¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Fresh Family Office

Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Jurassic Park

En la película de Jurassic Park se hacen varias reflexiones interesantes. Y una de ellas es la de la peligrosidad de cohabitar en el tiempo dos especies como la humana y los dinosaurios. Algo que jamás sucedió de modo natural y que artificialmente sucede en esta película de ficción. Esa cohabitación artificial entre dos naturalezas puede chocar o chirriar por infinitos e imponderables motivos, y muchos de ellos ni siquiera podemos intuir ni, por lo tanto, tratar de evitar o mejorar. Es en definitiva una coexistencia contranatura que, aunque es posible que resulte exitosa, potencialmente es muy probable que genere muchísimos inconvenientes o problemas. Esta cohabitación conflictiva buscará el reequilibrio natural. Y casi siempre en perjuicio del más vulnerable.

Os preguntaréis qué relación tiene todo esto con el counselling de un Family Office o con las finanzas en general. Pues lo entenderéis si os hablamos de la cohabitación de riqueza súbita con personas que no han sido capaces de generar esa riqueza. Es decir cuando alguien recibe una fortuna que no ha sido ganada y generada por él mismo.

A diario vemos muchos casos en que una familia cuya capacidad de generar riqueza es moderada, de pronto recibe una cantidad de patrimonio que difícilmente va a saber gestionar correctamente. Este aumento de riqueza súbita puede llegar de muy diversas formas descorrelacionadas del esfuerzo o mérito y ninguna de ellas excluye la posibilidad de las otras: Herencias, sorteos, recalificaciones inmobiliarias y pelotazos de dudosa legalidad, acuerdos de separación, distribución de legados en vida, burbujas varias, etc... No obstante no suelen ser episodios repetitivos, así que difícilmente habrá margen de maniobra ni segundas oportunidades para aprender de los errores.

Es obvio que la razón por la cual muchos de los que reciben riquezas súbitas las dilapidan en pocos años, no es otra que su incapacidad. Si hubiesen sido capaces por ellos mismos, probablemente la riqueza ya les habría llegado de forma más o menos directa, porque el tiempo suele poner a cada uno en su lugar. Pero no nos equivoquemos, no es ningún reproche, ya que no todos estamos obligados a ser capaces de generar más riqueza que la necesaria. Incluso existen personas, aún estando capacitadas, cuyos intereses y esfuerzos se centran en cosas mucho menos materiales. Toda una lección para el resto en muchos sentidos. Y debería quedar claro que tanto los incapaces como los no interesados en ser capaces de crear riqueza abundante, son tan respetables como el resto de mortales (o más).

Vamos a centrarnos en aquellos que, a pesar de intentar generar la mayor riqueza posible, no son capaces de ganar poco más que lo suficiente para sus familias. Si a este perfil, digamos de clase media (la más abundante hasta esta crisis), le alcanza la fortuna súbita en cualquiera de las formas antes mencionadas, tendrán que cohabitar dos hechos contranatura: Riqueza en manos de incapaces de crearla. Unidos en tiempo y espacio al igual que los dinosaurios y los humanos que mencionábamos al inicio del artículo. Una capacidad de creación de riqueza baja o media va a dilapidar esa fortuna súbita en pocos años, salvo excepciones. Entre dichas excepciones encontraremos a los que realizarán el esfuerzo de formarse para gestionar correctamente su súbita riqueza. Algunos incluso lo pueden llegar a conseguir, pero la mayoría fracasarán por incapacidad propia o por sobrevalorarse a ellos mismos durante ese proceso de capacitación. Contratar buenos profesionales suele ser muy conveniente, pero a la vez muy difícil de conseguir. Sin embargo, otros muchos ni siquiera realizarán el esfuerzo de formarse. Y se creerán que si eran capaces de gestionar su vida sin riqueza, todavía les resultará más facil hacerlo con dinero. Craso error. Lo único que les resultará fácil será quemar su fortuna de forma rápida o paulatina, pero en cualquier caso de forma tristemente inexorable. Y no sólo pueden perder el total de la riqueza súbita recibida, sino que también pueden quedar endeudados y en situación mucho más precaria que en el pasado. Incluso pueden llegar a perder sus capacidades originales, que les situaron en niveles más que dignos de bienestar, por culpa de vicios y estilos de vida falsamente acomodados durante unos años.



La coexistencia de una escasa capacidad para generar riqueza y una fortuna súbita, será en casi todos los casos una unión contranatura que buscará su reequilibrio. Este reequilibrio puede llegar excepcionalmente vía mejora de la capacitación, pero casi siempre la naturaleza se reequilibrará dejando al protagonista en un nivel de riqueza similar al que originalmente supo generar y dirigir. Es decir, reequilibrando en perjuicio de la parte más vulnerable: La Riqueza. Muy poco de ella, nada o incluso deudas van a quedar después del reequilibrio natural.
“Dios crea a los dinosaurios. Dios destruye a los dinosaurios. Dios crea al hombre. El hombre destruye a Dios. El hombre crea a los dinosaurios. Los dinosaurios se comen al hombre.”

Dr. Ian Malcolm (Jurassic Park - Jeff Goldblum 1952 - )
Dios crea al hombre. El hombre crea la riqueza. El hombre crea a sus hijos. Los hijos no crean riqueza. Los hijos se hacen hombres. La riqueza súbita recae sobre los hombres. Los hombres se comen la riqueza. Dios tiene la culpa. La riqueza destruye al hombre. Dios, si el padre del hombre levantara la cabeza... Huy qué lío!
  1. #1

    Anonimo

    Eso mismo decía más mordazmente Gordon Gecko en Wall Street: "un tonto y su dinero no duran mucho tiempo juntos"

    Pero vamos, que yo estaría encantado de probar alguna vez eso de la fortuna súbita...
    :-)

  2. #2

    Anonimo

    Un tonto y su dinero no duran mucho tiempo juntos, pero un listo y el dinero de su mujer o su suegro también es peligroso, sobre todo para el matrimonio;)

    Guille

  3. #3

    Gurús Mundi

    Anónimo, lo de la fortuna súbita suele ser un dulce sueño efímero que jamás se olvida. Gordon Gekko fuen muy poco humilde, y además, a pesar de no considerarlo tonto, tampoco estuvo mucho tiempo junto al dinero. Por algo será...

    Jordi Tarragona, hemos recibido un comentario tuyo que no corresponde a este artículo sino al del "Bar de Manolo". Si quieres reedítalo allí, aunque no obstante me gustaría aclararte antes todas las dudas que tienes mediante consulta gratuita privada si me facilitas tu dirección o nos escribes a través del correo de Consultas y asesoramiento. También puedes realizar tus consultas gratuitas telefónicamente en los números que encontrarás en nuestra web corporativa.

    Guille, muy bueno, pero el caso de Gordon Gekko sería el de alguien con fortuna súbita por matrimonio que se cree suficientemente formado antes de estarlo, o incluso que cree que la formación que tenía antes de la llegada de la fortuna súbita (matrimonio) es ya suficiente para manejar con garantías una fortuna muy superior. Y eso suele acabar también mal, como en el caso de Gekko.

    Salud y €.

  4. #4

    Anonimo

    Curiosa analogía. Ciertamente de la asociación de dos variables diversas surgen resultados imponderables. En el caso concreto de la riqueza repentina,se cumple lo que decía Maquiavelo, que los Estados que se conquistan fácilmente también son fáciles de perder. La dificultad y el sacrificio son los mejores maestros, la buena vida y la opulencia generan personas timoratas. Viva Esparta!
    Y otra cosa, añadid nuestro blog espartano a vuestro blogroll ateniense, por Grecia!

  5. #6

    Anonimo

    Gurus Mundi tronco... me has convencido.

    En el hipotetico caso de que algun dia reciba una herencia o me toca un premio en la loteria, renunciare a cualquier de ellos para evitarme lios.

    Salud & [email protected]

  6. #7

    Gurús Mundi

    Jajajaja, [email protected], me parece que tú eres de los que el tiempo pone en su sitio y no necesitas fortunas súbitas. Más bien sería un problema para tus herederos en el futuro.

    No obstante si recibes algún día una herencia o te toca la lotería ni se te ocurra renunciar eh? :D, me huelo que lo harás bastante bien. De todas formas ya sabes dónde estamos, por si quieres perfeccionar, tronco ;)

    Salud y €.

  7. #8

    Eguzkialde

    ¡¡¡Hombres de poca fé!!!!
    ¿Todavía pensáis que no sois ricos?
    Alguien se ha puesto a pensar en el valor de la vista, del oido, del tacto , de los sentimientos ,del sentido común.......del regalo de la vida?

    Y todo esto lo tenemos gratis.
    Quiero conocerme , quiero conocer a Dios .....lo demás son anecdotas.

    Gordon gekko ,creo que tiene el mejor discurso realizado en una junta de accionistas y que ha sido llevado al cine.
    Cada vez que oigo ese discurso , es lo más genuino de las aspiraciones de una persona,empresa,país.......pienso que Dios tiene que andar muy , muy cerca.
    ¿porque no coger las virtudes y dejar los vicios?...para recorrer el camino de la vida.

  8. #9

    Gurús Mundi

    Sublime, Eguzkialde, sublime.

    ¿Por qué nos gustará tanto rememorar textos y actitudes de Gordon Gekko en los blogs financieros?

    Salud y €.

  9. #10

    Anonimo

    Estoy de acuerdo con algunas cosas de las que dice el artículo, pero no con algo básico: El que no puedas crear una riqueza, no significa que no puedas gestionarla. Es tan simple como este pedazo de crisis que tenemos encima y que haría que muchas personas que están malviviendo con salarios mediocres, fueran remunerados de manera acorde a su actividad profesional. Negar eso, me parece de un conformismo flagrante que a nadie beneficia.

Autor del blog

  • Gurús Mundi

    Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar