Ethenea: Mayday, Mayday

 “Mayday” es la conocida señal de emergencia internacional que se utiliza en las comunicaciones de radio. Pero el 29 de marzo de este mismo año también fue una referencia a la primera ministra británica, Theresa May, quien en este día de primavera puso en marcha la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Justo tres días después del 60º aniversario de la suscripción de los Tratados de Roma, el pilar fundamental de la UE, un gran aliado decide apartarse de los ideales y sueños de un futuro común y, sobre todo, pacífico.

 

Ethenea

Nos encontramos ante un proceso cuyas consecuencias económicas y sociales no son evaluables y en el que todos los implicados saldrán perdiendo. En esta situación, los mercados han adoptado una postura de esperar y ver en lo que al Brexit se refiere. Después de que, como era de esperar, se devaluara la libra y las acciones de los exportadores británicos subieran, no ha ocurrido nada más. Esto significa que hay que tener paciencia y esperar nuevos acontecimientos.

Mientras tanto, al otro lado del Atlántico, los mercados de renta fija han repuntado considerablemente después de que la administración de Donald Trump no consiguiera aprobar ninguna reforma sanitaria que reemplazara al Obamacare. Aparte de humo, aquí no ha habido más que unos cuantos tuiteos del 45º presidente de Estados Unidos. Así pues, los mercados empiezan a preguntarse hasta qué punto llegará realmente la Trumpflation, la dinámica económica prevista. Por su parte, la rentabilidad a la baja de los bonos del Tesoro estadounidense a diez años, que volvieron a caer de su nivel máximo del 2,63% hasta el 2,40%, que deja entrever un cierto escepticismo.

Las previsiones de inflación del mercado más allá de los próximos cinco años también han caído en Estados Unidos en más de 20 puntos básicos, del 2,6% al 2,4%. No obstante, sería un error renunciar tan pronto a Donald Trump. Puede que su esperada reforma fiscal, si llega, no sea “la mayor reforma fiscal de todos los tiempos” pero podría propiciar impulsos empresariales decisivos y retrasar la llegada de una recesión. La Reserva Federal parece mirar al futuro con cierto optimismo e insinúa que habrá nuevas subidas de tipos. En cualquier caso, tal como están las cosas, el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense no se moverá demasiado del rango del 2,30-2,60%.

El resultado de las elecciones en los Países Bajos sirvió para instalar en Europa cierta confianza en que no se producirán sorpresas desagradables en las demás citas electorales previstas. Como consecuencia, hasta finales de marzo se ha observado una reducción de las primas de riesgo, pero después del Mayday aumentaron no sólo los diferenciales de los bonos italianos y españoles a diez años, sino también los OAT franceses. Parece que las compras de activos refugio vuelven a estar de moda.

A pesar de todo, creemos que la evolución actual de los rendimientos es un fenómeno breve, ya que las elecciones francesas y alemanas volverán a provocar un cambio y las primas de riesgo volverán a ajustarse. Hasta entonces, se mantiene el suspense.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar