Entre mayor sea nuestra Sabiduría menor será nuestro Ego.⠀


El Ego en sí no es malo ya que en ciertas dosis puede servir como estimulante, motivador y hasta dar seguridad en uno mismo. El problema viene cuando lo tenemos en exceso y no lo sabemos reconocer y controlar.⠀

 

Las personas que tienen un ego muy elevado pueden reunir más fácil los esfuerzos necesarios para sortear situaciones difíciles, pero sobreestimar nuestros talentos, personalizar nuestros éxitos pasados sin tomar en cuenta la influencia de fuerzas externas, puede por ejemplo, alentarlos a competir en ámbitos que están fuera de su círculo de competencia y aferrarse a la falacia de los costos hundidos.

Sabiduría no son sólo conocimientos ni inteligencia, es humildad, es entender cada problema desde el punto de vista del otro, es conocernos a nosotros mismos y aceptar nuestras debilidades, es reconocer que saber mucho y ser muy inteligente no lo es todo.⠀

Es el ego el que nos hace violentos, enojados, celosos, envidiosos, miedosos, agresivos, mentirosos, vengativos y que siempre nos estemos comparando con los demás.⠀

 

Debe existir un fino balance entre humildad y arrogancia, entre determinación y terquedad, entre convicción y flexibilidad, entre ser temerario y prudente, entre ser arrojado y cauteloso, entre decidido y reflexivo, entre seguridad y firmeza de nuestros argumentos y al mismo tiempo guardar un escepticismo sano. O como dicen : strong opinions weakly held

¡Sé el primero en comentar!
Creative Commons License
Este Blog esta bajo la licencia de Creative Commons.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar