Sobre la defunción de la economía española y otras divagaciones

23

Dicen que una democracia participativa deja de ser democracia justo en el momento en que deja de ser participativa. Hago mención a este hecho por el aluvión de críticas que se han vertido en los últimos días ante la negativa de la casta política a someter a referéndum la modificación de la Constitución Española. 

Es curioso que un libraco antiguo y desfasado que se/nos han/hemos pasado por el forro de los cojones, con perdón, durante años, ahora nos resulte tan relevante y amado por todos los españoles.

Una vez hecha esta matización, aclarar que con la maltrecha y asfixiada economía española habría que hacer igual que con los cadáveres: someterla a autopsia para averiguar la causa de la muerte. Para ello, el primer paso es ser plenamente conscientes del grave problema que tenemos: una economía clínicamente en coma mantenida artificialmente en vida en contra de absolutamente todas las leyes de la naturaleza. Y esto, el 80% de los españoles no lo sabe o no quiere saberlo.

La cuestión es: ¿cómo hemos llegado a esta situación? Viajemos hacia atrás en el tiempo un par de décadas y recordemos que éramos un país modesto que aspiraba a compararse con Alemania o Francia algún día, pero con una moneda sin peso internacional, un paro por las nubes y millones de personas pasando hambre. Y de repente arranca "el milagro español", un crecimiento económico irreal sostenido por las burbujas del ladrillo y el crédito barato. Casa nueva, coche nuevo y un mes de vacaciones en la costa, todo a crédito y en el marco de nuestra flamante nueva moneda europea: el euro. Hijos ricos nacidos en familias pobres, un cambio en una sola generación. ¡Lo nunca visto!

Pero suena el despertador del nuevo iPhone comprado a crédito y volvemos al presente, donde todo se ha ido a tomar por culo de nuevo y estamos peor que hace 20 años. Los milagros no existen y por el largo camino de regreso al mundo real hemos perdido autoridad como país, tanto política como financiera. Ahora la solución no viene de Madrid, sino Bruselas y de "los mercados", esos seres no terrenales que nos azotan a diario con su látigo. Y claro, eso no nos gusta, así que gritamos, criticamos, insultamos y maldecimos a los mismos que nos prestaban dinero o nos compraban deuda en aquellos maravillosos años.

Llegados a este punto, todo ciudadano español debería plantearse una serie de cuestiones:

1. Nadie nos obligó a hipotecar nuestro futuro en cemento y ladrillos.

2. Nadie nos obligó a renunciar a nuestra devaluable peseta en pro de la moneda común.

3. Nadie nos obligó a ceder nuestra soberanía como país a la unión de un grupo de países que tenían poco o nada en común. 

4. Nadie nos obligó a depositar nuestra confianza en una casta política parasitaria y sin principios.

5. Nadie nos obligó a endeudarnos hasta el infinito y creer que esa situación podría sostenerse a largo plazo.

Ahora el largo plazo ha llegado y soportar los efectos de la resaca crediticia y de crecimiento es inevitable. No lloremos, aprendamos de lo ocurrido y riánse del Estado del Bienestar.

  1. en respuesta a Economía_freak
    #25
    07/09/11 02:34

    Si otros artículos de la Constitución se los saltan con facilidad inusitada, ¿que nos hace pensar que no lo harán con estos cuando convenga?

    Por otro lado siempre existe la posibilidad de la contabilidad creativa y hacer algo así como crear empresas a la queendosen los déficit y camuflen el déficit del Estado. Como si nu hubiese formas de eludir la ley que no hayan probado los politicos.

    Pero si ven que no llegan, llaman a los de Goldman Sach, como hizo Grecia, y ellos le camuflan el déficit bajo la alfonbra hasta que el monton tenga tamaño de una montaña.

    Por otra parte, si tener un déficit de un 70% es malo, ¿como será el déficit del 170% que creo recordar que es el que tienen las empresas españolas?

    Y si tan buena idea es la limitación del déficit, podrian haber extendido la limitación de deuda tambien a las empresas y particulares.

    A mi todo esto me huele a tomadura de pelo.

  2. en respuesta a Franz
    #24
    07/09/11 00:11

    Cuanta razón tenéis, algunos piensan que morir en paz es el mejor de los destinos, pero olvidan que hay que vivir en paz...un saludo

  3. en respuesta a Economía_freak
    #23
    06/09/11 23:55

    ¿Cómo no voy a estar de acuerdo con tu posición? Lo que jamás desearía es que a los españoles los manipulasen.
    Un saludo

  4. en respuesta a Franz
    #22
    06/09/11 23:45

    No me posiciono ni a favor ni en contra de un referéndum pero analizando el contexto creo que este no serviría para nada. Poner topes al déficit (que por cierto no es mala idea visto la panda de políticos-gestores ineptos) ha sido una decisión tomada por encima de la frontera de los Pirineos. Imagina que lo someten a referéndum y gana el NO, ¿habría cojones de ignorar a Bruselas y dejarlo todo como está?

    Yo lo veo todo como un toma y daca: tú me compras deuda, yo te modifico la Constitución. Imagina que montan un referéndum en Alemania con la siguiente pregunta: "¿Está usted a favor de la compra de deuda española?"

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar