Rankia España
blog El búho del mercado

Acciones según su coeficiente de correlación

El coeficiente de correlacion de una empresa respecto a su índice de referencia es un indicador claro de lo que está sucediendo dentro de ella. Si su correlacion es alta o baja, estaremos hablando de un tipo de empresa u otro. Además, es importante seguir las variaciones del coeficiente en el momento actual respecto a la media, ya que es una fuente de información que nos alertará de que algo está sucediendo.

 

En los siguientes gráficos podemos observar la evolución del Ibex 35 frente a diversas acciones tanto del propio índice como del mercado continuo. Estos gráficos son en base 100, por lo que al inicio parten de la misma cifra y varían dependiendo de su evolución en el tiempo. El objetivo de esto es ver con más claridad la similitud entre los movimientos de ambos productos. El grafico es de velas japonesas, siendo en todos el Ibex 35 el grafico con las líneas verdes y rojas, y la acción en cuestión el grafico con las velas azules  grises. Para mayor información encontramos el coeficiente de correlacion de dicha acción respecto al índice al lado del nombre de la acción, para así poder ver las diferencias existentes en acciones con correlaciones bajas o altas respecto al índice. Los gráficos son desde el 1/1/2013 hasta el 5/11/2015.

 

Aqui empieza la descorrelación

 

 

Tras visualizar las diferencias existentes entre los gráficos de empresas con altas correlaciones con el IBEX y empresas con bajas, vemos con claridad la similitud de los movimientos de las empresas son correlaciones superiores al 90% (BBVA y SAN). Con correlaciones entre el 90% y 70% vemos como en líneas generales se su recorrido es similar, pero con diferencias en algunos meses concretos que provocan divergencias respecto al grafico del IBEX.

Finalmente vemos los gráficos de las empresas con correlaciones inferiores al 50%, que muestran un comportamiento totalmente diferente al IBEX. En algunos de sus puntos, vemos similitudes en los grandes movimientos (subidas o bajadas importantes del Ibex) que se ven reflejados en la cotización, pero en líneas generales tienen un comportamiento “propio” con unas tendencias tanto positivas como negativas propias, diferentes de la línea del índice de referencia.

En este punto hay que aclarar que el riesgo de un activo se descompone en riesgo intrínseco y riesgo sistemático. El riesgo intrínseco es el propio de la empresa, por lo tanto una parte de la evolución de la cotización de la empresa depende de ella misma, de sus resultados, noticias y perspectivas futuras.  

Por otro lado tenemos el sistemático, que es el coyuntural y que afecta a todas las empresas, ya que en momento de gran incertidumbre todas las empresas se verán resentidas y en momentos de bonanza económica todas se verán impulsadas.

Esto significa que el riesgo intrínseco es el que se deriva de nuestras propias decisiones (elegir una empresa u otra) y el riesgo sistemático es el relacionado con la evolución general del mercado.

Todo ello nos hace llegar al siguiente razonamiento; ¿Qué causa el movimiento de una cada acción? Vemos cuatro tipos de acciones, en relación a su grado de correlación con el índice:

-Correlaciones superiores al 85%: Vemos una relación casi total entre los movimientos de estas empresas con su índice. Esto significa que se mueve en línea con el mercado, con leves diferencias en momentos puntuales, pero que no tienen un gran significado en la evolución final. Por lo tanto concluimos que estos valores, tienen un limitado riesgo intrínseco y un gran riesgo sistemático, ya que los movimientos del mercado condicionan mayoritariamente la evolución de dicha compañía.

-Correlaciones entre el 70 y 85%: Tienen un grado elevado de correlación y vemos que una parte de sus resultados se han visto influidos por el índice, observándose más influencia de los resultados de la propia empresa. El dibujo general es el mismo, pero existen más puntos con divergencias, o más pronunciadas, lo que lleva a que en ese periodo puedan observarse diferencias significativas entre los resultados de dichas empresas y su índice.

-Correlaciones entre 50 y 70%: Vemos a partes iguales, momentos en los que la empresa se mueve conforme el índice y momentos con grandes divergencias respecto a su índice. Son empresas en las que alguna notica o suceso (ampliación de capital etc) han provocado diferencias temporales importantes, creando considerables divergencias respecto a su índice.

-Correlaciones inferiores al 50: Observamos diferencias totales respecto a su índice. Estas empresas tienen “vida propia”, siendo sus movimientos prácticamente independientes a la tónica general del mercado. Estas empresas tienen movimientos más “definidos” tanto al alza como a la baja. Son empresas en las que gracias a sus propios problemas o éxitos internos, se están moviendo por ellas mismas y no por el mercado.

Todo ello nos lleva a un análisis de las correlaciones.

¿Qué significan correlaciones elevadas?

Son empresas sin “vida propia” donde no tenemos riesgo intrínseco (riesgo de nuestra elección) y donde casi totalmente asumimos riesgo sistemático ya que no tienen movimientos propios sino que siguen a su índice.

¿Y las intermedias?

Empresas con correlaciones intermedias, donde sus sucesos internos, han conseguido reducir levemente el riesgo sistemático que soportan, y que sus movimientos se ven  un poco más influidos por sus propios resultados que las de correlaciones más altas. (Provocado por anuncios de resultados, noticas puntuales etc)

¿Y la descorrelación?

Empresas descorrelacionadas, son empresas con vida propia, que su situación propia es la que marca la evolución de su cotización sin tener influencia el mercado. Son empresas que para bien o para mal, sus resultados condicionan su futuro y que por lo tanto solo tenemos riesgo intrínseco y casi no existe riesgo sistemático. (Abengoa, lingotes...)

Por lo tanto, si queremos que nuestras inversiones dependan de los nuestros análisis y decisiones, deberemos buscar empresas descorrelacionadas o poco correlacionadas, con mayor peso del riesgo intrínseco.

Si por otra parte, queremos seguir la evolución general del mercado, deberemos limitarnos a buscar empresas con altas correlaciones con los mercados.

Pero existe otra utilidad. Si una empresa se descorrelaciona, es debido a que “algo” está sucediendo dentro de ella, que para bien o para mal está modificando su evolución con respecto al mercado. Por lo tanto, debemos hacer un profundo seguimiento de la evolución que sigue la correlación de las empresas, ya que si una empresa comienza a descorrelacionarse, debe alertarnos para bien o para mal, ya que sus movimientos estarán sucediendo por sus resultados. Esto puede indicarnos oportunidades de inversión, ya que deja de seguir al índice por algún suceso que la está impulsando. (Al alza o baja)

 Por otro lado, también debemos seguir las empresas que se van correlacionando cada vez más, ya que nos dice que esa “vida propia” se acaba y vuelven a imitar los movimientos generales del mercado, reduciéndose nuestro riesgo intrínseco.

Debemos hacer un seguimiento de la evolución de su correlación, ya que es un indicador claro de la situación de la empresa, y que  puede impulsar la cotización futura.

 

 

Los usuarios también visitaron
  1. #1

    the broken coccyx

    La verdad, no creo que sea un buen medidor de riesgo porque esto que dices:

    "Son empresas sin “vida propia” donde no tenemos riesgo intrínseco (riesgo de nuestra elección) y donde casi totalmente asumimos riesgo sistemático ya que no tienen movimientos propios sino que siguen a su índice."

    Me parece a mí que es más bien al revés. Es el índice el que no tiene vida propia por su misma naturaleza, es decir, es el índice el que sigue a las empresas. Podría servir el estudio que has hecho para ver de manera más gráfica la influencia de dichos valores en el ibex y poco más.

    Lo digo con hamor, eh.

  2. #2

    Neutral Investor

    en respuesta a the broken coccyx
    Ver mensaje de the broken coccyx

    Hola The Broken Coccyx,

    La frase que citas corresponde únicamente a las empresas con alto coeficiente de correlación. La explicación de dicho razonamiento es bastante simple:

    Si existen coeficientes de correlación muy altos significa que hay un factor subyacente que les afecta y condiciona la evolución de su cotización. Por tanto, si una serie de empresas tienen correlaciones cercanas a 1, significa que imitan en gran medida al índice como se puede ver en los gráficos de SAN y BBVA que son idénticos, incluso cuesta diferenciar las cotizaciones de uno y otro en el gráfico. (en este caso podríamos entrar en el debate si son SAN y BBVA las que mueven al índice por su elevado peso en el mismo, pero no es necesario ya que podemos seleccionar cualquier otra empresa sin peso en el Ibex y con coeficiente elevado, llegando a la misma conclusión).

    Esto significa que si seleccionamos empresas de este tipo se moverán de forma similar a su índice (el índice es casi en su totalidad riesgo sistemático, por lo que evidentemente si dichas acciones imitan al índice, solo tendrán riesgo sistemático) y no tendrán un movimiento propio, de ahí la frase de "sin vida propia".

    Ademas, te estas cerrando al Ibex en tu razonamiento, y algunas empresas del mercado continuo también presentan correlaciones muy elevadas con el Ibex 35 (sin estar dentro), y el índice NO sigue ni se ve influido por esas empresas ya que no son componentes del mismo, y ahí se derrumba tu razonamiento. Por tanto la cifra que muestre el coeficiente de correlación en una empresa del mercado continuo nos muestra su riesgo sistemático, al igual que con los componentes del Ibex 35.

    Saludos!

Autor del blog
  • Neutral Investor

    Aprendiendo y disfrutando, que lo bonito no es la meta sino el camino.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar