Si fuera millonario... Qué hacer con el Gordo de la Loteria.

"Lotería, herencia, fortuna, patrimonio, gestión, asesoramiento, inversión, dinero, dinero, dinero… Son palabras codiciadas que pueden convertirse en verdaderas pesadillas. La pregunta del millón, la vital para un nuevo afortunado es: ¿Que debo hacer con el premio y con mi vida?" Así comenzába uno de los múltiples artículos que hemos publicado acerca de la gestión de fortunas súbitas, bien sean herencias, loterías o pelotazos varios. En el día del sorteo de Navidad, no quiero dejar de mencionar el auto-engaño facilón al que nos invita rtve.

La web la cadena pública nos propone un ejercicio de divertimento bastante peligroso. Como comprobaréis en sifueramillonario.rtve.es, cualquier soñador que quiera proyectar la evolución delirante de su gordo de lotería a lo largo del tiempo, puede juguetear con esta aplicación. Pero mejor les irá si deciden no dar ninguna credibilidad a las conclusiones que computa esta web, porque la gestión de una fortuna o patrimonio va infinitamente más allá del puñado de cálculos simples e irreales que maneja esa página, que sin duda tendrá en estos días decenas o centenares de miles de visitas. Veamos el motivo.

 

Qué fácil sería planificar el futuro de nuestro dinero si tan sólo con una simple tablita pudiéramos predecir su evolución a lo largo de las décadas. Pero va a ser que no. Desgraciadamente la realidad es muchísimo más compleja, y el campo de minas actual del mundo de la inversión, aún hace más hostil el escenario en el que debemos desempeñar el rol de gestores de nuestra fortuna. Porque no debemos olvidar que los productos de inversión garantizados tradicionales (ipf, depósitos, estructurados garantizados, determinada renta fija, etc.), han dejado de ser seguros en este New Normal. Precisamente porque los garantes de esos productos no sólo han dejado de ser solventes sino que, estando virtualmente ya quebrados, tan sólo los mantiene en pie el BCE y las trampas contables que bendicen los respectivos gobiernos. Por tanto, si lo que nos importa es el riesgo que corre nuestro dinero, ahí lo hay y mucho. Por ello y por otros muchos factores, la gestión de patrimonios se ha convertido en un dificilísimo Arte no apto para los expertos menos brillantes, ni muchísimo menos para neófitos con fortunas súbitas. 

La cruda y real estadística, nos indica que más del 90% de los afortunados se habrá arruinado antes de 10 años. Y es que jamás han convivido por mucho tiempo las fortunas con propietarios que no hayan sabido crearlas. Se trata de una unión contra natura, que sólo excepcionalmente será duradera. Pero ojo, haberla sabido crear es condición prácticamente necesaria pero en absoluto suficiente. Porque en la mayoría de casos tampoco los creadores de las fortunas provenientes de la empresa, resultan buenos gestores de sus activos. O sea que los excelentes empresarios, cuando se trata gestionar activos de puertas afuera del mundo empresarial, rara vez son capaces de hacerlo correctamente, y muchos terminan dilapidando lo que ganaron como empresarios dejándolo en manos de banqueros privados, cuya incompetencia y falta de ética personal suelen alimentar exclusivamente los intereses de la entidad para la que trabajan. Por tanto, sólo en contadísimas y honrosísimas excepciones los empresarios excelentes son también excelentes gestores de sus fortunas familiares, casi siempre vía contratación de family office s propios o externos (Single o multi-family office).

En definitiva, tanto si se es empresario como si no, las fortunas súbitas se destruyen en pocos años por ese efecto que bautizamos ya hace 3 años como Jurassic Park en este artículo que os recomiendo releer hoy. Como sucede en esa historia, la convivencia en el tiempo de especies contra natura, suele tener finales trágicos, al igual que la coincidencia en el tiempo de fortunas súbitas en manos de personas que jamás mueron capaces de crearlas. Y esos finales trágicos alcanzan a la propia generación y a sus herederos.

La primera pregunta del millón es: ¿Están condenados todos los afortunados del Gordo y demás loterías a perder irremisiblemente su fortuna en 10 años, debido a su falta de formación y capacidad para gestionarla? La respuesta es de sentido común. Esas fortunas pueden sobrevivir y evolucionar adecuadamente incluso para las generaciones futuras, sólo si consiguen ser asesoradas por profesionales competentes y honestos desde el primer momento y de forma ininterrumpida. Porque la correcta gestión de patrimonios a lo largo de la vida es como la cadena de frío: Si se interrumpe en algún momento, los bienes se echan a perder de forma rápida e irreversible. Raramente los tenedores tienen una segunda oportunidad para gestionar correctamente su fortuna (por eso muchas Familias correctamente asesoradas vehiculan y estructuran su herencia para que sus hijos reciban los activos a determinadas edades y en distintas fases).

La segunda pregunta del millón tan importante o más que la primera es: ¿Cómo pueden estos afortunados saber elegir adecuadamente a sus asesores? La respuesta ya no es tan sencilla, puesto que la inmensa mayoría de propuestas de asesoramiento que van a recibir inmediatamente después de que acabe el sorteo, bien provenientes de banca o de profesionales independientes, serán deshonestas y/o incompetentes. Por lo tanto para conseguir encontrar la aguja en el pajar, deberán informarse exhaustivamente, tener intuición y... que de nuevo les sonría la suerte.

Os dejo con un fragmento del artículo titulado Jurassic Park publicado en 2008:

“Dios crea a los dinosaurios. Dios destruye a los dinosaurios. Dios crea al hombre. El hombre destruye a Dios. El hombre crea a los dinosaurios. Los dinosaurios se comen al hombre.”

Dr. Ian Malcolm (Jurassic Park - Jeff Goldblum 1952 - )

Dios crea al hombre. El hombre crea la riqueza. El hombre crea a sus hijos. Los hijos no crean riqueza. Los hijos se hacen hombres. La riqueza súbita recae sobre los hombres. Los hombres se comen la riqueza. Dios tiene la culpa. La riqueza destruye al hombre. Dios, si el padre del hombre levantara la cabeza... Huy qué lío!

 
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar