El Banco Central de Suiza provoca una nueva sesión de alta volatilidad

El Banco Central de Suiza provoca una nueva sesión de alta volatilidad

Las Bolsas europeas vuelven a evidenciar su volatilidad una jornada más.

La apertura fue claramente positiva, a rebufo del rebote de la cotización del petróleo durante la tarde-noche de ayer (desde las 19:30 hasta el final del día, el crudo recuperó más de un 7% de su precio). El cobre, que se había desplomado a raíz de las nuevas previsiones de crecimiento del Banco Mundial, también estaba recuperando posiciones.

Pero sobre las 10:30, saltaba la noticia por sorpresa de que el Banco Central de Suiza realizaba un doble movimiento muy agresivo: de un lado, aumentaba la negatividad de la tasa de depósitos hasta el -0,75%, y a la vez, eliminaba la barrera de 1,2 en el cambio del Euro frente al Franco Suizo que venía aplicando desde septiembre de 2011.

Tras conocerse la noticia, el cruce del Euro frente al Franco Suizo se depreciaba más de un 30%, en un movimiento explosivo en el que, en cuestión de minutos, el par de divisas ha acoplado a su cotización la evolución de todas las variables que habrían afectado al par de divisas en los últimos tres años y medio. A su vez, el movimiento del EUR/CHF ha provocado una apreciación del Franco Suizo y una fuerte caída del Euro en todos los cruces de divisas.

El EUR/USD ha perdido cerca de un 1,5% desde que se ha conocido el movimiento del Banco Central de Suiza, hasta perforar el nivel de 1,16.

Pero la volatilidad no ha explotado sólo en el mercado de divisas, si no que se ha trasladado al resto de activos. Las acciones suizas, especialmente los valores bancarios y exportadores, han empezado a derrumbarse, arrastrando consigo al resto de la renta variable europea, que cambió las subidas iniciales superiores al punto porcentual por los números rojos. Los activos refugio, como el Oro o la deuda alemana (también el resto de deuda europea), se apreciaban en paralelo.

El movimiento del Banco Central de Suiza ha resultado ser sorprendente y extraño, carente de una explicación unidireccional. Su objetivo principal apunta a un ajuste del tipo de cambio del Franco Suizo, en un capítulo más de la llamada Guerra de Divisas que los bancos centrales del mundo vienen desarrollando desde el inicio de la crisis.

La barrera de 1,2 que el Banco Central de Suiza venía aplicando al EUR/CHF estaba provocando que la divisa suiza se estuviera depreciando de manera visible frente a otras divisas distintas al Euro. Desde mayo del año pasado, el Franco Suizo caía un 16% frente al Dólar; y desde finales de 2014, un 7% frente al Yen y un 4% frente a la Libra. De tal forma que el Banco Central ha visto eliminada gran parte de la sobrevaloración que consideraban existía sobre su divisa.

Sin embargo, es la cotización frente al Euro la que más le preocupa al Banco Central (al ser la Eurozona el principal socio comercial de Suiza). La eventual decisión del BCE de emprender un proceso de relajación cuantitativa, que con toda probabilidad debilitará adicionalmente a la divisa europea, hubiera provocado una mayor necesidad de actuación por parte del Banco Central de Suiza para intervenir en el mercado y mantener la barrera de cambio en el 1,2.

Y considerando todos los factores de manera global (tipo de cambio frente a otras divisas, precios del crudo, situación económica, etc), se han decantado por eliminar esta barrera y liberar la cotización del Franco en el mercado.

El aumento de la tasa negativa de depósitos hasta el -0,75%, parece ser un movimiento defensivo ante una entrada masiva de capitales provenientes de la Eurozona, que volvería a encarecer la cotización del Franco Suizo.

El EUR/CHF ha llegado a caer más de un 33% en un primer momento, pero luego, se ha normalizado y ha reducido la caída hasta el 13%, recuperando otro 30% desde los mínimos alcanzados. Esta normalización ha ayudado a llevar a las Bolsas europeas a los números verdes.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar