminuye también la insolación que nos mantiene en el interglacial, aumentando la tendencia al enfriamiento. Es un cambio muy lento, pero el calentamiento global dura ya 350 años y está llegando a su fin. La Tierra se encuentra en un estado de temperaturas que no le corresponde al momento del ciclo glacial en que se encuentra. En mi opinión no corremos ningún peligro serio por parte del clima. Hemos tenido la gran suerte de nacer durante un calentamiento global, y aunque se terminara en las próximas décadas, cosa que no hay forma de saber, estando donde estamos y con el efecto protector del CO2 dudo que el frío se vuelva peligroso en por lo menos 200-300 años. En mi opinión nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos estaremos muertos antes de que el clima se vuelva peligroso, pero cuando lo haga será sin duda debido al frío, no al calor.

    He de decir que se ha instalado entre algunos científicos la idea de que hemos abolido los periodos glaciares por al menos 50.000 años, y según algunos hemos acabado con ellos definitivamente. Ni que decir tiene que no comparto tal idea, que está basada en una interpretación que yo creo errónea de al menos tres factores:
    - Capacidad de calentamiento del CO2. Yo creo basado en la evidencia que el CO2 tiene un poder de calentamiento significativamente menor que el asignado
    - Tiempo de residencia del CO2 en la atmósfera. La evidencia aquí no es tan buena, pero yo no creo que los tiempos de residencia de milenios que se barajan sean realistas.
    - Importancia de la insolación en las altas latitudes del hemisferio Norte. Yo creo que la evidencia demuestra que la importancia de la inclinación del eje de la Tierra es mucho mayor.

    Hace 2,6 millones de años que los periodos glaciares han llegado sin falta después de cada interglacial. No creo que sea una apuesta muy inteligente afirmar que esta vez no va a pasar. Pero es una apuesta que no hay que pagar, porque todos llevaremos muertos más de mil años antes de que vuelva el periodo glacial. No es algo que deba preocuparnos.

    Un saludo

  10. en respuesta a Losezno
    -
    Top 100
    #11
    16/01/16 23:06
    Losezno, entiendo la necesidad de la mente humana de clasificar y categorizar para poder abarcar la inmensidad de los fenómenos que nos rodean. Después de todo Carl Linnaeus categorizó y etiquetó las especies conocidas, siendo el primero que puso al hombre en su lugar dentro de la naturaleza, sentando las bases del pensamiento evolutivo a pesar de no conocerlo. No obstante encontrarás que yo no soy una persona fácil de etiquetar. La mayor parte de las personas poseen un grupo de creencias básicas, que en mayor o menor medida comparten con las personas de su grupo social y familiar y que han sido establecidas mientras crecían. A partir de ello se enfrentan a las nuevas creencias en forma de grupo. Una persona de izquierdas, con sensibilidad ambiental, creerá en que nos estamos cargando el planeta y por tanto aceptará que el calentamiento global es responsabilidad nuestra sin más evidencia que la información que recibe, y rechazará cualquier evidencia contraria, por sólida y fuerte que ésta sea. Yo sin embargo soy distinto. Me he entrenado durante décadas a abandonar todas mis creencias y a dudar de mis propias suposiciones. No me creo nada que no se pueda demostrar. Constantemente me pregunto si hay evidencia suficiente para sostener una opinión o si debería cambiarla. Y siempre que la evidencia me muestra que estoy equivocado, siempre, abandono mi opinión. Creo en el Peak Oil, porque sé que el petróleo barato de producir ha llegado a su limíte y cada vez va a haber menos, y el petróleo caro de producir no es capaz de sostener nuestra civilización. Puede que no sepa lo que va a pasar, pero lo que sí sé es que se avecinan cosas muy malas, y muy pronto. Casi todos los lectores de este blog tendrán ocasión de experimentarlo. Es la evidencia lo que me lleva a creer en lo que se avecina. Si la evidencia cambia, cambiará mi opinión, pero dudo mucho que eso ocurra, porque ya está pasando.
    Por otro lado ese descreimiento en la teoría de variaciones anómalas en el comportamiento de la temperatura
    Creo en lo que muestra la evidencia. El mundo se ha calentado entre 1975 y 2002. Es lo que muestran los satélites. Pero el mundo también se calentó entre 1910 y 1940. La hipótesis del CO2 como agente fundamental y casi exclusivo del calentamiento no explica ni el calentamiento entre 1910 y 1940, ni el enfriamiento entre 1940 y 1975, ni la falta de calentamiento desde 2003. La hipótesis del CO2 produce modelos cuyas predicciones no se cumplen. CMIP5 (Coupled Model Intercomparison Project Phase 5) es la predicción de la última comparación de modelos climáticos. RSS (Remote Sensing Systems) es la medición real de tempraturas por satélite. Creo que lo racional es no creer en una hipótesis con tan poco poder de explicación y que produce predicciones que fallan. No es descreimiento. La ciencia se basa en no creer en lo que no se ha demostrado fehacientemente. Creo que el clima es un tema muy complejo, y que hemos entendido mal la respuesta del clima al incremento del CO2. No dudo que el CO2 produce calentamiento en lo alto de la atmósfera, pero la evidencia es que no todo ese calentamiento llega a la superficie.
    esa negación en la disminución del tamaño de las superficies heladas de la tierra (glaciares con tamaños mínimos, areas glaciares con disminuciones sistemáticas, casquetes polares en decrecimiento)
    Yo no niego absolutamente nada que sea un hecho demostrable y comprobable. El calentamiento es real, y el Ártico ha perdido hielo durante 33 años (entre 1979 y 2012) según lo satélites. Pero desde 2012 el Ártico está ganando hielo marino y los científicos piensan que el hielo marino Ártico está ligado a un fenómeno meteorológico cíclico denominado Oscilación Multidecadal Atlántica (AMO). Es posible que hayamos tenido mala suerte y hayamos seguido el hielo justo en los 30 años de incremento en la AMO, y ahora que se reduce vamos a darnos cuenta de que las extrapolaciones no se cumplen. En esta gráfica muestro la AMO, y sobre ella he superpuesto el volumen de hielo Ártico según PIOMAS. Mi predicción es que cuando termine el presente El Niño, el hielo Ártico va a seguir creciendo, porque esto es lo que está haciendo la temperatura del Atántico Norte (0-700 m): En cuanto al hielo Antártico, el hielo marino no para de crecer, y crece casi tanto como disminuye el hielo Ártico. En cuanto al hielo continental, los científicos están discutiendo si la Antártida pierde o gana hielo. En mi opinión el mejor grupo, que está usando las mejores técnicas por satélite tiene razón en decir que la Antártida, que se está enfriando, está ganando hielo. NASA Study: Mass Gains of Antarctic Ice Sheet Greater than Losses Sinceramente, no sé en qué haya que creer que yo no crea ya. Soy una persona sin fe, y siendo un científico sé perfectamente que no hay que tener fe en los científicos. Son personas y se equivocan igual que los demás, tanto individualmente como colectivamente, y lo han demostrado a lo largo de la historia manteniendo hasta la muerte opiniones colectivas equivocadas. Tanto Alfred Wegener como Milutin Milankovitch murieron sin que sus teorías de la deriva continental y de las glaciaciones debidas a cambios orbitales respectivamente, fueran aceptadas por la comunidad científica. Y no son casos aislados. A principios del siglo XX la teoría de la selección natural como mecanismo fundamental de la evolución había quedado desacreditada, y no fue hasta la síntesis moderna del Neodarwinismo de los años 40, que Charles Darwin fue restaurado a la estatura de la que disfruta hoy en día. Más cerca, la comunidad médica rechazó las pruebas de que las úlceras estomacales no estaban causadas por el estrés, sino por la bacteria Helicobacter pylori, hasta el punto de que su descubridor tuvo que inocularse a sí mismo la bacteria y desarrollar una gastritis para posteriormente tratarse con antibióticos y curársela, para ser creído por un establecimiento médico tan apegado a sus viejas creencias como para rechazar la evidencia. Si alguna vez hay evidencia de que nosotros somos los máximos responsables del calentamiento del planeta, no tendré el más mínimo problema en volver a creerlo. Lo creí durante mucho tiempo, hasta que la evidencia me mostró que no había pruebas. Yo siempre me rindo ante la evidencia. No tengo problema en sacrificar mis hipótesis favoritas si la evidencia me dice que no son ciertas. Te sorprenderá saber que muchos científicos no son así, y se encariñan de sus hipótesis más allá de lo debido. Si les deben su carrera y sus éxitos jamás aceptarán estar equivocados. Como dijo Max Planck, "la ciencia avanza un paso en cada funeral [de un científico]".
  11. en respuesta a Knownuthing
    -
    #10
    16/01/16 14:43

    Hola know, según tus últimas entradas sobre este tema, interpretas que estamos en un periodo de calentamiento (influenciado en un 30% aprox por el hombre) dentro de un periodo más grande de enfriamiento (por el ciclo en que estamos. Por tanto cabría pensar que en algún momento empezara otra vez él enfriamiento según tu. Cabría la posibilidad de que esa actividad humana hubiera provocado un cambio de tendencia?hemos podido iniciar un ciclo de calentamiento? Si cuantificas en un 30% aproxima la influencia humana en este periodo de calentamiento , que ha coincidido con un calentamiento natural , no es un porcentaje muy significativo en cualquier razonamiento científico para poder pensar que se ha producido un cambio de tendencia?. Excelente artículo, como todos, un saludo.

  12. #9
    16/01/16 12:36

    Sr Know no termino de "cogerle el tranquillo" de pensamiento e intenciones.
    Por un lado es un peakolero practicante y por otro lado negacionista del cambio climático.
    Me entran dos ideas o es un tema de desconfianza general o hay algo más.
    Me parece curioso siempre. La teoría peakolera del desastre del fin del petroleo mediante una súbita desaparición del mercado y no por sustitución de nuevas tecnologías lógicamente genera que la emisión de CO2 asociado al mismo sea menor. Por lo tanto no tiene impacto el cambio climático porque al acabarse se acabaría la emisión (excepto con el carbón que es el mayor emisor de los principales actores generadores de energía basados en el el carbono, en ingles, oil-gas-coal).
    Por otro lado ese descreimiento en la teoría de variaciones anómalas en el comportamiento de la temperatura, esa negación en la disminución del tamaño de las superficies heladas de la tierra (glaciares con tamaños mínimos, areas glaciares con disminuciones sistemáticas, casquetes polares en decrecimiento).
    Curioso...

  13. en respuesta a Alsaen
    -
    Top 100
    #8
    15/01/16 16:19

    Alsaen,

    Al final terminas dando más o menos crédito a lo que lees en función de la "pinta" que tenga el contenido.
    Por supuesto, esto es así en la inmensa mayoría de los asuntos, especialmente aquellos a los que concedes menos importancia o aquellos que no te generan dudas. Sin embargo el escepticismo es el arma principal de la mente racional, y desgraciadamente ni se enseña ni se fomenta en la educación y en la sociedad, más bien al contrario. Si aceptamos que el escepticismo es la principal defensa frente a la irracionalidad y el engaño, entonces todos aquellos asuntos que aceptamos sin más deben ser etiquetados como sin comprobar, no como seguros. Y si en algún momento aparece información contradictoria y el asunto nos interesa podemos dejar que nuestro escepticismo haga su trabajo. El escepticismo funciona muy bien en la vida cotidiana para enfrentarse a las declaraciones de políticos e instituciones, charlatanes y ventajistas, o simplemente enfrentarse a los medios de comunicación, que vienen cargados de mentiras y medias verdades. Yo me doy por feliz si los lectores de este blog aplican el escepticismo a todo lo que yo digo, siempre que no lo suspendan frente a lo que dicen quienes argumentan lo contrario. Estoy seguro de que muchos se acercarán muchísimo más a la verdad si observan con atención lo que pasa en el mundo a su alrededor y simplemente examinando los argumentos, deciden por sí mismos donde creen que está la verdad. En cualquier caso equivocarse es natural y parte del proceso de aprendizaje, pero dejar que nos engañen no lo es. Un saludo
  14. #7
    15/01/16 13:33

    Al hilo de lo que habéis dicho en otros artículos, es cierto que lo mejor es llegar a conclusiones propias por el tratamiento de los datos por uno mismo. Eso es realmente "hacer los deberes". Pero macho, es que los frentes son inabarcables (no sólo las inquietudes que suscita este blog, sino también otras muchas de otros temas) y el tiempo del que se dispone muy limitado. Al final terminas dando más o menos crédito a lo que lees en función de la "pinta" que tenga el contenido.
    En tu caso argumentas con mucha lógica tanto tus afirmaciones como tus dudas (o a mí me lo parece), además de acompañarlas de datos que las respaldan.
    Me ha parecido muy interesante toda la información que has dado de cómo se toman y se tratan los datos climáticos, así como de lo más razonables tus conclusiones.
    Gracias por tu tiempo.

  15. en respuesta a mikij1
    -
    Top 100
    #6
    14/01/16 23:57
    si el calentamiento lo producimos nosotros con nuestras emisiones estas van a bajar si o si los próximos años (y décadas) según los combustibles fósiles se vayan acabando ¿no?
    Por supuesto. De hecho las emisiones están dejando de crecer ya. En 2014 las emisiones globales de CO2 crecieron solo un 0,5% Global growth in CO2 emissions stagnates Sin embargo para los alarmistas los combustibles fósiles son inextinguibles. El escenario alarmista del IPCC RCP (Representative Concentration Pathway) 8.5 contempla que se quemen esencialmente todas las reservas reales e imaginarias de combustibles fósiles antes del año 2100, varias veces más de lo que se ha quemado hasta ahora. A dicho escenario imposible y absurdo se le denominó "business as usual" con lo cual todo el mundo lo utiliza para hacer predicciones sobre el futuro. Es un disparate, pero es que toda la historia del cambio climático es un disparate detrás de otro. Mientras, la reducción de CO2 va a tener lugar con acuerdos o sin ellos. Y no va a tener ningún efecto sobre el clima, ni a mejor ni a peor. Un saludo
  16. en respuesta a mikij1
    -
    Top 100
    #5
    14/01/16 19:18
    Mikij1, Esa es una muy buena pregunta. Para empezar te diré que yo no creo en conspiraciones masivas, y menos que impliquen a miles de científicos. Creo sencillamente que la situación evolucionó hacia su presente estado por una serie de circunstancias. La hipótesis de que el aumento de CO2 en la atmósfera necesariamente tiene que causar calentamiento tiene muy buena base física, y es muy antigua. Tenía defensores durante décadas, pero antes de principios de los 80 no gozaba de predominancia por una sencilla razón, a pesar del incremento notable de CO2 la evidencia mostraba que el planeta se enfriaba. De hecho la primera actuación contra el cambio climático fue una carta de dos científicos en 1972 al presidente Nixon para prevenir de los peligros del final del presente interglacial. Nixon ordenó que el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología estableciese un Panel sobre el Presente Interglacial que emitió un informe en 1974, en el que concluía que el extraordinario calor de principios del siglo XX había llegado a su final y expresaba su preocupación porque el hombre estuviera contribuyendo al enfriamiento con la polución atmosférica. Con la llegada del calentamiento en los 80, hipótesis y evidencia finalmente coincidieron y todo el mundo se apuntó al calentamiento global de origen antropogénico. Al no haber la más mínima duda durante 25 años el mundo entero se ha comprometido hasta el cuello en el calentamiento global. La gran mayoría de los climatólogos relevantes actuales ha construido su carrera defendiendo el calentamiento. Son personas y defenderán su vida profesional y lo que han contribuido a la ciencia hasta que se mueran. Max Planck dijo que la ciencia avanza un paso a cada funeral y hay evidencia científica de que tenía razón. No darán su brazo a torcer por mucha evidencia en contra que aparezca. Están demasiado comprometidos y dominan el campo. Deciden qué artículos se publican y quien recibe dinero para proyectos. Por su parte los políticos liberales han abrazado la causa porque forma parte de su visión general de promover gobiernos con amplios poderes que protejan el medio ambiente. No van a aceptar que les metan semejante gol de haber defendido una causa equivocada gastando inútilmente el dinero de los contribuyentes... durante décadas. Los grupos ecologistas jamás han vivido una bonanza semejante. Reciben parte del pastel y han multiplicado sus presupuestos hasta tal punto que han marginalizado el conservacionismo para dedicarse en pleno a la lucha contra el cambio climático. Al ecologismo que le den. Las Naciones Unidas tiene una poderosa herramienta política en el IPCC que le otorga el papel principal en la lucha contra el cambio climático a nivel mundial. Se quedaría muy tocada como organización si todo resultara ser una organización. La industria de las renovables tiene un poderoso interés económico en el asunto. Las naciones en desarrollo quieren sacar pasta de las naciones desarrolladas a cuenta del cambio climático. Las naciones desarrolladas no tienen inconveniente en ayudar de esa manera siempre que no suponga una obligación contractual. El tejido de fuertes intereses que se ha creado a lo largo de 45 años no puede deshacerse sin más. No luchan por el cambio climático, luchan por defender sus intereses. Las academias científicas no tienen inconveniente en contentar a quienes pagan la investigación científica, y las revistas científicas principales han pasado a control de personas con la visión adecuada del tema. Hemos dado a luz y alimentado a una bestia que no se va a dejar matar sin pelear. Los medios de comunicación de masas transmiten sus rugidos amenazadores, encantados porque el alarmismo vende. La bestia del calentamiento global morirá sin lugar a dudas cuando a la naturaleza le dé la gana dar un fuerte apretón de enfriamiento, y su muerte será la de todos los seres mitológicos, cuando la gente deje de creer en ella.
  17. Top 100
    #4
    14/01/16 18:15

    Como decía mi abuela, para todo hay trampa menos para el vino, que le ponen agua.

  18. en respuesta a Knownuthing
    -
    #3
    14/01/16 17:13

    Entonces la gran pregunta es... ¿por qué? ¿por qué nos engañan? ¿a quién beneficia que la gente crea en el calentamiento global antropogénico?

    Y otra cosa... si el calentamiento lo producimos nosotros con nuestras emisiones estas van a bajar si o si los próximos años (y décadas) según los combustibles fósiles se vayan acabando ¿no?

  19. en respuesta a mikij1
    -
    Top 100
    #2
    14/01/16 14:39

    Mikij1,

    Toda mentira, para ser creíble, tiene que tener elementos de verdad. El mundo se ha calentado en los últimos 20 años (menos que en los anteriores 20) y nos encontramos en un máximo de calor. A eso hay que añadir El Niño de este año. Puesto que venimos de una situación de mucho frío (la Pequeña Edad de Hielo) es muy probable que estos años estén entre los más calientes en siglos.

    Esa es la parte de verdad. Las partes que son mentira son que sepamos sin duda a qué es debido, que la tendencia al calentamiento vaya a ser peligrosa, y que recortando nuestras emisiones solucionemos nada.

    La verdad se impone por sí misma y no requiere de las manipulaciones que están realizando los defensores del alarmismo en las bases de datos, o persiguiendo a quienes defienden una opinión contraria.

    Las siguientes afirmaciones aparecen en la prensa día sí y día también, y sin embargo es trivial demostrar que son falsas:

    - Se ha predicho múltiples veces la desaparición del hielo Ártico en verano. En 2007 se dijo que habría desaparecido para el 2014, lo cierto es que desde el mínimo de 2012 el hielo Ártico ha ido creciendo, y hoy se encuentra en una situación similar a la del 2006.

    - Se ha dicho que los osos polares se encuentran en peligro de extinción. Lo cierto es que el número de osos polares no ha dejado de crecer en las últimas décadas y a día de hoy hay un 30% más de osos polares que en los años 60.

    - Se ha dicho que la Antártida corre el riesgo de deshelarse elevando el nivel del mar. Lo cierto es que la Antártida está ganando hielo y enfriándose, y hay estudios que defienden que en vez de contribuir al incremento del nivel del mar, en realidad su contribución es negativa.

    - Se ha dicho que la subida del nivel del mar se está acelerando y podría llegar a ser de varios metros en 85 años. Lo cierto es que la subida del nivel del mar es un fenómeno de varios siglos, que muestra muy poca aceleración o ninguna y que probablemente siga siendo de 1,5-3 mm/año sin llegar a niveles peligrosos.

    - Se ha dicho que el clima se está volviendo inestable y está aumentando el número de fenómenos extremos. Lo cierto es que las estadísticas a largo plazo no muestran un aumento de los fenómenos extremos. El clima siempre ha sido así de puñetero.

    Las cosas que son ciertas no es necesario mentir acerca de ellas. Y luego cualquier cosa que pasa, desde la crisis de refugiados a las inundaciones, pasando por la muerte de las abejas, todo se achaca impunemente al cambio climático sin que se oiga nunca a la voz de la razón.

    Ya tenemos mucha experiencia en engaños masivos. Cada vez que quieren que apoyemos algo que no apoyaríamos ni locos nos engañan. Cada vez que bombardeamos a un país es para ayudarles, o si no es que ocultan armas de destrucción masiva. Si quieren privarnos de libertades civiles usan el miedo a los terroristas.

    En cuanto a la mayoría de los científicos, hay que tener en cuenta que debido a la especialización solo los que investigan cosas muy relacionadas conocen la evidencia con cierto detalle, y los demás simplemente se fían de que estén haciendo bien las cosas. Y el problema es que no hay explicación alternativa al CO2. No conocemos otra hipótesis que explique a nivel físico los cambios. Eso se debe a nuestra ignorancia del clima, no a que no existan otras explicaciones. En ausencia de una hipótesis alternativa, los científicos no abandonan la única que tienen aunque haga agua.

    Las predicciones hechas por la actual hipótesis llevan fallando escandalosamente 25 años. Los que la defienden, en vez de hacer autocrítica están cerrando filas y atacando personalmente a cualquiera que ose disentir. La hipótesis dice una cosa, la evidencia muestra otra bien distinta. Todo tiene las marcas de una hipótesis fallida y una gran mentira para cubrirlo. Los científicos que tienen dudas no se atreven a expresarlas, y esperan pacientemente a que la Naturaleza se encargue de poner a cada uno en su sitio.

    Un saludo

  20. #1
    14/01/16 11:40

    Yo sobre el calentamiento no se que pensar. En mi ciudad si que lo noto. Hace 20 años ya en noviembre hacía un frío intenso que no se iba hasta febrero-marzo o incluso más. En los últimos años he llegado a estar de manga corta en el pueblo a mediados de diciembre. Vienen días fríos si... pero eso, días sueltos. No es algo de seguido como cuando era más joven. Este invierno, se lo comentaba ayer a mi mujer, no he tenido que ponerme el gorro ni los guantes ni un día y si un día los necesitas al siguiente ya los puedes guardar.
    Los inviernos están desapareciendo en mi ciudad. Esta es la verdad. Ahora, si el hombre es culpable o no de ello o si la situación se va a revertir pues eso ya no lo se.

    Y no se a quién hacer caso... si a los defensores de la postura oficial (Turiel entre ellos) o si a los "disidentes" como tu.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar