No tengo nómina, ¿qué clase de cuenta me conviene contratar?

No tengo nómina, ¿qué clase de cuenta me conviene contratar?

La nómina es la puerta de entrada habitual para contratar una cuenta corriente en mejores condiciones en su formalización. Pero cuando esta operación no puede realizarse, por cualquier circunstancia, no habrá más remedio que contar con una serie de servicios que te aporten una serie de beneficios en tus relaciones con el banco. No solamente como vehículo para suscribir otros productos bancarios (tarjetas de crédito y débito, depósitos a plazo o seguros). Sino también para impulsar un mayor ahorro a través de la exención en comisiones y cualquier otro gasto en su gestión. Si no tienes nómina, ¿qué clase de cuenta te conviene más?

No tengo nómina, ¿qué tipo de cuenta me interesa más?

 

 

Además, llevan incorporadas una mejora en la rentabilidad de las aportaciones económicas desviadas hacia estos productos bancarios. Hasta el punto que estarás en mejor condiciones para acercarte a un interés del 1%, por encima de los márgenes de las cuentas convencionales. Ante este escenario que presentan los modelos de ahorro de las entidades financieras, es el momento de plantearte cual es el formato que más conviene a tus necesidades en estos momentos. Sin la necesidad de que aportes una nómina como elemento de vinculación. No en vano, cuentas con una de las ofertas más potentes por parte de las entidades bancarias. En donde con toda seguridad te podrás identificar con alguna de estas propuestas.

  

Si eres autónomo o estás en paro…

Desde luego que no hace falta que aportes tu nómina para formalizar una cuenta con más prestaciones que hasta ahora. Los trabajadores por cuenta ajena e incluso los desempleados están en condiciones de acceder a estos productos en unas condiciones muy beneficiosas para sus intereses personales. Ello se debe a que los bancos se están abriendo a la nueva realidad que presenta la sociedad española. Mientras que los primeros cuentan ya con 3.194.210 afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), según los datos de la Seguridad Social, el número de parados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo Estatal (Sepe) se sitúa en los 3.410.182.

Desde este escenario, si estás integrado en alguno de estos segmentos sociales podrás contar con cuentas que admiten la domiciliación de los ingresos y prestaciones para el desempleo, respectivamente. Entre otras ventajas adicionales destaca la devolución de una parte de los recibos domésticos (gas, agua o electricidad), contratación de tarjetas complemente gratuitas o eliminación de gastos en todas las gestiones. No te extrañe, por tanto, que algunos de estos productos bancarios se denominen “cuentas sin nómina”. Como en el caso concreto de ING Direct, cuya principal característica reside en que no contempla ningún periodo de permanencia.

 

Ahorro en los gastos domésticos  

Bajo esta estrategia comercial, puedes aprovecharte de las devoluciones de hasta el 3% por medio de estos recibos, sin la necesidad de aportar los ingresos de tu trabajo. Es decir, si todos los años los gastos derivados de estos servicios energéticos para el hogar alcanzan 3.000 euros, dispondrás automáticamente un retorno muy próximo a 100 euros. Esta iniciativa la puedes canalizar por medio de la Cuenta 1|2|3 del Banco Santander o la Cuenta de Openbank.

Otros modelos, por el contrario, inciden más en mejorar el retorno a tus ahorros. Elevando el interés de las imposiciones a la que están vinculadas estas cuentas. Bankinter ofrece un formato de estas características y que se ha materializado en la Cuenta No Nómina. Genera una rentabilidad del 5% TAE, sin que sea necesaria tener la nómina en la entidad. No obstante, se trata de una oferta con efectos limitados. Esto quiere decir que es válida para un saldo máximo de 5.000 euros. Otro de sus inconvenientes es que la remuneración máxima solamente se genera durante el primer año, para posteriormente bajarla hasta el 2% TAE.

 

Cuentas de alta remuneración

Pero si lo que deseas realmente es obtener directamente un rendimiento mayor a tus ahorros, no te preocupes en exceso. Porque para satisfacer este objetivo se han diseñado esta clase de cuentas que te permite elevar su interés hasta conseguir cerca del 1%. Ya no son como hace años en donde era habitual aproximarse o incluso superar niveles del 2%. Pero al menos estarás en condiciones de no resignarte a la insignificante generación de interés de los modelos tradicionales. Actualmente, la cuenta de ahorro de Wizink es una de las que más rentabilidad está ofrecienco, un 0,50% TAE.

Tienes la ventaja de que, en la mayoría de los casos, están libres de cualquier clase de vinculaciones. Aunque a cambio están abiertas a ingresos muy exigentes incluso hasta prohibitivos para algunas economías domésticas. Por otra parte, también es muy frecuente que impongan condiciones más duras de lo normal. Como por ejemplo, mantener un saldo mínimo por encima de 15.000 euros. Otra estrategia para alcanzar esta meta se canaliza a través de las ofertas promocionales de los bancos. Ofrecen mejoras en los contratos desde toda clase de estrategias: mayor remuneración, nuevas prestaciones bancarias, etc. En donde quizás alguna de ellas pueda satisfacer tu demanda. 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar